AR­TE Y MO­DA

/la ins­pi­ra­ción no tie­ne due­ño/

La Tercera - Mujer de Lujo - - EDITORIAL -

de­cir que la mo­da es una for­ma de ex­pre­sión co­mo la es­cul­tu­ra o la pin­tu­ra siem­pre re­sul­ta al­go po­lé­mi­co. Des­pués de una mue­ca de des­apro­ba­ción sue­len lle­gar siem­pre al mis­mo ar­gu­men­to: que pue­de ser una ma­ne­ra de ex­pre­sar­se pe­ro que ja­más lle­ga­rá a la al­tu­ra del ar­te. Sin em­bar­go, la his­to­ria de la mo­da es­tá lle­na de in­ter­sec­cio­nes con el mun­do ar­tís­ti­co. Un so­lo ejem­plo: cuan­do Na­po­león III le en­car­gó a Geor­ges-Eu­gè­ne Hauss­mann la re­mo­de­la­ción to­tal de Pa­rís, la in­fluen­cia que es­ta trans­for­ma­ción tu­vo en las cos­tum­bres de los pa­ri­si­nos, en el ar­te y en la mo­da fue la con­se­cuen­cia más ines­pe­ra­da de su ges­tión. Una vez que la ca­pi­tal fran­ce­sa que­dó con­ver­ti­da en lo que es hoy, sus ha­bi­tan­tes se vol­ca­ron a pa­sear por sus ve­re­das y ca­fés, re­co­rrer sus par­ques y ad­mi­rar sus es­pa­cios. Ver y ser vis­to se con­vir­tió en una ac­ti­vi­dad so­cial irre­nun­cia­ble. Y ves­tir­se pa­ra la oca­sión, tam­bién. En 2013 el Mu­seo de Or­say mon­tó la ex­po­si­ción Im­pre­sio­nis­mo y Mo­da, que da­ba cuen­ta de es­te pro­ce­so. La co­mi­sa­ria de la mues­tra ex­pli­có en­ton­ces que un par de años an­tes se ha­bía da­do cuen­ta de que en la pin­tu­ra im­pre­sio­nis­ta ha­bía mu­cha mo­da y que los his­to­ria­do­res de ar­te ha­bían ig­no­ra­do com­ple­ta­men­te es­ta pe­cu­lia­ri­dad. Gra­cias a esas obras hoy sa­be­mos có­mo se ves­tían los hombres y mu­je­res en la épo­ca en que la mo­da co­men­zó a ser muy im­por­tan­te en Fran­cia... y en el mun­do.

Otro ejem­plo: el que abor­da­mos en es­ta Edi­ción Li­mi­ta­da. Yves Saint Lau­rent ha­ce cin­co dé­ca­das de­ci­dió lle­var la pin­tu­ra de Piet Mon­drian a sus ves­ti­dos. El re­sul­ta­do fue una sor­pre­sa y un éxi­to tam­bién. Co­lo­res bá­si­cos de­li­mi­ta­dos por lí­neas ne­gras y es­pa­cios blan­cos. Una in­no­va­ción des­de to­do pun­to de vis­ta con tal po­ten­cia es­té­ti­ca que la idea se si­gue re­pli­can­do has­ta hoy. Po­de­mos de­cir en­ton­ces que el ar­te es una gran in­fluen­cia pa­ra la mo­da. Pe­ro des­pués de leer las pá­gi­nas si­guien­tes se­gu­ra­men­te es­ta­rán de acuer­do en que am­bos mun­dos se re­tro­ali­men­tan. No son com­pe­ten­cia sino com­ple­men­to, y ca­si siem­pre su en­cuen­tro tie­ne un fi­nal fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.