Sin lu­gar pa­ra las de­bi­li­da­des

» Alexis Ca­res » Fo­tos: Vol­vo. Fui­mos has­ta Car­ta­ge­na de In­dias pa­ra con­du­cir el nue­vo Vol­vo XC60 en su ver­sión T6, con un mo­tor ga­so­li­ne­ro de 2.0 li­tros, con fe­ro­ces 320 ca­ba­llos ema­na­dos de un tur­bo y un su­per­car­ga­dor, una muy enér­gi­ca ma­ne­ra de vi­vir s

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE -

Siem­pre que leí y es­cu­ché acer­ca de Car­ta­ge­na de In­dias, mis prin­ci­pa­les aso­cia­cio­nes se co­nec­ta­ron con un mar ce­les­te, ca­lor in­ten­so, cum­bia de la an­ti­gua sa­lien­do des­de las grie­tas de su ciu­dad amu­ra­lla­da, con un sol im­po­nen­te, pal­me­ras y las ro­pas muy hú­me­das por su cal­dea­da ti­bie­za que la li­te­ra­tu­ra, por cier­to, ha trans­mi­ti­do.

Así que el test en el nue­vo Vol­vo XC60 en su ver­sión T6 aso­ma­ba co­mo una ex­pe­rien­cia re­don­da. Un au­to to­tal­men­te nue­vo y acla­ma­do des­de su na­ci­mien­to, en el año 2008, con­du­ci­do en una tie­rra pa­ra­di­sía­ca.

Cla­ro que el sol se to­mó li­bre aque­llos dos días que es­tu­vi­mos y una llu­via a ra­tos co­pio­sa fue lu­bri­can­do un as­fal­to al­go ac­ci­den­ta­do en­tre au­to­pis­tas y zo­nas ur­ba­nas con es­tre­chas ca­lles que fui­mos ex­plo­ran­do des­de los man­dos de es­te SUV equi­pa­do con un mo­tor ga­so­li­ne­ro de cua­tro ci­lin­dros, dos li­tros, y que re­cu­rre a la ex­plo­si­va aso­cia­ción en­tre un tur­bo y un su­per­car­ga­dor. La re­ce­ta de es­tos nór­di­cos me ar­ma con 320 ca­ba­llos de fuer­za (ojo, no se ol­vi­den que es­ta­mos ha­blan­do de un mo­tor de 2.0 li­tros) y un tor­que abun­dan­te, que ex­pre­sa de mo­do con­tun­den­te aque­llos 400 Nm en­tre un ran­go am­plio, que par­te un po­co en­ci­ma de los dos mil gi­ros y se man­tie­ne pa­re­jo has­ta los 5.400 rpm.

Cla­ro que or­ga­ni­za­dos y me­dio ma­nia­ta­dos en el or­den de una ca­ra­va­na de unos 15 au­tos, el ape­ri­ti­vo tu­vo que ver más con la ex­qui­si­ta ex­pe­rien­cia de exis­tir en su ha­bi­tácu­lo. Allí, has­ta los plás­ti­cos más ele­men­ta­les de­no­tan blan­du­ra, ter­su­ra y ca­li­dad, ni ha­blar del cue­ro y otras su­per­fi­cies del de­co­ra­do, que pa­re­cie­ran to­ma­das de una mue­ble­ría muy fi­na.

