IN­DUS­TRIA / La his­to­ria co­mien­za aquí

/ma­te­ria­les no­bles y fir­mas de lu­jo/

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR CONSTANZA ES­PI­NO­ZA

Abri­gos, bol­sos, ma­le­tas y pa­ñue­los de al­tí­si­ma ca­li­dad son al­gu­nas de las pren­das y com­ple­men­tos que las gran­des ca­sas de mo­das ofre­cen, y que nos enamo­ran a pri­me­ra vis­ta. Pe­ro pa­ra lle­gar a las vi­tri­nas han re­co­rri­do un lar­go ca­mino. En es­tas pá­gi­nas te in­vi­ta­mos a des­cu­brir­lo.

Las lla­ma­das ‘fi­bras de los An­des’ son un te­so­ro ex­clu­si­vo de Amé­ri­ca del Sur, de las zo­nas an­di­nas del Pe­rú. El tra­ba­jo tex­til con el pelaje de los camélidos se re­mon­ta al im­pe­rio incaico –cu­yos tex­ti­les te­nían un va­lor mu­chí­si­mo ma­yor in­clu­so que el oro–, y ha ido pa­san­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. Una de las fá­bri­cas más gran­des de ese país es In­cal­pa­ca, due­ña de la fir­ma Ku­na, ubi­ca­da en la ciu­dad de Are­qui­pa, en don­de se han man­te­ni­do las téc­ni­cas mi­le­na­rias de los tex­ti­les y te­la­res, y las fa­ses pro­duc­ti­vas se han me­jo­ra­do con ayu­da de la tec­no­lo­gía. Fa­bri­car un abri­go cons­ta de 12 pa­sos que se ex­tien­den por 150 días: crian­za, a car­go de las co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas an­di­nas; es­qui­la, que se rea­li­za en­tre oc­tu­bre y di­ciem­bre, cuan­do al ani­mal se le ‘ra­su­ra’ el pe­lo; es­co­jo, he­cha por mu­je­res que se­pa­ran las fi­bras a mano; des­cer­da­do, don­de se qui­tan unas ‘cer­das’ que las fi­bras de vi­cu­ña po­seen; la­va­do y se­ca­do; car­da­do, en el cual se alar­ga la fi­bra; pei­na­do; te­ñi­do, a los 80 días y so­lo se pue­den te­ñir las fi­bras blan­cas; hi­la­do; te­ji­do de pun­to; te­ji­do plano y fi­nal­men­te la con­fec­ción. Otro da­to im­por­tan­te: a los camélidos so­lo se les pue­de es­qui­lar tres ve­ces en su vi­da, de­bi­do a que el pe­lo au­men­ta su gro­sor ca­da vez que pa­san por es­te pro­ce­so. Mien­tras más del­ga­da la fi­bra, más fi­na es la pren­da, ya que abri­ga igual que cual­quier otra te­la, pe­ro pe­sa mu­chí­si­mo me­nos.

EL TRA­BA­JO TEX­TIL CON EL PELAJE DE ES­TOS CAMÉLIDOS SE RE­MON­TA AL IM­PE­RIO INCAICO –CU­YOS TEX­TI­LES TE­NÍAN UN VA­LOR MU­CHÍ­SI­MO MA­YOR IN­CLU­SO QUE EL ORO–, Y HA IDO PA­SAN­DO DE GE­NE­RA­CIÓN EN GE­NE­RA­CIÓN.

