EX­PO­SI­CIÓN / Si la si­lue­ta ha­bla­ra...

/ex­po­si­ción/ ¡Cuán­tas co­sas di­ría! Es que a lo lar­go de la his­to­ria los ves­ti­dos han mol­dea­do a su an­to­jo el cuer­po de la mu­jer, ci­ñén­do­lo a cá­no­nes de be­lle­za, for­mas de re­pre­sen­ta­ción so­cial y con­ven­cio­nes morales. La mues­tra El Cuer­po Ves­ti­do: Si­lue­tas

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR MA­RÍA PAZ MAL­DO­NA­DO O. FO­TOS JO­SE­FI­NA VALTIER

alar­gar la si­lue­ta, re­du­cir la cin­tu­ra, com­pri­mir el bus­to, achi­car los pies. En un mag­ní­fi­co jue­go de con­tra­dic­cio­nes, las es­tric­tas fun­cio­nes de las pren­das in­te­rio­res que sur­gen a par­tir del 1500 con­tras­tan con la de­li­ca­da con­fec­ción de los di­se­ños que las cu­bren. Tán­dem en­tre lo vi­si­ble e in­vi­si­ble, na­tu­ra­le­za y ar­ti­fi­cio, que di­bu­ja mol­des se­gún su épo­ca, pe­ro que man­tie­ne co­mo hi­lo conductor la bús­que­da de la be­lle­za per­fec­ta, si es que exis­te tal con­cep­to. Re­vi­sar es­ta evo­lu­ción in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre un pa­sa­do car­ga­do de im­po­si­cio­nes y re­glas, y en es­pe­cial so­bre un pre­sen­te que he­re­da im­pre­sio­nan­tes si­mi­li­tu­des.

“Si­lue­tas, vo­lú­me­nes, proporciones y me­di­das han va­ria­do a lo lar­go de la his­to­ria, siem­pre per­si­guien­do los im­pe­ra­ti­vos que la mo­da dic­ta a la es­té­ti­ca del cuer­po. En ca­da si­glo ob­ser­va­mos có­mo el ves­ti­do ha al­te­ra­do la for­ma del cuer­po hu­mano y ha mo­di­fi­ca­do su ima­gen, ten­dien­do a com­pri­mir­lo o li­be­rar­lo al­ter­na­ti­va­men­te”, ex­pli­ca Síl­via Ven­to­sa, co­mi­sa­ria jun­to a Teresa Bas­tar­de de El Cuer­po Ves­ti­do, una de las cin­co ex­po­si­cio­nes per­ma­nen­tes del Mu­seu del Dis­seny de Bar­ce­lo­na. Y agre­ga: “La mues­tra ofre­ce la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var crí­ti­ca­men­te có­mo se ha ma­ni­pu­la­do el as­pec­to ex­te­rior de la fi­gu­ra hu­ma­na y de­du­cir lo ab­sur­do de ser es­cla­vo del pro­pio cuer­po o de la mo­da”.

Es­cla­vos de la ima­gen o no, lo que es in­dis­cu­ti­ble es có­mo la apa­rien­cia es­con­de mu­cho más de lo que de­ja ver, y los 111 ves­ti­dos y 62 es­truc­tu­ras in­te­rio­res que com­po­nen la ex­po­si­ción lo evi­den­cian. Pa­ra cons­truir el mon­ta­je –a car­go de Ju­lia Schulz-Dorn­burg, con la co­la­bo­ra­ción de Eu­ge­nia Tron­co­so–, cin­co ac­cio­nes dic­ta­ron la pau­ta: am­pliar, me­dian­te cue­llos es­ca­ro­la­dos, pe­chos inflados, cal­zo­nes de ca­la­ba­za, vo­lan­tes y la­zos; re­du­cir, con car­to­nes de pe­cho y cor­sés; alar­gar, me­dian­te pe­lu­cas y or­na­men­tos, som­bre­ros de co­pa y za­pa­tos de pla­ta­for­ma; per­fi­lar, con cal­zo­nes y me­dias que crean una si­lue­ta fi­li­for­me, ca­mi­se­tas y ma­llas, y la más re­cien­te, des­ta­par, me­dian­te trans­pa­ren­cias y pren­das ín­ti­mas.

