IN­DUS­TRIA / Una bo­ca­na­da de di­se­ño fres­co

/nue­vos ta­len­tos/

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR CONSTANZA ES­PI­NO­ZA Y ALE­JAN­DRA VILLALOBOS

El fu­tu­ro de la mo­da es­tá en sus ma­nos. Son jó­ve­nes, ca­da uno po­see una par­ti­cu­lar vi­sión es­té­ti­ca y su ta­len­to es in­dis­cu­ti­do. Se­lec­cio­na­mos a seis di­se­ña­do­res, de di­fe­ren­tes la­ti­tu­des, que es­tán re­es­cri­bien­do las pa­sa­re­las y vi­tri­nas, y a los que hay que pres­tar­les aten­ción: por­que ellos y ellas es­tán cam­bian­do la for­ma en la que hoy nos ves­ti­mos.

Can­sa­dos de no en­con­trar su es­ti­lo en el mer­ca­do, es­tos tres ami­gos sur­fers de­ci­die­ron crear su pro­pia mar­ca en 2005: Sto­len Girl­friends Club. Hoy co­mer­cia­li­zan sus di­se­ños en más de 13 paí­ses al­re­de­dor del mun­do, po­si­cio­nán­do­se en un mer­ca­do de in­gre­sos eco­nó­mi­cos me­dio-al­to. El de­nim, los gé­ne­ros de pun­tos, el cue­ro y la jo­ye­ría son los pi­la­res cen­tra­les de la mar­ca, que ofre­ce di­se­ños pa­ra hom­bres y mu­je­res. “Cuan­do lan­za­mos SGC el pa­no­ra­ma ge­ne­ral no era co­mo es aho­ra, en don­de la mo­da, la ca­lle, el surf, el ska­te y los pre­cios pue­den co­exis­tir en una mis­ma ha­bi­ta­ción. Es­ta­ba real­men­te se­gre­ga­do y uno lle­va­ba la ro­pa de­pen­dien­do de qué tri­bu eras (…) Nos ha gus­ta­do la idea de fu­sio­nar nues­tra cul­tu­ra ju­ve­nil de la mú­si­ca, el ar­te y la ca­lle pa­ra for­mar las bases de la mar­ca”, ase­gu­ra­ba Lu­ke Har­wood en una en­tre­vis­ta con el si­tio Hay­dens­ha­pes en 2015.

Más in­for­ma­ción so­bre la fir­ma en www.sto­len­girl­friends­club.com y en Ins­ta­gram @sto­len­girl­friends­club

Su fir­ma de bol­sos de lu­jo AAKS es con­fec­cio­na­da por te­je­do­ras de ra­fia afri­ca­nas que uti­li­zan téc­ni­cas tra­di­cio­na­les pa­ra ela­bo­rar los co­lo­ri­dos y ecléc­ti­cos di­se­ños que ca­rac­te­ri­zan a es­ta mar­ca. Es­ta di­se­ña­do­ra na­ció y vi­vió en Áfri­ca has­ta los 19, pa­ra lue­go par­tir a es­tu­diar a la Uni­ver­si­dad Kings­ton, en Lon­dres, Reino Uni­do. En 2014, de re­gre­so en Gha­na, lan­zó AAKS y sus di­se­ños han si­do re­co­no­ci­dos por varios me­dios in­ter­na­cio­na­les co­mo Vo­gue Ita­lia, Guar­dian UK, For­bes Woman Afri­ca y Elle De­co­ra­tion South Afri­ca. “Mi et­hos es pre­ser­var las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les com­bi­nán­do­las con un di­se­ño mo­derno y usa­ble. Mis te­je­do­res y yo apor­ta­mos em­po­de­ra­mien­to, pa­sión y du­ra­bi­li­dad a ca­da crea­ción. Es­pe­ro que mi fir­ma ayu­de a con­tri­buir al re­na­ci­mien­to y sos­te­ni­mien­to del te­ji­do co­mo un ar­te prós­pe­ro. Quie­ro ase­gu­rar que es­te con­ti­núe sien­do una fuen­te im­por­tan­te de in­gre­sos y una pro­fe­sión de or­gu­llo pa­ra los te­je­do­res”, ase­gu­ró al por­tal on­li­ne Cul­tu­re Trip en enero de es­te año.

Más in­for­ma­ción so­bre la fir­ma en www.aak­son­li­ne.com y en Ins­ta­gram @a.a.k.s Pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción en la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York a los 18 y tan so­lo cua­tro años des­pués se con­vir­tió en el di­rec­tor crea­ti­vo de la fir­ma Un­ga­ro, por lo que se tras­la­dó a Pa­rís, don­de re­si­de ac­tual­men­te. Los me­dios es­pe­cia­li­za­dos lo bau­ti­za­ron co­mo ‘wonder boy’ y hoy for­ma par­te del Coun­cil of Fas­hion De­sig­ners de Amé­ri­ca. “Lo que más me inspira de to­do lo que es­tá pa­san­do en el mun­do es el te­ma de ce­le­brar las cul­tu­ras y a to­do ti­po de per­so­nas; por eso in­ten­to ser lo más ‘di­ver­se and in­clu­si­ve’ (di­ver­so e in­clu­si­vo) que pue­do y dar des­de ahí un buen men­sa­je”, ex­pli­có en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la re­vis­ta co­lom­bia­na Di­ners en mar­zo pa­sa­do. Sus di­se­ños des­ta­can por su mez­cla de co­lo­res, por sus pren­das fe­me­ni­nas, de si­lue­tas sen­ci­llas pe­ro car­ga­das de in­fluen­cia la­ti­na.

Más in­for­ma­ción so­bre la fir­ma en www.es­te­ban­cor­ta­zar.com y en Ins­ta­gram @es­te­ban­cor­ta­za­rof­fi­cial

Con ape­nas 19 años de­bu­tó en la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York en 2016, y ob­tu­vo un re­co­no­ci­mien­to es­pe­cial por par­te de los jue­ces del Pre­mio LVMH –otor­ga­do una vez al año por el con­glo­me­ra­do Louis Vuit­ton Moët Hen­nessy– por su ‘ex­cep­cio­nal ta­len­to’, que se tra­du­jo en 150.000 eu­ros y en una ase­so­ría de un año jun­to a ex­per­tos del gru­po. “Aho­ra mis­mo los di­se­ña­do­res de más éxi­to no son so­lo ne­ce­sa­ria­men­te di­se­ña­do­res, sino que son di­rec­to­res crea­ti­vos, maes­tros de la vi­sua­li­za­ción y de la co­mu­ni­ca­ción de sus pro­pias ideas”, ase­gu­ra­ba en una en­tre­vis­ta a la re­vis­ta i-D en fe­bre­ro del año pa­sa­do. Los di­se­ños de Ve­jas –nom­bre tam­bién de su fir­ma de ro­pa– des­ta­can por su mar­ca­da ten­den­cia ‘neu­tra’, ‘sin gé­ne­ro’ o ‘gen­der­fluid’. Los me­dios es­pe­cia­li­za­dos com­pa­ran la con­fec­ción de sus di­se­ños con los de la fir­ma Ve­te­ments, a car­go del con­tro­ver­sial di­se­ña­dor Dem­na Gva­sa­lia, por la de­cons­truc­ción de sus pren­das y el jue­go con las for­mas y las proporciones.

Más in­for­ma­ción so­bre la fir­ma en www.ve­jas­krus­zews­ki.com y en Ins­ta­gram @ve­jask

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.