La des­or­de­na­da de la cla­se que­da con ano­ta­ción po­si­ti­va

» Alexis Ca­res » Fo­tos: Ariel Morales. Una ex­pe­rien­cia mo­te­ra muy in­ten­sa, dis­tin­ta y di­ver­ti­da fue la que vi­vi­mos en la Benelli TNT 135, re­pre­sen­tan­te ge­nui­na del ca­si vir­gen te­rreno de las mi­ni­bi­kes. En­con­tra­mos mi­ra­das in­cré­du­las de lo que pu­die­ra ha­ce

La Tercera - MT Motores - - PLANETA MOTOS -

Es­ta be­lle­za, co­mo si la hu­bie­sen re­cor­ta­do, se ha­ce que­rer con lo que tie­ne, con lo que no, pe­ro so­bre to­do con un se­llo tan, pe­ro tan par­ti­cu­lar, que lo su­yo pa­re­cie­ra es­tar cen­tra­do en el des­pei­nar­se, en vol­ver a ser el des­or­de­na­do de la cla­se, en re­vol­ver­la arri­ba de una mo­to que des­em­bar­có ha­ce po­co en el mer­ca­do na­cio­nal y que vie­ne a gri­tar la le­gi­ti­mi­dad que po­see el cua­si ol­vi­da­do seg­men­to de las mi­ni­bi­kes.

Es di­ver­ti­do de­te­ner­se en un se­má­fo­ro en lí­nea con otras mo­tos. La apre­cia­ción in­me­dia­ta es que la TNT 135 de Benelli es cla­ra­men­te más cor­ta que las de­más. O sea, en un uni­ver­so don­de el 90% mi­de en torno a los dos me­tros o más, ella se des­mar­ca con ape­nas 1,77 de lon­gi­tud. Y que se es­pan­ten los so­brios y tí­mi­dos, por­que con es­ta má­qui­na so­lo te van a mi­rar a ti y na­die más que a ti. O a ella, en reali­dad.

Pe­ro no só­lo nues­tros oca­sio­na­les com­pa­ñe­ros de ca­lle no tie­nen pro­ble­mas en vol­tear su ca­be­za. Tam­bién los pea­to­nes, so­bre to­do los en­va­len­to­na­dos que van en gru­po, co­mien­zan a dis­pa­rar bro­mas an­te la pre­sen­cia de nues­tra chi­ca bra­va. Pe­ro se equi­vo­can, por­que es­te pro­duc­to es, en ri­gor, bas­tan­te en se­rio. Tan en se­rio que la ma­yo­ría de los as­pec­tos que des­ta­co y me lla­ma­ron la aten­ción, en ri­gor suelo en­con­trar­los en la al­ta ci­lin­dra­da y, por qué no, en las mar­cas de al­ta ga­ma de las dos rue­das.

Por ejem­plo, sor­pren­de con de­ta­lles de ca­li­dad, co­mo son la pre­sen­cia de dis­co en los fre­nos, ade­lan­te y atrás mor­di­dos por pis­to­nes bien ro­jos, hor­qui­lla in­ver­ti­da de­lan­te­ra, un vis­to­so amor­ti­gua­dor tra­se­ro y sus­pen­sión mo­nos­hock, cua­dro de ace­ro tu­bu­lar, llan­tas de alea­ción aro 12 y, le­jos lo que más me en­can­di­ló, una do­ble sa­li­da de es­ca­pe re­cor­ta­da y es­cul­pi­da a la usan­za de lo que po­dría­mos en­con­trar en una MV Agus­ta.

Pe­ro no es lo úni­co. Im­po­si­ble de­jar fue­ra del tin­te­ro, y pa­ra que no se me va­ya a sen­tir, el jue­go de ilu­mi­na­ción LED dis­pues­to con un es­me­ro que po­co abun­da en es­te seg­men­to y en es­te ran­go de pre­cio. ¡Se pa­só!

