IN­DUS­TRIA / La ciu­dad de los bordados

En una épo­ca ca­da vez más in­dus­tria­li­za­da, cuan­do cien­tos de ar­te­sa­nías des­apa­re­cen día a día, una ciu­dad con­ti­núa pro­du­cien­do, co­mo des­de ha­ce si­glos, los más ma­ra­vi­llo­sos bordados he­chos a mano del mun­do. Se lla­ma Luck­now y se en­cuen­tra en el co­ra­zón de

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SAÑUDO

es una ciu­dad en la In­dia cu­yo nom­bre no sue­na a los oí­dos oc­ci­den­ta­les co­mo Del­hi, Cal­cu­ta o Be­na­res. Se lla­ma Luck­now y si bien es la ca­pi­tal de Ut­tar Pra­desh, el es­ta­do más po­bla­do del país (200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes), tie­ne ‘ape­nas’ 3.3 mi­llo­nes. Fun­da­da en el si­glo XI y bau­ti­za­da en ho­nor de Lacs­ha­ma­na, un le­gen­da­rio rey de la li­te­ra­tu­ra hin­dú (su nom­bre ori­gi­nal era Lak­han­pur), Luck­now es­tu­vo su­ce­si­va­men­te ba­jo la do­mi­na­ción del sul­ta­na­to de Del­hi, el im­pe­rio mo­gol, los na­babs de Awadh y el Raj bri­tá­ni­co. En con­se­cuen­cia, es una ciu­dad mul­ti­cul­tu­ral, don­de las co­mu­ni­da­des hin­dú y mu­sul­ma­na vi­ven la­do a la­do y pa­cí­fi­ca­men­te des­de ha­ce si­glos. Con­si­de­ra­da co­mo una de las más crea­ti­vas del país por su poe­sía, su mú­si­ca y su co­ci­na re­fi­na­da, Luck­now re­pre­sen­ta una cul­tu­ra que reúne ca­lor, re­fi­na­mien­to y amor a la vi­da. No es ca­sual que, se­gún una úl­ti­ma en­cues­ta, sea “la se­gun­da ciu­dad más fe­liz de la In­dia”.

Pe­ro si Luck­now es es­pe­cial lo es tam­bién por su in­dus­tria ar­te­sa­nal, y en par­ti­cu­lar por sus bordados.

Luck­now cuen­ta ac­tual­men­te con al­re­de­dor de 5.000 ta­lle­res de bor­da­do, en los cua­les se prac­ti­can prin­ci­pal­men­te dos téc­ni­cas an­ti­quí­si­mas –chi­kan­ka­ri y zar­do­zi– que se desa­rro­lla­ron es­pe­cial- men­te du­ran­te el pe­río­do Mo­gol, en­tre el si­glo XVI y me­dia­dos del si­glo XIX. Se tra­ta de téc­ni­cas ar­tís­ti­cas muy com­ple­jas, de­li­ca­das y pre­ci­sas que re­quie­ren años de prác­ti­ca a fin de pro­du­cir pie­zas de al­ta ca­li­dad.

Pe­ro una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal en­tre am­bas es que el bor­da­do chi­kan­ka­ri lo prac­ti­can mu­je­res y el zar­do­zi, hom­bres. ¿La ra­zón? Si en la In­dia las ex­pli­ca­cio­nes pue­den a ve­ces ser eso­té­ri­cas, en es­te ca­so son prác­ti­cas: el bor­da­do chi­kan­ka­ri se ha­ce en te­las li­ge­ras sos­te­ni­das por ani­llos de ma­de­ra li­via­nos que afir­man la pie­za en el lu­gar y que pue­den ser trans­por­ta­dos por las mu­je­res. El bor­da­do zar­do­zi, en cam­bio, se rea­li­za so­bre una te­la mon­ta­da en un mar­co de ma­de­ra que pue­de ser de va­rios me­tros de lar­go, se­gún el di­se­ño. Una vez que la te­la es­tá plan­ta­da y co­mien­za el tra­ba­jo, el mar­co no se pue­de mo­ver, y por lo tan­to tam­po­co los ar­te­sa­nos. Otra di­fe­ren­cia es que el bor­da­do chi­kan­ka­ri, o chi­kan co­mo se le lla­ma ha­bi­tual­men­te, es li­ge­ro, ca­si eté­reo y ha­ce uso de fi­nos hi­los de al­go­dón so­bre pa­ños de­li­ca­dos, mu­chas ve­ces se­mi­trans­pa­ren­tes. La téc­ni­ca zar­do­zi, en cam­bio, exi­ge el uso de hi­los me­tá­li­cos, en un es­ti­lo in­trin­ca­do y so­bre­car­ga­do y al­gu­nas ve­ces so­bre te­las pe­sa­das co­mo grue­sas se­das o ter­cio­pe­lo. Pe­ro am­bas téc­ni­cas coin­ci­den en que exi­gen una gran in­ver­sión per­so­nal: una pie­za de ca­li­dad re­quie­re un mí­ni­mo de tres a cin­co me­ses, con va­rios ar­te­sa­nos tra­ba­jan­do has­ta diez ho­ras dia­rias.

