Una re­vo­lu­ción lla­ma­da Ales­san­dro Mi­che­le

Ales­san­dro Mi­che­le

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO FOTO GEN­TI­LE­ZA GUC­CI

Tras su nom­bra­mien­to co­mo di­rec­tor crea­ti­vo de Guc­ci en ene­ro del año pa­sa­do, Ales­san­dro Mi­che­le sur­gió co­mo una de las vo­ces más re­no­va­do­ras del mun­do de la mo­da. Y co­mo pa­ra afir­mar su con­sa­gra­ción, ape­nas diez me­ses des­pués el Con­se­jo Bri­tá­ni­co de la Mo­da le otor­gó el Pre­mio In­ter­na­cio­nal al Di­se­ña­dor del Año.

po­cas ve­ces una pri­me­ra co­lec­ción de un di­se­ña­dor ge­ne­ra tan­to fer­vor co­mo la que pro­vo­có la de Ales­san­dro Mi­che­le pa­ra Guc­ci. Las edi­to­ras de las prin­ci­pa­les pu­bli­ca­cio­nes de mo­da y los me­dios es­pe­cia­li­za­dos de las re­des so­cia­les coin­ci­die­ron no so­lo en su en­tu­sias­mo y su apro­ba­ción sino en un to­tal fa­na­tis­mo por sus crea­cio­nes.

To­tal­men­te des­co­no­ci­do unos días an­tes de su nom­bra­mien­to, por no de­cir unas ho­ras, Mi­che­le sur­gió con tal fuer­za que dio la sen­sa­ción de que la in­dus­tria de la mo­da lo es­ta­ba es­pe­ran­do co­mo al Me­sías. Na­ta­lie Mas­se­net, fun­da­do­ra de Net-a-Por­ter y pre­si­den­ta del Con­se­jo Bri­tá­ni­co de la Mo­da, afir­ma­ba así al otor­gar­le el Pre­mio In­ter­na­cio­nal al Di­se­ña­dor del Año 2015: “Ales­san­dro Mi­che­le es to­do un fe­nó­meno. De la no­che a la ma­ña­na su fas­ci­nan­te y ecléc­ti­ca es­té­ti­ca ha te­ni­do un enor­me im­pac­to en las ten­den­cias de mo­da de to­do el mun­do. No so­lo ha he­cho que la mar­ca Guc­ci vuel­va a ser atrac­ti­va y sus pro­duc­tos co­di­cia­dos, sino que la ha re­vi­ta­li­za­do de­vol­vién­do­le to­da su ale­gría y su ma­gia”.

¿Too much? Qui­zás. El uni­ver­so del lu­jo no se ca­rac­te­ri­za ni por su me­su­ra ni por su co­ra­je, y ra­ra vez se al­zan vo­ces con­tra la co­rrien­te. Pe­ro aun así, el con­sen­so es asom­bro­so.

Un ilus­tre des­co­no­ci­do

Cuan­do Mi­che­le asu­mió su car­go de di­rec­tor crea­ti­vo de Guc­ci el fir­ma­men­to de la mo­da ex­pre­só sor­pre­sa ante es­te des­co­no­ci­do nom­bra­do al ti­món de la icó­ni­ca mar­ca ita­lia­na. Pe­ro sin du­da el más sor­pren­di­do fue él, pues al acu­dir al lla­ma­do de Mar­co

Biz­za­ri, el fla­man­te pre­si­den­te de Guc­ci, tras la sú­bi­ta re­nun­cia de Fri­da Gian­ni­ni su pre­de­ce­so­ra, Mi­che­le sa­bía que su nom­bre ni si­quie­ra es­ta­ba en la lis­ta de po­si­bles re­em­pla­zan­tes. Más aun, es­ta­ba mas­cu­llan­do a des­gano la idea de par­tir. Cuan­do es­te le pro­pu­so el pues­to jun­to al desafío de di­se­ñar con ur­gen­cia la co­lec­ción masculina en ape­nas cin­co días se di­jo ¿por qué no?; si no fun­cio­na­ba, se iría des­pués. ¿Pre­sión? Ni si­quie­ra tu­vo tiem­po pa­ra pen­sar en ello.

