EN­TRE­VIS­TA / So­fía Sán­chez de Be­tak

Hay per­so­nas que cum­plen to­dos sus sue­ños. So­fía Sán­chez de Be­tak pa­re­ce ser una de ellas. De es­tu­dian­te en Bue­nos Ai­res a ‘it girl’ en Nue­va York y París, hoy la mar­ca Ro­ger Vi­vier la eli­gió co­mo ima­gen y en su ho­nor bau­ti­zó ‘Tan­go’ la car­te­ra estrella d

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO FO­TOS ©RO­GER VI­VIER

su nom­bre com­ple­to es So­fía Sán­chez de Be­rre­ne­chea de Be­tak, pe­ro sus ami­gos y fa­mi­lia­res la lla­man ‘Chufy’. Una sim­pá­ti­ca sín­te­sis que en­car­na per­fec­ta­men­te al per­so­na­je: pa­ra ella, sen­ci­llez an­te to­do. Al­ta, del­ga­dí­si­ma, ele­gan­te, pro­fe­sio­nal dis­cre­ta y efi­caz, via­je­ra cu­rio­sa y au­daz, per­te­ne­ce a la nue­va ge­ne­ra­ción de ‘it girls’, aque­llas que se ven me­nos en fies­tas del bra­zo de pop stars y más de­trás de un es­cri­to­rio o le­van­tán­do­se al al­ba pa­ra tra­ba­jar.

No es ca­sual en­ton­ces que una mar­ca de lu­jo co­mo Ro­ger Vi­vier la ha­ya ele­gi­do co­mo ima­gen de su nue­va co­lec­ción Ur­ban No­ma­dic y bau­ti­za­do ‘Viv Tan­go’ una car­te­ra en ho­nor a sus raí­ces ar­gen­ti­nas.

“So­fia es la mu­jer Vi­vier ideal”, di­ce Bruno Fri­so­ni, di­rec­tor crea­ti­vo de Ro­ger Vi­vier. “Ella es co­mo Inés (de la Fres­san­ge): tie­ne la mis­ma ale­gría de vi­vir y ener­gía, y am­bas com­par­ten la idea de que la vi­da, so­bre to­do, es un jue­go”. Por su par­te, Inés de la Fres­san­ge, em­ba­ja­do­ra de la mar­ca, afir­ma: “So­fía es una pa­ra­do­ja. Es be­lla y a la vez agu­da, hi­per­ac­ti­va y cal­ma, ar­gen­ti­na y cos­mo­po­li­ta, so­fis­ti­ca­da y co­ol. Es por eso que la gen­te la ama: por­que es úni­ca, fas­ci­nan­te e in­tem­po­ral”.

En cuan­to a ella, di­ce no po­der creer “su suer­te” de tra­ba­jar con una ca­sa co­mo es­ta, li­ga­da a al­gu­nos de sus pri­me­ros re­cuer­dos de in­fan­cia: “Mi abue­la, la mu­jer más ele­gan­te que ja­más co­no­cí, te­nía do­ce­nas de pa­res de Vi­vier. Los com­pra­ba en París y los com­bi­na­ba de una ma­ne­ra im­pe­ca­ble”.

