ENTREVISTA / Ale­xan­dre de Be­tak: El hom­bre de­trás de los des­fi­les

EL HOM­BRE DE­TRÁS DE LOS DES­FI­LES

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SA­ÑU­DO FOTOS GEN­TI­LE­ZA ALE­XAN­DRE DE BE­TAK

Ca­da vez más ori­gi­na­les y es­pec­ta­cu­la­res, los des­fi­les de­ja­ron de ser el mar­co neu­tro en la pre­sen­ta­ción de una co­lec­ción pa­ra con­ver­tir­se en un ele­men­to esen­cial de su éxi­to. De­trás de es­ta ‘re­vo­lu­ción’, un nom­bre: Ale­xan­dre de Be­tak, di­rec­tor ar­tís­ti­co, es­ce­nó­gra­fo y pro­duc­tor, y el in­ven­tor de una pro­fe­sión de la que es el líder in­dis­cu­ti­do. Mu­jer ha­bló con él so­bre sus mil des­fi­les y vein­ti­cin­co años de ca­rre­ra que ce­le­bra con el li­bro “Be­tak: Fas­hion Show Re­vo­lu­tion”.

has­ta los años 90, cuan­do Ale­xan­dre de Be­tak lle­gó al mun­do de la mo­da con un nue­vo con­cep­to de des­fi­le, es­tos eran en ge­ne­ral even­tos mo­nó­to­nos y po­co ima­gi­na­ti­vos, or­ga­ni­za­dos por las pro­pias ca­sas. Él re­vo­lu­cio­nó el ejer­ci­cio y lo trans­for­mó en una ex­pre­sión ar­qui­tec­tó­ni­ca, ar­tís­ti­ca y emo­cio­nal (ver re­cua­dro). Su idea, en­ton­ces in­no­va­do­ra, era “crear un mo­do de ex­pre­sión pa­ra ayu­dar a tra­du­cir las crea­cio­nes de mar­cas y di­se­ña­do­res, ha­cer­los com­pren­si­bles pa­ra el gran pú­bli­co”. En otras pa­la­bras: ha­cer ha­blar de ellos. Des­de en­ton­ces la lis­ta de sus clien­tes no de­jó de cre­cer: en­tre ellos Dior, Vik­tor and Rolf, Hus­sein Cha­la­yan, Ro­dar­te, Cal­vin Klein, Hu­go Boss, Mi­chael Kors, Car­ven, Ro­ber­to Ca­va­lli, H&M y Victoria’s Se­cret, cu­yo pri­mer des­fi­le re­trans­mi­ti­do en lí­nea hi­zo li­te­ral­men­te ‘ex­plo­tar’ In­ter­net en 2000.

Un li­bro re­ca­pi­tu­la­ti­vo tras vein­ti­cin­co años de ca­rre­ra mar­ca por lo ge­ne­ral el fin de un ci­clo. Exac­ta­men­te, es una eta­pa que con­clu­ye. No lo pen­sé cuan­do sur­gió la idea del li­bro, pe­ro es así. Yo con­tri­buí a la re­vo­lu­ción que trans­for­mó los des­fi­les de mo­da en al­go qui­zás más emo­ti­vo, es­pec­ta­cu­lar y me­dia­ti­za­do. Aho­ra pien­so que es el prin­ci­pio de otro ci­clo y hay que co­men­zar la re­vo­lu­ción II.

¿Qué es esa re­vo­lu­ción II? ¡Ha! Esa es la gran cues­tión, pe­ro por su­pues­to es di­gi­tal. Hoy en día to­do el mun­do pue­de se­guir los des­fi­les en di­rec­to des­de el hue­co de la mano y eso va a aca­rrear un cam­bio to­tal del ca­len­da­rio mun­dial de la mo­da.

