LOS SE­TEN­TA DE DIOR

“Si quie­res ser bien ser­vi­do, sír­ve­te a ti mis­mo”, di­ce el pro­ver­bio. Es lo que evi­den­te­men­te ha­ce la mai­son Dior, que ce­le­bra su aniver­sa­rio nú­me­ro 70 con una co­lec­ción de sie­te vo­lú­me­nes (Dior Ant­ho­lo­gie / Ed. As­sou­li­ne) y una me­ga­ex­po­si­ción en el Mu­seo

La Tercera - Mujer de Lujo - - EXPOSICIÓN - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO

la obra de Ch­ris­tian Dior fue a me­nu­do ob­je­to de ex­po­si­cio­nes, mu­chas de ellas en el mu­seo que la mar­ca po­see en Gran­vi­lle (Nor­man­día), la ca­sa don­de el mo­dis­to pa­só su in­fan­cia. Otras tu­vie­ron lu­gar en mu­seos en to­do el mun­do, ya sea en Mos­cú (2011), Pe­kín (2012), Shang­hái (2013) o Seúl (2015), so­lo pa­ra men­cio­nar las úl­ti­mas. Pe­ro “Ch­ris­tian Dior, coutu­rier du rê­ve” (Mo­dis­to del sue­ño) es la más am­plia ja­más em­pren­di­da has­ta aho­ra.

La gi­gan­tes­ca re­tros­pec­ti­va, or­ga­ni­za­da en oca­sión de los se­ten­ta años de la crea­ción de la mai­son (1947), abar­ca los bre­ves diez años en que Ch­ris­tian Dior es­tu­vo a su man­do, pe­ro tam­bién la obra de los di­se­ña­do­res que lo su­ce­die­ron: Yves Saint Lau­rent, Marc Bohan, Gian­fran­co Fe­rré, John Ga­lliano, Raf Si­mons y Maria Gra­zia Chiu­ri. Emo­cio­nes, afi­ni­da­des, ins­pi­ra­cio­nes, crea­cio­nes y afi­lia­cio­nes co­nec­tan es­ta se­lec­ción de 400 ves­ti­dos de al­ta cos­tu­ra di­se­ña­dos a par­tir de 1947 has­ta hoy. Jun­to a ellos se ex­hi­ben cien­tos de do­cu­men­tos (ilus­tra­cio­nes, di­bu­jos, fo­to­gra­fías, do­cu­men­ta­les, car­tas, ma­nus­cri­tos, ma­te­ria­les de mar­ke­ting) y ac­ce­so­rios de mo­da (som­bre­ros, jo­yas, car­te­ras, za­pa­tos). Tam­bién pre­sen­tes, las crea­cio­nes pa­ra las pie­les de Fré­dé­ric Cas­tet, las de Ser­ge Lu­tens, Tyen y Pe­ter Philips pa­ra la be­lle­za, y las de Fra­nçois De­machy pa­ra los per­fu­mes…, y has­ta se po­ne en es­ce­na un au­tén­ti­co ta­ller don­de tra­ba­jan ver­da­de­ras obre­ras de la ca­sa ro­dea­das de bo­ce­tos, te­las y ma­ni­quíes.

Y pues­to que Ch­ris­tian Dior era un apa­sio­na­do del ar­te y de los mu­seos, en es­ta mues­tra la mo­da tam­bién in­ter­ac­túa con pin­tu­ras, mue­bles y ob­je­tos de ar­te. Las obras ex­pues­tas (“El Jar­dín”, de Mo­net, en­tre otras) des­ta­can y am­plían la mi­ra­da de Ch­ris­tian Dior y per­mi­ten ex­plo­rar los víncu­los que for­jó en­tre la cos­tu­ra y to­das las for­mas de ar­te. Los dos co­mi­sa­rios, Florence Mü­ller, his­to­ria­do­ra de la mo­da, y Oli­vier Ga­bet, di­rec­tor del Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas, se mues­tran par­ti­cu­lar­men­te en­tu­sias­tas con es­ta am­plia pers­pec­ti­va. “To­dos los di­rec­to­res ar­tís­ti­cos que se su­ce­die­ron en la mai­son Dior man­tu­vie­ron una es­tre­cha re­la­ción en­tre el ar­te y la cos­tu­ra. To­dos fue­ron hom­bres muy cul­ti­va­dos, ba­ña­dos en el mun­do del ar­te y gran­des co­lec­cio­nis­tas. Pien­so en Yves Saint Lau­rent, pe­ro tam­bién en Marc Bohan”, di­ce Florence Mu­ller. Oli­vier Ga­bet co­men­ta que Dior “era un ver­da­de­ro aman­te del ar­te y co­no­cía de me­mo­ria la co­lec­ción per­ma­nen­te del Jeu de Pom­me que hoy for­ma par­te del Mu­seo d’Or­say”. Ga­bet es­tá par­ti­cu­lar­men­te or­gu­llo­so de que mu­chos de los ves­ti­dos y obras en la mues­tra son “prés­ta­mos ex­cep­cio­na­les” de im­por­tan­tes ins­ti­tu­cio­nes del

