EN­TRE BAS­TI­DO­RES

La Tercera - Mujer de Lujo - - LIBRO - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO FO­TOS ©RO­BERT FAIRER

Ale­xan­der McQueen pa­só por la mo­da co­mo una estrella fu­gaz. Sin em­bar­go, a sie­te años de su des­apa­ri­ción si­gue pro­vo­can­do una pro­fun­da fas­ci­na­ción y el in­di­si­mu­la­ble res­pe­to de la in­dus­tria de la mo­da. El li­bro Ale­xan­der McQueen Un­seen ce­le­bra la be­lle­za sin­gu­lar de sus crea­cio­nes y mues­tra es­ce­nas iné­di­tas en el backs­ta­ge de sus des­fi­les, lo que per­mi­te echar una nue­va mi­ra­da so­bre su tra­ba­jo.

de un pa­dre ta­xis­ta, cu­yas raí­ces es­co­ce­sas mar­ca­ron su es­pí­ri­tu y su crea­ción. Ya de pe­que­ño co­men­zó a co­ser ves­ti­dos pa­ra sus tres her­ma­nas y anun­ció su in­ten­ción de ser di­se­ña­dor de mo­da.

En efec­to, pa­ra McQueen no hu­bo des­per­tar tar­dío. A los 12 años leía li­bros de mo­da, a los 15 ya era apren­diz en An­der­son & Shep­pard, tra­di­cio­nal sas­tre­ría en Sa­vi­le Row, don­de apren­dió los prin­ci­pios bá­si­cos de la pro­fe­sión y de la cos­tu­ra a me­di­da. A es­to le si­guie­ron die­ci­ocho me­ses co­mo cor­ta­dor de pan­ta­lo­nes en Gie­ves and Haw­kes, una sas­tre­ría es­pe­cia­li­za­da en uni­for­mes tam­bién en Sa­vi­le Row. Am­bas ex­pe­rien­cias le brin­da­ron dis­ci­pli­na y en­tre­na­mien­to y rá­pi­da­men­te tam­bién do­mi­nó los as­pec­tos fun­da­men­ta­les de la cons­truc­ción: cor­te, hil­va­na­do, cos­tu­ra y prue­ba.

Más ade­lan­te tra­ba­jó en Ber­man’s & Nat­han’s, una fir­ma de ves­tua­ris­tas pa­ra cine y tea­tro (cu­ya in­men­sa co­lec­ción de tra­jes his­tó­ri­cos le abrió una nue­va pers­pec­ti­va). A es­ta le si­guie­ron ex­pe­rien­cias con el di­se­ña­dor ex­pe­ri­men­tal Ko­ji Tat­suno en Londres, co­mo cor­ta­dor de mol­des pa­ra Romeo Gi­gli en Mi­lán y, de vuel­ta en Londres, co­mo asis­ten­te de los di­se­ña­do­res de Red or Dead pa­ra su co­lec­ción Fe­ti­che. De ca­da uno de ellos in­cor­po­ró di­fe­ren­tes as­pec­tos que ha­rían par­te de su es­ti­lo per­so­nal: cor­te im­pe­ca­ble, co­no­ci­mien­tos his­tó­ri­cos, ro­man­ti­cis­mo, uso de ma­te­rias de­li­ca­das, de cue­ro y de ele­men­tos de bon­da­ge.

El mo­men­to cru­cial lle­gó cuan­do in­gre­só en Saint Martin’s, la más pres­ti­gio­sa es­cue­la de di­se­ño y un her­vi­de­ro de ta­len­tos, don­de apren­dió, ade­más, la im­por­tan­cia de la na­rra­ción. McQueen ob­tu­vo su más­ter con honores y su co­lec­ción de gra­dua­ción –Jack el Des­tri­pa­dor aco­sa a sus víc­ti­mas– ya reunía las ca­rac­te­rís­ti­cas de su tra­ba­jo fu­tu­ro: una his­to­ria os­cu­ra, una mor­bi­dez gó­ti­ca, uso crea­ti­vo de las ma­te­rias y sas­treo im­pe­ca­ble. La ex­cén­tri­ca Isa­be­lla Blow (1958-2007), en­ton­ces di­rec­to­ra de la sec­ción Es­ti­lo del Sun­day Ti­mes, asis­tió al des­fi­le y, en­tu­sias­ma­da, com­pró la co­lec­ción com­ple­ta y lo ins­ta­ló en su ca­sa. Ella se­ría su pri­me­ra clien­ta, pu­bli­cis­ta, ad­mi­ra­do­ra y ami­ga.

En 1992 McQueen es­ta­ble­ció su pro­pia mar­ca. En los años si­guien­tes pre­sen­tó sus des­fi­les en lu­ga­res no con­ven­cio­na­les de Londres y rá­pi­da­men­te ga­nó la repu­tación de ‘en­fant te­rri­ble’ y has­ta de ‘hoo- li­gan’ de la mo­da in­gle­sa por sus co­lec­cio­nes ex­tra­or­di­na­rias, con­tro­ver­ti­das y a ve­ces ofen­si­vas.

Sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción eran in­creí­ble­men­te va­ria­das: High­land Ra­pe, con ves­ti­dos de tar­tán en an­dra­jos, evo­ca­ba la vio­la­ción de Es­co­cia por In­gla­te­rra; en Horn of Plenty (O/I 2009), las mo­de­los pa­re­cían mu­ñe­cas in­fla­bles; Bell­mer La Pou­pée (P/V 1997) es­ta­ba ins­pi­ra­da en un pro­yec­to de un fo­tó­gra­fo su­rrea­lis­ta ale­mán de los años 30. Asi­mis­mo, las pues­tas en es­ce­na po­dían ser épi­cas: una pa­sa­re­la con­ver­ti­da en pis­ci­na en 1996 (Bell­mer La Pou­pée), una llu­via do­ra­da que des­ha­cía el ma­qui­lla­je de las mo­de­los en 1997 (Un­titled), un círcu­lo de fue­go ro­dean­do a una mo­de­lo en un ves­ti­do de cuen­tas ro­jas que si­mu­la­ban san­gre go­tean­do en 1998 (Joan) o la co­lec­ción Thir­teen, tam­bién en 1998, en la que hi­zo des­fi­lar a la mo­de­lo ampu­tada Ai­mée Mu­llins en pier­nas pros­tá­ti­cas de ma­de­ra es­cul­pi­da.

Por es­tas ra­zo­nes, los des­fi­les de McQueen eran el mo­men­to más es­pe­ra­do de las fas­hion weeks y su ha­bi­li­dad pa­ra atraer la pu­bli­ci­dad pro­ba­ble­men­te con­tri­bu­yó a la de­ci­sión de Ber­nard Arnault (LVMH) de ofre­cer­le la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de Gi­venchy en 1996, cuan­do Ga­lliano pa­só a Dior.

LOS DES­FI­LES DE MCQUEEN ERAN EL MO­MEN­TO MÁS ES­PE­RA­DO DE LAS FAS­HION WEEKS, Y SU HA­BI­LI­DAD PA­RA ATRAER LA PU­BLI­CI­DAD PRO­BA­BLE­MEN­TE CON­TRI­BU­YÓ A LA DE­CI­SIÓN DE BER­NARD ARNAULT (LVMH) DE OFRE­CER­LE LA DI­REC­CIÓN AR­TÍS­TI­CA DE GI­VENCHY EN 1996, CUAN­DO GA­LLIANO PA­SÓ A DIOR.

Cine, flo­ra y fau­na

McQueen ado­ra­ba las pe­lí­cu­las de ho­rror (ca­si to­das sus co­lec­cio­nes tie­nen re­fe­ren­cias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas) y era un apa-

sio­na­do de la his­to­ria. Pe­ro la na­tu­ra­le­za fue su más con­sis­ten­te fuen­te de ins­pi­ra­ción, la flo­ra y la fau­na, y de es­ta, so­bre to­do los pájaros, por su be­lle­za, su li­ber­tad y su plu­ma­je. Las plu­mas es­tán om­ni­pre­sen­tes en sus co­lec­cio­nes, y jun­to al crea­dor de som­bre­ros Phi­lip Treacy rea­li­za­ron mo­de­los y ac­ce­so­rios ex­tra­or­di­na­rios. “Los pájaros en vue­lo me fas­ci­nan. Ad­mi­ro las águilas y los hal­co­nes. La plu­ma me ins­pi­ra, su co­lor, su grá­fi­ca, su in­gra­vi­dez y su ela­bo­ra­da in­ge­nie­ría. De he­cho, in­ten­to tras­po­ner la be­lle­za de un pá­ja­ro a las mu­je­res”, de­cía.

Des­de 2002 a 2010, el año de su muer­te, McQueen pre­sen­tó sus des­fi­les en París. Pe­ro a me­di­da que cre­cía su éxi­to co­mer­cial tam­bién se in­ten­si­fi­ca­ban las pre­sio­nes. Es­te ap­re­mio que­dó par­ti­cu­lar­men­te re­fle­ja­do en su co­lec­ción De­li­ve­ran­ce (P/ V 2004), ins­pi­ra­da en los des­pia­da­dos con- cur­sos de bai­le que te­nían lu­gar en la Amé­ri­ca de la De­pre­sión, co­mo los des­cri­be el fil­me de 1969 “¿Aca­so no ma­tan a los ca­ba­llos?”.

Por cier­to, pro­fe­sio­nal­men­te, Ale­xan­der McQueen no era un in­com­pren­di­do. A lo lar­go de su ca­rre­ra re­ci­bió nu­me­ro­sos honores, en­tre los cua­les cua­tro ve­ces el pre­mio Di­se­ña­dor Bri­tá­ni­co del Año (1996,1997, 2001 y 2003) y la me­da­lla de Co­man­dan­te del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co. Pe­ro su in­fe­li­ci­dad lo acom­pa­ña­ba siem­pre.

McQueen se sui­ci­dó el 11 de fe­bre­ro de 2010, nue­ve días des­pués de la muer­te de su ma­dre, quien su­cum­bió a una lar­ga en­fer­me­dad. Ha­bía ter­mi­na­do so­lo par­te de su última co­lec­ción, ba­sa­da en el ar­te de Ge­ró­ni­mo Bosch, con mo­de­los de as­pec­to me­die­val y re­li­gio­so. Sa­rah Bur­ton, su asis­ten­te –quien he­re­dó a su muer­te la di­rec­ción ar­tís­ti­ca de la ca­sa– se en­car­gó de com­ple­tar­la y pre­sen­tar­la en una re­si­den­cia pri­va­da pa­ri­si­na. Se­gún las cró­ni­cas de en­ton­ces, es­ta­ba im­preg­na­da de una ob­se­sión por el más allá. Se­gún Bur­ton, su tra­ba­jo era pro­fun­da­men­te au­to­bio­grá­fi­co. Pro­ba­ble­men­te, en­ton­ces, ya ha­bía de­ci­di­do par­tir.

Por­ta­da del li­bro.

An­tes de la sa­li­da a la pa­sa­re­la, co­lec­ción Pla­tos Atlan­tis, 2009, París.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.