El eté­reo chi­kan­ka­ri

Chi­kan­ka­ri es un tra­ba­jo de bor­da­do ex­tre­ma­da­men­te po­pu­lar en la In­dia. Es­te ar­te, cu­ya téc­ni­ca no ha cam­bia­do des­de ha­ce cua­tro­cien­tos años, se desa­rro­lló

ex­clu­si­va­men­te en Luck­now. El bor­da­do se apli­ca en tú­ni­cas, sa­ris, echar­pes y ves­ti­dos. Cer­ca de 2.500 ta­lle­res se de­di­can a la ma­nu­fac­tu­ra de chi­kan pa­ra la ven­ta en los mer­ca­dos lo­ca­les, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, y Luck­now es el ma­yor ex­por­ta­dor de pren­das bor­da­das chi­kan.

El nom­bre chi­kan­ka­ri pro­vie­ne del per­sa ‘chi­kan’, que sig­ni­fi­ca ‘te­la for­ja­da con tra­ba­jo de agu­ja’, y en sus orí­ge­nes so­lía rea­li­zar­se en blan­co so­bre te­las blan­cas, des­ti­na­das al uso de la reale­za y la no­ble­za. Se di­ce que es­te bor­da­do fue in­tro­du­ci­do por Nur Jehan, la es­po­sa del em­pe­ra­dor mo­gol Jahan­gir (1569-1627), y ga­nó enor­me po­pu­la­ri­dad du­ran­te el do­mi­nio de los mo­go­les, pe­ro las más an­ti­guas re­fe­ren­cias se en­cuen­tran ya en el si­glo 3 a. C., co­mo la del via­je­ro grie­go Me­gas­te­nes (340-282 a. C.), que ha­bló en sus me­mo­rias de la mu­se­li­na bor­da­da de flores de la In­dia. Hoy en día el bor­da­do chi­kan­ka­ri es uno de los más co­no­ci­dos del mun­do y sue­le ver­se en ro­pa en des­fi­les in­ter­na­cio­na­les y en los di­se­ños de al­gu­nos de los más repu­tados crea­do­res in­dios co­no­ci­dos in­ter­na­cio­nal­men­te, co­mo Rahul Mish­ra o Ma­nish Aro­ra.

Los es­tam­pa­dos chi­kan se ins­pi­ran en la ar­qui­tec­tu­ra mo­gol y re­fle­jan sus com­ple­jos ta­lla­dos de flores y vi­ñas. La téc­ni­ca exi­ge trein­ta y seis ti­pos de pun­ta­das. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es que ca­da ar­te­sa­na se es­pe­cia­li­za en un ti­po de pun­ta­da y so­lo par­ti­ci­pa en la pie­za cuan­do se re­quie­re su sa­ber par­ti­cu­lar, tras lo cual el tra­ba­jo pa­sa a ma­nos de otra bor­da­do­ra. De es­ta ma­ne­ra la va­rie­dad del tra­ba­jo de ca­da pie­za di­ce mu­cho de la can­ti­dad de per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en ella y las lar­gas ho­ras in­ver­ti­das. Las te­las que sue­len uti­li­zar­se son al­go­dón, mu­se­li­na, ga­sa, geor­get­te u or­gan­za, por lo cual las pren­das bor­da­das con mo­ti­vos chi­kan sue­len ser li­via­nas y fres­cas, idea­les pa­ra las con­di­cio­nes de ca­lor ex­tre­mo.

En 2008 se otor­gó al chi­kan de Luck­na­wi la lla­ma­da In­di­ca­ción Geo­grá­fi­ca (GI), un signo que se uti­li­za pa­ra de­sig­nar un pro­duc­to agrí­co­la, ali­men­ti­cio o de otro ti­po con un ori­gen geo­grá­fi­co de­ter­mi­na­do y cu­ya ca­li­dad o repu­tación se de­be a di­cho lu­gar de ori­gen, co­mo el es­pu­man­te de Cham­pag­ne, el vino de Bor­deaux o el té de Dar­jee­ling.

