EN­TRE­VIS­TA / Mi­che­le Mag­na­ni

Ha­bla­mos con el se­nior ma­keup ar­tist de MAC en Ita­lia du­ran­te su vi­si­ta a Chi­le, y nos con­tó so­bre los es­ti­los que dic­tan pau­ta en el mun­do, de có­mo las mar­cas y ma­qui­lla­do­res es­tán cam­bian­do sus mu­sas por mu­je­res reales y có­mo las re­des so­cia­les mo­di­fi­ca

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR AN­DREA HARTUNG FO­TOS AGEN­CIAS

con más de dos dé­ca­das de tra­yec­to­ria, que in­clu­ye el di­se­ño de ma­qui­lla­je de dis­tin­tas mar­cas pa­ra las se­ma­nas de la mo­da de Nue­va York, Mi­lán y Pa­rís, y co­mo se­nior ma­keup ar­tist de MAC en Ita­lia des­de 1999, Mi­che­le Mag­na­ni (49) tie­ne más que su­fi­cien­te ex­pe­rien­cia pa­ra sa­ber qué ten­den­cias re­gi­rán los pró­xi­mos me­ses y cuá­les ya son cosa del pa­sa­do. Por eso cuan­do vi­si­tó Chi­le no de­ja­mos pa­sar la opor­tu­ni­dad de pre­gun­tar­le so­bre los me­jo­res con­se­jos pa­ra es­tar a la van­guar­dia. Su res­pues­ta nos sor­pren­dió: “La ten­den­cia es free, co­mo una anar­quía que da a to­das las mu­je­res la po­si­bi­li­dad de ser re­co­no­ci­das, no co­mo un con­jun­to sino que co­mo per-

so­nas in­di­vi­dua­les. Aquí la per­fec­ción no es ne­ce­sa­ria, no nos gus­ta. Si se ve per­fec­to, se ve vie­jo”. Y es así co­mo él tra­ba­ja, so­bre la mar­cha e ins­pi­rán­do­se en la mu­jer que es­tá ma­qui­llan­do más que en lo que ‘es­tá de mo­da’ o se usa ca­da tem­po­ra­da. Pa­ra Mi­che­lle, la cla­ve de un buen ma­qui­lla­je es sa­car a re­lu­cir aque­llo que nos ha­ce úni­cas en vez de ocul­tar­lo ba­jo ca­pas de ba­se y co­rrec­tor.

Quie­nes es­tén es­pe­ran­do li­nea­mien­tos so­bre có­mo ma­qui­llar­se, qué nue­vos pro­duc­tos ad­qui­rir o a quién imi­tar se sen­ti­rán de­cep­cio­na­dos, pues la res­pues­ta no la en­con­tra­rán afue­ra. “El ma­qui­lla­je se con­vir­tió en una ex­pre­sión de ti mis­ma, pe­ro tam­bién en un ac­ce­so­rio que so­lo usas por el día y que lue­go te qui­tas”, ex­pli­ca. “No te sien­tes igual to­dos los días, de la mis­ma for­ma que un día pue­des que­rer un ma­qui­lla­je na­ked y otro uno más lo­co, lleno de co­lo­res. La idea es adap­tar­lo a tu hu­mor y a tu out­fit”, aña­de.

Aun así, mu­chas per­so­nas en­cuen­tran ins­pi­ra­ción en las re­des so­cia­les, ¿qué ha­cer pa­ra no caer en la imi­ta­ción? Hay un bom­bar­deo de in­puts pa­ra las mu­je­res, des­de las re­des so­cia­les y las pa­sa­re­las, que ge­ne­ra mu­cha con­fu­sión. Des­de el mun­do de la mo­da lla­ma­mos a ju­gar más y a no imi­tar a íco­nos ni in­fluen­cia­do­ras, por­que que­re­mos man­te­ner eso úni­co que hay en ca­da mu­jer. Pe­ro lo mara- vi­llo­so de las re­des so­cia­les es que te in­vi­tan a pro­bar nue­vas co­sas. Es gra­cias a to­das las per­so­nas que ha­blan de ma­qui­lla­je que hay una nue­va ge­ne­ra­ción que ado­ra ex­pe­ri­men­tar y com­prar nue­vos pro­duc­tos, pro­bar nue­vas téc­ni­cas. En­ton­ces, am­bas vi­sio­nes, la de la mo­da y la de Ins­ta­gram, es­tán bien, por­que ayu­dan a en­con­trar ese es­ti­lo per­so­nal. Po­de­mos in­clu­so ver tu­to­ria­les don­de ex­pli­can có­mo lo­grar dis­tin­tos looks y a par­tir de eso mu­chos se atre­ven, lo ven co­mo po­si­ble. Lo im­por­tan­te es no caer en esa per­fec­ción que ofre­ce Ins­ta­gram, con to­das sus edi­cio­nes y sus filtros. La piel ne­ce­si­ta pa­re­cer piel y no plás­ti­co.

