HALS­TON,

EL IN­VEN­TOR DE LA AME­RI­CAN FAS­HION

La Tercera - Mujer de Lujo - - HISTORIA - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO

An­tes de Cal­vin Klein y Ralph Lau­ren y mu­cho an­tes de Marc Ja­cobs, Mi­chael Kors y Tom Ford, un mo­dis­to en­car­na­ba la mo­da ame­ri­ca­na: Hals­ton. Fue él quien re­de­fi­nió el di­se­ño de ves­tua­rio de su país en los años 70, po­nien­do por pri­me­ra vez a Amé­ri­ca a la al­tu­ra de París o Mi­lán. Una ex­po­si­ción en el Nas­sau County Mu­seum of Art mues­tra la his­to­ria de sus inol­vi­da­bles crea­cio­nes.

su ca­rre­ra y su vi­da no ter­mi­na­ron co­mo ca­bía es­pe­rar. La pri­me­ra, en me­dio de in­ter­mi­na­bles con­flic­tos con los su­ce­si­vos pro­pie­ta­rios de su nom­bre; la se­gun­da, abrup­ta­men­te, en 1990, con­se­cuen­cia de com­pli­ca­cio­nes li­ga­das al si­da. Pe­ro hoy, ca­si trein­ta años des­pués de su des­apa­ri­ción, el look in­tem­po­ral de sus crea­cio­nes es apre­cia­do en to­da su di­men­sión co­mo lo era en los años 70, cuan­do Roy Hals­ton Fro­wick –co­no­ci­do co­mo Hals­ton– era el in­dis­cu­ti­ble rey de la mo­da ame­ri­ca­na.

Sen­ci­llo, so­fis­ti­ca­do y mi­ni­ma­lis­ta

Co­mo sue­le ocu­rrir con mu­chos otros di­se­ña­do­res, su pa­sión por la mo­da co­men- zó en su ni­ñez, en Des Moi­nes, vien­do tra­ba­jar a su ma­dre cos­tu­re­ra y crean­do ro­pa y som­bre­ros pa­ra ella y su her­ma­na. Al fi­na­li­zar sus es­tu­dios de ar­te en Chica­go, en 1953 abrió allí su ta­ller de som­bre­ros, pe­ro cua­tro años más tar­de se ins­ta­ló en Nue­va York pa­ra tra­ba­jar co­mo asis­ten­te de Lilly Da­ché, una cé­le­bre som­bre­re­ra, y lue­go co­mo je­fe de la sec­ción som­bre­ros de Berg­dorf Good­man. Rá­pi­da­men­te, ce­le­bri­da­des co­mo Kim No­vak y De­bo­rah Kerr co­men­za­ron a usar sus crea­cio­nes, pe­ro su gol­pe de suer­te se lo dio Jac­kie Ken­nedy, pa­ra quien di­se­ñó el cé­le­bre pill­box, que la nue­va y muy chic pri­me­ra da­ma usó en la ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de la pre-

HALS­TON LI­BE­RÓ LA SI­LUE­TA DE ELE­MEN­TOS IN­NE­CE­SA­RIOS. “MOÑOS QUE NO ATAN, BO­TO­NES QUE NO ABOTONAN, CIE­RRES RELÁMPAGOS QUE NO CIE­RRAN, VES­TI­DOS CRU­ZA­DOS QUE NO EN­VUEL­VEN. SIEM­PRE DETESTÉ LAS CO­SAS QUE NO FUN­CIO­NAN”, DI­JO AL VO­GUE AME­RI­CANO.

si­den­cia de su ma­ri­do, en 1961. Cuan­do po­co des­pués lan­zó su pri­me­ra lí­nea de al­ta cos­tu­ra, el se­ma­na­rio News­week lo ca­ta­pul­tó co­mo “el pri­mer di­se­ña­dor de mo­da de Amé­ri­ca”.

En 1968 abría su pri­me­ra tien­da en Ma­di­son Ave­nue y al año si­guien­te, su pri­me­ra lí­nea read-to-wear, Hals­ton Li­mi­ted.

Los di­se­ños de Hals­ton eran por lo ge­ne­ral sen­ci­llos y mi­ni­ma­lis­tas, pe­ro al mis­mo tiem­po so­fis­ti­ca­dos, gla­mo­ro­sos y con­for­ta­bles. Ama­ba las ma­te­rias sua­ves y lu­jo­sas co­mo la se­da, el chif­fon y el cash­me­re, y el cor­te en bies, que se­gún él per­mi­tía mos­trar el cuer­po fe­me­nino de ma­ne­ra más su­til. Asi­mis­mo, li­be­ró la si­lue­ta de ele­men­tos in­ne­ce­sa­rios. “Moños que no atan, bo­to­nes que no abotonan, cie­rres relámpagos que no cie­rran, ves­ti­dos cru­za­dos que no en­vuel­ven. Siem­pre detesté las co­sas que no fun­cio­nan”, di­jo al Vo­gue ame­ri­cano. Hals­ton era tam­bién un in­con­di­cio­nal del pan­ta­lón, que se­gún él ha­bía lle­ga­do al ves­tua­rio fe­me­nino pa­ra no ir­se más.