¿Quie­re de­cir que no va a ha­ber más fas­hion weeks? Creo que el sis­te­ma de des­fi­les de las fas­hion weeks ya lle­gó un po­co al lí­mi­te. En su ori­gen era una ne­ce­si­dad prác­ti­ca, una ci­ta pa­ra los clien­tes, abier­to a un pu­ña­do de pe­rio­dis­tas im­por­tan­tes. Lue­go hu­bo la es­ca­la­da me­diá­ti­ca, pri­me­ro la pren­sa es­cri­ta, lue­go la TV. Hoy en día las ca­sas gas­tan un mon­tón de di­ne­ro pa­ra sa­tis­fa­cer el ca­len­da­rio de la pren­sa de mo­da y es­ta gas­ta un mon­tón de di­ne­ro pa­ra via­jar a Nueva York, Pa­rís, Lon­dres, Mi­lán pa­ra agra­de­cer la in­vi­ta­ción de los di­se­ña­do­res, quie­nes a su vez son sus anun­cian­tes. ¡To­do el mun­do gas­ta un mon­tón de di­ne­ro! ¿Se­rá el fin de los des­fi­les en vi­vo? Siem­pre va a ha­ber des­fi­les en vi­vo, pe­ro se­rá pa­ra un pú­bli­co más res­trin­gi­do, por­que pa­ra que una mar­ca de lu­jo si­ga ha­cien­do so­ñar, de­be con­vo­car un sen­ti­mien­to de ex­clu­si­vi­dad. Pe­ro no creo que sea ne­ce­sa­rio ha­cer­los siem­pre en las mis­mas ciu­da­des, pa­ra las mis­mas au­dien­cias. Pa­ra con­ti­nuar in­tere­san­do al es­pec­ta­dor fi­nal, so­bre to­do a los mi­llen­nials, ha­brá que rom­per las re­glas, y cuan­do se rom­pen las re­glas se rom­pe el sis­te­ma.

¿De qué se ocu­pa Bureau Be­tak en un des­fi­le? De to­do. Tra­ba­ja­mos con el diseñador y su equi­po so­bre la to­ta­li­dad de la es­tra­te­gia. Nos ocu­pa­mos de en­con­trar el si­tio, de la es­ce­no­gra­fía, de los efec­tos es­pe­cia­les, de la mú­si­ca y ofre­ce­mos los ser­vi­cios de to­do un equi­po, des­de es­ti­lis­tas, pei­na­do­res, ma­qui­lla­do­res a un di­rec­tor de cas­ting.

¿Có­mo eran los des­fi­les cuan­do us­ted co­men­zó? En la épo­ca ha­bía va­rios ti­pos. Unos po­cos co­mo los de Gaul­tier, Mu­gler o Mon­ta­na eran muy es­pec­ta­cu­la­res y muy en­tre­te­ni­dos, co­mo hap­pe­nings, pe­ro muy pri­va­dos y los me­dios ape­nas los cu­brían. Lue­go es­ta­ban los clá­si­cos, que du­ra­ban mu­cho y que eran muy re­pe­ti­ti­vos y abu­rri­dos. Y en los 90 co­men­za­ban a sur­gir los ul­tra­mi­ni­ma­lis­tas de los di­se­ña­do­res ja­po­ne­ses. Lo que yo hi­ce fue apor­tar una ra­zón pa­ra me­dia­ti­zar esos even­tos pa­ra el gran pú­bli­co, ha­cer­los di­fe­ren­tes unos de otros, trans­mi­tir me­jor los uni­ver­sos pro­pios de los di­se­ña­do­res y, a la lar­ga, ayu­dar a iden­ti­fi­car me­jor las mar­cas.

