EX­PO­SI­CIÓN / Hubert de Gi­venchy

Úni­co mo­dis­to aún vi­vien­te de la épo­ca de oro de la al­ta costura pa­ri­si­na, Hubert de Gi­venchy es ob­je­to de una am­plia mues­tra en el Mu­seo de la Mo­da y el En­ca­je de Ca­lais (Fran­cia). Si­nó­ni­mo de una ele­gan­cia chic, el maes­tro fran­cés vis­tió a las mu­je­res m

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR FLORENCIA SAÑUDO

een 1995, Hubert de Gi­venchy se re­ti­ró del mun­do de la mo­da de­jan­do su ca­sa y su nom­bre –ya en ma­nos del gru­po LVHM des­de 1988– a John Ga­lliano, quien fue lue­go su­ce­di­do por Ale­xan­der McQueen, Ju­lien McDo­nald y Ric­car­do Tis­ci. Nin­guno de ellos eli­gió ins­pi­rar­se en los fe­no­me­na­les ar­chi­vos de la mai­son y en los hi­tos de la lar­ga ca­rre­ra de su fun­da­dor. Él, por su par­te, se de­di­có a su tra­ba­jo co­mo pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Ch­ris­tie’s y de la Fun­da­ción Ba­len­cia­ga. Por un tiem­po pa­re­ció que su nom­bre es­ta­ba con­de­na­do al ol­vi­do.

Pe­ro si el uni­ver­so de la mo­da pue­de ser cruel, fe­liz­men­te tie­ne me­mo­ria y la úl­ti­ma dé­ca­da fue tes­ti­go de nu­me­ro­sos ho­me­na­jes a es­te mo­dis­to ex­qui­si­to, que a sus 90 años es el úni­co re­pre­sen­tan-

te vi­vien­te de una ex­tra­or­di­na­ria ge­ne­ra­ción de crea­do­res jun­to a Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, Ch­ris­tian Dior, Co­co Cha­nel y Elsa Schia­pa­re­lli.

El úl­ti­mo de ellos tie­ne lu­gar en la Ci­té de la Den­te­lle et de la Mo­de (Mu­seo del En­ca­je y la Mo­da) en Ca­lais, Fran­cia, cu­na de la in­dus­tria del en­ca­je fran­cés, que ex­po­ne ochen­ta mo­de­los del mo­dis­to pro­ve­nien­tes de los ar­chi­vos de la ca­sa, de co­lec­cio­nes pri­va­das y de otros mu­seos.

La ex­po­si­ción re­co­rre la ca­rre­ra del mo­dis­to a tra­vés de los en­cuen­tros de­ci­si­vos que mar­ca­ron su vi­da y die­ron for­ma a su obra, co­men­zan­do con su pri­me­ra co­lec­ción de 1952, en la que lan­zó los ‘se­pa­ra­tes’, es de­cir, pie­zas in­di­vi­dua­les co­mo la cé­le­bre ‘blu­sa Bet­ti­na’ en te­la pa­ra ca­mi­sas, que po­dían ser com­bi­na­das de ma­ne­ras di­fe­ren­tes, dan­do na­ci­mien­to al ‘chic de­con­trac­té’ –has­ta en­ton­ces au­sen­te en la al­ta costura– y ter­mi­nan­do con sus fas­tuo­sos ves­ti­dos de no­via.

Pa­sión por los tex­ti­les

“Las te­las siem­pre me fas­ci­na­ron es­pe­cial­men­te, y la se­da es una ma­te­ria ex­tra­or­di­na­ria. Cuan­do lle­ga­ban las pie­zas de los fa­bri­can­tes de se­da, re­cuer­do con emoción ese olor muy es­pe­cial y la sen­sa­ción de ti­rar de esos ro­llos y em­pe­zar a cor­tar… era co­mo una ex­plo­sión de co­lo­res, de una be­lle­za inex­pli­ca­ble”, re­cor­da­ría Gi­venchy en una en­tre­vis­ta años más tar­de.

La pa­sión del mo­dis­to por los tex­ti­les ex­cep­cio­na­les es vi­si­ble en fi­li­gra­nas a tra­vés de to­do el re­co­rri­do, ilus­tra­do por sus co­la­bo­ra­cio­nes con los más gran­des ar­te­sa­nos de la mo­da, en­tre los que fi­gu­ran los bor­da­do­res Le­sa­ge y Ver­mont y los fa­bri­can­tes de te­las Abraham y Beu­clè­re. Ex­po­nen­tes de es­te ar­te de­li­ca­do y su­til: un ves­ti­do de no­che en ter­cio­pe­lo ver­de es­me­ral­da or­na­do de un cor­sa­ge bor­da­do en cue­ro ro­jo en for­ma de lla­mas rea­li­za­do por el ta­ller Le­sa­ge y un so­fis­ti­ca­do tra­je pan­ta­lón en la­mé bro­ca­do con bor­da­dos me­tá­li­cos. El en­ca­je, evi­den­te­men­te, no que­da atrás y es­tá pre­sen­te en varios ves­ti­dos de no­che. Otros mo­de­los exhiben el ar­te del dra­pea­do aso­cia­do con so­fis­ti­ca­dos bor­da­dos.