¿Quien hu­bie­ra pen­sa­do que es­te romano de ca­be­llo lar­go y bar­ba des­gre­ña­da se­ría el hom­bre pro­vi­den­cial de Guc­ci? Na­die. Na­die hu­bie­ra va­ti­ci­na­do tam­po­co que en un abrir y ce­rrar de ojos pon­dría fin a la caída de las ven­tas de los úl­ti­mos años ni –so­bre to­do– que se­ría el pro­mo­tor de una to­tal re­vo­lu­ción es­té­ti­ca, que su­pri­mi­ría de un plu­ma­zo a las ama­zo­nas gla­mo­ro­sas de Gian­ni­ni, re­em­pla­zán­do­las por sus chi­cas hip­pie-bohe­mias. Y que es­tas se­du­ci­rían allí don­de las otras so­lo pro­vo­ca­ban una mi­ra­da lán­gui­da e in­di­fe­ren­te.

Una co­lec­ción icó­ni­ca

El fer­vo­ro­so en­tu­sias­mo na­ció con aque­lla pri­me­ra co­lec­ción rea­li­za­da en un tiem­po ré­cord –uno de esos mo­men­tos má­gi­cos que, co­mo el New Look de Dior o el es­mo­quin de YSL, ha­cen la mi­to­lo­gía de la mo­da–, una co­lec­ción re­na­cen­tis­ta y an­dró­gi­na que con­quis­tó a la au­dien­cia y en­con­tró la en­tu­sias­ta apro­ba­ción de crí­ti­cos y com­pra­do­res. Más adelante con­fe­sa­ría que cuan­do sa­lió a sa­lu­dar tras el des­fi­le ante una sa­la en tran­ce, no com­pren­día lo que es­ta­ba su­ce­dien­do.

Si pu­do lo­grar una co­lec­ción per­fec­ta­men­te re­ma­ta­da en tan po­co tiem­po es por­que Mi­che­le no era un ex­tran­je­ro al uni­ver­so de Guc­ci, a don­de ha­bía lle­ga­do en 2002 en ca­li­dad de di­se­ña­dor prin­ci­pal de ac­ce­so­rios, de la mano de Tom Ford, en­ton­ces di­rec­tor ar­tís­ti­co. En 2011, ya nom­bra­do di­rec­tor crea­ti­vo aso­cia­do, co­no­cía a la per­fec­ción los ar­chi­vos de la mar­ca, su his­to­ria y su ADN. Es por es­ta ra­zón que la idea de ele­gir­lo se im­pu­so a Biz­za­rri co­mo una evi­den­cia. “Pen­sé, ¿por qué bus­car a otra per­so­na (se ha­bla­ba de Ric­car­do Tis­ci, NDLR) cuan­do él conoce per­fec­ta­men­te la he­ren­cia de la ca­sa y lle­va los va­lo­res de Guc­ci en sus ve­nas?”, di­ría a Vo­gue USA.

En el me­dio de la mo­da es bien sa­bi­do que Tom Ford fue el ar­tí­fi­ce de la re­su­rrec­ción de Guc­ci du­ran­te sus años co­mo D.A. (1994-2004). Fri­da Gian­ni­ni, al su­ce­der­lo, tra­tó de re­pli­car su ma­gia pe­ro nun­ca lo lo­gró. Con es­te an­te­ce­den­te Ales­san­dro Mi­che­le sa­bía que de­bía apor­tar una nue­va vi­sión a la mar­ca y ha­cer­la des­pe­gar

EN EL ME­DIO DE LA MO­DA ES BIEN SA­BI­DO QUE TOM FORD FUE EL AR­TÍ­FI­CE DE LA RE­SU­RREC­CIÓN DE GUC­CI DU­RAN­TE SUS AÑOS CO­MO D.A. (1994-2004). FRI­DA GIAN­NI­NI, AL SU­CE­DER­LO, TRA­TÓ DE RE­PLI­CAR SU MA­GIA PE­RO NUN­CA LO LO­GRÓ. CON ES­TE AN­TE­CE­DEN­TE ALES­SAN­DRO MI­CHE­LE SA­BÍA QUE DE­BÍA APOR­TAR UNA NUE­VA VI­SIÓN A LA MAR­CA.