mun­do en­te­ro, co­mo el Vic­to­ria and Al­bert de Lon­dres, el mu­seo d’Or­say de Pa­rís o el Cos­tu­me Ins­ti­tu­te del Me­tro­po­li­tan Mu­seum, de Nue­va York, en­tre otros, a los que “con­ven­ció” re­cor­dán­do­les “los la­zos que mon­sieur Dior, ga­le­ris­ta en su ju­ven­tud, man­te­nía con el ar­te, un as­pec­to de su per­so­na­li­dad a la que los mu­seos se mos­tra­ron muy sen­si­bles”. De he­cho, por pri­me­ra vez el Mu­seo de Lou­vre pres­tó pie­zas de su de­par­ta­men­to de an­ti­güe­da­des egip­cias pa­ra sub­ra­yar las crea­cio­nes de John Ga­lliano ins­pi­ra­das en el an­ti­guo Egip­to.

Na­ci­mien­to de un mi­to

Si se pre­gun­ta a cual­quier es­tu­dian­te en una es­cue­la de mo­da una fe­cha cru­cial en la his­to­ria de es­ta dis­ci­pli­na con­tes­ta­rá, sin du­dar: 1947. Fue en fe­bre­ro de ese año que el pri­mer des­fi­le del jo­ven mo­dis­to Ch­ris­tian Dior lan­zó una co­lec­ción re­vo­lu­cio­na­ria que con sus hom­bros sua­ves, cin­tu­ra mar­ca­da, su bus­to exal­ta­do y sus me­tros y me­tros de te­la en­via­ba al ol­vi­do la si­lue­ta mas­cu­li­na de ri­gor du­ran­te la Ocu­pa­ción. Dior la ha­bía bau­ti­za­do ‘Co­ro­la’, pe­ro la lí­nea se hi­zo cé­le­bre ba­jo el nom­bre de ‘New Look’, que le dio Car­mel Snow, la cé­le­bre je­fa de re­dac­ción del Har­per’s Ba­zaar tras ver el des­fi­le (“mi que­ri­do Ch­ris­tian, ¡sus ves­ti­dos tie­nen un look to­tal­men­te nue­vo!”). La cha­que­ta Bar, mo­de­lo icó­ni­co de esa co­lec­ción, es­ta­rá tam­bién acom­pa­ña­da de crea­cio­nes de otros di­se­ña­do­res co­mo Dries van No­ten o Com­me des Ga­rçons que se han ins­pi­ra­do en ella, co­mo una re­fe­ren­cia ab­so­lu­ta en la his­to­ria de la mo­da.

La ex­po­si­ción se abre con un re­cor­da­to­rio de la vi­da de Ch­ris­tian Dior, su in­fan­cia en Gran­vi­lle, sus ‘años lo­cos’ de des­cu­bri­mien­to de la van­guar­dia de las mues­tras de ar­te y de Pa­rís, el apren­di­za­je y el di­se­ño de mo­da, y su en­tra­da en la al­ta cos­tu­ra. An­tes de orien­tar­se ha­cia la mo­da, en­tre 1928 y 1934 Ch­ris­tian Dior fue di­rec­tor de una ga­le­ría de ar­te. Es­ta ac­ti­vi­dad se evo­ca a tra­vés de pin­tu­ras, es­cul­tu­ras y do­cu­men­tos que re­cuer­dan a los jó­ve­nes ar­tis­tas de su ge­ne­ra­ción co­mo Gia­co­met­ti, Da­lí, Cal­der, Leo­nor Fi­ni, Max Ja­cob y Jean Coc­teau. Afi­cio­na­do de ob­je­tos de ar­te y an­ti­güe­da­des, co­lec­cio­nis­ta de Art Nouveau, de­co­ra­dor apa­sio­na­do del si­glo XVIII y enamo­ra­do de los jar­di­nes, Dior se ins­pi­ró

EN FE­BRE­RO DE 1947 FUE EL PRI­MER DES­FI­LE DEL JO­VEN MO­DIS­TO CH­RIS­TIAN DIOR; AHÍ LAN­ZÓ UNA CO­LEC­CIÓN RE­VO­LU­CIO­NA­RIA QUE CON SUS HOM­BROS SUA­VES, CIN­TU­RA MAR­CA­DA, SU BUS­TO EXAL­TA­DO Y SUS ME­TROS Y ME­TROS DE TE­LA EN­VIA­BA AL OL­VI­DO LA SI­LUE­TA MAS­CU­LI­NA DE RI­GOR DU­RAN­TE LA OCU­PA­CIÓN. DIOR LA HA­BÍA BAU­TI­ZA­DO ‘CO­RO­LA’, PE­RO LA LÍ­NEA SE HI­ZO CÉ­LE­BRE BA­JO EL NOM­BRE DE ‘NEW LOOK’.

de to­das es­tas fuen­tes tan­to pa­ra em­be­lle­cer sus re­si­den­cias pri­va­das co­mo pa­ra de­fi­nir la es­té­ti­ca de su ca­sa de mo­da y sus crea­cio­nes. De he­cho, sus ves­ti­dos no so­lo es­tán lle­nos de re­fe­ren­cias a la pin­tu­ra y a la es­cul­tu­ra, sino tam­bién al “art de vi­vre”: jar­di­nes, pa­pe­les pin­ta­dos, te­las, porcelana y chi­noi­se­ries.