El uni­ver­so crea­ti­vo del mo­dis­to fue muy ri­co y sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción, múl­ti­ples, en­tre ellas los ar­tis­tas que él ad­mi­ra­ba y ad­mi­ra pro­fun­da­men­te co­mo Joan Mi­ró, Ro­bert y Sonia De­lau­nay y Mark Roth­ko, pe­ro tam­bién los co­lo­res lu­ju­rio­sos de la na­tu­ra­le­za y el bri­llo fas­tuo­so de la eba­nis­te­ría del si­glo XVIII. Pe­ro sin du­da su ma­yor ins­pi­ra­ción fue­ron sus clien­tas, mu­chas de ellas sus ami­gas y los en­cuen­tros que a lo lar­go de su vi­da mar­ca­ron su obra.

Cier­ta­men­te, Hubert de Gi­venchy vis­tió a una fiel clien­te­la cos­mo­po­li­ta y mu­chos de los ves­ti­dos que hi­zo pa­ra es­tas mu­je­res ele­gan­tes y afor­tu­na­das, co­mo la du­que-

GI­VENCHY DI­CE QUE SU AMIS­TAD CON LA AC­TRIZ AU­DREY HEP­BURN “ERA CO­MO UN ‘LO­VE AFFAIR’”, Y CUEN­TA QUE, A VE­CES, ELLA LO LLA­MA­BA SO­LO PA­RA DE­CIR­LE “TE QUIE­RO”. ELLA SE SEN­TÍA DICHOSA EN LOS DI­SE­ÑOS DEL MO­DIS­TO Y SO­LÍA DE­CIR QUE EN LA RO­PA DE GI­VENCHY SE SEN­TÍA PRO­TE­GI­DA.

sa de Wind­sor, la con­de­sa de Bis­mark, la du­que­sa de Ca­da­val o la mar­que­sa de Llan­zol, es­tán pre­sen­tes en la mues­tra. Tam­bién pue­de ver­se un ves­ti­do de no­che que Ja­que­li­ne Ken­nedy usó en su úni­ca vi­si­ta ofi­cial a Fran­cia, en 1961. Jac­kie co­men­zó a ves­tir Gi­venchy an­tes de que su ma­ri­do fue­ra ele­gi­do Pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos y con­ti­nuó ha­cién­do­lo co­mo pri­me­ra da­ma, una in­men­sa pu­bli­ci­dad pa­ra él. Tam­bién la prin­ce­sa Gra­ce, a quien él re­cuer­da co­mo una mu­jer “re­ser­va­da, tí­mi­da y ¡tan be­lla!”, ‘trai­cio­na­ba’ de vez en cuan­do a Marc Bohan de Ch­ris­tian Dior por Gi­venchy.

Sin du­da, Amé­ri­ca ca­yó to­tal­men­te se­du­ci­da por es­te mo­dis­to gua­po, al­to y aris-

to­crá­ti­co (Gi­venchy, con­de de Taf­fin, per­te­ne­ce a la no­ble­za fran­ce­sa) quien vis­tió a gran­des es­tre­llas co­mo Marlene Die­trich, Eli­za­beth Tay­lor y Lau­ren Ba­call y a ‘so­cia­li­tés’ co­mo Glo­ria Guin­ness, Ba­be Pa­ley y Bunny Me­llon. “To­das ellas eran mu­je­res de un gran re­fi­na­mien­to que en­ri­que­cie­ron mi vi­da. Yo via­ja­ba con al­gu­nas de ellas, ve­nían a mi ca­sa de cam­po, vi­si­tá­ba­mos jun­tos ex­po­si­cio­nes”, re­cuer­da. A pro­pó­si­to de Bunny Me­llon (fi­lán­tro­pa, co­lec­cio­nis­ta, hor­ti­cul­to­ra y di­se­ña­do­ra del Ro­se Gar­den de la Ca­sa Blan­ca), al mo­dis­to le complace re­cor­dar una anéc­do­ta que in­clu­ye tam­bién a su ad­mi­ra­dí­si­mo Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga: “Cuan­do Ba­len­cia­ga ce­rró su mai­son, su ca­sa mar­cha­ba for­mi­da­ble­men­te, pe­ro era un sa­bio. Me de­cía, “Hubert, la vi­da cam­bia, los tiem­pos cambian”, e hi­zo una cosa ma­ra­vi­llo­sa, to­mó de la mano a Bunny Me­llon, su me­jor clien­ta, cru­zó la ca­lle (nues­tras ca­sas es­ta­ban en la ave­ni­da Geor­ges V, una fren­te a la otra) y le di­jo: “Aho­ra es él quien de­be ves­tir­la”. Yo pen­sé que ella nun­ca ven­dría, pe­ro lo hi­zo. Nun­ca ha­bía­mos te­ni­do una clien­ta que en­car­ga­ra tan­tos ves­ti­dos al mis­mo tiem­po. ¡Has­ta le ha­cía­mos la ro­pa que usa­ba pa­ra ocu­par­se del jar­dín!”.