An­tes los des­fi­les du­ra­ban cua­ren­ta mi­nu­tos, lue­go vein­te y aho­ra el pro­me­dio es de do­ce mi­nu­tos. ¿Es ese el lí­mi­te de la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción que se pue­de es­pe­rar hoy? En ge­ne­ral, en nues­tras vi­das, nues­tra ca­pa­ci­dad de aten­ción se re­du­ce ca­da

“LA MO­DA EN SÍ MIS­MA, SO­LA, NO ES LO QUE MÁS ME IN­TERE­SA. PE­RO SÍ CO­MO UN ME­DIO PA­RA CO­MU­NI­CAR IDEAS, CREAR EMO­CIO­NES, IMÁ­GE­NES, Y POR SU CA­PA­CI­DAD DE HA­CER HA­BLAR. PE­RO MIS FUEN­TES DE INS­PI­RA­CIÓN VIE­NEN DE TO­DAS PAR­TES, SAL­VO DE LA MO­DA”, AFIR­MA DE BE­TAK.

día, de­bi­do sim­ple­men­te a la can­ti­dad de in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos. Los des­fi­les son co­mo to­do.Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que al­go pue­de ser for­mi­da­ble du­ran­te diez mi­nu­tos y abu­rrir a la me­dia ho­ra.

¿En qué se di­fe­ren­cian los des­fi­les en Pa­rís, Nueva York, Lon­dres y Mi­lán? Nueva York es­tá más orien­ta­da al street sty­le, es más co­mer­cial en el sen­ti­do es­tric­to del tér­mino; Lon­dres, si bien me­nos im­por­tan­te en ta­ma­ño, siem­pre ha si­do el más ex­pe­ri­men­tal, más un­der­ground; Mi­lán es muy co­mer­cial, son gran­des ca­sas, to­das in­de­pen­dien­tes, to­das fa­mi­lia­res y to­das gran­des anun­cian­tes. Y fi­nal­men­te Pa­rís es la más crea­ti­va e in­no­va­do­ra a alto ni­vel.

Un buen des­fi­le, ¿pue­de exis­tir sin una bue­na co­lec­ción? Sí y no. Por cier­to nues­tro tra­ba­jo no es ma­qui­llar un des­fi­le ma­lo, pe­ro sa­be­mos de ma­ne­ra per­ti­nen­te que con diez des­fi­les por año pue­de que aun un diseñador de gran ta­len­to no lle­gue a sa­tis­fa­cer siem­pre.

¿Le ha su­ce­di­do de re­cha­zar un tra­ba­jo por fal­ta de em­pa­tía con el uni­ver­so crea­ti­vo de un diseñador? Una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes por la que nos ve­mos obli- ga­dos a re­cha­zar tra­ba­jos es que nues­tro equi­po es re­la­ti­va­men­te pe­que­ño (cin­cuen­ta per­so­nas en las ofi­ci­nas de Pa­rís, Nueva York y Shang­hái) y no po­de­mos acep­tar to­do. Tam­bién pue­de su­ce­der que no sien­ta em­pa­tía con el crea­dor o más bien que sus ex­pec­ta­ti­vas no es­tén a la par con sus me­dios, y no me re­fie­ro so­la­men­te a ni­vel eco­nó­mi­co, sino a los me­dios crea­ti­vos. Hay quie­nes di­cen “quie­ro lo mis­mo que us­ted ha­ce pa­ra Dior”, pe­ro con un pre­su­pues­to que es cien ve­ces más pe­que­ño. No es que no se pue­da ha­cer al­go bueno con un pe­que­ño pre­su­pues­to, sino que no se­rá lo mis­mo.

Las mar­cas o di­se­ña­do­res que no dis­po­nen de me­dios pa­ra per­mi­tir­se un des­fi­le-show ¿tie­nen po­si­bi­li­da­des de im­po­ner­se en la in­dus­tria? Por su­pues­to. Es co­mo en la mú­si­ca o el ci­ne, hoy hay ta­len­tos in­creí­bles que ha­cen su­per­mú­si­ca con una compu­tado­ra en su ca­sa o fil­mes fa­bu­lo­sos con un ce­lu­lar. La tec­no­lo­gía es una he­rra­mien­ta que per­mi­te ayu­dar a ha­cer co­sas me­jo­res de una ma­ne­ra me­nos one­ro­sa, e In­ter­net y las re­des so­cia­les son úti­les que per­mi­ten crear un buzz (mo­da) sin di­ne­ro. O sea, es po­si­ble dar­se a co­no­cer sin la ne­ce­si­dad de un enor­me des­fi­le que

cues­te una to­ne­la­da de di­ne­ro. Pe­ro lue­go pa­ra exis­tir co­mo mar­ca se de­be lu­char con­tra los gran­des gru­pos y su enor­me po­der eco­nó­mi­co. Ese es otro pro­ble­ma.

