MO­DA SUS­TEN­TA­BLE / Lu­jo re­si­dual: un nue­vo con­cep­to de ex­clu­si­vi­dad

La on­da ‘cons­cious’ si­gue en al­za y aun­que la in­dus­tria del lu­jo no ha­bía si­do tan en­tu­sias­ta a la ho­ra de ha­cer­se par­te, fir­mas co­mo Ste­lla McCart­ney, Ar­ma­ni y el si­tio Net-a-Por­ter –que anun­ció de­ja­rá de ven­der pro­duc­tos de cue­ro y/o piel– ad­vier­ten un

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN -

lo que so­lía­mos con­ce­bir co­mo lu­jo no se­rá igual mu­cho tiem­po más. En los úl­ti­mos años va­rias fir­mas de mo­da han par­ti­ci­pa­do de ini­cia­ti­vas más ami­ga­bles con el me­dioam­bien­te, y el re­cien­te anun­cio del gru­po em­pre­sa­rial Yoox vie­ne a con­fir­mar el gi­ro que es­tá dan­do la in­dus­tria con res­pec­to a lo­grar una ex­clu­si­vi­dad me­nos con­ta­mi­nan­te, más éti­ca y sus­ten­ta­ble. Así, el hol­ding anun­ció a prin­ci­pios de ju­nio la de­ci­sión de im­po­ner una po­lí­ti­ca ‘li­bre de pie­les’ en to­das sus pla­ta­for­mas (Net-a-Por­ter, Mr. Por­ter, Yoox y The Out­net). Es­ta nue­va di­rec­ción re­fle­ja una lu­cha por los de­re­chos de los ani­ma­les y del me­dioam­bien­te. De es­ta ma­ne­ra, los tam­bién co­la­bo­ra­do­res de Hu­ma­ne So­ciety In­ter­na­tio­nal –or­ga­ni­za­ción que abor­da el uso de ani­ma­les en prue­bas e in­ves­ti­ga­cio­nes, las prác­ti­cas in­hu­ma­nas y es­pe­cies ame­na­za­das, en­tre otros– co­mu­ni­ca­ron a tra­vés del je­fe del de­par­ta­men­to de sus­ten­ta­bi­li­dad de Yoox, Mat­teo Ja­mes Mo­ro­ni, que tie­nen “un fuer­te sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y el re­co­no­ci­mien­to de la im­por­tan­cia de ha­cer una con­tri­bu­ción po­si­ti­va a la so­cie­dad. Con es­ta se­rie de ini­cia­ti­vas, so­cios e in­no­va­cio­nes, nues­tro ob­je­ti­vo es ac­tuar co­mo ele­men­to ca­ta­li- za­dor del cam­bio den­tro de la in­dus­tria, com­par­tien­do co­no­ci­mien­tos, in­no­van­do y li­de­ran­do con el ejem­plo”.

El lu­jo ya no pue­de ig­no­rar la sus­ten­ta­bi­li­dad. “La in­dus­tria de la mo­da se ha da­do cuen­ta de que a es­te rit­mo es im­po­si­ble lo­grar una sos­te­ni­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, es de­cir, la so­bre­vi­ven­cia de las mar­cas a lar­go pla­zo. Los re­cur­sos son es­ca­sos y la to­ma de con­cien­cia de la po­bla­ción an­te la con­ta­mi­na­ción y ex­plo­ta­ción ha ido cre­cien­do, so­bre to­do en los mer­ca­dos don­de más pe­ne­tra­ción tie­nen es­tas eti­que­tas”, opi­na la pe­rio­dis­ta So­fía Cal­vo, crea­do­ra de Quin­ta­trends.com y au­to­ra de ‘El nue­vo ves­tir: Có­mo se ha­ce y có­mo se lle­va la mo­da hoy”.

