La Re­nault Alas­kan mues­tra to­das sus ca­ras

» Lo­re­na Gallardo Gil. » Fo­tos: Re­nault. Es­te año Re­nault es­tre­nó un nue­vo mo­de­lo en su por­ta­fo­lio, abrién­do­se, ade­más, las puer­tas de un nue­vo seg­men­to. Y es que la Alas­kan se ins­cri­be co­mo la pri­me­ra ca­mio­ne­ta ba­jo la fir­ma del rom­bo, que bus­có po­ner en

La Tercera - MT Motores - - PORTADA -

Amuy po­cos les de­be so­nar Alas­kan co­mo el nom­bre de un vehícu­lo, pe­ro lo es. Así se lla­ma la pri­me­ra ca­mio­ne­ta de Re­nault, la cual lle­gó pa­ra com­pe­tir con re­co­no­ci­dos mo­de­los co­mo la Mit­su­bis­hi L-200, To­yo­ta Hi­lux y Nis­san NP300.

Con ella la mar­ca fran­ce­sa bus­ca combinar el tra­ba­jo con el ocio en un mis­mo vehícu­lo, do­tán­do­lo de una ca­pa­ci­dad de car­ga de has­ta una to­ne­la­da, pe­ro tam­bién de un cier­to es­ti­lo y con­for­ta­bi­li­dad pa­ra sa­lir de pa­seo o sim­ple­men­te mo­ver­se por la ciu­dad.

En es­te sen­ti­do, lo pri­me­ro que que de­cir es que la Alas­kan no pa­sa desapercibida, so­bre to­do por sus di­men­sio­nes y as­pec­to ro­bus­to -ade­más de ele­gan­te- que obli­gan a mo­ver­se con cui­da­do por en­tor­nos ur­ba­nos. Ni que de­cir en es­ta­cio­na­mien­tos, don­de hay que cal­cu­lar bien las dis­tan­cias y no apu­rar­se en las ma­nio­bras, pues ade­más su ra­dio de gi­ro es li­mi­ta­do. Las mar­ca­das ner­va­du­ras del ca­pó, en tan­to, así co­mo su for­ma rec­ta, im­po­si­bi­li­tan una me­jor vi­sión fron­tal. Ha­cia atrás, eso sí, no hay pro­ble­mas de vi­si­bi­li­dad, gra­cias a una bue­na zo­na vi­dria­da, lo que, jun­to con las ayu­das dis­po­ni­bles (cá­ma­ra tra­se­ra y sen­so­res de re­tro­ce­so), ha­ce me­nos la­bo­rio­so es­ta­cio­nar­se acu­la­ta­do.

El in­te­rior tam­bién es­tá me­jor tra­ba­ja­do que lo de costumbre pa­ra el seg­men­to. No se ve es­par­tano grahay cias al uso de ma­te­ria­les más re­fi­na­dos, asien­tos ta­pi­za­dos en cue­ro y con ajus­tes eléc­tri­cos (los de­lan­te­ros), una pantalla de 5'' con co­nec­ti­vi­dad vía blue­tooth (com­pa­ti­ble con Ap­ple Ca­rP­lay y An­droid Au­to) y un vo­lan­te mul­ti­fun­ción. Aun­que es co­sa de gus­tos, es­te úl­ti­mo po­dría te­ner un me­jor tac­to y ser más ro­bus­to, lo que ele­va­ría aún más la per­cep­ción de ca­li­dad.

La ca­bi­na es am­plia y cómoda, con es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra cin­co per­so­nas. De ahí que lla­me la aten­ción -y no pa­ra bien- que so­lo equi­pe un má­xi­mo de dos air­bags. Los asien­tos de­lan­te­ros ofre­cen una bue­na er­go­no­mía, lo que sí son ba­jos, so­bre to­do pa­ra una per­so­na que no su­pera el 1.60 m de al­tu­ra. Por otro la­do, las pla­zas tra­se­ras ofre­cen un res­pal­do de co­rrec­ta in­cli­na­ción, que re­sul­ta muy có­mo­do y me­nos ver­ti­cal que lo ha­bi­tual en las pick-ups.

Un pun­to a me­jo­rar es el ni­vel de in­so­no­ri­za­ción, ya que el so­ni­do del mo­tor se cue­la al ha­bi­tácu­lo.

Pro­ba­mos la Alas­kan prin­ci­pal­men­te por la ciu­dad -y sin car­ga-, por lo que sus ca­pa­ci­da­des pa­ra el tra­ba­jo du­ro no fue­ron pues­tas a prue­ba. Aún así, es­tá cla­ro que se tra­ta de un vehícu­lo que es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra gran­des ta­reas, con un gran sis­te­ma de trac­ción y po­ten­cia de so­bra pa­ra en­fren­tar­se a las peo­res con­di­cio­nes.

En ca­mi­nos ur­ba­nos y as­fal­ta­dos, el mo­tor dié­sel de 160 Hp ofre­ce una res­pues­ta con­tun­den­te, con un muy buen tor­que en la zo­na ba­ja del ta­có­me­tro, lo que le da un gran em­pu­je si así se quie­re. Si no, tam­bién es po­si­ble con­du­cir­la sua­ve­men­te.

En au­to­pis­ta, si bien se sien­te bien aplo­ma­da. Su sus­pen­sión tra­se­ra Mul­ti­link con eje rí­gi­do in­flu­ye no­to­ria­men­te en que no sea re­bo­to­na. Una di­rec­ción me­nos asis­ti­da, eso sí, da­ría una ma­yor sen­sa­ción de se­gu­ri­dad.

Más allá de las com­pli­ca­cio­nes pro­pias de su gran ta­ma­ño, la Alas­kan es un pro­duc­to es­pe­cial­men­te con­for­ta­ble y ca­paz pa­ra con­du­cir en dis­tin­tos es­ce­na­rios.

La Alas­kan se ve im­po­nen­te, ro­bus­ta y po­de­ro­sa, pe­ro tam­bién ele­gan­te, gra­cias a cier­tos detalles de la ca­rro­ce­ría. Al in­te­rior se no­ta una preo­cu­pa­ción en su cons­truc­ción y en la ca­li­dad de los ma­te­ria­les.

100 % atrac­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.