¿Cuál es su re­la­ción per­so­nal con la mo­da? ¿Le in­tere­sa per se? La mo­da en sí mis­ma, so­la, no es lo que más me in­tere­sa. Pe­ro sí co­mo un me­dio pa­ra co­mu­ni­car ideas, crear emo­cio­nes, imá­ge­nes, y por su ca­pa­ci­dad de ha­cer ha­blar. Pe­ro mis fuen­tes de ins­pi­ra­ción vie­nen de to­das par­tes sal­vo de la mo­da.

Sus no­tas de mo­ti­va­ción pa­ra las mo­de­los en el backs­ta­ge son cé­le­bres. ¿Son ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar el éxi­to de un des­fi­le? No se tra­ta so­lo de mo­ti­var­las sino de ha­cer­les com­pren­der la ac­ti­tud ideal. Ca­da mo­de­lo tie­ne su pro­pia per­so­na­li­dad y es im­por­tan­te po­der an­ti­ci­par aque­llas o aque­llos que ne­ce­si­tan un im­pul­so adi­cio­nal o, al con­tra­rio, aque­llas o aque­llos a los que hay que cal­mar un po­co pa­ra ayu­dar­los a adap­tar­se a la his­to­ria que que­re­mos na­rrar.

¿Có­mo de­ci­de si un des­fi­le va a ser fu­tu­ris­ta o ro­mán­ti­co? Cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar pa­ra un des­fi­le, mu­chos me­ses an­tes, la co­lec­ción aún no exis­te. Pe­ro nues­tra re­la­ción con los crea­do­res sue­le ser lar­ga, y lue­go de va­rios años o tem­po­ra­das nos com­pren­de­mos ca­si sin ha­blar. No­so­tros no pen­sa­mos en un des­fi­le co­mo un even­to uni­ta­rio sino en fun­ción del an­te­rior y del que ven­drá des­pués, en la con­ti­nui­dad de la his­to­ria de la mar­ca.

Los di­rec­to­res ar­tís­ti­cos de Dior cam­bian –Ga­lliano, Si­mons, Chiu­ri–, ¿có­mo cam­bió su en­fo­que de los des­fi­les pa­ra ca­da uno? Por un la­do, in­ten­ta­mos po­ner en va­lor la di­fe­ren­cia en­tre el nue­vo diseñador y el pre­ce­den­te, y al mis­mo tiem­po res­pe­tar los có­di­gos de la ca­sa pa­ra que ha­ya una con­ti­nui­dad in­te­li­gen­te. En cuan­to a los D. A. de Dior, John (Ga­lliano) me lla­mó por pri­me­ra vez ha­ce ca­si vein­te años. John te­nía una ins­pi­ra­ción más bien ba­rro­ca y la mía era mi­ni­ma­lis­ta, y la idea era po­ner en con­tras­te sus crea­cio­nes con mi uni­ver­so muy mo­derno. Lue­go lle­gó Raf (Si­mons), que era muy di­fe­ren­te y co­no­ci­do por sus di­se­ños mi­ni­ma­lis­tas, mas­cu­li­nos, du­ros, fríos, por eso de­ci­di­mos jun­tos crear un uni­ver­so que de­mos­tra­ra que en Dior po­día ser ul­tra­fe­me­nino, sua­ve y ro­mán­ti­co. Por ejem­plo, pa­ra su pri­mer des­fi­le de al­ta cos­tu­ra ta­pi­za­mos las pa­re­des del mu­seo Ro­din con flo­res. Y aho­ra con Ma­ria Gra­zia (Chiu­ri) es nue­va­men­te otra co­sa. Ella tie­ne un en­fo­que de la mar­ca muy ma­du­ro y per­so­nal, muy fe­me­nino, y tra­ta­mos de des­ta­car sus es­pe­ci­fi­ci­da­des, res­pe­tan­do al mis­mo tiem­po las de la mar­ca.

