Cin­co pre­gun­tas a Les­ley Fro­wick, cu­ra­do­ra de la mues­tra:

La Tercera - Mujer de Lujo - - HISTORIA -

Se di­ce a me­nu­do que Hals­ton abrió el ca­mino a una nue­va ge­ne­ra­ción de di­se­ña­do­res ame­ri­ca­nos. ¿De qué ma­ne­ra cam­bió el pa­no­ra­ma de la mo­da en EE.UU.? Hals­ton so­lía de­cir que “no hay pro­ble­mas, so­lo opor­tu­ni­da­des”. Lue­go de años de via­jar a París es­ta­ba con­ven­ci­do de que él y sus com­pa­trio­tas po­dían pro­du­cir al­ta cos­tu­ra a la par, y par­ti­cu­lar­men­te lue­go de una cé­le­bre pre­sen­ta­ción de la mo­da ame­ri­ca­na en Ver­sai­lles en 1973, don­de la éli­te eu­ro­pea aplau­dió la crea­ción ame­ri­ca­na por pri­me­ra vez. Pe­ro sin du­da fue él quien abrió el ca­mino pues creó un look vi­sio­na­rio y atem­po­ral, de­cons­tru­yó el ves­tua­rio fe­me­nino e in­cor­po­ró pren­das fa­mi­lia­res co­mo la ca­mi­sa o el t-shirt, trans­for­mán­do­los en pren­das se­xis. Y si es­to fue­ra po­co, abrió el co­mer­cio tex­til con Chi­na.

De to­dos los di­se­ña­do­res ame­ri­ca­nos ac­tua­les, ¿cuál cree us­ted que él apre­cia­ría más? Sin­ce­ra­men­te no lo sé, pues la na­tu­ra­le­za de la mo­da ha cam­bia­do enor­me­men­te des­de su épo­ca. Pe­ro creo que, ló­gi­ca­men­te, se­rían sus dos pro­te­gi­dos prin­ci­pa­les, Ralph Ruc­ci por su do­mi­nio de la al­ta cos­tu­ra y Naeem Khan por sus mo­de­los bor­da­dos, su­per­apre­cia­dos por ce­le­bri­da­des y pri­me­ras da­mas.

En 1971 él di­jo al Wo­men’s Wear Daily que “la ma­yo­ría de las mu­je­res a las que vis­to no quie­ren ver­se di­fe­ren­tes, no quie­ren lla­mar la aten­ción…”, ¿cree us­ted que es­ta ac­ti­tud fun­cio­na­ría hoy cuan­do tan­tos di­se­ña­do­res tra­tan de lla­mar la aten­ción con crea­cio­nes pro­vo­ca­ti­vas? Per­so­nal­men­te sos­pe­cho que con esa afir­ma­ción Hals­ton es­ta­ba sien­do fal­sa­men­te mo­des­to, pues­to que sus clien­tas, ya de por sí por su es­ta­tu­ra so­cial, eran en reali­dad muy ‘vis­tas’. Pe­ro es cier­to que en­ton­ces el ob­je­ti­vo era atraer la aten­ción con un look úni­co y per­so­nal que el ves­ti­do sim­ple­men­te con­fir­ma­ba.

Hals­ton le de­jó to­do su ma­te­rial ori­gi­nal pa­ra que us­ted lo usa­ra pa­ra con­tar su ca­rre­ra y su es­ti­lo de vi­da. ¿Cree que te­mía que de no ser así su le­ga­do que­da­ría aso­cia­do pa­ra siem­pre con su com­pli­ca­do fin de ca­rre­ra? Él sa­bía que ha­bía de­ja­do una mar­ca in­de­le­ble en el mun­do de la mo­da, una his­to­ria que de­bía con­tar­se en una ma­ne­ra úni­ca y es­pe­cial. Eso fue ha­ce 27 años y re­cién aho­ra, lue­go de mu­cho tra­ba­jo, por fin pue­do rea­li­zar mi sue­ño de com­par­tir su le­ga­do con el mun­do. Creo que Hals­ton me acer­có a su círcu­lo más ín­ti­mo por una se­rie de ra­zo­nes. Yo te­nía una edu­ca­ción cos­mo­po­li­ta igual que la su­ya. Com­par­ti­mos la mis­ma fe­cha de na­ci­mien­to –23 de abril– y por ello co­mo tau­ri­nos él es­ta­ba se­gu­ro de que yo me em­pe­ci­na­ría en con­tar la ver­da­de­ra his­to­ria. Es­pe­ro es­tar ha­cién­do­lo de una ma­ne­ra de la que él se enor­gu­lle­ce­ría.

¿Qué es lo que que­rría que el vi­si­tan­te sa­que en lim­pio tras ha­ber vis­to la mues­tra? Me en­can­ta­ría que los que vi­si­tan la ex­po­si­ción sal­gan sin­tién­do­se ins­pi­ra­dos y en­tu­sias­ma­dos por el es­ti­lo de mi tío. Que­rría que la gen­te apre­cia­ra me­jor la con­fian­za que él te­nía en su país y en los ar­tis­tas co­mo él, y que ten­gan una me­jor com­pren­sión de su enor­me ta­len­to, vi­sión y de­di­ca­ción a su pro­fe­sión que hi­cie­ron po­si­ble su éxi­to.

Roy Hals­ton fo­to­gra­fia­do en 1988 por su so­bri­na y cu­ra­do­ra de la mues­tra, Les­ley Fro­wick.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.