El con­duc­tor se ha­ce ca­da vez más im­por­tan­te

La Tercera - MT Motores - - VEHÍCULOS COMERCIALES -

» Jo­sé Ig­na­cio Gu­tié­rrez G. » Des­de Go­tem­bur­go, Sue­cia. » Fo­tos: Vol­vo Trucks. El al­to pre­cio del dié­sel, la com­pe­ten­cia con otros ac­to­res o la irrup­ción de los ca­mio­nes eléc­tri­cos si­túan al con­duc­tor co­mo un pun­to que pue­de mar­car di­fe­ren­cias con­cre­tas a la ho­ra cua­drar los nú­me­ros. La tec­no­lo­gía ayu­da, pe­ro no lo es to­do.

En Vol­vo Trucks tie­nen cla­ro que la su­ma de fac­to­res, co­mo la tec­no­lo­gía pre­sen­te en los ca­mio­nes, el sis­te­ma de ges­tión de flo­tas Dy­na­fleet y el entrenamiento y co­mo­di­dad del con­duc­tor, se tra­du­ce en la fór­mu­la pa­ra lo­grar un ren­di­mien­to óp­ti­mo en la ru­ta.

A fi­nes de los 70, Vol­vo pre­sen­tó el pri­mer ca­mión Glo­be­trot­ter. Fue una es­pe­cie de de­cla­ra­ción de prin­ci­pios y, a la vez, una apues­ta arries­ga­da: la fir­ma es­can­di­na­va en­ca­re­cía el pre­cio de sus uni­da­des, pe­ro lo ha­cía a cam­bio de ma­yor con­fort pa­ra el ca­mio­ne­ro, que por pri­me­ra vez pu­do des­pla­zar­se er­gui­do al in­te­rior de la ca­bi­na. “Mu­chos cre­ye­ron que Vol­vo co­me­tía un error al in­no­var y su­bir los pre­cios, pe­ro pa­só que los mis­mos con­duc­to­res -que era quie­nes pa­sa­ban días arri­ba del ca­mió­nem­pe­za­ron a exi­gir es­tán­da­res co­mo los que pro­po­nía Vol­vo. Con el tiem­po, la idea se hi­zo re­gla ge­ne­ral pa­ra to­dos los trac­to­ca­mio­nes de lar­gas dis­tan­cias del mer­ca­do”, ex­pli­ca Carl Axel Heds­tröm, eje­cu­ti­vo de Vol­vo Trucks.

La mar­ca es­can­di­na­va si­túa al con­duc­tor en un rol cen­tral y, por lo mis­mo, or­ga­ni­za bi­a­nual­men­te el Dri­ver Cha­llen­ge, una com­pe­ten­cia glo­bal que bus­ca des­ta­car las ha­bi­li­da­des de la con­duc­ción efi­cien­te y que en 2018 tu­vo más de 12 mil par­ti­ci­pan­tes, con una gran fi­nal a la que ac­ce­die­ron 33 ca­mio­ne­ros de los cin­co con­ti­nen­tes.

La elec­ción de los re­pre­sen­tan­tes se ba­sa jus­ta­men­te en los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por Vol­vo Dy­na­fleet, que in­for­ma des­de la po­si­ción exac­ta has­ta la can­ti­dad de com­bus­ti­ble que el ca­mión es­tá con­su­mien­do, da­tos dis­po­ni­bles des­de un compu­tador o un smartp­ho­ne.

En es­te pun­to en­tran a ta­llar las tec­no­lo­gías de los ca­mio­nes Vol­vo. En pri­mer tér­mino, un gran alia­do es la trans­mi­sión I-Shift de do­ble em­bra­gue, la cual cam­bia de mar­chas en dé­ci­mas de se­gun­do y ge­ne­ra un flu­jo cons­tan­te de po­ten­cia. El sis­te­ma igual­men­te per­mi­te una ges­tión ma­nual, con bo­to­nes pa­ra su­bir, ba­jar o blo­quear el pa­so de re­la­cio­nes. En Vol­vo di­cen que la ca­ja per­mi­te aho­rrar has­ta 5% en con­su­mo. Adi­cio­nal­men­te, cuan­do el ca­mión des­cien­de una pen­dien­te, el mo­tor se des­en­gra­na, au­men­tan­do así el im­pul­so con­tro­la­do.

Otro as­pec­to es­tá da­do por el sis­te­ma de fre­nos, so­bre to­do cuan­do el ca­mión via­ja a ple­na ca­pa­ci­dad. El uso in­dis­cri­mi­na­do del pe­dal ter­mi­na des­gas­tan­do pre­ma­tu­ra­men­te los com­po­nen­tes e in­cre­men­tan­do el con­su­mo. Vol­vo Trucks do­ta a sus ca­mio­nes de freno de mo­tor de di­fe­ren­te in­ten­si­dad, pa­ra que, al mo­men­to de pi­sar el pe­dal (se­gun­do pa­so des­pués de ac­cio­nar el freno de mo­tor), el tra­ba­jo de los fre­nos con­ven­cio­na­les sea una ta­rea con mu­cho me­nor fric­ción.

Pe­ro ¿qué tan­to pue­de in­fluir un buen o mal con­duc­tor en el éxi­to o fra­ca­so de una em­pre­sa? La mis­ma com­pe­ten­cia se en­car­gó de acla­rar­lo: en un cir­cui­to de 10 ki­ló­me­tros con pendientes en subida de 8º y 12º la di­fe­ren­cia en­tre el con­duc­tor ga­na­dor y el úl­ti­mo fue de 1,3 li­tros. “En­ton­ces, la in­te­rro­gan­te es qué su­ce­de cuan­do el ca­mión re­co­rre mi­les de ki­ló­me­tros al mes o al año. Es­to se con­vier­te en una di­fe­ren­cia de cos­tos no­ta­ble”, de­ta­lló Le­ne Lar­sen, pro­ject ma­na­ger de Vol­vo Dri­ver Cha­llen­ge.

Con la irrup­ción de la elec­tro­mo­vi­li­dad, el rol del ca­mio­ne­ro se man­tie­ne co­mo cen­tral. "El con­duc­tor se­rá fun­da­men­tal en los ca­mio­nes eléc­tri­cos. De he­cho, hoy ya lo es en los ca­mio­nes de com­bus­tión, pues el pre­cio de los com­bus­ti­bles es ca­da vez más al­to. No es se­cre­to que pa­ra el éxi­to de los ca­mio­nes eléc­tri­cos se ne­ce­si­tan con­duc­to­res en­tre­na­dos”, de­cla­ró Lars Mar­tens­son, di­rec­tor de Am­bien­te e In­no­va­ción.

Co­mo­di­dad en la ca­bi­na. La ló­gi­ca que ins­pi­ró la crea­ción del ca­mión Glo­be­trot­ter per­du­ra hoy co­mo la fi­lo­so­fía del fa­bri­can­te sue­co. La idea es que el con­duc­tor reali­ce su la­bor en un am­bien­te de con­fort.

Freno de mo­tor. Es­te dis­po­si­ti­vo se ubi­ca de­trás del vo­lan­te, co­mo un se­ña­li­za­dor, y per­mi­te al ca­mión un fre­na­je pro­gre­si­vo y efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.