La ma­gia del zar­do­zi

El bor­da­do zar­do­zi (‘zar’ sig­ni­fi­ca oro y ‘do­zi’, bor­da­do) tam­bién lle­gó a la In­dia con los con­quis­ta­do­res mo­go­les, pe­ro las pri­me­rí­si­mas men­cio­nes de es­te bor­da­do apa­re­cían ya en los poe­mas épi­cos sáns­cri­tos, el Ra­ma­ya­na y el Mahab­ha­ra­ta, del cuar­to si­glo a. C. Luck­now ya era el cen­tro pro­duc­tor de es­ta téc­ni­ca de bor­da­do en el si­glo XII, du­ran­te el rei­na­do de Au­rang­zeb, em­pe­ra­dor mo­gol que ani­mó a los bor­da­do­res a ex­pan­dir­se a tra­vés de la In­dia. Sin em­bar­go, la ciu­dad si­gue man­te­nien­do su su­pre­ma­cía y allí se en­cuen­tra la ma­yo­ría de los ar­te­sa­nos que do­mi­nan es­ta téc­ni­ca, quie­nes trans­mi­ten su ar­te de pa­dre a hi­jo, des­de la tem­pra­na edad de 6 años.

Es­te in­trin­ca­do bor­da­do re­quie­re hi­los

de se­da en­vuel­tos en alam­bres de oro y pla­ta pa­ra de­co­rar te­las de satén y ter­cio­pe­lo, so­bre las que se apli­can tam­bién ador­nos co­mo len­te­jue­las, cuen­tas, pie­dras pre­cio­sas y se­mi­pre­cio­sas y per­las. La ins­pi­ra­ción de los mo­ti­vos es en ge­ne­ral la na­tu­ra­le­za en su ex­pre­sión más exu­be­ran­te, flores, ho­jas y ár­bo­les y tam­bién ani­ma­les. En su apo­geo fue muy pre­cia­do por la reale­za mo­gol pa­ra ador­nar al­fom­bras y ta­pi­ces, así co­mo en ac­ce­so­rios pa­ra ele­fan­tes y ca­ba­llos.

Si bien tras la in­de­pen­den­cia del im­pe­rio bri­tá­ni­co (1947) su po­pu­la­ri­dad dis­mi­nu­yó, en los úl­ti­mos cin­cuen­ta años se pro­du­jo un len­to pe­ro se­gu­ro re­gre­so, no so­lo en las ca­sas de al­ta cos­tu­ra in­dias sino tam­bién en­tre eu­ro­peas co­mo Elie Saab, Giam­bat­tis­ta Va­lli o Va­len­tino, es­pe­cia­li­za­das en ro­pa de no­che.

La va­rie­dad de pro­duc­tos en los que se apli­ca el bor­da­do zar­do­zi es muy am­plia: en la de­co­ra­ción, en for­ma de cor­ti­na­dos, cu­ber­tu­ras de ca­ma y al­fom­bras, en­tre otros, y por su­pues­to en sun­tuo­sos ves­ti­dos, abri­gos, ve­los, car­te­ras, cin­tu­ro­nes, za­pa­tos, jo­yas y es­to­las. Las bo­das in­dias en­tre las cla­ses más aco­mo­da­das, ver­da­de­ras su­per­pro­duc­cio­nes de va­rios días, sue­len ser un má­gi­co des­plie­gue de las pren­das bor­da­das de la no­via, el no­vio y los in­vi­ta­dos. Bolly­wood no ha si­do ajeno a la pro­pa­ga­ción de su au­ge. No so­lo los fil­mes en sí mis­mos son una vi­tri­na pa­ra el bor­da­do de lu­jo, sino que ac­tri­ces co­mo Aish­war­ya Rai y Pri­yan­ka Cho­pra, in­men­sa­men­te po­pu­la­res en su país, a me­nu­do usan sa­ris y ves­ti­dos bordados en zar­do­zi pa­ra asis­tir a fies­tas y estrenos.

Por cier­to, si bien el bor­da­do zar­do­zi de hoy man­tie­ne el char­me clá­si­co del pa­sa­do, los jó­ve­nes crea­do­res han mo­der­ni­za­do sus di­se­ños y la ri­que­za exu­be­ran­te de la di­nas­tía Mo­gol es­tá sien­do subs­ti­tui­da por ma­te­ria­les más ami­ga­bles pa­ra el bol­si­llo, co­mo el co­bre y ca­bles sin­té­ti­cos en lu­gar de hi­los de oro y se­da. Pe­ro aun así, en Luck­now se man­tie­ne tam­bién la ri­ca ver­sión tra­di­cio­nal y se pro­du­cen pie­zas úni­cas que se con­vier­ten en pre­cia­das in­ver­sio­nes que las fa­mi­lias guar­dan co­mo ver­da­de­ros te­so­ros.

Izq.: Un bor­da­dor apli­can­do len­te­jue­las con la téc­ni­ca zar­do­zi en su ta­ller. Aba­jo: Chi­kan­ka­ri es un tra­ba­jo de bor­da­do muy po­pu­lar en la In­dia. Su téc­ni­ca se desa­rro­lló ex­clu­si­va­men­te en Luck­now.

Arri­ba, un mo­de­lo de Ekatrra, tien­da on­li­ne es­pe­cia­li­za­da en pro­duc­tos de di­se­ño tra­di­cio­nal in­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.