Alexandre Vaut­hier

/to­do oí­dos/

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO, DES­DE PA­RÍS FO­TOS GEN­TI­LE­ZA ALEXANDRE VAUT­HIER/SWA­ROVS­KI

¿Qué tie­nen sus crea­cio­nes que son tan irre­sis­ti­bles pa­ra las es­tre­llas? ¿Por qué per­so­na­li­da­des tan di­fe­ren­tes co­mo Mo­ni­ca Be­lluc­ci, Ca­ra De­le­vin­gne o Rihan­na las eli­gen cuan­do de­ben re­co­rrer la al­fom­bra ro­ja ante una hor­da de cá­ma­ras? Qui­zás, co­mo él mis­mo lo di­ce, por­que sa­be es­cu­char sus de­seos.

na­ció en 1971 en Agen, un pue­bli­to del sudoeste de Fran­cia. La mo­da lle­gó a él cuan­do era muy pe­que­ño –sue­le bro­mear afir­man­do que na­ció “con una re­vis­ta Vo­gue en­tre las ma­nos”–, pe­ro de­bió hacer un breve pa­so por la Fa­cul­tad de De­re­cho an­tes de con­ven­cer a su pa­dre, ex­fut­bo­lis­ta, de que le per­mi­tie­ra es­tu­diar lo que real­men­te le in­tere­sa­ba: di­se­ño. Ya gra­dua­do de la pres­ti­gio­sa Es­cue­la Su­pe­rior de Ar­tes y Téc­ni­cas de la Mo­da de Bor­deaux, Vaut­hier via­jó a Pa­rís a prin­ci­pios de los 90 y de­bu­tó en su ca­rre­ra jun­to a Thierry Mu­gler an­tes de pa­sar a la mai­son Jea­nPaul Gaul­tier. En 2009 pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción de alta cos­tu­ra. Su es­ti­lo gla­mo­ro­so y so­fis­ti­ca­do se con­vir­tió en un fa­vo­ri­to de ac­tri­ces, can­tan­tes e it girls. Tras cin­co años co­mo miem­bro in­vi­ta­do, en 2014 la Cá­ma­ra Sin­di­cal de la Alta Cos­tu­ra Fran­ce­sa le otor­gó el sta­tus de miem­bro per­ma­nen­te. Des­de en­ton­ces no so­lo las es­tre­llas, sino tam­bién clien­tas de to­do el mun­do, han en­tra­do en una ver­da­de­ra vaut­hier­ma­nía. ¿Có­mo des­cri­bi­ría a la clien­ta de Vaut­hier? “Una mu­jer in­de­pen­dien­te, con mu­cho ‘allu­re’”, nos di­ce. Y de­be­ría agre­gar, muy, muy ri­ca. Por­que al­gu­nas de sus in­trin­ca­das crea­cio­nes pue­den cos­tar pe­que­ñas for­tu­nas.

Cuan­do se goo­glea su nom­bre es im­pre­sio­nan­te las ve­ces que apa­re­ce en even­tos de al­fom­bra ro­ja. ¿Qué es lo que las es­tre­llas bus­can –y en­cuen­tran– en sus crea­cio­nes? Per­so­nal­men­te, me ha­go a me­nu­do es­ta pre­gun­ta, pe­ro no ten­go res­pues­ta. Qui­zás ha­bría que ha­cér­se­la a ellas. Pe­ro pue­de de­cir­se que ten­go mu­cha suer­te.

