TAM­BIÉN PRINCESAS, REI­NAS Y FIRST LADIES

La Tercera - Mujer de Lujo - - ESTILO -

El pa­so de princesas, rei­nas y first ladies por la al­fom­bra ro­ja tam­bién es ob­je­to de una aten­ción des­co­no­ci­da ha­ce unas dé­ca­das. En el ca­so de las pri­me­ras, de­ben en­car­nar la ima­gen de la co­ro­na, obe­de­cer al pro­to­co­lo y, al mis­mo tiem­po, es­tar a la mo­da. Co­mo ellas, las mu­je­res de pre­si­den­tes de­ben fo­men­tar la in­dus­tria y di­se­ña­do­res lo­ca­les. La es­ti­lo­sa Mi­che­lle Oba­ma los pa­ga de su bol­si­llo, pe­ro Me­re­dith Koop, su es­ti­lis­ta per­so­nal, se en­car­ga de ob­te­ner pa­ra ella in­men­sos des­cuen­tos. La rei­na Le­ti­zia de Es­pa­ña se con­vir­tió por pro­pio mé­ri­to en un au­tén­ti­co ícono de es­ti­lo in­ter­na­cio­nal, pe­ro des­de ma­yo del año pa­sa­do dis­po­ne de una es­ti­lis­ta, Eva Fer­nán­dez, pa­ra ayu­dar­la. En cuan­to a la du­que­sa de Cam­brid­ge, cuen­ta con el ase­so­ra­mien­to de su asis­ten­te per­so­nal, Na­tas­ha Ar­cher, quien úl­ti­ma­men­te la ha es­ti­mu­la­do a ex­pe­ri­men­tar con al­gu­nos looks más so­fis­ti­ca­dos. En to­do ca­so, na­da pue­de ser me­jor pa­ra una mar­ca bri­tá­ni­ca que Cat­he­ri­ne use uno de sus mo­de­los, que se ago­ta­rá en un abrir y ce­rrar de ojos. Ra­nia de Jor­da­nia, ver­da­de­ro ícono de mo­da, ofre­ce una pla­ta­for­ma in­ter­na­cio­nal a di­se­ña­do­res jor­da­nos co­mo Kri­kor Ja­bo­tian, Ba­na Abu­ja­ber o Aen­nis Eu­nis.

–¡oh, ja­más!– apa­rez­ca en las te­mi­bles lis­tas de las peor ves­ti­das.

Una apa­ri­ción exi­to­sa en la al­fom­bra ro­ja, es de­cir cuan­do la ac­triz ob­tie­ne una im­por­tan­te cuo­ta de loas, be­ne­fi­cia­rá a tres per­so­nas. Pa­ra el di­se­ña­dor sig­ni­fi­ca una in­men­sa vi­si­bi­li­dad. Si se tra­ta de uno ya bien es­ta­ble­ci­do, es­ta es siem­pre bien­ve­ni­da, pe­ro pa­ra el que co­mien­za a ha­cer­se ca­mino sig­ni­fi­ca pa­sar de la os­cu­ri­dad a la fa­ma. Elie Saab sa­be al­go de eso: en 2002 era un di­se­ña­dor emer- gen­te en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal cuan­do Ha­lle Berry lle­vó uno de sus ves­ti­dos al re­ci­bir su his­tó­ri­co Os­car (el pri­me­ro a una ac­triz de raí­ces afro por un rol pro­ta­gó­ni­co). A par­tir de en­ton­ces su ce­le­bri­dad que­dó ase­gu­ra­da. Ese tam­bién fue el tic­ket al re­co­no­ci­mien­to pa­ra Ve­ra Wang, Nar­ci­so Ro­dri­guez y Mo­ni­que Lhui­llier, en­tre mu­chos otros.

Pa­ra una ac­triz el im­pac­to pue­de ser de­ci­si­vo. Por ejem­plo, si quien es­tá en­ca­si­lla­da en ro­les de mal­va­da y ha­ce una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.