Cam­bios ex­te­rio­res que re­sal­tan la esen­cia

» Ca­ro­li­na Ro­jas Arenas. » Fotos: Pors­che Chi­le. En su más re­cien­te ac­tua­li­za­ción, el Golf cam­bia de look y se lle­na de tec­no­lo­gía pa­ra acer­car­se a un pú­bli­co co­nec­ta­do y exi­gen­te. Pro­ba­mos sus ca­pa­ci­da­des ca­mino al li­to­ral cen­tral y com­pro­ba­mos en te­rren

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE -

Con más de cua­tro dé­ca­das a su ha­ber, el Volks­wa­gen Golf es uno de esos mo­de­los que ya pa­sa­ron de ser un sim­ple mo­de­lo y se con­vir­tie­ron en un es­ti­lo de vi­da, por eso la fir­ma ale­ma­na se preo­cu­pa de man­te­ner­lo cons­tan­te­men­te en la ci­ma, con ac­tua­li­za­cio­nes que re­fres­quen pe­rió­di­ca­men­te su tec­no­lo­gía y di­se­ño. No es fá­cil ser un ícono.

Ha­ce unas se­ma­nas Volks­wa­gen pre­sen­tó el úl­ti­mo restyling de es­te mo­de­lo en nues­tro país, oca­sión en la que pu­di­mos po­ner a prue­ba to­das sus ca­pa­ci­da­des, en una ru­ta ha­cia el li­to­ral cen­tral, don­de los lar­gos tra­mos en au­to­pis­ta y las múl­ti­ples cur­vas fue­ron el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra com­pro­bar, por qué es un mo­de­lo con tan­ta tra­di­ción en el mer­ca­do glo­bal.

Más que ha­blar de sus di­men­sio­nes (4.258 mm de lar­go y 1.799 mm de an­cho) que en es­ta ac­tua­li­za­ción se man­tu­vie­ron in­tac­tas, ha­cer una prue­ba del Golf es más que na­da una com­bi­na­ción de sen­sa­cio­nes que tie­nen que ver mu­cho más que sim­ple­men­te con con­du­cir.

Ya en la pri­me­ra apro­xi­ma­ción al ha­bi­tácu­lo po­de­mos apre­ciar colores so­brios, ma­te­ria­les sua­ves al tac­to y de gran ca­li­dad. Si bien no ha­bla­mos de lu­jo, es pro­ba­ble­men­te una apro­xi­ma­ción bas­tan­te cer­ca­na en un seg­men­to mu­cho más ma­si­vo.

Los po­lí­me­ros sua­ves de las zo­nas de con­tac­to se com­bi­nan con cue­ro en el vo­lan­te y la pa­lan­ca de cam­bios y unos agra­da­bles asien­tos con ta­pi­ce­ría Alcántara, ideal pa­ra cuan­do se quie­re ha­cer ma­nio­bras más brus­cas y se­guir có­mo­da­men­te su­je­to.

Uno de los gran­des cam­bios en es­ta ac­tua­li­za­ción de la sép­ti­ma ge- ne­ra­ción del Volks­wa­gen Golf fue la in­cor­po­ra­ción de una mo­der­na pan­ta­lla tác­til de 8 pul­ga­das con com­pa­ti­bi­li­dad con Mi­rror­Link, Ap­ple Ca­rP­lay y An­droid Au­to. Cual­quie­ra sea el sis­te­ma ope­ra­ti­vo del te­lé­fono que se es­té usan­do, la co­ne­xión se rea­li­za rá­pi­da­men­te, la pan­ta­lla reac­cio­na con la má­xi­ma sua­vi­dad y efec­ti­vi­dad y lla­ma la aten­ción el ajus­te de bri­llo, que per­mi­te ver­la cla­ra­men­te in­clu­so en días muy so­lea­dos. Un de- ta­lle im­por­tan­te es que, ade­más, es­ta ac­tua­li­za­ción per­mi­te con­tar con apli­ca­cio­nes co­mo Spo­tify y Goo­gle Maps en la pan­ta­lla. Wa­ze só­lo se en­la­za a Mi­rror­Link y An­droid Au­to por aho­ra.

Con lí­neas ae­ro­di­ná­mi­cas más mar­ca­das, for­mas más an­gu­lo­sas y un fron­tal más im­po­nen­te, cier­ta­men­te es­ta ac­tua­li­za­ción del Golf se ve mu­cho más de­por­ti­va, al­go que su ver­sión to­pe de lí­nea se en­car­gó de con­fir­mar.

Equi­pa­do con un mo­tor 1.4 TSI que en­tre­ga 150 ca­ba­llos de fuer­za y 250 Nm de tor­que má­xi­mo, ges­tio­na­do por una trans­mi­sión de do­ble em­bra­gue DSG de sie­te ve­lo­ci­da­des con le­vas al vo­lan­te, es fá­cil en­ten­der por­qué el Golf tie­ne tan­tos se­gui­do­res.

Las ace­le­ra­cio­nes mez­clan sua­vi­dad y efec­ti­vi­dad en au­to­pis­tas des­pe­ja­das (lle­ga a 100 km/h en 8,2 se­gun­dos), mien­tras que los ca­mi­nos cos­te­ros, con sus cur­vas si­nuo­sas nos die­ron la opor­tu­ni­dad de en­ten­der en te­rreno la efec­ti­vi­dad de su pla­ta­for­ma: li­via­na, con una ex­ce­len­te re­par­ti­ción de pe­so y ba­jo cen­tro de gra­ve­dad. En el Golf las ma­nio­bras se ha­cen de ma­ne­ra se­gu­ra y aplo­ma­da, la sus­pen­sión su­je­ta muy bien la ca­rro­ce­ría y el tac­to de la di­rec­ción no tie­ne na­da que en­vi­diar­le a los mo­de­los más de­por­ti­vos del gru­po.

Otro pun­to a fa­vor es la va­rie­dad de asis­ten­tes a la con­duc­ción con los que cuen­ta es­ta va­rian­te es­pe­cí­fi­ca: fre­nos ABS, sis­te­ma de re­gu­la­ción del mo­tor y elec­tró­ni­co de es­ta­bi­li­za­ción, con­trol de trac­ción y blo­queo de di­fe­ren­cial son só­lo al­gu­nos de los ele­men­tos que pue­den ayu­dar a que cual­quie­ra ma­ne­je de ma­ne­ra se­gu­ra y sin­tién­do­se ca­si un pro­fe­sio­nal.

Pro­ba­ble­men­te uno de los úni­cos pro­ble­mas del Golf sea su pre­cio, ya que si bien la va­rian­te de en­tra­da par­te en $ 12.490.000, es­ta vie­ne con un mo­tor 1.6 de 110 Hp, si­tuán­do­se bas­tan­te le­jos de nues­tra va­rian­te 1.4 Sport que se em­pi­na has­ta los $ 17.990.000.

Una am­plia pan­ta­lla pa­ra el in­foen­tre­te­ni­mien­to y me­jo­ras en la ma­te­ria­li­dad in­te­rior son dos de los gran­des cam­bios de es­ta ac­tua­li­za­ción del Volks­wa­gen Golf.

Re­no­va­ción in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.