HAPPY END / El ex­clu­si­vo pony de Hermès

Ni una car­te­ra, ni unos za­pa­tos, ni un pa­ñue­lo de se­da, lo úl­ti­mo de la fir­ma fran­ce­sa es un pony en ta­ma­ño real de cue­ro re­ci­cla­do. Un sin­gu­lar ob­je­to de de­seo en que lu­jo, crea­ti­vi­dad y eco­lo­gía ha­cen per­fec­ta sin­cro­nía.

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR MA­RÍA PAZ MAL­DO­NA­DO O.

¿Al­gu­na vez so­ñas­te con te­ner un pony en ca­sa? Gra­cias a Hermès aho­ra es po­si­ble. Eso sí, lue­go de pa­gar los 130.000 eu­ros (ca­si 100 mi­llo­nes de pe­sos) que cues­ta es­ta ori­gi­nal obra di­se­ña­da por el es­cul­tor ho­lan­dés Mar­jo­lijn Man­ders­loot. Co­mo si la cuan­tio­sa cifra no fue­se su­fi­cien­te, sus di­men­sio­nes reales de 1.37 m de al­to y 79 cm de an­cho, lo ha­cen aun más im­pre­sio­nan­te. Bau­ti­za­do co­mo Mar­ley –co­mo un gui­ño al can­tan­te de reg­gae por las pe­sa­das ras­tas que lo cu­bren–, el pony no es la pri­me­ra pie­za que Man­ders­loot di­se­ña pa­ra la ca­sa pa­ri­si­na. Ya en 2011 es­cul­pió una ji­ra­fa con cue­ro de co­co­dri­lo. Es­ta vez, en cambio, el ma­te­rial uti­li­za­do fue cue­ro tau­ri­llon Clé­men­ce en co­lor gold, ob­te­ni­do en su to­ta­li­dad de re­ta­zos de la fá­bri­ca de la mar­ca. La razón de­trás de es­tas ori­gi­na­les pie­zas es­tá en las co­lec­cio­nes eco­ló­gi­cas Pe­tit H que se fa­bri­can des­de el 2010 en Hermès. La ini­cia­ti­va, ba­jo la di­rec­ción de Pas­ca­le Mus­sard (di­rec­to­ra ar­tís­ti­ca de la fir­ma y miem­bro de la sex­ta ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Hermès), con­vo­ca a di­se­ña­do­res y ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes pa­ra crear ar­tícu­los ines­pe­ra­dos a par­tir de los ma­te­ria­les so­bran­tes de sus pro­duc­tos.

“La idea es re­unir di­fe­ren­tes ma­te­ria­les, ofi­cios y crea­ti­vi­dad en una mis­ma pie­za. Con nues­tro works­hop en cons­tan­te evo­lu­ción, y los ma­te­ria­les que re­cu­pe­ra­mos, Pe­tit H es un fa­bu­lo­so la­bo­ra­to­rio de ideas y ex­pe­ri­men­ta­ción, don­de los ar­tis­tas pue­den ima­gi­nar, pro­bar y su­ge­rir cual­quier cosa”, des­cri­bió Mus­sard al pre­sen­tar el pro­yec­to.

Con su se­gun­da par­ti­ci­pa­ción en Pe­tit H, Man­ders­loot se su­ma al nom­bre de ar­tis­tas co­mo Gi­lles Jo­ne­mann, Adrien Ro­ve­ro, Ali­ce Co­zon, Ste­fa­nia Di Pe­tri­llo y Go­de­froy de Vi­rieu, y Ch­ris­tian As­tu­gue­viei­lle. Tras su pre­sen­ta­ción, Mar­ley lle­va la de­lan­te­ra co­mo uno de los di­se­ños más ori­gi­na­les y de ma­yor es­ca­la, aun­que lo si­guen muy de cer­ca un cier­vo y un oso pan­da. Una atrac­ti­va for­ma de re­ci­clar que sin du­da en­cien­de las ex­pec­ta­ti­vas por sa­ber qué ven­drá.

Gra­cias a sus pe­sa­das ras­tas, el pony fue bau­ti­za­do co­mo Mar­ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.