ra­di­cal­men­te del en­fo­que ti­mo­ra­to de su pre­de­ce­so­ra, mar­car sus di­fe­ren­cias y cap­tu­rar la ima­gi­na­ción de la au­dien­cia… y de las fu­tu­ras clien­tas. “No pien­so en mo­da, sino en ac­ti­tud. Lo que tra­to de hacer es ha­blar de la be­lle­za y de la sen­sua­li­dad de otra ma­ne­ra, esa es mi re­vo­lu­ción”, de­cía a Vo­gue USA.

Por su­pues­to, no fue una tran­si­ción su­til. Si bien con­ser­vó las tra­di­cio­na­les G en­tre­la­za­das, las líneas ver­des y ro­ja y el bo­ca­do Guc­ci, se lan­zó de in­me­dia­to a una or­gía de co­lo­res bri­llan­tes, ro­mán­ti­cos es­tam­pa­dos flo­ra­les, ta­tua­jes de ser­pien­tes y di­bu­jos de fai­sa­nes, crean­do un uni­ver­so cu­ya ex­tra­va­gan­cia no te­nía pre­ce­den­tes. En cuan­to al es­ti­lo, ba­só su crea­ción en có­di­gos re­tro, con continuas re­fe­ren­cias a los años 70 y a sus hip­pies y rock stars de pe­lo lar­go: pan­ta­lo­nes pa­ta de ele­fan­te, fal­das pli­sa­das, blu­sas de se­da con mo­ños en el cue­llo, lin­ge­rie, la­mé, jo­yas an­ti­guas y una se­rie de nue­vos ac­ce­so­rios que de­vi­nie­ron in­me­dia­ta­men­te en icó­ni­cos, co­mo los mo­ca­si­nes fo­rra­dos en piel, la it bag Dyo­ni­sius y las nue­vas ga­fas ti­po nerdy. Y co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te, agre­gó a es­ta mez­cla he­te­ro­gé­nea una do­sis im­por­tan­te de an­dro­gi­nia. La fór­mu­la fun­cio­nó.

Enamo­ra­do del pa­sa­do

Ales­san­dro Mi­che­le na­ció y cre­ció en Ro­ma. Su pa­dre, un po­co hip­pie y un po­co cu­ran­de­ro, tal co­mo con­fia­ba a Vo­gue USA, “era un hom­bre muy sen­ci­llo y muy po­de­ro­so que sa­bía dis­tin­guir los pá­ja­ros por su can­to y los lla­ma­ba sil­ban­do. Pa­ra mí era un po­co co­mo San Fran­cis­co de Asís”. De él vie­ne su amor por la flo­ra y la fau­na, om­ni­pre­sen­tes en sus co­lec­cio­nes. Su ma­dre, asis­ten­te de pro­duc­ción en Ci­ne­cit­tà, era se­gún él una ob­se­sio­na­da de la es­té­ti­ca. Por lo tan­to, de pe­que­ño su uni­ver­so os­ci­la­ba en­tre na­tu­ra­le­za, ar­te y cul­tu­ra. Fan de Vis­con­ti y de Fe­lli­ni, tras es­tu­diar en la Ac­ca­de­mia di Cos­tu­me e di Mo­da, so­ña­ba con tra­ba­jar co­mo ves­tua­ris­ta de ci­ne an­tes de des­cu­brir, en Fen­di, jun­to a Karl La­ger­feld y Sil­via Ven­tu­ri­ni, que la mo­da tam­bién po­día ser una for­ma de ex­pre­sión es­té­ti­ca.