» Des­tre­za natural

El mo­tor que mue­ve a es­ta Benelli TNT 135 es par­te de la en­tre­ten­ción que des­cri­be el al­ma de es­ta mo­to tan atí­pi­ca. Se tra­ta de un mo­no­ci­lín­dri­co de cua­tro tiem­pos, re­fri­ge­ra­do por ai­re de cua­tro vál­vu­las (do­ble bujía). Com­bi­nan­do pe­so y si­tua­ción ae­ro­di­ná­mi­ca, es­te blo­que dis­pa­ra 13 Hp, que se en­car­gan de mo­ver con brío en el tra­mo cor­to a los 121 ki­los de la es­truc­tu­ra. Na­da que re­pro­char­le en agi­li­dad, nos per­mi­te deam­bu­lar con sol­tu­ra y de­ci­sión, a pe­sar de lo que di­cen las mi­ra­das de los ató­ni­tos mo­to­ci­cle­tas que van cer­ca nues­tro. Só­lo con el da­to de esos 13 ca­ba­llos es que la más mo­co­sa de las Benelli to­ma dis­tan­cia de los scoo­ters tí­pi­cos de1 25 cc que se mue­ven en ran­gos de po­der en­tre los sie­te y 10 ca­ba­llos de fuer­za. Por eso ano­ta­mos en ese ac­to bre­ve que la mo­to reac­cio­na con pa­cho­rra, ha­cien­do que su pe­so, po­ten­cia y cha­sis sean los pro­pi­cios pa­ra quie­nes te­nien­do la des­tre­za y el co­no­ci­mien­to vi­van ge­nia­les mo­men­tos de pi­rue­tas y otras des­tre­zas que Ca­ra­bi­ne­ros no de­ja­ría pa­sar.

No es una mo­to pa­ra una ca­rre­te­ra des­pe­ja­da, ya que su ve­lo­ci­dad fi­nal no es al­ta (yo lle­gué has­ta 112, pe­ro po­nién­do­le una pis­to­la al mo­tor…). Cla­ro, co­mo nues­tras au­to­pis­tas ur­ba­nas y ca­rre­te­ras lo que me­nos tie­nen hoy es es­tar des­pe­ja­das, la ex­pe­rien­cia en ellas fue un ver­da­de­ro ali­vio, ya que se me­te por to­dos los ve­ri­cue­tos po­si­bles da­da su con­tex­tu­ra con­te­ni­da.

Y que sea cor­ta no im­pli­ca que sea ba­ja. Ahí, más de un des­pre­ve­ni­do se pue­de lle­var una sor­pre­sa, ya que sus 780 mi­lí­me­tros de al­tu­ra del asien­to al suelo la con­vier­ten en una mo­to nor­mal, in­clu­so al­ta pa­ra per­so­nas de ba­ja es­ta­tu­ra.

Por su buen tra­ba­jo de tor­que, que se ma­ni­fies­ta sa­tis­fac­to­ria­men­te des­de en ran­go me­dio y un pe­li­to más, no fue di­fi­cul­tad lle­var acom­pa­ñan­te.

Con to­do, su lle­ga­da re­pre­sen­ta un apor­te en la ofer­ta de las mo­tos y so­bre to­do pa­ra quie­nes mi­ran su­bir­se por pri­me­ra vez a es­te ti­po de trans­por­te. Re­vol­to­sa 24/7, pe­ro con de­ta­lles to­ma­dos de mu­cho más arri­ba que su ta­ma­ño y su pre­cio.

Seg­men­to abier­to. Las mo­tos del de­no­mi­na­do ni­cho de las mi­ni­bi­kes ca­si no ofre­cen pro­duc­tos en Chi­le, de ahí gran par­te de las mi­ra­das que no re­co­no­cían la des­tre­za y ca­pa­ci­da­des de un mo­de­lo co­mo la Benelli TNT 135.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.