La ver­sión es la lla­ma­da Ins­crip­tion y es­to tie­ne que ver con ge­ne­ro­si­dad y mu­cha en el apar­ta­do del con­fort. Tam­bién fui a hus­mear en otras ver­sio­nes, so­lo pa­ra cons­ta­tar que cual­quie­ra de ellas me en­via­rá un men­sa­je di­rec­to y po­ten­te so­bre la sen­sa­ción ge­ne­ral de ca­li­dad, de es­me­ro por los de­ta­lles, don­de to­que, mi­re, hue­la, aca­ri­cie, pe­lliz­que o gol­pee con mis nu­di­llos ob­ten­dré una res­pues­ta de fa­bri­ca­ción con cla­se. El es­pa­cio y la in­so­no­ri­za­ción re­don­dean un tra­ba­jo fe­roz y ma­ci­zo… Es que el au­to re­cuer­da y to­ma mu­chos ele­men­tos del XC90, don­de im­pe­ra y se com­par­te la nue­va pla­ta­for­ma de su he­chu­ra. Aden­tro rei­na ese mi­ni­ma­lis­mo ele­gan­te ca­ren­te de bo­to­ne­ría, que sus­ti­tu­ye de mo­do van­guar­dis­ta y muy di­gi­tal la pan­ta­lla cen­tral del in­foen­tre­te­ni­mien­to, de­jan­do co­mo “so­bre­vi­vien­tes” a la pa­lan­ca de la trans­mi­sión y el bo­tón de arran­que, que es­tá en la ba­se que di­vi­de a am­bos asien­tos de­lan­te­ros (pa­re­ce un de­li­ca­do bom­bón de li­cor en­vuel­to en un fino pa­pel ne­gro y pla­ta).

Tres ho­ras de ma­ne­jo y al­gu­nos apun­tes que ne­ce­si­to com­par­tir: si de­be­mos for­zar un gi­ro des­de el vo­lan­te, sus ra­yos horizontales ta­pan por un lap­so cor­to la in­for­ma­ción del ta­ble­ro que se co­nec­ta con mis ojos. Cla­ro, pe­ro la ver­sión Ins­crip­tion me pro­yec­ta a mo­do de un head up dis­play una in­for­ma­ción ele­men­tal en el pa­ra­bri­sas. Ojo, que la pu­de dis­tin­guir me­jor cuan­do me sa­qué los len­tes de sol (con llu­via y nu­bla­do es­ta­ba ha­cien­do un po­co el ri­dícu­lo).

Cuan­do tu­ve la opor­tu­ni­dad de em­pren­der una ace­le­ra­ción fu­ri­bun­da, en­tre 80 y 110 km/ho­ra, no­té dos co­sas: que el mo­tor T6 des­car­ga una res­pues­ta con­tun­den­te, pe­ro que el rui­do de tal ejer­ci­cio sí pe­ne­tra la ca­bi­na. No per­da­mos de vis­ta que es­te SUV fa­mi­liar ace­le­ra de ce­ro a 100 km/ho­ra en me­nos de seis se­gun­dos.

No pa­sa­mos por zo­nas de off road du­ro, aun­que su con­di­ción 4x4 y des­pe­je de 216 mm del suelo ani­ma a cier­tas aven­tu­ras to­do­te­rreno, pe­ro cui­da­do, que el va­deo só­lo es de 40 cen­tí­me­tros.

No obs­tan­te, en el ba­lan­ce nos trae­mos a Chi­le la sen­sa­ción ca­bal de un au­to que des­ta­ca por la ca­li­dad de su fa­bri­ca­ción, su es­té­ti­ca de co­che fino y mo­derno, por el po­der de su mo­tor de 2.0, la se­gu­ri­dad que su­ma asis­ten­cias y apo­yos to­ma­dos de la con­duc­ción se­mi­au­tó­no­ma y la fir­ma fi­de­dig­na del Vol­vo que, no por na­da, es aque­lla mar­ca que ha te­ni­do el co­ra­je y la con­vic­ción de de­cla­rar que el año 2020 no de­be­ría ha­ber víc­ti­mas fa­ta­les en cual­quier ac­ci­den­te que ocu­rra en al­guno de sus vehícu­los.

Di­bu­jo mo­derno. La nue­va ge­ne­ra­ción del SUV to­ma ele­men­tos de su her­mano ma­yor, el XC90, y des­ta­ca por su buen an­dar, po­ten­te mo­tor y un in­te­rior en don­de rei­na el mi­ni­ma­lis­mo, con un es­ti­lo van­guar­dis­ta y muy di­gi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.