Chufy, de 31 años, es miem­bro de una aris­to­crá­ti­ca fa­mi­lia ar­gen­ti­na. Su abue­lo, Nor­ber­to Barrenechea, fue em­ba­ja­dor en Was­hing­ton du­ran­te los años 60. Su ma­dre, Mai­ta, es agen­te de via­jes de lu­jo, y su pa­dre, Car­los, due­ño de un co­to de ca­za cin­co es­tre­llas en la pro­vin­cia de En­tre Ríos. “Na­cí y cre­cí en Bue­nos Ai­res, pe­ro pa­sa­ba ve­ra­nos e in­vier­nos en la Pa­ta­go­nia y los fi­nes de se­ma­na en fa­mi­lia en el campo”. Li­cen­cia­da en di­se­ño gráfico, fue nom­bra­da di­rec­to­ra de ar­te de la agen­cia Lloyd & Co., que la en­vió a Nue­va York don­de se ocu­pó de mar­cas co­mo Es­tée Lau­der y De­rek Lam. Ya in­de­pen­dien­te, tra­ba­jó en nu­me­ro­sos pro­yec­tos, en­tre ellos con Mar­ni, Just Ca­va­lli, Ch­loé, Tif­fany & Co., Jimmy Choo, Nei­man Mar­cus y Swa­rovs­ki, y di­ri­gió cam­pa­ñas pa­ra Bar­neys, Cha­nel, Mas­si­mo Dut­ti, Za­ra y otros. Via­je­ra em­pe­der­ni­da, re­cien­te­men­te ha es­cri­to un li­bro so­bre sus via­jes pa­ra las edi­cio­nes As­sou­li­ne: “Tra­vels with Chufy”. Fi­gu­ra re­cu­rren­te de to­das las edi­cio­nes del Vo­gue, sue­le apa­re­cer en las re­vis­tas de más re­nom­bre co­mo Va­nity Fair, Tatler, Gla­mour y Ho­la. Su lis­ta de con­tac­tos, de más es­tá de­cir, es im­pre­sio­nan­te, y no es de sor-

“EN CUAN­TO AL ES­TI­LO, ME GUS­TA SEN­TIR­ME CÓ­MO­DA Y A GUS­TO. ME VIS­TO SE­GÚN MI ES­TA­DO DE ÁNI­MO, DON­DE ES­TOY, EL TIEM­PO, LO QUE ES­TOY HA­CIEN­DO... ES UNA COM­BI­NA­CIÓN DE FAC­TO­RES QUE TIE­NEN QUE RE­SUL­TAR SIEM­PRE EN LA CO­MO­DI­DAD, LO QUE A SU VEZ SE TRA­DU­CE EN CON­FIAN­ZA”, DI­CE CHUFY.

pren­der que en di­ciem­bre de 2014 su bo­da en Pa­ta­go­nia, con Ale­xan­dre Be­tak

–pro­duc­tor, es­ce­nó­gra­fo y di­se­ña­dor ar­tís­ti­co de los gran­des des­fi­les y even­tos de mar­cas co­mo Dior, Her­mès, Ce­li­ne y Gi­venchy–, fue una oca­sión a la al­tu­ra de los per­so­na­jes, con la no­via en Va­len­tino bai­lan­do cum­bia y tan­go y los in­vi­ta­dos ve­ni­dos de to­do el mun­do en dress co­de gau­cho.

Na­ci­da y cria­da en Bue­nos Ai­res, ¿so­ñas­te al­gu­na vez que un día es­ta­rías co­la­bo­ran­do con una mar­ca ul­tra­fran­ce­sa co­mo Ro­ger Vi­vier? Cuan­do lo pien­sas bien, es muy lo­co... Cre­cí vien­do es­tos ex­qui­si­tos za­pa­tos en los pies de mi abue­la, y ¡aho­ra Vi­vier me pi­de ser par­te de la his­to­ria de la mar­ca! Yo, So­fía, de Ar­gen­ti­na, que siem­pre so­ñó con vi­vir en París y vi­vir una his­to­ria de amor pa­ri­sino! ¡Se me hi­zo!

¿Co­mo co­men­zó tu co­la­bo­ra­ción con la mar­ca? Cuan­do me pro­pu­sie­ron ser ima­gen de la co­lec­ción fue una sor­pre­sa to­tal. Pe­ro a me­di­da que ha­blá­ba­mos con Bruno Fri­so­ni so­bre el con­cep­to, iba ad­qui­rien­do más y más sen­ti­do. Yo soy una ver­da­de­ra ‘nó­ma­da ur­ba­na’, co­mo el nom­bre de la co­lec­ción. Si no es­toy de via­je por paí­ses exó­ti­cos, es­toy sal­tan­do de ca­pi­tal a ca­pi­tal ca­da dos se­ma­nas. Pa­ra mí Nue­va York, París y Bue­nos Ai­res son mi ca­sa.

