Ex­po­si­ción / El multifacético Ir­ving Penn

/ fo­tó­gra­fo ge­nial/

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR FLORENCIA SAÑUDO

pa­rís no po­día que­dar atrás, y des­pués de los ho­me­na­jes que Nue­va York y Fi­la­del­fia rin­die­ron al cé­le­bre fo­tó­gra­fo en el Mu­seo Me­tro­po­li­tano y el Smith­so­nian, res­pec­ti­va­men­te, una gran mues­tra, ti­tu­la­da sim­ple­men­te “Ir­ving Penn”, abre sus puer­tas es­te 21 de sep­tiem­bre en el Grand Pa­lais.

La ex­po­si­ción in­clu­ye sus icó­ni­cos re­tra­tos, fo­tos de mo­da y de pu­bli­ci­dad, imá­ge­nes rea­li­za­das du­ran­te sus via­jes y sus ex­plo­ra­cio­nes ur­ba­nas, na­tu­ra­le­zas muer­tas, flo­res y desnudos, la am­plí­si­ma va­rie­dad de te­mas que re­fle­jan su cu­rio­si­dad inago­ta­ble.

Son po­cos los fo­tó­gra­fos que han co­no­ci­do una ca­rre­ra tan lar­ga (más de se­sen­ta años) co­mo la de Ir­ving Penn, sin ja­más per­der en­tu­sias­mo ni ins­pi­ra­ción. Po­cas tam­bién las per­so­na­li­da­des tan cé­le­bres y dis­cre­tas co­mo él: nun­ca deseó pu­bli­ci­dad per­so­nal, ra­ra vez otor­gó en­tre­vis­tas y evi­ta­ba ser fo­to­gra­fia­do (exis­ten con­ta­dí­si­mas imá­ge­nes de él). Pe­ro pa­ra los aman­tes de la fo­to­gra­fía de es­tu­dio, Ir­ving Penn es el más grande: por su re­vo­lu­cio­na­rio uso de la luz, ya sea ar­ti­fi­cial o na­tu­ral; por la ma­ne­ra de po­si­cio­nar una flor o una san­día, de co­lo­car a un mo­de­lo cé­le­bre en­tre dos ta­blas de ma­de­ra; por su in­ter­pre­ta­ción fría y ele­gan­te de la mo­da o por la per­fec­ción de sus ti­ra­jes, no hay quién lo su­pere.

Ir­ving Penn na­ció en 1917 en Nue­va Jer­sey. Su pa­dre, que emi­gró de Ru­sia en 1908 y cam­bió su nom­bre Chaim Mi­chel­sohn por Harry Penn, era re­lo­je­ro y pin­tor de do­min­go. Esa com­bi­na­ción de ar­te y mi­nu­cio­si­dad re­sul­tó pro­fé­ti­ca, pues­to que sus hi­jos Ir­ving y su her­mano me­nor Arthur (di­rec­tor de ”Bon­nie & Cly­de” y “Little Big Man”, en­tre mu­chas otras pe­lí­cu­las) se ha­rían cé­le­bres tras las cá­ma­ras, com­bi­nan­do ar­te y téc­ni­ca. En reali­dad, Ir­ving se orien­tó pri­me­ro ha­cia la pin­tu­ra y el di­bu­jo. Tras es­tu­diar ar­tes grá­fi­cas en Fi­la­del­fia se ins­ta­ló en Nue­va York, don­de tra­ba­jó co­mo di­se­ña­dor y co­mo di­rec­tor de ar­te de los al­ma­ce­nes Saks Fifth Ave­nue. Pe­ro su ilu­sión era ser pin­tor y lo de­jó to­do pa­ra par­tir a Mé­xi­co y en­con­trar ins­pi­ra­ción. Un año des­pués, de­cep­cio­na­do, re­gre­sa­ba sin sa­ber ha­cia dón­de orien­tar­se. Te­nía 26 años.

De re­gre­so a Nue­va York ad­qui­rió su pri­me­ra cámara, una Ro­llei­flex de for­ma­to 6x6 que usa­ría du­ran­te to­da su ca­rre­ra. Las pri­me­ras fo­tos que se co­no­cen de él son sus es­tu­dios –en un es­ti­lo do­cu­men­tal– de vi­drie­ras del si­glo XIX y de car­te­les y mo­bi­lia­rio ur­bano. Fue en ese en­ton­ces que el po­de­ro­so Ale­xan­der Li­ber­man, di­rec­tor del de­par­ta­men­to de ar­te del men­sual ame­ri­cano Vo­gue, le ofre­ció ser su asis­ten­te, una de cu­yas res­pon­sa­bi­li­da­des era su­per­vi­sar el di­se­ño de las portadas. A

A SUS ES­TU­DIAN­TES DEL FAMOUS PHOTOGRAPHERS SCHOOL LES DI­RÍA: “EN UNA NA­TU­RA­LE­ZA MUER­TA, CA­DA OB­JE­TO DE­BE CON­TAR UNA HIS­TO­RIA HU­MA­NA, CO­MO SI SE MI­RA­RA A AL­GUIEN DI­REC­TO A LOS OJOS. SI NO, NO TIE­NE NIN­GÚN IN­TE­RÉS”.