Los ta­lle­res de la ca­sa de mo­das Hermès, fun­da­da en 1837, son ocho y se ubi­can en la ciu­dad fran­ce­sa de Lyon, don­de los ar­te­sa­nos apli­can téc­ni­cas an­ces­tra­les en la fa­bri­ca­ción de pa­ñue­los de se­da y car­te­ras. La con­fec­ción es una de las úl­ti­mas eta­pas por las que pa­sa el his­tó­ri­co ‘ca­rré’, el pa­ñue­lo de se­da que la fir­ma ven­de des­de 1937, y que se man­tie­nen igual: a par­tir de ca­pu­llos traí­dos de Bra­sil se pro­du­ce pri­me­ro la te­la y lue­go un ar­te­sano im­pri­me los di­se­ños de for­ma ma­nual (tra­ba­jo que pue­de lle­var en­tre 700 y 900 ho­ras). El pro­ce­so es tan mi­nu­cio­so, que des­de que un di­bu­jo se crea o rein­ven­ta has­ta que el pa­ñue­lo es­té ter­mi­na­do y listo pa­ra dis­tri­buir pa­san 24 me­ses. To­do co­mien­za con un di­bu­jo. Ro­bert Du­mas fue el crea­dor del pri­me­ro en el año 1937 (lo lla­mó Le Jeu des Om­ni­bus et des Da­mes Blan­ches), y des­de en­ton­ces se han he­cho más de 2.000 ilus­tra­cio­nes. Lue­go vie­nen el gra­ba­do, la ela­bo­ra­ción de la co­lo­ra­ción (la car­pe­ta his­tó­ri­ca de Hermès con 40 co­lo­res y 75.000 to­na­li­da­des es­tá guar­da­da ba­jo lla­ve), el te­ji­do, la im­pre­sión, el aca­ba­do, la con­fec­ción y, fi­nal­men­te, los con­tro­les de ca­li­dad. Si un ‘ca­rré’ tie­ne aun­que sea un mí­ni­mo de­fec­to se desecha y se re­ci­cla.

EL PRO­CE­SO DE PRO­DUC­CIÓN ES TAN MI­NU­CIO­SO, QUE DES­DE QUE UN DI­BU­JO SE CREA O REIN­VEN­TA HAS­TA QUE EL PA­ÑUE­LO ES­TÉ TER­MI­NA­DO Y LISTO PA­RA DIS­TRI­BUIR PA­SAN 24 ME­SES.

Es el ma­te­rial por ex­ce­len­cia de la ma­yo­ría de las fir­mas in­ter­na­cio­na­les pa­ra la con­fec­ción, tem­po­ra­da tras tem­po­ra­da, de sus car­te­ras, ma­le­tas, cin­tu­ro­nes, es­tu­ches y za­pa­tos. El cue­ro na­tu­ral es una mar­ca dis­tin­ti­va y em­ble­má­ti­ca de Louis Vuit­ton que se re­mon­ta a los ini­cios del di­se­ña­dor co­mo fa­bri­can­te de ca­jas o ‘la­ye­tier’. El tér­mino na­tu­ral sig­ni­fi­ca no co­lo­ri­do y cur­ti­do con ex­trac­tos ve­ge­ta­les (co­mo mi­mo­sa, cas­ta­ño y ma­de­ra de que­bra­cho). De un ma­tiz bei­ge ro­sa­do, el cue­ro na­tu­ral es un ma­te­rial vi­vo que ad­quie­re una to­na­li­dad bron­ce con el pa­so del tiem­po. La fir­ma, que for­ma par­te del con­glo­me­ra­do LVMH –y que además es due­ña de mar­cas de lu­jo co­mo Cé­li­ne, Loe­we, Fendi y Dior–, cuen­ta con va­rios ta­lle­res re­par­ti­dos en el mun­do, es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa. El más icó­ni­co de ellos es el de As­niè­res (ubi­ca­do en las afue­ras de Pa­rís y fun­da­do por el mis­mí­si­mo Louis Vuit­ton en el año 1859), el que ac­tual­men­te se de­di­ca a pe­di­dos es­pe­cia­les y a la fa­bri­ca­ción de ma­le­tas y bol­sos en cue­ros pre­cio­sos y exó­ti­cos. El año pa­sa­do la fir­ma tam­bién se aven­tu­ró a ex­plo­rar el mun­do del per­fu­me y creó una in­fu­sión de cue­ro, que es ex­clu­si­va de la fir­ma fran­ce­sa.

DE UN MA­TIZ BEI­GE RO­SA­DO, EL CUE­RO NA­TU­RAL ES UN MA­TE­RIAL VI­VO QUE AD­QUIE­RE UNA TO­NA­LI­DAD BRON­CE CON EL PA­SO DEL TIEM­PO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.