Mu­chas de sus ‘em­ba­ja­do­ras’, co­mo Va­nes­sa Pa­ra­dis, Ca­ra De­le­vin­gne, Rihan­na, Taylor Swift, Char­li­ze The­ron o Ca­ri­ne Roit­feld, vuel­ven a us­ted una y otra vez, son fie­les a Vaut­hier. La fi­de­li­dad, co­mo la amis­tad, son va­lo­res que se asien­tan so­bre el tiem­po y la ex­pe­rien­cia. Es­tas mu­je­res que us­ted men­cio­na me si­guen des­de mis co­mien­zos, me sos­tie­nen. Por ejem­plo, tras mi pri­mer des­fi­le, Ca­ri­ne Roit­feld fue la pri­me­ra en dar­me su apo­yo. Eso no se ol­vi­da. Con to­das ellas he­mos vi­vi­do ex­pe­rien­cias muy be­llas y siem­pre es un pla­cer y un ho­nor pa­ra mí po­der com­par­tir la ad­mi­ra­ción y el res­pe­to que me ins­pi­ran. To­das son mu­je­res que sa­ben lo que quie­ren y, des­de el pun­to de vista crea­ti­vo, eso es

“SÍ, SIEM­PRE ES­TOY TRA­BA­JAN­DO, SIEM­PRE TEN­GO LOS OJOS ABIER­TOS, LAS ORE­JAS PA­RA­DAS, MI ES­PÍ­RI­TU SIEM­PRE ES­TÁ CON­CEN­TRA­DO EN UNA CO­LEC­CIÓN O EN UNA CREA­CIÓN POR VE­NIR. SOY HI­PER­AC­TI­VO”.

en­ri­que­ce­dor. Po­dría de­cir que son her­mo­sas fuen­tes de ins­pi­ra­ción.

Se­gún us­ted, ¿qué de­be po­ner­se una mu­jer en la no­che? La ro­pa es una ma­ne­ra de ex­pre­sar­se sin ha­blar. Una mu­jer de­be lle­var ro­pa que la ha­ga sen­tir­se bien, que trans­mi­ta su emo­ción. Yo no le di­go a na­die lo que se de­be po­ner, no me in­mis­cu­yo en su in­ti­mi­dad. En cam­bio, es­cu­cho sus de­seos y sus ne­ce­si­da­des y apor­to mi res­pues­ta. La ro­pa de­be es­tar siem­pre al ser­vi­cio de sus ex­pec­ta­ti­vas y de su per­so­na­li­dad. Di­cho es­to, un es­mo­quin de ex­ce­len­te cor­te ¡siem­pre, siem­pre es­tá bien!

Su in­te­rés por la mo­da co­men­zó en su in­fan­cia, es­cu­chan­do a su ma­dre y su her­ma­na ha­blar de ro­pa, ¿qué emo­cio­nes le des­per­ta­ban esas con­ver­sa­cio­nes? Mu­cha cu­rio­si­dad y una gran fas­ci­na­ción por un mun­do que, a pri­me­ra vista, pa­re­cía ex­clu­si­va­men­te fe­me­nino. Era co­mo un uni­ver­so pa­ra­le­lo que que­ría ver con mis pro­pios ojos, com­pren­der­lo, ex­plo­rar­lo, y es­to des­per­tó mi cu­rio­si­dad y desató mi ima­gi­na­ción. Po­día que­dar­me blo­quea­do du­ran­te una ho­ra so­bre una foto de Vo­gue o de Har­per’s Ba­zaar ima­gi­nan­do el res­to de una co­lec­ción.

Us­ted lle­gó a Pa­rís en 1992, te­nía 21 años, y se di­ri­gió di­rec­ta­men­te a la mai­son de Thierry Mu­gler. ¿Qué re­cuer­dos guar­da de su lle­ga­da a la ca­pi­tal de la mo­da? En­ton­ces te­nía tres ído­los: La­ger­feld, Mu­gler y Gaul­tier, y pu­de tra­ba­jar con dos de ellos. Era una épo­ca en que to­do era po­si­ble, la mo­da era muy crea­ti­va, la gen­te tam­bién, la ciu­dad vi­bra­ba con una ener­gía lo­ca que in­ci­ta­ba a creer en tus sue­ños. Rá­pi­da­men­te me en­con­tré ab­sor­to en es­te cli­ma y no me hi­ce pre­gun­tas, vi­ví to­do a fon­do. Ha­bía mu­cho tra­ba­jo pa­ra mí, mu­chos desafíos y mu­cho pa­ra apren­der. To­do eso fue ines­ti­ma­ble en mi ca­rre­ra.

