LI­BROS / El uni­ver­so in­quie­tan­te de Guy Bour­din

Es con­si­de­ra­do uno de los ar­tis­tas vi­sua­les más au­da­ces del si­glo 20. Sin em­bar­go, nun­ca pu­bli­có una mo­no­gra­fía du­ran­te su vi­da y pre­fe­ría ver sus fotos en re­vis­tas que col­ga­das en las pa­re­des de una ga­le­ría o mu­seo. Sus imá­ge­nes –sen­sua­les, pro­vo­ca­do­ras

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SA­ÑU­DO FOTOS ©THE GUY BOUR­DIN ES­TA­TE, 2017

guy Bour­din (1928-1991) ocu­pa un lu­gar en­tre aque­llos ar­tis­tas ta­len­to­sos pe­ro ma­ca­bros (co­mo Da­vid Lynch, por ejem­plo) cu­yo tra­ba­jo per­tur­ba e in­tri­ga. Fue el úni­co fo­tó­gra­fo de su épo­ca que se ani­mó a po­ner en es­ce­na si­tua­cio­nes in­quie­tan­tes y mi­ni­ma­lis­tas, em­pu­jan­do los lí­mi­tes de la fo­to­gra­fía de mo­da a nue­vos ho­ri­zon­tes. Fa­mo­so por su es­té­ti­ca su­rrea­lis­ta, rom­pió, con hu­mor e im­pla­ca­ble per­fec­cio­nis­mo, las con­ven­cio­nes de la fo­to­gra­fía co­mer­cial. Gra­cias a su per­cep­ción úni­ca del ar­te, de la mo­da, de la pu­bli­ci­dad y de la vi­da fue res­pon­sa­ble del gran cam­bio en la rea­li­za­ción de imá­ge­nes, ex­plo­ran­do la fron­te­ra en­tre lo ab­sur­do y lo su­bli­me. Y du­ran­te trein­ta años sus clien­tes, en­can­ta­dos, le die­ron carta blan­ca pa­ra ha­cer­lo.

Bour­din ejer­ció una no­ta­ble in­fluen­cia so­bre mu­chos fo­tó­gra­fos y ar­tis­tas con--

tem­po­rá­neos. Juer­gen Te­ller, Terry Ri­chard­son, Jean Paul Gou­de, Jean Bap­tis­te Mon­dino, Nick Knight y Da­vid La Cha­pe­lle re­co­no­cen ser gran­des ad­mi­ra­do­res de su tra­ba­jo, al igual que ci­neas­tas co­mo Jim Jar­mush y Da­vid Putt­nam o es­ti­lis­tas co­mo Tom Ford, Marc Ja­cobs, Em­ma­nuel Un­ga­ro y Al­ber El­baz. Y él, a su vez, es­tu­vo su­je­to a las in­fluen­cias de su men­tor, el fo­tó­gra­fo Man Ray, de los pin­to­res Ma­grit­te y Balt­hus y del ci­neas­ta Luis Bu­ñuel, to­dos ellos cé­le­bres ar­tis­tas su­rrea­lis­tas.

Un uni­ver­so com­ple­jo

Bour­din era un ar­tis­ta bri­llan­te pe­ro a la vez con­flic­tua­do, aco­sa­do por los de­mo­nios de una in­fan­cia in­fe­liz y tur­bu­len­ta. Su ma­dre aban­do­nó a la fa­mi­lia cuan­do él era muy pe­que­ño, y el ni­ño fue en­via­do a un in­ter­na­do du­ran­te cin­co años has­ta que sus abue­los pa­ter­nos lo to­ma­ron a su car­go. Fue re­cién cuan­do su pa­dre vol­vió a ca­sar­se que lo lle­vó a vivir con él, pe­ro so­lo vol­vió a ver a su ma­dre una vez. A los 15 años na­ció su me­dio her­mano Mi­chel. Más ade­lan­te, des­tro­za­do por la muer­te de su pri­me­ra es­po­sa y de la mu­jer que los acom­pa­ñó en los pri­me­ros años de viu­dez, cor­tó to­da co­mu­ni­ca­ción con él, aso­cián­do­lo con re­cuer­dos de­ma­sia­do tris­tes. Los crí­ti­cos que ana­li­za­ron su obra afir­man que su pa­sa­do se re­fle­ja en sus fo­to­gra­fías a tra­vés de una extraña com­bi­na­ción de muer­te y de­seo, mi­so­gi­nia y ero­tis­mo.