Una de las car­te­ras de la nue­va co­lec­ción de Vi­vier se lla­ma ‘Tan­go’ en tu ho­nor, pe­ro di­cen que tu mú­si­ca fa­vo­ri­ta es la cum­bia. Es ver­dad, la cum­bia me en­cien­de, pe­ro la ver­dad es que me en­can­ta to­da la mú­si­ca la­ti­na, sal­sa, me­ren­gue, reg­gae­ton, me gus­ta lo que me ha­ga mo­ver sen­sual­men­te. Pe­ro tam­bién soy una fa­ná­ti­ca del tan­go, Alex apren­dió a bai­lar­lo pa­ra nues­tro ca­sa­mien­to. ¡Es­toy su­per­emo­cio­na­da con la car­te­ra Tan­go! Es un ho­nor que una em­ble­má­ti­ca mar­ca fran­ce­sa lan­ce una car­te­ra ins­pi­ra­da en Ar­gen­ti­na por mí.

Inés de la Fres­san­ge ha si­do em­ba­ja­do­ra de la mar­ca du­ran­te mu­cho tiem­po, ¿qué es lo que am­bas tie­nen en co­mún? Nos co­no­ci­mos a tra­vés de mi ma­ri­do; ella siem­pre me des­lum­bró por su en­can­to y sen­ti­do del hu­mor. Es una per­so­na muy de­ci­di­da y di­ver­ti­da y por su­pues­to be­llí­si­ma y ele­gan­te. Co­nec­ta­mos en­se­gui­da cuan­do nos co­no­ci­mos, creo que es de­bi­do a nues­tros orí­ge­nes ar­gen­ti­nos; su ma­má es de allí y veo mu­cho de mi pro­pia per­so­na­li­dad y es­ti­lo en ella. Ella es un gran ícono pa­ri­sino y tie­ne san­gre la­ti­na.

Bruno Fri­so­ni di­ce que tú no tomas la mo­da se­ria­men­te y a la vez tie­nes un sor­pren­den­te sen­ti­do de la mo­da. ¿Qué crees que quie­re de­cir con eso? Creo que se re­fie­re a que la mo­da no ri­ge mis elec­cio­nes dia­rias, ni las pro­fe­sio­na­les. Tra­ba­jo en mo­da ca­si de ca­sua­li­dad, no bus­ca­ba un tra­ba­jo en el me­dio, sino que su­ce­dió so­lo. No soy una fa­ná­ti­ca de la ro­pa, me gus­ta, la apre­cio, me atrae, pe­ro no me en­can­di­la.

Tu nom­bre ha fi­gu­ra­do va­rias ve­ces en­tre las mu­je­res me­jor ves­ti­das, ¿cuá­les son tus ‘re­glas per­so­na­les’ cuan­do eli­ges tu ro­pa y ac­ce­so­rios? Co­mo via­jo tan­to, no me gus­ta lle­var de­ma­sia­da ro­pa con­mi­go, así que siem­pre ter­mino ro­tan­do los ac­ce­so­rios pa­ra ob­te­ner looks di­fe­ren­tes y

per­so­na­les. Es­ta tem­po­ra­da voy a usar las boo­ties Po­dium Gui­pu­re, que fun­cio­nan bien con jeans y ves­ti­dos, y la car­te­ra Viv’ Gar­den Co­lla­ge, per­fec­ta pa­ra via­jar.

Men­cio­nas­te en una oca­sión que las pa­ri­si­nas nun­ca se ex­ce­den. ¿Cuá­les son los faux pas que se­gún tú no de­ben co­me­ter­se en mo­da? Creo que no soy quién pa­ra dar cá­te­dra de qué ha­cer y qué no ha­cer... edu­ca­ción y res­pe­to an­te to­do, el res­to es elec­ción de ca­da uno.

Des­de ya ha­ce un tiem­po car­gas con­ti­go la eti­que­ta de ‘it girl’, ¿te mo­les­ta o lo tomas con hu­mor? De he­cho, ¿te ayu­dó en tu ca­rre­ra? Sé quien soy, lo que ha­go y lo que me apa­sio­na. Soy muy tra­ba­ja­do­ra, lle­na de ideas y pro­yec­tos, por lo que sien­to que el tér­mino ‘it girl’ no me re­pre­sen­ta mu­cho. Pe­ro he des­cu­bier­to que abre mu­chas puer­tas y acor­ta al­gu­nos ca­mi­nos. De­pen­de de mí no ser un fe­nó­meno de una so­la tem­po­ra­da.