“Hi­jo es­pi­ri­tual de Mu­gler y Gaul­tier”, ¿se iden­ti­fi­ca con eso? Thierry Mu­gler y Jean-Paul Gaul­tier re­pre­sen­tan fi­gu­ras pa­ter­nas en el sen­ti­do de que me per­mi­tie­ron com­pren­der mu­chos as­pec­tos de es­ta pro­fe­sión. Am­bos fue­ron ex­ce­len­tes pro­fe­so­res, y co­mo crea­do­res su apro­xi­ma­ción al prêt-à-por­ter en los 80 fue ra­di­cal­men­te nue­va, mo­der­na, téc­ni­ca­men­te dis­tin­ta. Sus ta­lle­res eran co­mo la­bo­ra­to­rios. Mu­gler me en­se­ñó la pre­ci­sión, per­se­ve­ran­cia y el ca­mino pa­ra cons­truir un uni­ver­so crea­ti­vo cohe­ren­te. Con Gaul­tier, don­de fui di­rec­tor de di­se­ño pa­ra alta

“UNA MU­JER DE­BE LLE­VAR RO­PA QUE LE HA­GA SEN­TIR­SE BIEN, QUE TRANS­MI­TA SU EMO­CIÓN. YO NO LE DI­GO A NA­DIE LO QUE SE DE­BE PO­NER, NO ME IN­MIS­CU­YO EN SU IN­TI­MI­DAD. EN CAM­BIO, ES­CU­CHO SUS DE­SEOS Y SUS NE­CE­SI­DA­DES, Y APOR­TO MI RES­PUES­TA”.

cos­tu­ra, apren­dí a manejar la pre­sión que su­po­ne pre­pa­rar una co­lec­ción. Fue una gran ri­que­za ha­ber tra­ba­ja­do a su la­do. Cuan­do de­jé a uno y al otro (des­pués de cua­tro y ocho años, res­pec­ti­va­men­te) fue co­mo cuan­do uno se se­pa­ra de los pa­dres pa­ra vi­vir so­lo. Sim­ple­men­te es parte del pro­ce­so de ma­du­ra­ción.

Cuan­do se fue de Gaul­tier ¿sa­bía qué ha­ría? La idea de te­ner un día mi pro­pia ca­sa siem­pre es­tu­vo en mí, pe­ro al prin­ci­pio no te­nía nin­gu­na cer­te­za ni plan. Lo que sí es se­gu­ro es que desea­ba nue­vos desafíos, nue­vos ob­je­ti­vos y mo­ti­va­cio­nes, por­que es así co­mo fun­ciono. Eso es lo que me dio el ím­pe­tu ne­ce­sa­rio pa­ra ha­cer­me un re­to: hacer una co­lec­ción, sa­car­la a des­fi­le, ver si fun­cio­na. ¿Qué no? Pues adiós. No quie­ro ser fa­mo­so, no me in­tere­sa la ce­le­bri­dad, so­lo quie­ro ser fe­liz con lo que ha­go.

Hoy, co­mo us­ted bien lo di­jo, hay to­do por to­das par­tes. ¿Có­mo ha­ce un mo­dis­to pa­ra dis­tin­guir­se de los otros? Di­fe­ren­ciar­se por di­fe­ren­ciar­se no es su­fi­cien­te. Pa­ra des­ta­car­se hay que man­te­ner­se fiel a sí mis­mo, fiel a su iden­ti­dad y a lo que se es, sin hacer com­pro­mi­sos, lo que no es siem­pre evi­den­te. Pa­ra mí, man­te­ner mi pro­pia in­te­gri­dad es una de las me­jo­res ma­ne­ras de ser úni­co.