Así co­mo sus con­tem­po­rá­neos Yves Saint Lau­rent y Dia­ne von Fürs­ten­berg hi­cie­ron fu­ror con el es­mo­quin y el ‘wrap dress’, él mar­có su épo­ca con su ves-

ti­do ca­mi­se­ro ul­tra­sue­de y sus caf­ta­nes. En avan­ce so­bre su épo­ca in­cor­po­ró ele­men­tos de ro­pa de­por­ti­va uni­sex en la mo­da co­ti­dia­na y el uso de ma­te­ria­les nue­vos co­mo ra­yón y da­cron, que te­nía la tex­tu­ra de la se­da, y par­ti­cu­lar­men­te el ul­tra­sue­de, una mi­cro­fi­bra de ori­gen ja­po­nés que pa­re­ce ga­mu­za. Am­bas de fá­cil la­va­do. Pa­ra él, la com­bi­na­ción per­fec­ta era lu­jo y con­fort.

Rá­pi­da­men­te su tien­da se con­vir­tió en el pun­to de reunión de las ce­le­bri­da­des de la épo­ca: la so­cia­li­té Ba­be Pa­ley, An­je­li­ca Hus­ton, Ma­ri­sa Be­ren­son, Lau­ren Ba­call, Margaux He­ming­way y sus ín­ti­mas Liz, Bian­ca y Li­za Min­ne­lli, que re­ci­bió su Os­car en 1972 en un ves­ti­do de Hals­ton, y Betty Ford, la pri­me­ra da­ma.

A lo lar­go de la dé­ca­da ex­pan­de­ría su lí­nea pa­ra in­cluir ro­pa de hom­bres, car­te­ras, lin­ge­rie, ro­pa de ca­ma y equi­pa­je. En 1975, Max Fac­tor lan­za­ba la fra­gan­cia fe­me­ni­na bau­ti­za­da sim­ple­men­te Hals­ton, y dos

años des­pués es­ta ha­bía ge­ne­ra­do 85 mi­llo­nes de dó­la­res en ven­tas, un ré­cord pa­ra la épo­ca. En 1977 el per­so­nal de la lí­nea aé­rea Bra­niff es­tre­na­ba sus uni­for­mes bei­ge de Hals­ton. Tam­bién tu­vo a su car­go los uni­for­mes del equi­po olím­pi­co ame­ri­cano de 1976, los del De­par­ta­men­to de Po­li­cía de Nue­va York y los de la agen­cia de al­qui­ler de au­to­mó­vi­les Avis. Na­da pa­re­cía de­te­ner a Hals­ton.

Apo­geo y caí­da

Sin em­bar­go, sí.

En los años 70 y 80 Hals­ton era una fi­gu­ra om­ni­pre­sen­te de la no­che neo­yor­qui­na y en par­ti­cu­lar de su tem­plo, Stu­dio 54, don­de a me­nu­do era fo­to­gra­fia­do con Li­za Min­ne­lli, Bian­ca Jag­ger y su ami­go Andy War­hol, quien so­lía de­cir que “la me­jor ma­ne­ra de en­trar a Stu­dio 54 es con Hals­ton o en Hals­ton”. Co­mo una estrella, su vi­da era se­gui­da con in­te­rés en to­do el mun­do.

Tam­bién for­ma­ba par­te de su clan Les­ley Fro­wick, su so­bri­na y con­fi­den­te, au­to­ra del li­bro In­ven­ting Ame­ri­can Fas­hion (la in­ven­ción de la mo­da ame­ri­ca­na) y cu­ra­do­ra de la mues­tra (ver re­cua­dro). Co­mo ella mis­ma di­ce, Hals­ton la sen­tó “en la pri­me­ra fi­la” pa­ra po­der ob­ser­var su vi­da des­de una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da. Ella es­ta­ba a su la­do en los even­tos, pe­ro tam­bién en la in­ti­mi­dad de su fa­bu­lo­so apar­ta­men- to de Man­hat­tan y la ca­sa de Mon­tauk. Así co­mo en mo­da es­ta­ba ade­lan­ta­do a su épo­ca, tam­bién lo es­ta­ba su es­tra­te­gia co­mer­cial de lle­var su mo­da a más gen­te, y en 1983 fir­mó una li­cen­cia con las gran­des tien­das J.C. Penney, pa­ra las que creó una lí­nea más eco­nó­mi­ca lla­ma­da Hals­ton III. Pe­ro lo que es hoy una prác­ti­ca ha­bi­tual, pa­ra Hals­ton fue el prin­ci­pio del fin. No so­lo la lí­nea no re­sul­tó exi­to­sa