¿Cuál es, en­tre los di­fe­ren­tes tra­ba­jos que ha­ces –di­rec­to­ra de ar­te, con­sul­to­ra, di­se­ña­do­ra, es­cri­to­ra de via­jes, ima­gen de mar­ca– el que dis­fru­tas más? Mi ma­dre siem­pre me ani­mó a via­jar y ex­plo­rar el mun­do. Ella nos ayu­dó a vi­vir in­nu­me­ra­bles ex­pe­rien­cias, no so­lo via­jar, sino tam­bién a apren­der dis­ci­pli­nas y ofi­cios di­fe­ren­tes. Apren­di­mos de piano a ba­llet, de co­ci­na a mon­tar a ca­ba­llo; se ase­gu­ró que apren­dié­ra­mos tan­tas co­sas co­mo fue­ra po­si­ble du­ran­te nues­tra in­fan­cia, pa­ra que fi­nal­men­te, cuan­do lle­ga­ra el mo­men­to, pu­dié­ra­mos ele­gir lo que que­ría­mos ha­cer. El pro­ble­ma es que aho­ra ¡quie­ro ha­cer­lo to­do!: di­se­ño gráfico, di­rec­ción de ar­te, es­cri­bir, to­mar fo­tos, ha­cer pe­lí­cu­las, mo­de­lar. Es­toy pre­pa­ran­do una lí­nea de ro­pa y ac­ce­so­rios made in Ar­gen­ti­na que lan­za­re­mos en Nue­va York es­te ve­rano… y ¡la lis­ta con­ti­núa!

En tu li­bro, “Tra­vels with Chufy”, mues­tras tus lu­ga­res fa­vo­ri­tos en el mun­do, to­dos ellos sim­ples y so­fis­ti­ca­dos al mis­mo tiem­po. ¿Esas dos pa­la­bras te des­cri­ben tam­bién a ti mis­ma? Sí. El li­bro es so­bre mis via­jes y mi fi­lo­so­fía de via­je. Me en­can­ta des­cu­brir los des­ti­nos fue­ra de los ca­mi­nos tri­lla­dos. En cuan­to al es­ti­lo me gus­ta sen­tir­me có­mo­da y a gus­to. Me vis­to se­gún mi es­ta­do de áni­mo, don­de es­toy, el tiem­po, lo que es­toy ha­cien­do…, es una com­bi­na­ción de fac­to­res que tie­nen que re­sul­tar siem­pre en la co­mo­di­dad, lo que a su vez se tra­du­ce en con­fian­za.

¿Has es­ta­do en Chi­le? ¡Sí, por su­pues­to!, ¡ve­ci­nos! amo el sur chi­leno, Chi­loé, Puer­to Na­ta­les, Pun­ta Are­nas... has­ta subí a la ci­ma de Torres del Pai­ne, uno de los trek­kings más du­ros que he he­cho con mi ma­ri­do, pa­ra nues­tro pri­mer aniver­sa­rio de ca­sa­dos. Tam­bién fui a la An­tár­ti­da vía Chi­le, des­pe­ga­mos de Pun­ta Are­nas y tu­vi­mos el via­je más in­creí­ble de nues­tras vi­das.

¿Cuál es pa­ra ti el col­mo del lu­jo? La na­tu­ra­le­za en su má­xi­ma ex­pre­sión.

“¡ES­TOY SU­PER­EMO­CIO­NA­DA DE LA CAR­TE­RA TAN­GO! ES UN HO­NOR QUE UNA EM­BLE­MÁ­TI­CA MAR­CA FRAN­CE­SA LAN­CE UNA CAR­TE­RA INS­PI­RA­DA EN AR­GEN­TI­NA POR MÍ”.

Con san­da­lias Ro­se ‘n Rol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.