La ra­cio­na­li­dad ale­ma­na en for­ma­to de SUV

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE -

» Mau­ri­cio Mon­roy S. » Fo­tos: Opel. Opel ata­ca el seg­men­to de los uti­li­ta­rios ur­ba­nos con un mo­de­lo que, si bien com­par­te pla­ta­for­ma con el Peu­geot 3008, po­see una per­so­na­li­dad pro­pia, ca­rac­te­ri­za­da por el equi­li­brio y la ca­li­dad. Un ac­tor a con­si­de­rar que, ade­más, cuen­ta con un al­tí­si­mo ni­vel de se­gu­ri­dad.

La atrac­ción que ge­ne­ran los SUV ha lle­va­do a to­dos los fa­bri­can­tes a su­cum­bir a sus en­can­tos. La cre­cien­te de­man­da es un imán de­ma­sia­do po­de­ro­so, por lo mis­mo, la gran ma­yo­ría ha vol­ca­do sus es­fuer­zos ha­cia el seg­men­to pre­fe­ri­do por los usua­rios. Opel es una de esas mar­cas. De gran re­co­no­ci­mien­to con los vehícu­los de pa­sa­je­ros, aho­ra bus­ca re­pli­car esa acep­ta­ción en los cros­so­vers con su de­no­mi­na­da ga­ma X.

El úl­ti­mo in­te­gran­te y el ma­yor de es­ta fa­mi­lia es el Grand­land X. Toma la mis­ma ba­se de su pri­mo, el Peu­geot 3008, pe­ro se dis­tan­cia tan­to en es­té­ti­ca co­mo en an­dar.

La per­so­na­li­dad ale­ma­na, más equi­li­bra­da, es un fac­tor que la mar­ca no so­lo bus­ca man­te­ner, sino ade­más re­sal­tar y des­ta­car. Y con es­te SUV de­mues­tra ca­pa­ci­dad de lo­grar­lo, gra­cias a un di­bu­jo mo­derno, pe­ro sin es­tri­den­cias. Acá des­ta­can los gru­pos óp­ti­cos alar­ga­dos con lu­ces led que re­co­gen el ADN de sus her­ma­nos me­no­res (Mok­ka X y Cross­land X), la lí­nea de cin­tu­ra as­cen­den­te, los an­chos pa­sos de rue­da y la lla­ma­ti­va caí­da del te­cho, que se em­pal­ma con la zo­na vi­dria­da del por­ta­lón tra­se­ro, en­tre­gan­do una atrac­ti­va ima­gen de te­cho flo­tan­te.

En el in­te­rior se ex­tien­de esa sen­sa­ción de equi­li­brio. Muy dis­tan­te del gri­to van­guar­dis­ta del 3008, lu­ce un ha­bi­tácu­lo al­go sobrio, fac­tor a re­vi­sar, con­si­de­ran­do que la tec­no­lo­gía que sal­te a la vis­ta es un ele­men­to al al­za en­tre los usua­rios.

» Equi­li­brio ra­cio­nal

El Grand­land X lo po­de­mos de­fi­nir co­mo un vehícu­lo ra­cio­nal­men­te fun­cio­nal. Des­de la co­mo­di­dad que en­tre­gan los asien­tos -tie­nen certificación AGR, pa­ra es­pal­das sa­lu­da­bles-, que cuen­tan con ca­le­fac­ción y ven­ti­la­ción, al es­pa­cio que exis­te pa­ra los ocu­pan­tes.

La ca­li­dad de los ma­te­ria­les es otro pun­to al­to y bas­ta to­car los pa­ne­les, las puer­tas y las ter­mi­na­cio­nes pa­ra per­ca­tar­se de su tra­ba­jo. A es­to se suman de­ta­lles co­mo el enor­me te­cho pa­no­rá­mi­co que se abre has­ta ca­si la ca­be­za de las pla­zas tra­se­ras, lo que au­men­ta la sen­sa­ción de es­pa­cio al per­mi­tir más in­gre­so de luz.

El te­ma ra­cio­nal se po­ten­cia tam­bién al ver el ni­vel de equi­pa­mien­to en se­gu­ri­dad, pues­to que in­cor­po­ra una se­rie de ele­men­tos que nos van ayu­dan­do en la ru­ta, co­mo las lu­ces in­te­li­gen­tes que se adap­tan a las con­di­cio­nes del ca­mino, a sis­te­mas de re­co­no­ci­mien­to de se­ña­les de trán­si­to, la cá­ma­ra de es­ta­cio­na­mien­to con ima­gen ce­ni­tal que nos ayu­dó a es­ta­cio­nar en es­pa­cios re­du­ci­dos y el de­tec­tor de pun­to cie­go, lo que siem­pre es bien­ve­ni­do, más aún cuan­do la vi­si­bi­li­dad ha­cia atrás no es la me­jor, de­bi­do al ta­ma­ño de la lu­ne­ta.

A ni­vel mo­triz, el mo­tor 1.6 tur­bo nos per­mi­te mo­ver­nos con bas­tan­te agi­li­dad, a pe­sar de que su ta­ma­ño es­tá cer­ca de los 4,5 me­tros. Si bien su arran­que des­de ce­ro no es ex­plo­si­vo, sí tie­ne una en­tre­ga de po­ten­cia gra­dual que va bien apo­ya­da por la ca­ja au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des. Es di­fí­cil que se sien­ta fal­to de ener­gía, lo que se ex­pli­ca por los 240 Nm de tor­que des­de 1.700 rpm.

Con es­te tren mo­triz nos era sim­ple mo­ver­nos en zo­nas ur­ba­nas, con una di­rec­ción que, aun­que asis­ti­da, en­tre­ga el su­fi­cien­te tac­to pa­ra sa­ber qué pa­sa en el pi­so. En au­to­pis­ta, la sus­pen­sión más orien­ta­da a la co­mo­di­dad era un fac­tor que nos ayu­da­ba a au­men­tar el con­fort de via­je, cons­cien­tes de que en cur­vas a ve­lo­ci­da­des al­tas exis­te una trans­fe­ren­cia de pe­so ma­yor a la de un com­pac­to. Y to­do ese co­rrec­to desa­rro­llo es­tá com­ple­men­ta­do por un muy buen tra­ba­jo de ais­la­ción, lo que co­ro­na al Grand­land X co­mo una op­ción bas­tan­te in­tere­san­te a la ho­ra de op­tar por el seg­men­to de los SUV ur­ba­nos.

Di­se­ño mo­derno y sobrio. El nue­vo Grand­land X de Opel tie­ne los ge­nes de los otros cros­so­vers de la mar­ca y los lu­ce en una ima­gen atrac­ti­va y bien pro­por­cio­na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.