En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do una se­rie de ‘ges­tos’ que con­fir­man las trans­for­ma­cio­nes en la in­dus­tria del lu­jo. Por ejem­plo, en mar­zo del año pa­sa­do Ar­ma­ni anun­ció su com­pro­mi­so pa­ra eli­mi­nar el uso de piel ani­mal en sus co­lec­cio­nes (Giorgio Ar­ma­ni, Ar­ma­ni Privé y Em­po­rio Ar­ma­ni), co­men­zan­do por la de oto­ño-in­vierno 2016. “El pro­gre­so tec­no­ló­gi­co he­cho a tra­vés de los años nos per­mi­te te­ner a nues­tra

dis­po­si­ción al­ter­na­ti­vas vá­li­das que ha­cen in­ne­ce­sa­rio el uso de prác­ti­cas crue­les con los ani­ma­les. Con­ti­nuan­do el pro­ce­so po­si­ti­vo em­pren­di­do ha­ce mu­cho tiem­po, mi com­pa­ñía es­tá dan­do un gran pa­so ade­lan­te”, de­cla­ró Giorgio Ar­ma­ni en el co­mu­ni­ca­do ofi­cial, se­gún con­sig­nó Vogue del Reino Uni­do. Otros que se han su­ma­do a la ten­den­cia son Hu­go Boss, Cal­vin Klein, Tommy Hil­fi­ger y Ralph Lau­ren.

Una de las mar­cas de jo­yas más icó­ni­cas, Tif­fany & Co., es otra com­pa­ñía que se ha com­pro­me­ti­do con el me­dioam­bien­te a tra­vés de la Fun­da­ción Tif­fanny & Co., crea­da en el año 2000 pa­ra pre­ser­var pai­sa­jes y en­tor­nos ma­ri­nos co­mo el Par­que Na­cio­nal de Ye­llows­to­ne, Wyo­ming y la bahía de Bris­tol, Alas­ka. Tam­bién ha­ce es­fuer­zos en pro­mo­ver el su­mi­nis­tro res­pon­sa­ble de dia­man­tes, pie­dras y me­ta­les pre­cio­sos. Su pac­ka­ging ha te­ni­do mo­di­fi­ca­cio­nes, y al­gu­nas de sus bol­sas y clá­si­cas ca­jas azu­les aho­ra se fa­bri­can a par­tir de pa­pel re­ci­cla­do y el año pa­sa­do se aso­cia­ron con Elep­hant Cri­sis Fund pa­ra la cam­pa­ña #Kno­tO­nM­yP­la­net, con el fin de crear con­cien­cia so­bre la ame­na­za de los ca­za­do­res fur­ti­vos de mar­fil.

Reciclar, rein­ven­tar y pro­te­ger

La éti­ca ha­cia los ani­ma­les no es lo úni­co que mar­ca el an­dar más sus­ten­ta­ble de la mo­da. Re­du­cir el im­pac­to am­bien­tal y ‘re­cu­pe­rar’ los desechos pa­ra trans­for­mar­los en pren­das o ar­tícu­los de lu­jo es otra de las vías pa­ra ge­ne­rar cam­bios. Ste­lla McCart­ney, la di­se­ña­do­ra sím­bo­lo de las bue­nas prác­ti­cas en la al­ta mo­da, es ve­ge­ta­ria­na y ac­ti­vis­ta de Peta. Creó su mar­ca en 2001 con el com­pro­mi­so de no usar cue­ro, pie­les ni plu­mas en nin­guno de sus di­se­ños, y ha tra­ba­ja­do en pos de lo­grar una re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va del im­pac­to am­bien­tal de sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos.

STE­LLA MCCART­NEY, LA DI­SE­ÑA­DO­RA SÍM­BO­LO DE LAS BUE­NAS PRÁC­TI­CAS EN LA AL­TA MO­DA, ES VE­GE­TA­RIA­NA Y AC­TI­VIS­TA DE PETA. CREÓ SU MAR­CA EN 2001 CON EL COM­PRO­MI­SO DE NO USAR CUE­RO, PIE­LES NI PLU­MAS EN NIN­GUNO DE SUS DI­SE­ÑOS, Y HA TRA­BA­JA­DO EN POS DE LO­GRAR UNA RE­DUC­CIÓN SIG­NI­FI­CA­TI­VA DEL IM­PAC­TO AM­BIEN­TAL DE SUS PRO­CE­SOS PRO­DUC­TI­VOS.