Cin­cuen­ta di­se­ña­do­res vis­ten los ma­ni­quíes tras las vi­tri­nas dis­pues­tas en los 657 m² de la mues­tra, en­tre ellos Ma­nuel Ro­ca­mo­ra, Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, Pa­co Ra­ban­ne, Adol­fo Do­mín­guez, An­to­nio Mi­ró, An­drés Sar­dá, Ama­ya Ar­zua­ga, Agat­ha Ruiz de la Prada y los her­ma­nos Iñaki y Ai­tor Mu­ñoz (Ai­lan­to). Con es­ti­los tan dis­tin­tos co­mo su uni­ver­so crea­ti­vo, to­dos dan cuen­ta de la pre­mi­sa so­cial que re­afir­ma ca­da pie­za: el cuer­po, le­jos de ser neu­tro, es el in­di­ca­dor más real de la so­cie­dad y de la cul­tu­ra.

Cues­tión de ima­gen

Mien­tras en nues­tra me­mo­ria co­lec­ti­va las es­truc­tu­ras in­te­rio­res co­mo el cor­sé, mi­ri­ña­que y po­li­són for­man par­te del pa­sa­do opre­sor de la mo­da, re­sul­ta in­tere­san­te re­fle­xio­nar so­bre có­mo nue­vas es­truc­tu­ras, mu­chas de ellas men­ta­les, di­bu­jan nue­vas si­lue­tas fe­me­ni­nas que a ve­ces li­be­ran, y otras, opri­men. Lo mis­mo su­ce­de en el ca­so de los or­na­men­tos, si an­tes cue­llos re­po­llu­dos o man­gas aglo­ba­das trans­mi­tían un men­sa­je de­ter­mi­na­do, hoy ac­ce­so­rios co­mo pier­cings y ta­tua­jes son los en­car­ga­dos de ha­blar por sí mis­mos.

Pro­be­mos con un ejer­ci­cio: si una mu­jer del 1800 se subie­se a una má­qui­na del tiem­po y via­ja­ra has­ta el día de hoy, ¿cuán im­pre­sio­na­da cree que es­ta­ría con las ci­ru­gías es­té­ti­cas o die­tas ex­prés con que es­ta ge­ne­ra­ción mol­dea sus cuer­pos? Pro­ba­ble­men­te igual (o más) que no­so­tras con sus mi­ri­ña­ques y cor­sés. “Los tiem­pos han cam­bia­do,

y mu­cho, pe­ro la ob­se­sión por el cuer­po y las exi­gen­cias so­bre su for­ma pa­re­cen ser cons­tan­tes a las que no se da tre­gua, me­nos en una so­cie­dad co­mo la ac­tual, don­de la ima­gen tie­ne un in­men­so va­lor de identidad per­so­nal y co­mu­ni­ca­ción so­cial”, agre­ga Síl­via.

“El Cuer­po Ves­ti­do no so­lo per­mi­te va­lo­rar y ad­mi­rar la in­du­men­ta­ria a lo lar­go de los si­glos, sino que ade­más le aña­de otro va­lor: in­du­ce a re­fle­xio­nar so­bre la apa­rien­cia del cuer­po hu­mano, es de­cir, so­bre la con­di­ción hu­ma­na, en oca­sio­nes tan so­lo me­ra apa­rien­cia”, con­clu­ye Pi­lar Vé­lez, di­rec­to­ra del mu­seo. Un fas­ci­nan­te re­co­rri­do por la his­to­ria del ves­tua­rio pa­ra de­jar­se conquistar por la mo­da y hus­mear ba­jo las pren­das.

SI UNA MU­JER DEL 1800 SE SUBIE­SE A UNA MÁ­QUI­NA DEL TIEM­PO Y VIA­JA­RA HAS­TA EL DÍA DE HOY, ¿CUÁN IM­PRE­SIO­NA­DA CREE QUE ES­TA­RÍA CON LAS CI­RU­GÍAS ES­TÉ­TI­CAS O DIE­TAS EX­PRÉS CON QUE ES­TA GE­NE­RA­CIÓN MOL­DEA SUS CUER­POS? PRO­BA­BLE­MEN­TE IGUAL (O MÁS) QUE NO­SO­TRAS CON SUS MI­RI­ÑA­QUES Y COR­SÉS.

Teresa Bas­tar­des y Síl­via Ven­to­sa, co­mi­sa­rias de la ex­po­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.