MO­DA / Za­pa­tos icó­ni­cos

Así co­mo hay pren­das que mar­ca­ron ge­ne­ra­cio­nes, los za­pa­tos han acom­pa­ña­do los cam­bios en el con­su­mo, la mo­da y las ten­den­cias. Des­de los bi­co­lor de Cha­nel has­ta los ‘im­po­si­bles’ Ar­ma­di­llo de Ale­xan­der McQueen, des­ta­ca­mos 11 mo­de­los que ga­na­ron su lu­gar e

La Tercera - Mujer de Lujo - - ENESTAEDICIÓN - POR FLORENCIA GIOIA

ZA­PA­TOS OX­FORD

A los bri­tá­ni­cos (y en es­pe­cial a los miem­bros de la reale­za) se les atri­bu­ye la crea­ción o el per­fec­cio­na­mien­to de ob­je­tos icó­ni­cos en la his­to­ria de la mo­da, co­mo su ar­te­sa­nía sas­tre­ra, los es­tam­pa­dos a cua­dros y al­gu­nos mo­de­los de za­pa­tos. Al Ox­ford, ori­gi­na­do en Gran Bre­ta­ña (Es­co­cia e Ir­lan­da), se le co­no­cía ini­cial­men­te co­mo Bal­mo­rals, alu­dien­do a la vi­vien­da de la Rei­na en esa zo­na es­co­ce­sa. El prín­ci­pe de Ga­les (lue­go Eduar­do VIII y, des­pués de ab­di­car, du­que de Wind­sor) usa­ba es­te mo­de­lo pa­ra ju­gar al golf. Fue­ron po­pu­la­ri­za­dos por los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford en la ver­sión de bo­ti­nes du­ran­te el si­glo XIX, lo que les dio el nom­bre con el que los co­no­ce­mos hoy. El mo­de­lo tra­di­cio­nal mas­cu­lino (que ac­tual­men­te se ex­tien­de al cló­set de las mu­je­res) es­tá con­fec­cio­na­do en cue­ro ne­gro o ca­fé con dos hi­le­ras de cin­co o seis agu­je­ros por los que se pa­sa el cor­dón. Se con­si­de­ra el za­pa­to ideal pa­ra usar con tra­je for­mal y en una ver­sión más ca­sual si es en ga­mu­za. Tie­ne dis­tin­tos ‘ape­lli­dos’ de­pen­dien­do de sus or­na­men­tos: li­sos (sin de­co­ra­ción), le­ga­te (cos­tu­ras con per­fo­ra­cio­nes), se­mi-bro­gue (pun­te­ra del za­pa­to y cos­tu­ras per­fo­ra­das) y full-bro­gue (con di­se­ños pun­tea­dos en to­do el za­pa­to). El pun­tea­do tie­ne un ori­gen anec­dó­ti­co: fue in­cor­po­ra­do por cam­pe­si­nos ir­lan­de­ses pa­ra que se eva­po­ra­ra la hu­me­dad. Uno de los mo­de­los más fas­hio­nis­tas es el que in­mor­ta­li­zó Mi­chael Jack­son, en blan­co y ne­gro, en los años ochen­ta.

WE­LLING­TON, HUN­TER

Fun­da­da en Es­co­cia en 1856 por un es­ta­dou­ni­den­se que bus­có opor­tu­ni­da­des le­jos de Nor­tea­mé­ri­ca, la North Bri­tish Rub­ber Com­pany fue el co­mien­zo de es­ta his­to­ria que une tra­di­ción, ca­li­dad y ce­le­bri­ties en una mar­ca. El pro­pó­si­to ini­cial de Henry Lee No­rris era crear pro­duc­tos de cau­cho du­ra­bles, y con la fa­bri­ca­ción de bo­tas pa­ra el ejército bri­tá­ni­co en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial sus ven­tas se dis­pa­ra­ron por su uti­li­dad en el cam­po de ba­ta­lla. El icó­ni­co mo­de­lo fue bau­ti­za­do así por el du­que de We­lling­ton en for­ma pós­tu­ma. El no­ble ha­bía pe­di­do a su za­pa­te­ro que lo­gra­ra un pro­duc­to que le per­mi­tie­ra man­te­ner­se se­co en ba­ta­lla, tras lo cual desa­rro­lla­ron el ma­te­rial im­permea­ble. En 1956 fue lan­za­da al mer­ca­do la bo­ta al­ta fa­bri­ca­da con 14 trozos de cau­cho vul­ca­ni­za­dos pa­ra ca­da pie. 28 pie­zas en to­tal de un di­se­ño que se man­tie­ne in­tac­to has­ta hoy. El di­rec­tor ar­tís­ti­co de la em­pre­sa con ba­se en Lon­dres es Alash­dair Wi­llis, ma­ri­do de la di­se­ña­do­ra Ste­lla McCart­ney, y des­de que to­mó el man­do en 2013 la com­pa­ñía ha re­na­ci­do des­de ca­si la quie­bra en 2006. Las fo­tos de em­ble­mas bri­tá­ni­cos co­mo Lady Di o Ka­te Moss lu­cien­do sus bo­tas Hun­ter en sue­lo del Reino Uni­do o en fes­ti­va­les de mú­si­ca fue­ron la me­jor pu­bli­ci­dad que pu­do re­ci­bir la mar­ca. Hoy cuen­ta con dos con­de­co­ra­cio­nes de la Or­den del Im­pe­rio Bri­tá­ni­co y tres lí­neas: Ori­gi­nal (in­du­men­ta­ria pa­ra hom­bre y mu­jer), Field (bo­tas) y Kids (in­fan­til).