Penn no le gus­ta­ba lo que veía y, des­alen­ta­do por la fal­ta de in­te­rés de los fo­tó­gra­fos por sus ideas y su­ge­ren­cias, se pro­pu­so a to­mar la cámara él mis­mo. La pri­me­ra de sus fo­tos pa­ra la re­vis­ta fue una na­tu­ra­le­za muer­ta, una com­po­si­ción de ac­ce­so­rios –un guan­te, un cin­tu­rón y una car­te­ra–, que se­ría la por­ta­da de oc­tu­bre de 1943 (le se­gui­rían cien­to se­sen­ta y cua­tro otras). Más ade­lan­te, a sus es­tu­dian­tes del Famous Photographers School les di­ría: “En una na­tu­ra­le­za muer­ta, ca­da ob­je­to de­be con­tar una his­to­ria hu­ma­na, co­mo si se mi­ra­ra a al­guien di­rec­to a los ojos. Si no, no tie­ne nin­gún in­te­rés”.

Du­ran­te la gue­rra (1940-45), Penn fue mo­vi­li­za­do. En Ro­ma, por ca­sua­li­dad, se cru­zó con el pin­tor Gior­gio de Chi­ri­co, a quien ad­mi­ra­ba apa­sio­na­da­men­te y de quien ha­ría su re­tra­to, el pri­me­ro de una lar­ga lis­ta de gran­des per­so­na­jes que pa­sa­rían fren­te a su cámara.

A su re­gre­so a Nue­va York, en 1946,

Li­ber­man le pi­dió que rea­li­za­ra una se­rie de re­tra­tos de per­so­na­li­da­des, in­te­lec­tua­les, ac­to­res y ar­tis­tas. En ese en­ton­ces, Ir­ving Penn era to­da­vía un ca­si des­co­no­ci­do de me­nos de 30 años y se en­con­tró di­ri­gien­do las se­sio­nes de ce­le­bri­da­des co­mo Sal­va­dor Da­lí, Tru­man Ca­po­te, Al­fred Hitch­cock, Marlene Die­trich, John Ken­nedy o Pablo Pi­cas­so, mu­chas de ellas de gran tem­pe­ra­men­to.

En cin­co años Ir­ving Penn in­ven­ta­ría la ima­gen mo­der­na, en rup­tu­ra con el “mun­do ar­ti­fi­cial” de la fo­to­gra­fía de mo­da de la épo­ca, he­cha de de­co­ra­dos so­bre­car­ga­dos e ilu­mi­na­cio­nes tea­tra­les. Pa­ra sus fo­to­gra­fías de mo­da usa­ba de fon­do un te­lón de tea­tro neu­tro y aus­te­ro, que con­ser­vó has­ta el fin de su ca­rre­ra. Lo úni­co que de­bía atraer la aten­ción era el mo­de­lo. Penn li­be­ra­ba así la fo­to­gra­fía de mo­da de ele­men­tos in­ne­ce­sa­rios –di­va­nes, án­fo­ras y flo­res– asi­mi­la­dos has­ta en­ton­ces a la al­ta costura.

Lue­go Penn in­ven­tó la foto de via­je. En no­viem­bre de 1948 Penn via­jó a Li­ma pa­ra rea­li­zar una se­rie de fo­tos de mo­da. Tras ter­mi­nar su tra­ba­jo, si­guió a Cuz­co, don­de, lue­go de en­con­trar un es­tu­dio de fo­to­gra­fía con luz na­tu­ral co­mo a él le gus­ta­ba, reali­zó en tres días más de dos mil re­tra­tos de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, ni­ños y adul­tos, que por unas mo­ne­das po­sa­ron pa­ra el fo­tó­gra­fo ves­ti­dos en sus tra­jes tra­di­cio­na­les. Esa se­ría la pri­me­ra de las se­ries de ha­bi­tan­tes de otras la­ti­tu­des que fo­to­gra­fia­ría a lo lar­go de su vi­da.

En la va­rie­dad es­tá el gus­to

Otras de sus se­ries fue­ron re­ci­bi­das con me­nos en­tu­sias­mo, por así de­cir­lo.