Así, además de sus bol­sos de mi­cro­fi­bra de po­liés­ter re­ci­cla­do (crea­dos en 2014 a tra­vés de una com­bi­na­ción de po­liés­ter pro­ve­nien­te de re­si­duos plás­ti­cos con fi­bras de po­liés­ter), la di­se­ña­do­ra creó en 2016 una ca­che­mi­ra re­ge­ne­ra­da lla­ma­da Re Ver­so™, desa­rro­lla­da con desechos de fá­bri­cas ita­lia­nas. Se­gún con­sig­na en su in­for­me En­vi­ron­men­tal Pro­fit and Loss (EP&L) –ga­nan­cias y pér­di­das am­bien­ta­les–, dis­po­ni­ble en su si­tio web Ste­llaM­cCart­ney. com, es­te ma­te­rial re­du­ce el im­pac­to am­bien­tal en un 87% si se com­pa­ra con la ca­che­mi­ra vir­gen. Pues re­sul­ta que se ne­ce­si­tan cua­tro ca­bras pa­ra pro­du­cir la fi­bra su­fi­cien­te pa­ra fa­bri­car un sué­ter de ca­che­mi­ra, mien­tras que con el nue­vo bas­ta una ca­bra pa­ra pro­du­cir has­ta cin­co sué­te­res.

El dia­rio The Guar­dian la des­cri­bió en el año 2015 co­mo “una par­ti­da­ria con­sis­ten­te y vo­cal de los de­re­chos de los ani­ma­les”. Cla­ro que lo es, pa­ra la co­lec­ción de pri­ma- ve­ra 2017 desa­rro­lló ca­mi­se­tas con men­sa­jes co­mo ‘No fur’ (no a la piel) y ‘No leat­her’ (no al cue­ro), y aca­ba de co­mu­ni­car una alian­za con Par­ley of the Oceans, en que la bri­tá­ni­ca se com­pro­me­te a trans­for­mar la ba­su­ra de los océa­nos en pren­das ex­clu­si­vas (ver otra ini­cia­ti­va en re­cua­dro). La idea es co­men­zar a re­em­pla­zar sus ma­te­ria­les por los apor­ta­dos por Par­ley.

El re­ci­cla­je pue­de ser tam­bién una crea­ción de al­fom­bra ro­ja. Así lo de­mos­tró la ac­triz Em­ma Wat­son en la Met Ga­la 2016, oca­sión en que no so­lo se lu­ció con un out­fit osa­do (in­cor­po­ra­ba pan­ta­lón) crea­do por Cal­vin Klein en co­la­bo­ra­ción con Eco Age, sino que gran par­te de la te­ni­da es­ta­ba fa­bri­ca­da con desechos. El cuer­po del ves­ti­do se hi­zo con hi­los desa­rro­lla­dos con bo­te­llas de plás­ti­co, los cie­rres con ma­te­ria­les re­ci­cla­dos y el in­te­rior del top era de al­go­dón or­gá­ni­co (cul­ti­va­do sin to­xi­nas). El lu­jo ha na­ci­do de nue­vo.

En 2016 Ar­ma­ni anun­ció que no uti­li­za­rá cue­ro ni piel ani­mal por con­si­de­rar que las al­ter­na­ti­vas tec­no­ló­gi­cas ac­tua­les no jus­ti­fi­ca­ban el uso de prác­ti­cas crue­les con los ani­ma­les.

Tif­fany & Co. se unió el año pa­sa­do a Elep­hant Cri­sis Fund pa­ra con­cien­ti­zar so­bre los ca­za­do­res fur­ti­vos de mar­fil.

En­tre car­te­ra y te­ni­da de la­na: Ste­lla McCart­ney es­tá en una bús­que­da cons­tan­te de ma­te­ria­li­da­des que re­duz­can el im­pac­to am­bien­tal. Rea­li­za bol­sos con po­liés­ter re­ci­cla­do y en 2016 crea­ron una ca­che­mi­ra re­ge­ne­ra­da con desechos de fá­bri­cas ita­lia­nas.

La ac­triz Ema Wat­son se lu­ció en la Ga­la del Met con un ves­ti­do/pan­ta­lón di­se­ña­do por Cal­vin Klein a par­tir de bo­te­llas re­ci­cla­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.