AR­MA­DI­LLO, ALE­XAN­DER MCQUEEN

Ver a Lady Gaga o a Daph­ne Guin­ness so­bre un par de za­pa­tos Ar­ma­di­llo (30 cen­tí­me­tros de al­to, con asis­ten­tes co­mo apo­yo, en ca­so de al­gu­na ines­ta­bi­li­dad) en una red car­pet es co­mo pre­sen­ciar un ac­to de equi­li­brio en un cir­co. Y es que la for­ma na­tu­ral de los pies, que di­fí­cil­men­te se adap­ta a un par de ta­co­nes de más de diez cen­tí­me­tros, no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra es­ta cons­truc­ción y el eje del cuer­po lo más pro­ba­ble es que tien­da a in­cli­nar­se. El di­se­ña­dor bri­tá­ni­co Ale­xan­der McQueen (fa­lle­ci­do en fe­bre­ro de 2010) pre­sen­tó es­te mo­de­lo en la co­lec­ción primavera-ve­rano de ese año y se con­vir­tió en ob­je­to de cul­to. Fue la úl­ti­ma crea­ción an­tes de su muer­te, y los es­ca­sos pa­res ori­gi­na­les se en­cuen­tran en ma­nos de co­lec­cio­nis­tas, co­mo la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se.

BE­LLE VIVIER, RO­GER VIVIER

El fran­cés Ro­ger Vivier co­la­bo­ra­ba con Yves Saint Laurent, Ni­na Ric­ci, Dior y otras ca­sas de mo­da an­tes de fun­dar su ‘mai­son’, y en el año 1965 creó el mo­de­lo Be­lle, con la he­bi­lla me­tá­li­ca en el em­pei­ne. El za­pa­to fue po­pu­la­ri­za­do por Cat­he­ri­ne De­neu­ve en la pe­lí­cu­la “Be­lle du jour” en 1967, del que se ven­die­ron 140.000 pa­res en los tres años si­guien­tes. La em­ba­ja­do­ra ac­tual es la ele­gan­tí­si­ma Inés de la Fres­san­ge, viva ima­gen del ‘allu­re’ pa­ri­sino y fiel re­pre­sen­tan­te del es­ti­lo atemporal y clásico de la mar­ca.

BOTOTOS, DR. MARTENS

El doc­tor Klaus Mär­tens fue un mé­di­co mi­li­tar ale­mán que, tras le­sio­nar­se el to­bi­llo y no en­con­trar unas bo­tas có­mo­das, de­ci­dió pro­bar con unas sue­las de cau­cho que fa­bri­có jun­to a su so­cio en Mú­nich, a fi­nes de los años 40. Pa­sa­ron do­ce años has­ta que la mar­ca Dr. Martens fue pa­ten­ta­da por Bill Griggs, un za­pa­te­ro in­glés que com­pró los de­re­chos del mo­de­lo pa­ra fa­bri­car­los en Reino Uni­do. En 1960 fue lan­za­do el clásico mo­de­lo con ocho agu­je­ros, cor­do­nes, ca­ña al­ta e hi­los de co­lor ama­ri­llo, re­for­za­do con cos­tu­ras. El za­pa­to fue adop­ta­do por tra­ba­ja­do­res que ne­ce­si­ta­ban un calzado se­gu­ro y có­mo­do, y rá­pi­da­men­te la sub­cul­tu­ra punk y ro­que­ra de la ca­lle in­gle­sa se apro­pió del es­ti­lo. Tu­vo un ‘re­vi­val’ en los años 90 gra­cias a la ten­den­cia grunge en la mú­si­ca. Ac­tual­men­te el mo­de­lo ori­gi­nal se man­tie­ne inal­te­ra­do, aun­que van va­rian­do los ma­te­ria­les, co­lo­res y di­se­ños, pa­ra hom­bres y mu­je­res.