Su al­ti­llo en Ro­ma, don­de vi­ve con su com­pa­ñe­ro (in­ves­ti­ga­dor y pro­fe­sor), es­tá re­ple­to de an­ti­güe­da­des del si­glo XVIII y ta­pi­ces y te­las an­ti­guas que ins­pi­ran sus co­lec­cio­nes. Si el amor por la be­lle­za y la his­to­ria es una pa­sión que com­par­ten to­dos los ro­ma­nos, en su ca­so es una ver­da­de­ra ob­se­sión, que a me­nu­do se re­fle­ja en sus di­se­ños. Ca­da co­lec­ción es un en­sam­ble eru­di­to e iné­di­to de re­fe­ren­cias al pa­sa­do, ya sea a la le­gen­da­ria ex­cen­tri­ci­dad de El­sa Schia­pa­re­lli, al fas­to del Re­na­ci­mien­to, a la cul­tu­ra pop ale­ma­na de los años 80 o aun a un re­tra­to de la rei­na Isa­bel I, del que que­dó to­tal­men­te pren­da­do e ins­pi­ró va­rios mo­de­los de su úl­ti­ma co­lec­ción.

¿Có­mo es po­si­ble ha­ber lo­gra­do al­go fres­co y nue­vo cuan­do su len­gua­je es­tá pla­ga­do de có­di­gos del ayer? “Es cier­to, a me­nu­do re­cu­rro a có­di­gos del pa­sa­do. El fu­tu­ro no me in­tere­sa, sim­ple­men­te por­que to­da­vía no exis­te”, responde él. Los di­se­ña­do­res, afir­ma, es­tán ob­se­sio­na­dos con el fu­tu­ro y lo mo­derno, pe­ro él, co­mo ex­pli­ca­ba al se­ma­na­rio francés Ma­da­me Fi­ga­ro, ado­ra “yux­ta­po­ner las re­fe­ren­cias y hacer sur­gir de ellas un nue­vo sen­ti­do”.

En cuan­to a su nue­vo es­ta­tus de su­pers­tar, Mi­che­le de­tes­ta y con­si­de­ra ab­sur­da la ima­gen del di­se­ña­dor en su to­rre de mar­fil, ob­je­to de re­ve­ren­cia. Él so­lo as­pi­ra a ser fe­liz, co­mu­ni­car, ha­blar con la gen­te, pues si no lo es y no lo ha­ce, no tie­ne na­da nue­vo pa­ra ex­pre­sar. Él sa­be que es así y no quie­re ni pue­de crear si no se sien­te có­mo­do con­si­go mis­mo. “No soy una ce­le­bri­dad. So­lo soy una per­so­na que tra­ba­ja en la mo­da”, di­ce.

En una in­dus­tria co­no­ci­da por sus di­vos, sus ce­los y sus pre­ten­sio­nes, ese sí es un verdadero ac­to re­vo­lu­cio­na­rio.

¿QUIEN HU­BIE­RA PEN­SA­DO QUE ES­TE ROMANO DE CA­BE­LLO LAR­GO Y BAR­BA DES­GRE­ÑA­DA SE­RÍA EL HOM­BRE PRO­VI­DEN­CIAL DE GUC­CI? NA­DIE. NA­DIE HU­BIE­RA VA­TI­CI­NA­DO TAM­PO­CO QUE EN UN ABRIR Y CE­RRAR DE OJOS PON­DRÍA FIN A LA CAÍDA DE LAS VEN­TAS DE LOS ÚL­TI­MOS AÑOS NI –SO­BRE TO­DO– QUE SE­RÍA EL PRO­MO­TOR DE UNA TO­TAL RE­VO­LU­CIÓN ES­TÉ­TI­CA, QUE SU­PRI­MI­RÍA DE UN PLU­MA­ZO A LAS AMA­ZO­NAS GLA­MO­RO­SAS DE GIAN­NI­NI, RE­EM­PLA­ZÁN­DO­LAS POR SUS CHI­CAS HIP­PIE-BOHE­MIAS.

Ales­san­dro Mi­che­le sa­lu­da lue­go del des­fi­le Oto­ño/ In­vierno 2016.

De­ta­lles de la co­lec­ción Oto­ño-In­vierno 2016-2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.