Las cua­li­da­des de un ciu­da­dano mo­de­lo

En el seg­men­to de los se­da­nes fa­mi­lia­res la ver­sa­ti­li­dad y co­mo­di­dad son nor­ma, una que se cum­ple a ca­ba­li­dad en el Kia Rio 4, que ade­más des­ta­ca por su con­su­mo aco­ta­do, buen desem­pe­ño en la ciu­dad y un ma­le­te­ro ideal pa­ra los es­ti­los de vi­da más agi­ta­dos

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE - » Ca­ro­li­na Ro­jas Are­nas. » Fo­tos: Kia.

En una in­dus­tria don­de to­dos quie­ren ser de­por­ti­vos o SUV, siem­pre se agra­de­cen las pro­pues­tas que se acer­can más a lo tra­di­cio­nal, ofre­cien­do es­pa­cio y co­mo­di­dad en un for­ma­to que no pa­se de mo­da con tan­ta fa­ci­li­dad.

Por eso, el Kia Rio 4 es una gran al­ter­na­ti­va, por­que ofre­ce la mo­du­la­ri­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ser uti­li­za­do co­mo vehícu­lo fa­mi­liar o co­mo pri­mer au­to pa­ra una pa­re­ja jo­ven que apre­cia los be­ne­fi­cios de un se­dán del seg­men­to B.

Ya des­de el mo­men­to de su­bir­se al vehícu­lo se apre­cia el ai­re de con­fort. Si lo com­pa­ra­mos con la ge­ne­ra­ción an­te­rior, el cam­bio es más que evi­den­te, con una im­por­tan­te me­jo­ra en la ma­te­ria­li­dad, que se no­ta so­bre to­do en los pun­tos de con­tac­to en las puer­tas, en el ta­ble­ro y el vo­lan­te. Los plás­ti­cos tex­tu­ra­dos se com­bi­nan con de­ta­lles cro­ma­dos y pun­tos blan­dos, crean­do una com­bi­na­ción muy agra­da­ble a la vis­ta y al tac­to.

El vo­lan­te tie­ne el ta­ma­ño jus­to pa­ra po­der ma­nio­brar fá­cil­men­te, mien­tras que los man­dos que­dan a una bue­na dis­tan­cia de las ma­nos, por lo que no es ne­ce­sa­rio ha­cer un es­fuer­zo pa­ra al­can­zar­los cuan­do se quie­re, por ejem­plo, cam­biar la ra­dio.

Es­te es un pun­to que lla­ma la aten­ción, ya que Kia se ha es­for­za­do por cam­biar sus pan­ta­llas y sis­te­mas de in­foen­tre­te­ni­mien­to por me­jo­res op­cio­nes, pe­ro en el Rio 4 to­da­vía que­da un po­co al de­be con un mo­de­lo flo­tan­te de 5” que no apor­ta mu­cho más, pe­ro que de to­das for­mas tie­ne co­nec­ti­vi­dad blue­tooth.

En­tre los re­lo­jes del cua­dro de ins­tru­men­tos se asoma un dis­play de 3,5” con in­for­ma­ción del au­to, muy útil cuan­do se quie­re sa­ber los da­tos de tem­pe­ra­tu­ra del vehícu­lo o el con­su­mo, que en nues­tra prue­ba en trá­fi­co ur­bano den­so y al­gu­nos tra­mos des­pe­ja­dos de au­to­pis­ta re­gis­tró un ren­di­mien­to de 12,4 km/l, bas­tan­te bueno cuan­do se re­co­rre San­tia­go a la ho­ra peak.

En el ca­so de nues­tra uni­dad de prue­ba (EX 1.4 6MT Full), con­ta­mos con un mo­tor de 1.4 li­tros con 99 ca­ba­llos de fuer­za y 135 Nm de tor­que, ci­fras que si bien pue­den pa­re­cer ba­jas, no tie­nen pro­ble­ma pa­ra mo­ver con agi­li­dad y sol­tu­ra la ca­rro­ce­ría de 4.385 mm de lar­go.

Gra­cias a su trans­mi­sión ma­nual de seis mar­chas pu­di­mos en­con­trar siem­pre el cam­bio ade­cua­do pa­ra la si­tua­ción, por lo que los ade­lan­ta­mien­tos y las ace­le­ra­cio­nes re­pen­ti­nas no fue­ron un pro­ble­ma. La po­si­ción de ma­ne­jo aho­ra es un po­co más al­ta que en la ge­ne­ra­ción an­te­rior (el asien­to tam­bién tie­ne ajus­te de al­tu­ra), por lo que la vi­si­bi­li­dad ha­cia ade­lan­te y atrás es bue­na, eli­mi­nan­do gran­des pro­ble­mas con los pun­tos cie­gos.

Ya en la au­to­pis­ta, el Rio 4 de­mues­tra su suavidad y aplo­mo co­rrec­to, su­je­tán­do­se bien en las cur­vas, a pe­sar de te­ner una sus­pen­sión más en­fo­ca­da al con­fort. La asis­ten­cia de la di­rec­ción es me­nos in­va­si­va que en la ge­ne­ra­ción an­te­rior, por lo que se sien­te más se­gu­ro al mo­men­to de las ma­nio­bras re­pen­ti­nas

Otro de los pun­tos que lla­man la aten­ción es el equi­pa­mien­to, so­bre to­do con­si­de­ran­do que es una ver­sión full. Si bien hay fre­nos ABS, cámara de re­tro­ce­so, sen­sor de pro­xi­mi­dad tra­se­ro, con­trol cru­ce­ro, ai­re acon­di­cio­na­do y lu­ces au­to­má­ti­cas, por nom­brar al­gu­nos ele­men­tos, no de­ja de mo­les­tar el he­cho de que só­lo se ofre­cen dos air­bags (el mí­ni­mo), sin po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a más.

En ge­ne­ral, se no­ta el es­fuer­zo de Kia por per­fec­cio­nar al Rio 4, aun­que aún que­dan de­ta­lles por me­jo­rar.

Mu­cho es­pa­cio. El ma­le­te­ro cuen­ta con unos bue­nos 505 li­tros de es­pa­cio, de­jan­do lu­gar a co­ches de be­bé, ma­le­tas y com­pras de su­per­mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.