ASÍ CO­MO EN MO­DA ES­TA­BA ADE­LAN­TA­DO A SU ÉPO­CA, TAM­BIÉN LO ES­TA­BA SU ES­TRA­TE­GIA CO­MER­CIAL DE LLE­VAR SU MO­DA A MÁS GEN­TE, Y EN 1983 FIR­MÓ UNA LI­CEN­CIA CON LAS GRAN­DES TIEN­DAS J.C. PENNEY, PA­RA LAS QUE CREÓ UNA LÍ­NEA MÁS ECO­NÓ­MI­CA LLA­MA­DA HALS­TON III. PE­RO LO QUE ES HOY UNA PRÁC­TI­CA HA­BI­TUAL, PA­RA HALS­TON FUE EL PRIN­CI­PIO DEL FIN.

sino que Berg­dorf Good­man de­jó caer su lí­nea tra­di­cio­nal, Hals­ton Li­mi­ted (que él ya ha­bía ven­di­do al gru­po Nor­ton Si­mon, guar­dan­do la di­rec­ción ar­tís­ti­ca), ape­nas se anun­cia­ron los pla­nes pa­ra Hals­ton III. A par­tir de en­ton­ces la mar­ca co­men­zó a pa­sar de mano en mano por di­fe­ren­tes gru­pos (sie­te en to­tal) y en ca­da cam­bio Hals­ton fue per­dien­do el con­trol que le que­da­ba, has­ta ser com­ple­ta­men­te pres­cin­di­ble. Ya pa­ra 1988, cuan­do re­sul­tó po­si­ti­vo en el test de VIH, pro­ba­ble­men­te ya na­da de eso le im­por­ta­ba. El rey de Nue­va York aban­do­nó la ciu­dad y se ins­ta­ló en San Fran­cis­co, don­de su fa­mi­lia se ocu­pó de él has­ta su muer­te, el 26 de mar­zo de 1990.

“Hals­ton Sty­le”, Nas­sau County Mu­seum of Art, USA, has­ta el 9/7/17

Arri­ba, de iz­quier­da a de­re­cha:

- Tra­je de es­ce­na pa­ra Li­za Min­ne­lli en The Act, 1977. Ilus­tra­ción Joe Eu­la. - Caf­tan con ca­be­zas pin­ta­das, oto­ño 1972. Ilus­tra­ción Step­hen Sprouse.

- Dis­fraz pa­ra bai­le de be­ne­fi­cen­cia 1975. Ilus­tra­ción

Joe Eu­la.

- Ca­mi­se­ro ul­tra­sue­de, pri­ma­ve­ra 1975. Ilus­tra­ción Joe Eu­la.

Aba­jo, de iz­quier­da a de­re­cha:

- Ves­ti­do es­tam­pa­do de Andy War­hol, oto­ño 1975. Ilus­tra­ción Step­hen Sprouse.

- Caf­tan pin­ta­do. Re­sort 1972. Ilus­tra­ción Step­hen Sprouse.

- Ves­ti­do y cha­que­ta, pri­ma­ve­ra 1975. Ilus­tra­ción Joe Eu­la.

Vi­drie­ra de la tien­da de Ma­di­son Ave­nue. Co­lec­ción de ro­pa de ba­ño Sa­va­ge Suit, 1976.

El New York Ti­mes co­men­ta la pri­me­ra co­lec­ción de ro­pa de Hals­ton, 1968.

Aba­jo:

Hals­ton con mo­de­los, ima­gen del do­cu­men­tal Ul­tra­sue­de: in Search of Hals­ton, de Tri­be­ca Films.

Inau­gu­ra­ción de la pre­si­den­cia de John F. Ken­nedy, en enero de 1961. Jac­kie lle­va el som­bre­ro pill­box de Hals­ton.

Iz­quier­da arri­ba: Ves­ti­do ca­mi­se­ro ul­tra­sue­de, 1976.

De­re­cha: Fo­to pro­mo­cio­nal de Bra­niff con el uni­for­me crea­do por Hals­ton.

Iz­quier­da aba­jo: imá­ge­nes de la ex­po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.