LA CREA­CIÓN Y LA MA­SI­FI­CA­CIÓN DE DIS­TIN­TOS MO­DE­LOS DE ZA­PA­TOS HA ES­TA­DO LI­GA­DA A LA IN­DUS­TRIA MU­SI­CAL Y LA DEL CI­NE, PRO­CE­SOS EN LOS QUE IN­FLU­YEN, SIN DU­DA, LOS MO­VI­MIEN­TOS SO­CIA­LES, PO­LÍ­TI­COS Y ECO­NÓ­MI­COS CO­MO LA RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL O EL AU­GE DE LA CUL­TU­RA PUNK O GRUNGE.

BI­CO­LOR, CHA­NEL

La sen­ci­llez que ca­rac­te­ri­za­ba a ma­de­moi­se­lle Ga­brie­lle Cha­nel en el di­se­ño de las pren­das se ex­ten­dió a los za­pa­tos y has­ta los fras­cos de su per­fu­me. El mo­de­lo bi­co­lor fue pre­sen­ta­do en 1957 y era ideal pa­ra usar con ro­pa de dis­tin­tos co­lo­res gra­cias al nu­de, tan ver­sá­til, mien­tras la pun­ta en ne­gro ser­vía pa­ra di­si­mu­lar la su­cie­dad que pu­die­ra que­dar lue­go de los de­por­tes al ai­re li­bre. Los más im­por­tan­te era que de­bían ser có­mo­dos, por lo que su ta­cón no so­bre­pa­sa­ba los cin­co cen­tí­me­tros. Lue­go, que fue­ran com­bi­na­bles y ade­más es­ti­li­za­ran la fi­gu­ra al mi­me­ti­zar­se el bei­ge con el tono de la piel. Es un mo­de­lo atemporal que has­ta hoy es re­ver­sio­na­do por el di­rec­tor crea­ti­vo de la mai­son, Karl La­ger­feld.

ALL STAR, CONVERSE

Su crea­dor fue Mar­quis Mills Converse, un es­ta­dou­ni­den­se que en 1908 fa­bri­có un mo­de­lo de za­pa­ti­llas idea­das pa­ra los ju­ga­do­res de bás­quet­bol. Ori­gi­nal­men­te es­ta­ba com­pues­to de una sue­la de go­ma y lo­na pa­ra cu­brir el pie. Lue­go se le fue­ron aña­dien­do de­ta­lles co­mo los agu­je­ros en el ar­co pa­ra los cor­do­nes (con­tra­rio a lo que se pien­sa, no son pa­ra la ven­ti­la­ción, sino pa­ra que que­da­ran más fir­mes las za­pa­ti­llas) y los par­ches en los mo­de­los de ca­ña al­ta, pa­ra ma­yor se­gu­ri­dad en los to­bi­llos de los ju­ga­do­res. El di­se­ño reinó en las can­chas has­ta en­tra­da la dé­ca­da de los 60, cuan­do ade­más em­pe­zó a ser usa­do por ar­tis­tas, ska­ters y mú­si­cos.

PIGALLE, CH­RIS­TIAN LOU­BOU­TIN

El mi­to de la sue­la ro­ja de los za­pa­tos Ch­ris­tian Lou­bou­tin se aso­cia a un ac­ci­den­te que tu­vo una de las co­la­bo­ra­do­ras del di­se­ña­dor fran­cés. Su­pues­ta­men­te es­ta­ba pin­tán­do­se las uñas con bar­niz de ese co­lor cuan­do de­rra­mó un po­co so­bre una sue­la y al crea­dor le pa­re­ció que po­dría fun­cio­nar si se ha­cía con el ma­te­rial co­rrec­to. Fue un he­cho afor­tu­na­do, ya que pos­te­rior­men­te la sue­la en ro­jo bri­llan­te fue pa­ten­ta­da por la mar­ca. El mo­de­lo Pigalle fue lan­za­do en 2004 con un afi­la­do ta­cón de do­ce cen­tí­me­tros que po­dría sig­ni­fi­car un mar­ti­rio pa­ra la ma­yo­ría de las mu­je­res. El crea­dor afir­ma que “los ta­co­nes al­tos son un pla­cer do­lo­ro­so. Si no pue­des ca­mi­nar con ellos, sim­ple­men­te no los lle­ves”. Pe­ro si te atre­ves a pro­bar­los, haz­lo en la ver­sión de cha­rol ne­gro, que con­tras­ta per­fec­ta­men­te con el ro­jo fu­rio­so de su icó­ni­ca sue­la.