Un via­je de se­ten­ta años

El re­co­rri­do cro­no­ló­gi­co (1947-2017) co­mien­za con la ce­le­brí­si­ma cha­que­ta ‘Bar’, que dio el pun­ta­pié ini­cial al es­ti­lo Dior a tra­vés de las dé­ca­das. Pe­ro la per­ma­nen­cia de ese es­pí­ri­tu tam­bién se de­be a los di­fe­ren­tes di­rec­to­res ar­tís­ti­cos que le su­ce­die­ron tras su muer­te, en 1957. Si bien muy di­fe­ren­tes en­tre sí, to­dos ellos con­ti­nua­ron crean­do, en nue­vas épo­cas y nue­vos es­ti­los, a par­tir de un hi­lo con­duc­tor bien de­fi­ni­do por su fun­da­dor. Gra­cias a la so­li­dez de ese hi­lo, la ca­sa nun­ca tu­vo mie­do al cam­bio: a la elec­ción arries­ga­da del jo­ven Saint Lau­rent (que te­nía ape­nas 21 años cuan­do he­re­dó las rien­das de la ca­sa), le se­gui­ría el clá­si­co Marc Bohan; al ex­tra­va­gan­te Gian­fran­co Fe­rré lo re­le­vó John Ga­lliano, punk de la mo­da, re­em­pla­za­do lue­go por el mi­ni­ma­lis­ta Raf Si­mons, a quien le se­gui­ría una mu­jer, Maria Gra­zia Chiu­ri, fe­me­ni­na y fe­mi­nis­ta. Una su­ce­sión de seis ga­le­rías de­di­ca­das a ellos ana­li­zan su pro­pia crea­ción y vi­sión de la al­ta cos­tu­ra.

La re­tros­pec­ti­va fi­na­li­za en el mar­co ma­jes­tuo­so de la na­ve cen­tral del mu­seo, de­co­ra­da co­mo un sa­lón de bai­le, pa­ra la pre­sen­ta­ción de los lu­jo­sos ves­ti­dos de no­che, mu­chos de los cua­les se ven en pú­bli­co por pri­me­ra vez. Al­gu­nos de ellos fue­ron usa­dos por clien­tas fa­mo­sas que han con­tri­bui­do a la in­fluen­cia de Ch­ris­tian Dior, co­mo las prin­ce­sas Gra­ce y Dia­na o más re­cien­te­men­te Char­li­ze The­ron y Jen­ni­fer Law­ren­ce. Una cu­rio­si­dad en­can­ta a Oli­vier Ga­bet. “Ha­cien­do mi pro­pia in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­te pro­yec­to des­cu­brí que en oca­sión de una ex­po­si­ción de 1955 so­bre los gran­des eba­nis­tas del si­glo XVIII

en nues­tro mu­seo, Dior no so­lo ha­bía pres­ta­do pie­zas de su pro­pie­dad sino que ha­bía te­ni­do la idea de ha­cer des­fi­lar en­tre los mue­bles y ob­je­tos de ar­te a mo­de­los ves­ti­das con sus crea­cio­nes”. “Soi­rée bri­llan­te”, uno de esos mo­de­los, fi­gu­ra en­tre los que se ex­po­nen.

Pe­ro, fi­nal­men­te, ¿qué as­pec­tos des­co­no­ci­dos de la vi­da o de la per­so­na­li­dad de Ch­ris­tian Dior se po­drán des­cu­brir en es­ta ex­po­si­ción? Oli­vier Ga­bet lo re­su­me así: “El ca­rác­ter hu­mano y hu­ma­nis­ta del per­so­na­je. Dior creía sin­ce­ra­men­te en la crea­ción y desea­ba real­men­te ha­cer a las mu­je­res más be­llas y más fe­li­ces…”.

“Ch­ris­tian Dior, coutu­rier du rê­ve” (Mo­dis­to del sue­ño), has­ta el 7/1/18 en el Mu­seo de Ar­tes De­co­ra­ti­vas de Pa­rís.

Cha­que­ta Bar, 1947. Co­lec­ción New Look, 1947.

Al­ta cos­tu­ra, pri­ma­ve­ra­ve­rano 2017, Maria Gra­zia Chiu­ri pa­ra Dior.

Mo­de­lo de la co­lec­ción AC O/I 1048. Lí­nea Ai­lée. Vogue Pa­rís, oct. 1948.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.