La in­dus­tria de la mo­da es­tá ob­se­sio­na­da con los mi­llen­nials, ¿us­ted tam­bién? Uno siem­pre de­be mi­rar al ma­ña­na y no al ayer, y por de­fi­ni­ción te­ne­mos que di­ri­gir­nos a los mi­llen­nials e in­cor­po­rar los có­di­gos de co­mu­ni­ca­ción que ellos com­pren­den

por­que, a la lar­ga o a la cor­ta, esos se­rán los có­di­gos pa­ra to­do el mun­do. Es de­cir, el pú­bli­co tra­di­cio­nal del lu­jo, de más edad, con más me­dios, no quie­re que se lo vea así, y pa­ra se­du­cir­lo hay que tra­tar­lo ca­si co­mo si ellos tam­bién fue­ran mi­llen­nials. ¡En reali­dad to­do el mun­do quie­re ser más jo­ven de lo que es!

Us­ted di­ce que su peor de­fec­to es su “per­fec­cio­nis­mo en­fer­mi­zo”, ¿es di­fí­cil tra­ba­jar con us­ted? Pien­so que, des­gra­cia­da­men­te, sí. Hay gen­t­ñe que es ama­ble to­do el tiem­po, que rease­gu­ra, que gra­ti­fi­ca … yo no soy de ellos. Creo que soy muy, muy , muy di­fí­cil de sa­tis­fa­cer, pe­ro al mis­mo tiem­po es­pe­ro ser muy mo­ti­va­dor pa­ra que to­dos, y yo el pri­me­ro, den lo me­jor de sí mis­mos.

¿Te­me al­gu­na vez que­dar­se sin ideas? La ver­dad, vis­ce­ral­men­te no. No sé por qué, qui­zás por­que ten­go la suer­te de te­ner una vi­da que me ins­pi­ra pa­ra se­guir en­con­tran­do nue­vas ideas y cuen­to con un equi­po for­mi­da­ble.

¿Tra­ba­jó al­gu­na vez en Amé­ri­ca del Sur? Muy po­co. Y eso que me gus­ta­ría mu­cho por­que mi co­ra­zón es­tá en gran par­te en Amé­ri­ca del Sur. To­da mi fa­mi­lia política es­tá en Ar­gen­ti­na (su es­po­sa es So­fía ‘Chufy’ Sán­chez de Ba­rre­ne­chea, ndlr), a prin­ci­pios del año pró­xi­mo se­ré pa­pá de una ni­ña que se­rá mi­tad su­da­me­ri­ca­na. Pien­so que hay mu­cho pa­ra ha­cer allí, hay un ta­len­to in­creí­ble y co­rrien­tes ar­tís­ti­cas for­mi­da­bles. Por ejem­plo, yo soy un apa­sio­na­do del ar­te y to­das las pie­zas de ar­te ci­né­ti­co que ten­go pro­vie­nen prin­ci­pal­men­te de Chi­le y Ar­gen­ti­na.

“Be­tak: Fas­hion Show Re­vo­lu­tion”, Editorial Phai­don

Des­fi­le Dior por Raf Si­mons, al­ta cos­tu­ra O/I 2014 en el Mu­seo Ro­din, Pa­rís.

Por­ta­da del li­bro y De Be­tak en ac­ción.

Des­fi­le Isa­bel Ma­rant, P/V 2016, Pa­lais Ro­yal, Pa­rís.

El li­bro, abier­to en las pá­gi­nas 212-213, con el des­fi­le de Vik­tor and Rolf, P/V 2005, Pa­rís.Aba­jo, pá­gi­nas 74-75, con la es­ce­no­gra­fía pa­ra el des­fi­le de Mary Ka­tran­tzou, O/I 2015, Lon­dres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.