BO­TI­NES, NI­CHO­LAS KIRKWOOD

La ca­rre­ra de es­te di­se­ña­dor ale­mán ha si­do me­teó­ri­ca. To­mó un cur­so de be­llas ar­tes en Cen­tral Saint Mar­tins en Lon­dres y es­tu­vo un año en Cord­wai­ners Lon­don Co­lle­ge of Fas­hion, pe­ro se re­ti­ró pa­ra tra­ba­jar con Phi­lip Treacy, el destacado di­se­ña­dor de som­bre­ros. En 2005 pre­sen­tó su pri­me­ra co­lec­ción in­di­vi­dual y des­de en­ton­ces ha co­se­cha­do pre­mios im­por­tan­tes, co­mo “Di­se­ña­dor de za­pa­tos del año” (Con­dé Nast Foot­wear News, 2008) y “Ta­len­to emer­gen­te de ac­ce­so­rios” (Bri­tish Fas­hion Awards, 2008). A sus crea­cio­nes las de­fi­nen la ar­qui­tec­tu­ra y la ex­tra­va­gan­cia, y lla­man la aten­ción por sus ela­bo­ra­das pla­ta­for­mas, al­tu­ras, co­lo­res y ma­te­ria­les. Ade­más se sue­le re­la­cio­nar su es­ti­lo con el ex­cén­tri­co de Phi­lip Treacy en som­bre­ros y el ar­tís­ti­co de Ale­xan­der McQueen en ves­tua­rio.

ROCKSTUD, VA­LEN­TINO

En 2010 la ca­sa fun­da­da por el di­se­ña­dor ita­liano Va­len­tino Ga­ra­va­ni pre­sen­tó el mo­de­lo Rockstud, en ver­sio­nes de ta­co al­to, ta­co mi­di y ba­le­ri­nas. La au­da­cia de las ta­chas uni­da a un di­se­ño clásico y el nom­bre le­gen­da­rio fue­ron un acier­to del dúo crea­ti­vo que hoy es­tá a car­go de la mar­ca: Ma­ria Gra­zia Chiu­ri y Pier­pao­lo Pic­cio­li. Las ven­tas ace­le­ra­das los hi­cie­ron una de las pie­zas más ren­ta­bles de Va­len­tino, y es co­mún ver a las ce­le­bri­ties usar­los en la al­fom­bra ro­ja y tam­bién en la ca­lle. Es un di­se­ño ver­sá­til que une con­cep­tos co­mo es­ti­lo ro­que­ro y ele­gan­cia atemporal.

HANGISI, MA­NO­LO BLAH­NIK

El di­se­ña­dor ca­na­rio co­men­zó su af­fai­re con la mo­da en los años 70, de la mano de Dia­na Vree­land, la en­ton­ces di­rec­to­ra de Vo­gue USA, que lo mo­ti­vó a pro­bar con el di­se­ño de za­pa­tos. Abrió una tien­da en Lon­dres en 1973 con el nom­bre de Zapata y su fa­ma ad­qui­rió proporciones es­tra­tos­fé­ri­cas cuan­do Ca­rrie Brads­haw (el per­so­na­je de Sa­rah Jessica Par­ker en la se­rie “Sex and the city”) lo in­mor­ta­li­zó en te­le­vi­sión, de­cla­ran­do su adic­ción a los “ma­no­los”. Ca­rrie se gas­ta­ba lo que no te­nía en un par de es­tos za­pa­tos y el mo­de­lo Hangisi en co­lor azul fue el ob­je­to con que su eterno no­vio, Mr. Big, le pi­dió ma­tri­mo­nio en uno de los ca­pí­tu­los más re­cor­da­dos de la se­rie.

TA­CO­NES CO­MO LOS DE ALE­XAN­DER MCQUEEN, LOU­BOU­TIN O MA­NO­LO BLAH­NIK SON OB­JE­TO DE DE­SEO PA­RA QUIE­NES LOS USAN (O QUI­SIE­RAN USAR). TAM­BIÉN CUM­PLEN UN ROL EMO­CIO­NAL: “CUAN­TO MÁS AL­TO, ME­JOR. SE TRA­TA MÁS DE UNA AC­TI­TUD. LOS TA­CO­NES AL­TOS EMPODERAN A LAS MU­JE­RES”, HA DE­CLA­RA­DO CH­RIS­TIAN LOU­BOU­TIN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.