Bour­din se ini­ció en la fo­to­gra­fía du­ran­te su ser­vi­cio mi­li­tar en Da­kar (Se­ne­gal), en­tre 1948 y 1949, don­de re­ci­bió un en­tre­na­mien­to so­bre có­mo rea­li­zar fo­to­gra­fía aé­rea. Al vol­ver a la vi­da ci­vil se ga­na­ba la vi­da ven­dien­do len­tes pa­ra cá­ma­ras mien­tras con­ti­nua­ba pin­tan­do, di­bu­jan­do y to­man- do fo­to­gra­fías, e in­clu­so ex­pu­so sus di­bu­jos y pin­tu­ras en una ga­le­ría pa­ri­si­na. Su am­bi­ción era en­con­trar a Man Ray, el cé­le­bre fo­tó­gra­fo nor­te­ame­ri­cano su­rrea­lis­ta ex­pa­tria­do en Fran­cia, y se pre­sen­tó en su ca­sa seis ve­ces, don­de la es­po­sa de es­te lo re­cha­zó ca­da vez. La sép­ti­ma, el propio Ray abrió la puer­ta y lo in­vi­tó a pa­sar. En po­co tiem­po Bour­din ga­nó la con­fian­za del maes­tro, quien lo acep­tó co­mo pro­te­gi­do. “Guy Bour­din es muy jo­ven, lo que es­tá en su fa­vor. Si lle­gó a la fo­to­gra­fía lo hi­zo na­tu­ral­men­te, co­mo una ho­ja que gi­ra en bus­ca de la luz. No me gus­ta ha­cer elo­gios, pe­ro pue­do afir­mar que Guy Bour­din an­he­la apa­sio­na­da­men­te ser más que un buen fo­tó­gra­fo”, es­cri­bíó Ray en el pre­fa­cio del ca­tá­lo­go que acom­pa­ñó la pri­me­ra ex­po­si­ción de su pro­te­gi­do, en 1952.

Su tra­ba­jo in­tri­gó a Mi­chel de Brun­hoff, je­fe de re­dac­ción del Vo­gue fran­cés, pe­ro sus pri­me­ras fotos pa­ra la re­vis­ta re­cién fue­ron pu­bli­ca­das en 1955, cuan­do es­te ya ha­bía si­do re­em­pla­za­do por Ed­mon­de Char­les-Roux. En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta The New Yor­ker, es­ta re­cor­da­ba las pri­me­ras imá­ge­nes que Bour­din de­po­si­tó so­bre su es­cri­to­rio: “Hom­bres y mu­je­res des­nu­dos, mos­tran­do so­la­men­te su es­pal­da a la cá­ma­ra (…) los te­mas eran le­jos de lo que po­día in­tere­sar a nues­tra pu­bli­ca­ción, pe­ro la ca­li­dad del tra­ba­jo era ex­cep­cio­nal”. Y Char­les-Roux le en­co­men­dó una pro­duc­ción so­bre som­bre­ros. La pri­me­ra ima­gen pre­sen­ta­ba una mo­de­lo con un som­bre­ro con ve­lo de Ba­len­cia­ga so­bre cu­yo ros­tro Bour­din co­lo­có una mos­ca. Otra ima­gen mos­tra­ba a una mo­de­lo con su som­bre­ro, en una car­ni­ce­ría, po­san­do fren­te a ca­be­zas de ter­ne­ras con la len­gua col­gan­te. Nun­ca se ha­bía vis­to al­go así. Bour­din tra­ba­jó pa­ra Vo­gue has­ta 1987. Hel­mut New­ton, otro gran fa­vo­ri­to de la re­vis­ta en el mis­mo pe­río­do, ob­ser­va­ba que el tra­ba­jo de am­bos se com­ple­men­ta­ba. Uno o el otro, se­pa­ra­da­men­te, no ha­brían fun­cio­na­do, so­lía de­cir.

Por cier­to, Bour­din tam­bién co­la­bo­ró con otras pu­bli­ca­cio­nes y pa­ra cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad co­mo, por ejem­plo, pa­ra los per­fu­mes Ch­ris­tian Dior, Is­sey Mi­ya­ke, Gian­fran­co Fe­rré, Ver­sa­ce, Loe­we, Un­ga­ro y Bloo­ming­da­le’s, en­tre otros. Pe­ro sin

BOUR­DIN EJER­CIÓ UNA NO­TA­BLE INFUENCIA SO­BRE MU­CHOS FO­TÓ­GRA­FOS Y AR­TIS­TAS CON­TEM­PO­RÁ­NEOS. JUER­GEN TE­LLER, TERRY RI­CHARD­SON, JEAN PAUL GOU­DE, JEAN BAP­TIS­TE MON­DINO, NICK KNIGHT Y DA­VID LA CHA­PE­LLE RE­CO­NO­CEN SER GRAN­DES AD­MI­RA­DO­RES DE SU TRA­BA­JO, AL IGUAL QUE CI­NEAS­TAS CO­MO JIM JAR­MUSH Y DA­VID PUTT­NAM O ES­TI­LIS­TAS CO­MO TOM FORD, MARC JA­COBS, EM­MA­NUEL UN­GA­RO Y AL­BER EL­BAZ.

du­da fue su lar­ga co­la­bo­ra­ción con Char­les Jour­dan (1967-1981) que lo hi­zo co­no­ci­do por el gran pú­bli­co y por otros pro­fe­sio­na­les. Las cam­pa­ñas de Char­les Jour­dan con sus sin­gu­la­res com­po­si­cio­nes y sus in­trin­ca­das pues­tas en es­ce­na eran siem­pre es­pe­ra­das con an­ti­ci­pa­ción y am­plia­men­te co­men­ta­das en los me­dios.