¿Us­ted es­tá crean­do to­do el tiem­po? La crea­ción im­pli­ca tam­bién una fa­se de bús­que­da y de ob­ser­va­ción. Sí, siem­pre es­toy tra­ba­jan­do, siem­pre ten­go los ojos abier­tos, las ore­jas pa­ra­das, mi es­pí­ri­tu siem­pre es­tá con­cen­tra­do en una co­lec­ción o en una crea­ción por ve­nir. Soy hi­per­ac­ti­vo, no pue­do po­ner freno a mi ener­gía, es lo que me ha­ce avan­zar. Siem­pre ten­go co­sas dan­do vuel­tas en la ca­be­za y me gus­ta po­ner­me en di­fi­cul­ta­des, acep­tar re­tos, ir ha­cia nue­vos te­rri­to­rios.

¿Tie­ne pen­sa­do agran­dar sus co­lec­cio­nes prêt-à-por­ter? Es lo que ha­ce­mos tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da des­de el lan­za­mien­to de nues­tra pri­me­ra co­lec­ción PAP. Pues­to que se ven­de bien, las tien­das de­man­dan más, pe­ro lo man­te­ne­mos ex­pre­sa­men­te pe­que­ño pues no pue­do pre­sen­tar cua­tro co­lec­cio­nes com­ple­tas al año. Ya ten­go su­fi­cien­te.

Ha tra­ba­ja­do en pro­yec­tos muy va­ria­dos –jo­yas pa­ra Me­lle­rio, di­se­ño in­dus­trial pa­ra Ford Mus­tang, per­fu­mes–, mar­cas a prio­ri le­ja­nas de su uni­ver­so. ¿De cuál crea­ción se sien­te más or­gu­llo­so? De to­das. Me atrae la crea­ción en ge­ne­ral, desa­rro­llar un con­cep­to es un ejer­ci­cio apa­sio­nan­te. Es mi ma­ne­ra de ex­pre­sar­me y de apli­car mi ADN so­bre te­mas y pro­duc­tos muy va­ria­dos. Y es jus­ta­men­te esa di­fe­ren­cia y esa di­ver­si­dad de las que me sien­to or­gu­llo­so. To­dos son pro­yec­tos que am­plían mis ho­ri­zon­tes y ali­men­tan mi crea­ti­vi­dad. Ha­ce unos años reali­cé un pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra pa­ra un es­tu­dio de abo­ga­dos. Fue gran­dio­so y ex­ci­tan­te, y un po­co ate­rra­dor, pe­ro es­toy muy con­ten­to del re­sul­ta­do.

Jus­ta­men­te, su car­te­ra U7, apa­ren­te­men­te tan clásica, es un ejem­plo de téc­ni­ca y di­se­ño. Es una car­te­ra pen­sa­da pa­ra atra­ve­sar el tiem­po, de allí su di­se­ño so­brio e in­tem­po­ral, pe­ro es el fru­to de un lar­go tra­ba­jo. Me fas­ci­nan la me­cá­ni­ca y la re­lo­je­ría, y tra­ba­jé con esas ideas en men­te. La car­te­ra tie­ne un me­ca­nis­mo que le per­mi­te po­ner­se to­tal­men­te pla­na, sus líneas son ne­tas y sus de­ta­lles es­tán tra­ba­ja­dos en el es­pí­ri­tu de pre­ci­sión de la alta jo­ye­ría. Es­to ha­ce de la U7 un verdadero ov­ni y un ob­je­to osa­do.

¿Qué es lo más ex­ci­tan­te de es­te pe­río­do pa­ra us­ted? ¡To­dos mis pro­yec­tos en cur­so!

Iz­quier­da y de­re­cha: imá­ge­nes del backs­ta­ge de su co­lec­ción de Alta Cos­tu­ra Pri­ma­ve­ra­Ve­rano 2016.

El di­se­ña­dor en un re­tra­to del fo­tó­gra­fo Jean Bap­tis­te Mon­dino.

Mo­de­los de su co­lec­ción Oto­ñoIn­vierno 2016.

Su co­la­bo­ra­ción con Ni­ke y la Fe­de­ra­ción Fran­ce­sa de Fút­bol (2012).

Co­lec­ción de jo­yas de Vaut­hier pa­ra Me­lle­rio (2015).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.