TEN­DEN­CIA / El lu­jo de lo ex­tra­ño

/la mo­da NO con­ven­cio­nal/

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR CONSTANZA ES­PI­NO­ZA FO­TOS AGEN­CIAS

Des­de la fie­bre por los po­le­ro­nes con ca­pu­cha de Ve­te­ments, pa­san­do por las ex­tra­va­gan­tes co­la­bo­ra­cio­nes con di­fe­ren­tes ar­tis­tas año a año, has­ta los re­car­ga­dos es­ti­lis­mos de las pa­sa­re­las de Gucci a car­go de Ales­san­dro Michele, las gran­des ca­sas de mo­das apues­tan por rom­per sus pro­pios lí­mi­tes y lle­var la ima­gi­na­ción a su pun­to más al­to. Hoy, lo fue­ra de lo co­mún es­tá sien­do la me­jor de las ten­den­cias.

el úl­ti­mo des­fi­le de Chanel, mon­ta­do en el Grand Pa­lais en mar­zo pa­sa­do, fue li­te­ral­men­te un via­je di­rec­to a la Lu­na. Su di­rec­tor crea­ti­vo, el icó­ni­co di­se­ña­dor Karl La­ger­feld, pre­sen­tó una co­lec­ción ‘ga­lác­ti­ca’ en don­de los des­te­llos pla­tea­dos, las dia­de­mas bri­llan­tes y unos ex­tra­ños ac­ce­so­rios acol­cha­dos se mez­cla­ban con el clá­si­co tweed de la fir­ma fran­ce­sa. La pren­sa es­pe­cia­li­za­da in­ter­na­cio­nal la ca­ta­lo­gó de ‘ex­tra­va­gan­te’ –in­clu­so en ex­ce­so–, pe­ro tam­bién ala­bó la au­da­cia que en­vol­vió la pro­pues­ta del Kái­ser. Al­go pa­re­ci­do ocu­rrió ha­ce dos años, cuan­do Ales­san­dro Michele to­mó el man­do de Gucci y sus co­lec­cio­nes des­ta­ca­ron por su es­ti­lo re­car­ga­do, repleto de ra­ros ac­ce­so­rios, de pren­das con­fec­cio­na­das en te­las co­lo­ri­das, lle­nas de es­tam­pa­dos y sus si­lue­tas más bien eté­reas. Los me­dios lo han de­no­mi­na­do ‘el en­can­ta­dor de mi­llen­nials’ por su maes­tría al se­du­cir a una nue­va (y más jo­ven) ge­ne­ra­ción de clien­tes. El uni­ver­so crea­ti­vo de es­te ‘nue­vo Gucci’ mez­cla –de for­ma exi­to­sa– los ex­ce­sos del Re­na­ci­mien­to con las ten­den­cias de los

años ochen­ta y se­ten­ta, y esa fór­mu­la lo­gra com­bi­nar­se a la per­fec­ción con una fuer­te es­tra­te­gia don­de las re­des so­cia­les co­mo Ins­ta­gram y Snap­chat acer­can la mo­da ‘lu­jo­sa’ al res­to de los mor­ta­les.

Lu­jo re­bel­de y pro­vo­ca­dor

“A ve­ces oi­go que cier­tos di­se­ña­do­res de ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res afir­man: ‘Ah, la mo­da de­be con­se­guir que las mu­je­res sue­ñen’. Creo que es una idea ob­so­le­ta. En 2016 la mo­da no de­be­ría ha­cer­te so­ñar. Bas­ta con que la vis­ta­mos”, de­cla­ra­ba ha­ce unos me­ses Dem­na Gva­sa­lia, di­rec­tor crea­ti­vo de Ba­len­cia­ga y uno de los fun­da­do­res de Ve­te­ments, a la re­vis­ta Va­nity Fair. El di­se­ña­dor geor­giano ha con­se­gui­do lo que po­cos: vol­ver la an­ti­mo­da una ten­den­cia y con­ver­tir pren­das ‘co­mu­nes’ –co­mo po­le­ro­nes con ca­pu­cha y joc­keys– en ob­je­tos que to­dos los fas­hio­nis­tas desean si tie­nen la eti­que­ta de Ve­te­ments. La fie­bre es real, bas­ta con ver un par de fo­to­gra­fías del street sty­le de it-girls, mo­de­los y celebridades. “Hoy el ob­je­to de lu­jo en cues­tión po­dría ser úni­co, o al­go fa­bri­ca­do de a cien al día, si tie­ne la eti­que­ta co­rrec­ta. Po­dría ser un ves­ti­do de ga­la he­cho con una her­mo­sa se­da que tar­dó 4.200 ho­ras pa­ra ha­cer­se en los ate­liers de Va­len­tino en Ro­ma, o po­dría ser una ca­mi­se­ta blan­ca es­tam­pa­da con las pa­la­bras ‘YOU FUCK’N ASSHOLE’ de Ve­te­ments, la nue­va mar­ca ado­ra­da. Es­te es el ma­yor des­pla­za­mien­to de la mo­da: no se tra­ta de cuán­to, se tra­ta de quién, y ese quién es­tá en cons­tan­te cam­bio”, ex­pli­ca­ba la di­rec­to­ra de mo­da de Gra­zia UK, Re­bec­ca Lowt­hor­pe, a la re­vis­ta I-D en abril del año pa­sa­do in­ten­tan­do res­pon­der a la pre­gun­ta: “¿qué sig­ni­fi­ca ‘lu­jo’ en la mo­da de hoy?”. Chia­ra Fe­rrag­ni, Ai­mee Song, Lean­dra Me­di­ne, Ga­la Gon­zá­lez, Kris­ti­na Ba­zan, Oli­via Pa­ler­mo, Mi­ros­la­va Du­ma, Ken­za Zoui­ten y Ju­lie Sa­ri­ña­na son al­gu­nas de las fa­vo­ri­tas en el uni­ver­so fas­hio­nis­ta. Sus cuen­tas de Ins­ta­gram, es­pe­cial­men­te sus fo­to­gra­fías du­ran­te las fashion weeks, don­de jue­gan con di­fe­ren­tes ten­den­cias y pren­das de fir­mas de mo­das, su­man mi­llo­nes de likes, sin im­por­tar lo ex­tra­va­gan­tes o po­co ‘con­ven­cio­na­les’ que es­tos looks pue­dan lle­gar a ser. Y es que eso es lo que ‘ven­de’.

