Ideal pa­ra esas pe­que­ñas gran­des aven­tu­ras

La Tercera - MT Motores - - PLANETA MOTOS -

» Ale­xis Ca­res R. » Fo­tos: Su­zu­ki. Pro­ba­mos uno de los im­pac­tos más aplau­di­dos del ca­tá­lo­go mun­dial de Su­zu­ki, la nue­va V-Strom 250, que sa­có aplau­sos en la úl­ti­ma ci­ta del Sa­lón de Mi­lán y que ya re­co­rre nues­tros ca­mi­nos. Es, ni más ni me­nos, el mul­ti­pro­pó­si­to al al­can­ce de mu­chos más con­duc­to­res.

Lle­var el ma­xi­trail a ni­ve­les de uso más ma­si­vos es uno de los desafíos im­por­tan­tes que pa­re­cie­ra cru­zar a gran par­te del es­pec­tro de fa­bri­can­tes de mo­to­ci­cle­tas. Es de­cir que to­da aque­lla tra­ve­sía ru­te­ra em­pren­di­da so­bre los man­dos de una ro­bus­ta mo­to de ci­lin­dra­da me­dia y gran­de tam­bién sea sus­cep­ti­ble de ser rea­li­za­da con má­qui­nas de me­no­res ci­lin­dra­das y pe­so.

¿Al­go así co­mo acer­car ese ti­po de aven­tu­ra ca­mi­ne­ra a los mo­to­ci­clis­tas con me­nor ex­pe­rien­cia? Exac­to. Y uno que lo ha co­pia­do con tinte sa­gaz es Su­zu­ki, que pa­ra los ave­za­dos ru­te­ros ex­po­ne su fa­mi­lia V-Strom en ci­lin­dra­das de 1.000 y 650 cen­tí­me­tros cú­bi­cos. Eso has­ta que en el úl­ti­mo Sa­lón de la Mo­to de Mi­lán des­ta­pó al mun­do la V-Strom 250, pre­sen­ta­da re­cien­te­men­te en Chi­le y que ha lle­ga­do has­ta nues­tras ma­nos pa­ra em­bar­car­nos en un test que la mues­tra, al igual que sus her­ma­nas ma­yo­res, co­mo una mo­to su­ma­men­te ver­sá­til y po­li­va­len­te. Es­to por sus ca­rac­te­rís­ti­cas pa­ra so­bre­sa­lir en ciu­dad y asu­mir sin com­ple­jos ma­yo­res desafíos por la ca­rre­te­ra y aque­llos ca­mi­nos cuan­do el pa­vi­men­to des­apa­re­ce, pe­ro tam­po­co que se tra­te de al­go da­ka­riano ni na­da por el es­ti­lo.

Sin em­bar­go, es tal la sen­ci­llez y se­llo amis­to­so con que se de­ja con­du­cir es­ta pe­que­ña aven­tu­re­ra, que quie­nes apues­ten por ella se­gu­ro se ve­rán ten­ta­dos, den­tro de un tiem­po o par de años, a ir por más. O sea, ha­bi­lo­sa car­na­da es­ta del fa­bri­can­te ja­po­nés de Ha­ma­mat­su.

Hay quie­nes la ve­rán vo­lu­mi­no­sa pa­ra ser una 250, pe­ro es­to se re­la­cio­na con el ADN de la fa­mi­lia V-Strom. No obs­tan­te, vea­mos el va­so me­dio lleno: siem­pre se­rá me­jor que una mo­to se vea más, se es­cu­che más…

En to­do ca­so, ha­bla­mos de un mo­tor bi­ci­lín­dri­co de cua­tro tiem­pos re­fri­ge­ra­do por lí­qui­do, con 25 ca­ba­llos de fuer­za, que da­do el pe­so de la mo­to (188 ki­los) cum­ple su co­me­ti­do con no­ta más que sa­tis­fac­to­ria. El par mo­tor da su me­jor no­ta a las 6.500 re­vo­lu­cio­nes, pe­ro ya des­de 2.800 uno sien­te que vie­ne tra­ba­jan­do con bue­na do­sis de em­pu­je, ha­cien­do que el tac­to de avan­ce se per­ci­ba gra­to, si­len­cio­so, des­pro­vis­to de mo­les­tas vi­bra­cio­nes o cor­co­veos.

Du­ran­te la se­ma­na de uso, la ca­ja nos pa­re­ció al­go cor­ta, so­bre to­do en las tres pri­me­ras mar­chas. No fue ra­ro ver­me avan­zan­do en el ato­che san­tia­guino pe­ga­do en la ter­ce­ra y que, ojo, me sa­ca­ba sin ne­ce­si­dad de re­ba­jar. La mo­to va es­tu­pen­do en cur­vas, se po­ne en­tre­te­ni­da y, ade­más, es con­des­cen­dien­te si erra­mos en la mar­cha.

Pa­ra la emer­gen­cia po­de­mos ir con­fia­dos, con dis­co en am­bas rue­das y un ABS fir­ma­do por Bosch.

No le en­car­gué ejer­ci­cios di­fí­ci­les so­bre tie­rra, pe­ro si la ru­ta no pre­sen­ta al­tas com­ple­ji­da­des, la mo­to va con buen aplo­mo so­bre es­te ti­po de su­per­fi­cie.

Un pun­to al­to de su equi­pa­mien­to lo re­pre­sen­ta el ge­ne­ro­so ta­ble­ro de ins­tru­men­tos di­gi­tal con pan­ta­lla LCD que ex­po­ne bue­na can­ti­dad de in­for­ma­ción: odó­me­tro to­tal y dos par­cia­les, ve­lo­ci­dad, in­di­ca­dor de la mar­cha en­gra­na­da, cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes, luz de so­bre­rré­gi­men, re­gis­tro del com­bus­ti­ble, pro­me­dios de con­su­mo, au­to­no­mía, así co­mo tes­ti­gos de ABS, acei­te, tem­pe­ra­tu­ra… In­clu­so, dis­po­ne­mos de una toma de co­rrien­te de 12 V pa­ra po­der re­car­gar nues­tros te­lé­fo­nos.

En el ba­lan­ce, nos de­ja un sa­bor y un re­cuer­do muy gra­tos. Es de las mo­tos que al po­co ra­to ya se las sien­te de uno, por­que es fá­cil en­ten­der­la, lo que tie­ne y lo que no, y cap­tar rá­pi­do dón­de es­tán sus lí­mi­tes o bien sus ap­ti­tu­des. Y ce­le­brar que el mun­do de los via­je­ros y ru­te­ros ya no tie­ne que em­pe­zar por su­bir­se a un mas­to­don­te. Eso ven­drá des­pués…

Off-road. La pun­ta pi­co de pa­to, de­fen­sas y el pa­ra­bri­sas le con­fie­ren un ai­re inequí­vo­ca­men­te aven­tu­re­ro, sin em­bar­go, en las llan­tas no hay ra­yos co­mo en las clá­si­cas mul­ti­pro­pó­si­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.