En 1950 se lan­za a rea­li­zar desnudos de “mu­je­res reales en si­tua­cio­nes reales”. Pri­me­ro co­men­zó fo­to­gra­fian­do a las síl­fi­des que po­sa­ban pa­ra sus fo­tos de mo­da, pe­ro des­cu­bri­ría rá­pi­da­men­te que con las mo­de­los de pin­to­res y es­cul­to­res, más

re­don­das, ob­te­nía me­jo­res fo­tos. Sus desnudos no mues­tran ros­tros, las mo­de­los es­tán en­tra­das en ki­los, su piel es blan­ca. Aun así, du­ran­te dé­ca­das es­tos desnudos no sus­ci­ta­ron nin­gún in­te­rés has­ta que el Met los ex­pu­so en 2002.

Sus fo­tos de co­li­llas de ci­ga­rri­llos tam­po­co re­ci­bie­ron ala­ban­zas en su mo­men­to. Se­gún él, un ci­ga­rri­llo aplas­ta­do po­día in­di­car un ca­rác­ter, re­ve­lar un ner­vio­sis­mo o el gus­to de una per­so­na, y des­de 1972 co­men­zó a re­co­ger­los de la ca­lle. La pri­me­ra vez que fue­ron ex­pues­ta s en el MoMA, en 1975, se las juz­gó re­pug­nan­tes, pe­ro hoy en día se con­si­de­ran obras maes­tras.

Pe­ro na­da le da­ba más pla­cer que fo­to­gra­fiar a su mu­jer, Li­sa Fons­sa­gri­ves-Penn. En 1947, Penn co­no­ció a es­ta ex­bai­la­ri­na sue­ca do­ta­da de un ex­cep­cio­nal sen­ti­do del mo­vi­mien­to. Se di­ce que es­tu­dia­ba los cua­dros de ar­tis­tas cé­le­bres pa­ra co­piar los mo­vi­mien­tos que más se adap­ta­ran a ca­da ti­po de ves­ti­do. Penn es­ta­ba pro­fun­da­men- te enamo­ra­do de ella.

A fi­nes de los años 60, Ir­ving Penn se vol­vió más clásico, me­nos in­no­va­dor, a pe­sar de al­gu­nos ful­go­res aquí y allá. Lo que do­mi­nó en su fo­to­gra­fía es un per­fec­cio­nis­mo ca­si in­quie­tan­te, que lo ale­jó del es­pí­ri­tu de la épo­ca. En los úl­ti­mos años, en la cal­ma ca­si mo­na­cal de su es­tu­dio de la Quin­ta Ave­ni­da, don­de iba ca­da día, ro­dea­do de seis asis­ten­tes, con­ti­nuó tra­ba­jan­do pa­ra Vo­gue en pu­bli­ci­dad, pa­ra Is­sey Mi­ya­ke –con quien hi­zo dos li­bros, en 1988 y 1997–, pe­ro con­cen­trán­do­se de más en más en sus otros te­mas: na­tu­ra­le­zas muer­tas, na­ti­vos de lu­ga­res re­mo­tos o sus ob­je­tos mun­da­nos –car­te­les, co­li­llas de ci­ga­rri­llos, ba­su­ra de la ca­lle–, con­vir­tién­do­las en imá­ge­nes de una be­lle­za me­mo­ra­ble, a me­nu­do su­rrea­lis­ta.

Ir­ving Penn fa­lle­ció el 7 de oc­tu­bre de 2009, a los 92 años.

EN CIN­CO AÑOS IR­VING PENN IN­VEN­TA­RÍA LA IMA­GEN MO­DER­NA, EN RUP­TU­RA CON EL “MUN­DO AR­TI­FI­CIAL” DE LA FO­TO­GRA­FÍA DE MO­DA DE LA ÉPO­CA, HE­CHA DE DE­CO­RA­DOS SO­BRE­CAR­GA­DOS E ILU­MI­NA­CIO­NES TEA­TRA­LES.

Mo­da en blan­co y ne­gro con car­te­ra (Jean Pat­chett), Nue­va York, 1950.

Ir­ving Penn en Nue­va Gui­nea, 1970.

Izq: Bo­ca pa­ra L’Oréal. Nue­va York, 1986.

Der: Tru­man Ca­po­te, Nue­va York, 1948.

Guan­te y za­pa­to, Nue­va York, 1947.

Arri­ba: Dos gue­rre­ros Mi­ya­ke. Nue­va York, 1998.

Aba­jo: Nao­mi Sims en­vuel­ta en un echar­pe, Nue­va York. 1969.

Arri­ba: Jue­gos des­pués de la ce­na, Nue­va York, 1947.

Aba­jo: Ci­ga­rri­llo Nº 37, Nue­va York, 1972.

A la de­re­cha:

Ves­ti­do sirena de Ro­chas (Li­sa Fons­sa­gri­ve­sPenn, su es­po­sa), Pa­rís,1950.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.