¿Có­mo es­tá cam­bian­do la mu­jer en cuan­to a su re­la­ción con el ma­qui­lla­je? En el pa­sa­do la mu­jer se ma­qui­lla­ba pa­ra ver­se gua­pa y pa­ra bus­car un ma­ri­do o la apro­ba­ción de sus pa­res. Aho­ra el cambio es po­ten­te: se ma­qui­llan pa­ra ser ellas mis­mas y di­fe­ren­ciar­se del res­to; no quie­ren te­ner el mis­mo es­ti­lo de otra mu­jer. El sue­ño de to­das es des­per­tar en las ma­ña­nas, lavarse la ca­ra y que­dar per­fec­tas, pe­ro po­cas pue­den lo­grar­lo. De ahí vie­ne la ten­den­cia del ma­keup no ma­keup, don­de se ha­ce un ma­qui­lla­je que no se ve, pa­re­ce una piel de lu­jo, una piel hi­dra­ta­da. Por es­to ve­mos có­mo apa­re­cen pro­duc­tos que apor­tan

“EL SUE­ÑO DE TO­DAS ES LAVARSE LA CA­RA Y QUE­DAR PER­FEC­TAS. DE AHÍ VIE­NE LA TEN­DEN­CIA DEL MA­KEUP NO MA­KEUP, DON­DE SE HA­CE UN MA­QUI­LLA­JE QUE NO SE VE, PA­RE­CE UNA PIEL DE LU­JO”.

lu­mi­no­si­dad pe­ro que no se no­tan ne­ce­sa­ria­men­te, co­mo es el ca­so de las bases li­ge­ras. Hay que re­cor­dar que ja­más se­rá un cum­pli­do de­cir “me gus­ta tu ma­qui­lla­je”, pe­ro sí lo es “te ves gua­pa, des­can­sa­da o fe­liz”. Eso es usar un buen ma­qui­lla­je.

Y las mar­cas de be­lle­za y los ma­qui­lla­do­res ¿có­mo se adap­tan a es­ta nue­va mu­jer? Al prin­ci­pio, ca­da di­se­ña­dor, ca­da ma­keup ar­tist, te­nía una mu­sa ins­pi­ra­do­ra. Aho­ra la ins­pi­ra­ción vie­ne de la ca­lle, la mu­sa pa­só a ser la mu­jer nor­mal. Hay ex­per­tos que se de­di­can a in­ves­ti­gar en ciudades co­mo Ber­lín, Mi­lán, Pa­rís, Nue­va York y To­kio, mi­ran­do a la gen­te nor­mal. Pe­ro ya no es­tán bus­can­do mu­je­res gua­pas, ne­ce­si­tan mu­je­res fuer­tes. Las nue­vas fuen­tes de ins­pi­ra­ción son mu­je­res con es­ti­lo pro­pio, que han he­cho his­to­ria. Son íco­nos de es­ti­lo de vi­da más que de be­lle­za. En el ca­so de MAC, an­tes es­tá­ba­mos cen­tra­dos en no­so­tros mis­mos a la ho­ra de desa­rro­llar nue­vos pro­duc­tos, mien­tras que aho­ra mi­ra­mos a la mu­jer, y creo que eso es una re­vo­lu­ción in­creí­ble. Aho­ra cuan­do las clien­tas lle­gan a la tien­da no que­re­mos ‘en­se­ñar­les’, por­que nos pa­re­ce arrogante. Que­re­mos com­par­tir las ex­pe­rien­cias pa­ra ver có­mo ellas las adap­tan a su es­ti­lo de vi­da.

¿Có­mo tra­du­ces es­to en tu tra­ba­jo con los di­se­ña­do­res de mo­da? Al ha­cer un ma­qui­lla­je pa­ra pa­sa­re­la se tra­ba­ja en con- jun­to con el di­se­ña­dor y el es­ti­lis­ta, por­que mien­tras el pri­me­ro se en­car­ga del ves­tua­rio, es el se­gun­do el que en­tre­ga el men­sa­je de la co­lec­ción, qué se quie­re de­cir más allá de la ro­pa. Y ellos se es­tán dan­do cuen­ta de es­ta ten­den­cia, de que ca­da mu­jer es dis­tin­ta, en­ton­ces lo que ha­cen es que me di­cen: “quie­ro na­da”. Pe­ro hay que sa­ber có­mo lo­grar ese na­da, y eso se ha­ce tra­ba­jan­do las dis­tin­tas tex­tu­ras. Pue­de ser un na­da lleno de gloss, ilu­mi­na­do, ma­te. Las al­ter­na­ti­vas pa­ra lle­gar a ese na­da son mu­chí­si­mas.

Si bien ha­blas de una ten­den­cia li­bre de re­glas, siem­pre hay al­go ‘de mo­da’ en el ma­qui­lla­je, ¿qué ven­drá en los pró­xi­mos me­ses? To­do de­pen­de del gus­to de ca­da per­so­na, pe­ro lo fun­da­men­tal es­tá en las tex­tu­ras. El año pa­sa­do ha­bla­mos mu­cho del ma­te, mien­tras que pa­ra lo que res­ta de es­te año la ten­den­cia va en­fo­ca­da en el gloss y el me­ta­li­za­do, lo­gran­do un efec­to ca­si es­pe­ja­do en los la­bios. La di­fe­ren­cia prin­ci­pal es­tá en que ya no bas­ta con uti­li­zar un pro­duc­to, co­mo un la­bial o una som­bra, sino que se ne­ce­si­ta una com­bi­na­ción de pig­men­tos, gloss y to­das las tex­tu­ras que en­con­tre­mos. Tam­bién se vie­ne mu­cho el anaran­ja­do en los la­bios y en los ojos, con una ter­mi­na­ción acuo­sa, si­mi­lar al ro­cío de la ma­ña­na. To­do es­to es po­si­ble so­lo si la ba­se de la piel se ve muy na­tu­ral, so­lo hay que cu­brir lo jus­to don­de sea ne­ce­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.