Ado­ra­da Au­drey

Pe­ro sin du­da la re­la­ción más pri­vi­le­gia­da fue la que man­tu­vo con Au­drey Hep­burn, con quien for­ma­ron la pa­re­ja crea­dor-mu­sa más em­ble­má­ti­ca del si­glo XX. Pe­ro no so­lo eso: si bien les unía una in­ten­sa re­la­ción pro­fe­sio­nal, la su­ya era so­bre to­do una re­la­ción sen­ti­men­tal. Gi­venchy di­ce que

su amis­tad con la ac­triz “era co­mo un ‘lo­ve affair’”, y cuen­ta que, a ve­ces, ella lo lla­ma­ba so­lo pa­ra de­cir­le “te quie­ro”. Au­drey se sen­tía dichosa en los di­se­ños del mo­dis­to y so­lía de­cir que en la ro­pa de Gi­venchy se sen­tía pro­te­gi­da y era la úni­ca en la que se sen­tía ella mis­ma, y en to­dos los con­tra­tos pa­ra ca­da uno de sus fil­mes fi­gu­ra­ba que Gi­venchy de­bía di­se­ñar su ves­tua­rio. Pe­ro es­te, con la hu­mil­dad de los gran­des, aún in­sis­te en que “a los ves­ti­dos que yo crea­ba pa­ra Au­drey, ella les agre­ga­ba un pe­que­ño detalle per­so­nal que me­jo­ra­ba to­do…”.

De su lar­ga aso­cia­ción y amis­tad con Hubert de Gi­venchy sur­gie­ron al­gu­nos de los más ele­gan­tes –e in­flu­yen­tes– ves­tua­rios de la his­to­ria del ci­ne. ¿Có­mo olvidar el ves­ti­do ne­gro de “Desa­yuno en Tif­fany”? ¿O los im­pe­ca­bles tai­lleurs en to­dos su fil­mes? ¿Quién dio al trench su lu­gar de ho­nor en el ves­tua­rio de to­da mu­jer? Al­gu­nas de esas pren­das, par­ti­cu­lar­men­te el icó­ni­co ves­ti­do de ”Desa­yuno en Tif­fany” (1961) y el ves­ti­do de en­ca­je con an­ti­faz de “Có­mo ro­bar un mi­llón” (1966) es­tán pre­sen­tes en la mues­tra.

La ex­po­si­ción tam­po­co ol­vi­da los per­fu­mes que Gi­venchy lan­zó en­tre 1957 y 1995, mu­chos de ellos clá­si­cos co­mo l’In­ter­dit (crea­do pa­ra Hep­burn), Gi­venchy III, Mon­sieur, In­sen­sé y Or­gan­za, y se ter­mi­na con una se­lec­ción de ves­ti­dos de no­via, ro­mán­ti­cos y va­po­ro­sos, otra es­pe­cia­li­dad del mo­dis­to.

Hubert de Gi­venchy, Ci­té de la Den­te­lle et de la Mo­de (Ca­lais, Fran­cia), has­ta el 31/12/17

GI­VENCHY VIS­TIÓ A UNA FIEL CLIEN­TE­LA COS­MO­PO­LI­TA Y MU­CHOS DE LOS VES­TI­DOS QUE HI­ZO PA­RA ES­TAS MU­JE­RES ELE­GAN­TES Y AFOR­TU­NA­DAS, CO­MO LA DU­QUE­SA DE WIND­SOR Y LA CON­DE­SA DE BIS­MARK, ES­TÁN PRE­SEN­TES EN LA MUES­TRA. TAM­BIÉN PUE­DE VER­SE UN VES­TI­DO DE NO­CHE QUE JAC­QUE­LI­NE KEN­NEDY USÓ EN SU ÚNI­CA VI­SI­TA OFI­CIAL A FRAN­CIA, EN 1961.

En la ex­po­si­ción, el mo­de­lo ori­gi­nal de la blu­sa “Bet­ti­na”.

Au­drey Hep­burn jun­to a Hubert de Gi­venchy en Pa­rís.

Arri­ba: Ves­ti­do en or­gan­za de se­da que per­te­ne­ció a la du­que­sa de Wind­sor, ve­rano 1966. Cen­tro: Con­jun­to de fal­da en lino y blu­sa “Bet­ti­na” en al­go­dón ca­mi­se­ro, P/V 1952. Izq.: Con­jun­to de pan­ta­lón y cha­que­ta de no­che en bro­ca­do bor­da­do de hi­los de...

Hubert de Gi­venchy y Au­drey Hep­burn en el ta­ller­de es­te, 1959.

Detalle del con­jun­to de no­che en sa­tén bor­da­do que usó Jac­kie Ken­nedy du­ran­te su vi­si­ta ofi­cial a Fran­cia en 1961.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.