Lo ra­ro, lo di­fe­ren­te

“An­te el au­ge del acer­ca­mien­to de la mo­da a las per­so­nas a tra­vés de, por ejem­plo,

el street sty­le tam­bién hay cier­tas co­rrien­tes que bus­can lo opues­to. Es de­cir, ale­jar­se lo más po­si­ble de lo co­ti­diano o de los looks que po­dría­mos ver en el mun­do ur­bano”, cuen­ta Ma­ría Paz Blan­co, psi­có­lo­ga, coach de ima­gen per­so­nal y eje­cu­ti­va y di­rec­to­ra de Ef­fortless Chic. “Es­to prin­ci­pal­men­te por un afán de rom­per la clá­si­ca re­la­ción de mo­da=be­lle­za o mo­da=buen ves­tir”, agre­ga. Las ten­den­cias, si­guien­do el rit­mo de quie­nes las con­su­men, tam­bién han ido mu­tan­do y se adap­tan a es­ta nue­va co­rrien­te, co­mo el norm­co­re, ath­lei­su­re, el spor­ts­co­re o el de­no­mi­na­do chaos ma­gic, que mez­clan de una for­ma ex­tra­ña y po­co ar­mó­ni­ca di­fe­ren­tes es­ti­los de pren­das. Dem­na Gva­sa­lia lo ex­pli­ca me­jor que na­die: “En Ve­te­ments so­le­mos de­cir mu­cho: ‘es feo, por eso nos gus­ta’”.

Lo ‘ex­tra­ño’ en ci­fras

La lle­ga­da de Ales­san­dro Michele a Gucci en 2015 fue un an­tes y un des­pués pa­ra la fir­ma. Y no so­lo por el cam­bio de di­rec­ción que las pren­das y ac­ce­so­rios ex­pe­ri­men­ta­ron, sino por­que de ju­lio a sep­tiem­bre de 2016 las ven­tas re­gis­tra­ron un in­cre­men­to del 17,8% (un 10% más res­pec­to al tri­mes­tre an­te­rior). Pe­ro eso no ha si­do to­do, el co­mer­cio on­li­ne de Gucci ha subido en un 50% –es­pe­cial­men­te gra­cias a los di­se­ños de Guc­ciGhost, que Michele reali­zó en co­la­bo­ra­ción con el ar­tis­ta Tre­vor Andrew pa­ra su co­lec­ción in­ver­nal del año pa­sa­do–. Pe­ro, ¿quié­nes com­pran es­tas ra­re­zas de la mo­da? “Lle­var ar­tícu­los o pren­das ra­ras y que ge­ne­ral­men­te son po­co sen­ta­do­ras se con­vier­te en un es­tí­mu­lo al ego de di­se­ña­do­res de gran­des ca­sas de mo­da que bus­can la di­fe­ren­cia­ción y de te­ner una pro­pues­ta me­nos pre­de­ci­ble y trans­gre­so­ra”, ex­pli­ca Ma­ría Paz Blan­co. “Es así co­mo es­tos ‘ob­je­tos’ ra­ros, e in­clu­so feos, se con­vier­ten en ob­je­tos de de­seo, prin­ci­pal­men­te por que­rer dis­tin­guir­se de las ma­sas. Al­go así co­mo ‘lle­vo pues­to lo que na­die más se atre­ve­ría a ves­tir’”, com­ple­men­ta la ex­per­ta.

LAS TEN­DEN­CIAS, SI­GUIEN­DO EL RIT­MO DE QUIE­NES LAS CON­SU­MEN, TAM­BIÉN HAN IDO MU­TAN­DO Y SE ADAP­TAN A ES­TA NUE­VA CO­RRIEN­TE, CO­MO EL NORM­CO­RE, ATH­LEI­SU­RE, EL SPOR­TS­CO­RE O EL DE­NO­MI­NA­DO CHAOS MA­GIC, QUE MEZ­CLAN DE UNA FOR­MA EX­TRA­ÑA Y PO­CO AR­MÓ­NI­CA DI­FE­REN­TES ES­TI­LOS DE PREN­DAS.

La ex­cen­tri­ci­dad de la di­se­ña­do­ra Rei Ka­wa­ku­bo, fun­da­do­ra de Com­me des Ga­rçons, fue ho­me­na­jea­da es­te año en la úl­ti­ma ga­la del Met. En la ima­gen, par­te de su co­lec­ción oto­ñoin­vierno 2017.

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas de la mo­da, va­rias fir­mas in­ter­na­cio­na­les des­ta­ca­ron por la ex­tra­ñe­za de sus pro­pues­tas invernales: 1. Miu Miu . 2. Prada. 3. Mai­son Mar­gie­la.

4. Saint Lau­rent . 5. Chanel . 6. Cé­li­ne.

La ex­tra­va­gan­te pro­pues­ta crea­ti­va que ca­rac­te­ri­za a John Ga­lliano se ve re­fle­ja­da en sus co­lec­cio­nes en la fir­ma Mai­son Mar­gie­la. En la ima­gen, su co­lec­ción oto­ñoin­vierno 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.