Ori­gi­nal­men­te lú­di­co y con­for­ta­ble

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE -

» Lorena Ga­llar­do Gil. » Fo­tos: Ci­troën. Dí­fi­cil de en­ca­si­llar en una ca­te­go­ría. Y es que sin ser un SUV, bien po­dría pa­sar por uno, aun­que aho­ra, en su se­gun­da ge­ne­ra­ción, le que­da me­jor la eti­que­ta de hatch­back. Co­mo sea, el C4 Cac­tus es un au­to de es­pí­ri­tu in­no­va­dor y atre­vi­do, que apues­ta por el di­se­ño y con­fort pa­ra sen­tir­se muy bien arri­ba de él.

El Ci­troën C4 Cac­tus es el mo­de­lo más arries­ga­do de los úl­ti­mos años de la fir­ma fran­ce­sa. Cuan­do se pre­sen­tó en 2014 lla­mó la aten­ción por su ori­gi­nal es­ti­lo, que cla­ra­men­te de­fi­nían sus hoy ya fa­mo­sos Air­bumps. Un ti­po de mol­du­ras plás­ti­cas con ai­re di­se­ña­das pa­ra pro­te­ger la ca­rro­ce­ría de los tí­pi­cos to­po­nes, afir­ma­ba por en­ton­ces su fa­bri­can­te. Una so­lu­ción au­daz e in­no­va­do­ra, sin duda, pe­ro que nun­ca ter­mi­nó de cua­jar en­tre el pú­bli­co.

Pues bien, hoy la se­gun­da ge­ne­ra­ción le res­ta pro­ta­go­nis­mo en su look ge­ne­ral, pa­ra pro­yec­tar una ima­gen más es­ti­li­za­da y en lí­nea con una suer­te de hatch­back. Eso sí, con­ti­núa sien­do igual de lú­di­co, lo con­fir­ma su ca­tá­lo­go, con has­ta 31 com­bi­na­cio­nes po­si­bles (co­lo­res, llan­tas, de­ta­lles e in­te­rio­res).

Ca­rro­ce­ría y ha­bi­tácu­lo evo­can al mun­do del di­se­ño. Aden­tro una es­té­ti­ca fu­tu­ris­ta, con tin­tes clá­si­cos, le dan una gran on­da, lo que se mez­cla con un cui­da­do mix de ma­te­ria­les y tec­no­lo­gía, pa­ra crear una at­mós­fe­ra no so­lo de ca­li­dad, sino tam­bién en­tre­te­ni­da.

Con to­do es­to, por su­pues­to, no es un au­to que pa­se des­aper­ci­bi­do. Ni pa­ra quie­nes lo ven en la ca­lle, ni pa­ra quie­nes disfrutan de él a bor­do. Y es que, ade­más, es pa­rral, ti­cu­lar­men­te con­for­ta­ble, su ni­vel de in­so­no­ri­za­ción es no­ta­ble y sus nue­vos asien­tos -con tres ti­pos de es­pu­ma de al­ta den­si­dad y una ta­pi­ce­ría agra­da­ble al tac­to- se sien­ten muy bien. Son fir­mes, al­go que ayu­da a evi­tar el can­san­cio en des­pla­za­mien­tos lar­gos. Lo que sí, po­drían te­ner una me­jor su­je­ción late- so­bre to­do las pla­zas pos­te­rio­res, don­de la ban­que­ta y el res­pal­do tra­se­ros son prác­ti­ca­men­te pla­nos, de tal for­ma que en las cur­vas lo úni­co que re­tie­ne el cuer­po son los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad.

Es am­plio, sí, pa­ra has­ta cua­tro ocu­pan­tes adul­tos de es­ta­tu­ra y con­tex­tu­ra nor­mal. Un ter­ce­ro atrás que­daEn ría un tan­to in­có­mo­do, a me­nos que fue­se un ni­ño, pues ade­más tie­ne un tú­nel cen­tral al­to, lo que obli­ga a flec­tar más las pier­nas.

Hay múl­ti­ples es­pa­cios pa­ra guar­dar ob­je­tos, lo que re­sul­ta prác­ti­co; no así sus ven­ta­nas tra­se­ras, que man­tie­nen la aper­tu­ra ti­po com­pás -por lo que no se pue­den ba­jar-.

tér­mi­nos de equi­pa­mien­to, es­tá bien pro­vis­to de se­rie en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Vie­ne con seis air­bags, fre­nos con ABS y EBD, mo­ni­tor de pre­sión de neu­má­ti­cos, con­tro­les de es­ta­bi­li­dad y trac­ción, asis­ten­te de par­ti­da en pen­dien­te y cá­ma­ra con sen­sor de re­tro­ce­so, en­tre otros. La ver­sión Shi­ne (la tes­tea­da) adi­cio­na sen­so­res de luz y llu­via, ade­más de un ro­bus­to pack de asis­ten­cias a la con­duc­ción.

Aho­ra bien, su es­que­ma de sus­pen­sión -con amor­ti­gua­do­res pro­gre­si­vos hi­dráu­li­cos- es la gran pro­ta­go­nis­ta de un an­dar ter­so y con­for­ta­ble, so­bre to­do cuan­do se cir­cu­la a ba­jas ve­lo­ci­da­des. Pe­se a ser par­ti­cu­lar­men­te blan­da, dan­do a ve­ces la sen­sa­ción de ir flo­tan­do, reac­cio­na bien a los cam­bios brus­cos y la ca­rro­ce­ría ca­si no ba­lan­cea en cur­vas.

Su mo­tor, en tan­to, ofre­ce una res­pues­ta bas­tan­te lineal, con bue­nas ace­le­ra­cio­nes y re­cu­pe­ra­cio­nes, lo que se com­bi­na con un cam­bio au­to­má­ti­co, que sin ser so­bre­sa­lien­te por ra­pi­dez, es su­til a la ho­ra de ha­cer su tra­ba­jo. La di­rec­ción, por su par­te, se ma­ne­ja con po­co es­fuer­zo, es há­bil, aun­que le fal­ta trans­mi­tir me­jor lo que pa­sa en las rue­das.

El nue­vo C4 Cac­tus es­tá pen­sa­do pa­ra al­guién que bus­que ca­li­dad de vi­da a bor­do más que un tac­to de con­duc­ción di­rec­to.

In­con­fun­di­ble.

El cam­bio ge­ne­ra­cio­nal trae con­si­go una ima­gen más es­ti­li­za­da y ur­ba­na, que, sin em­bar­go, con­ser­va la ori­gi­na­li­dad de la pro­pues­ta ini­cial, con de­ta­lles úni­cos en su ca­rro­ce­ría y ha­bi­tácu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.