Guy Bour­din, un enig­ma

En el tra­ba­jo era exi­gen­te y en oca­sio­nes se le acu­só de ser cruel con sus mo­de­los, a las que fo­to­gra­fia­ba en pos­tu­ras a ve­ces com­pli­ca­das o en es­pa­cios claus­tro­fó­bi­cos, pe­ro su asis­ten­te Sean Brandt, au­tor del do­cu­men­tal “When the sky fell down: the myth of Guy Bour­din” (2013), lo ne­ga­ba, si bien ad­mi­tió a la re­vis­ta ho­lan­de­sa Zoo que “po­día pre­sio­nar a sus mo­de­los pe­ro so­lo pa­ra que su vi­sión que­da­ra per­fec­ta­men­te plas­ma­da”. Brandt, quien lo co­no­cía muy bien lue­go de tra­ba­jar a su la­do du­ran­te cin­co años, lo des­cri­bió así: “Era un pin­tor no­ta­ble, co­no­cía to­das las fa­ce­tas del ar­te y era un his­to­ria­dor del ar­te au­to­di­dac­ta, pe­ro siem­pre se ne­gó a con­ce­der en­tre­vis­tas y a or­ga­ni­zar ex­po­si­cio­nes. Le huía a la fa­ma, a la pu­bli­ci­dad e ig­no­ra­ba las su­ti­le­zas so­cia­les. Nun­ca pu­bli­có una mo­no­gra­fía du­ran­te su vi­da y pre­fe­ría ver sus fotos en re­vis­tas que col­ga­das en las pa­re­des de una ga­le­ría o mu­seo. Era un enig­ma”. Fiel a sus prin­ci­pios, en 1985 re­cha­zó el pres­ti­gio­so Gran Pre­mio Na­cio­nal de la Fo­to­gra­fía del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de Fran­cia.

Pe­ro la fuer­za de sus imá­ge­nes no se apo­ya­ba úni­ca­men­te en el uni­ver­so que po­nía en es­ce­na sino en su do­mi­nio de los ma­te­ria­les téc­ni­cos, que lle­va­ba más allá de sus lí­mi­tes a fin de ob­te­ner los re­sul­ta­dos desea­dos. Bour­din ilu­mi­na­ba sus imá­ge­nes de ma­ne­ra cru­da, los co­lo­res se ven muy sa­tu­ra­dos, es­pe­cial­men­te el ro­jo, om­ni­pre­sen­te. Ca­da fo­to­gra­fía cuen­ta una his­to­ria, a me­nu­do in­quie­tan­te. Ni­co­lle Me­yer, su mo­de­lo y mu­sa en­tre 1977 y 1980, es ci­ta­da en el li­bro “Guy Bour­din, Ima­ge Ma­ker” (Ed As­sou­li­ne):

“Yo ado­ra­ba la tea­tra­li­dad al en­trar en su es­tu­dio, en un uni­ver­so de fan­ta­sía don­de me trans­for­ma­ba en par­te de la vi­sión

de Guy. Nun­ca me can­sé de ser par­te de su pro­ce­so crea­ti­vo, con­tor­sion án­do­me y po­san­do pa­ra él du­ran­te ho­ras has­ta que es­tu­vie­ra fe­liz con el re­sul­ta­do”.

En los años 60 y 70 Bour­din fue uno de los fo­tó­gra­fos más in­no­va­do­res de su épo­ca, pe­ro lue­go su es­ti­lo pa­só de mo­da y en los años 80 ca­yó en el ol­vi­do. Mu­rió de un cán­cer en 1991, a los 62 años, en una re­la­ti­va os­cu­ri­dad, pe­ro no pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que su reha­bi­li­ta­ción –fo­men­ta­da por co­le­gas y cu­ra­do­res– se pu­sie­ra en mar­cha. Des­de en­ton­ces Guy Bour­din ocu­pa un lu­gar en­tre los más gran­des fo­tó­gra­fos de mo­da del si­glo 20 jun­to a Ri­chard Ave­don, Hel­mut New­ton e Ir­ving Penn.

EN EL TRA­BA­JO ERA EXI­GEN­TE Y EN OCA­SIO­NES SE LE ACU­SÓ DE SER CRUEL CON SUS MO­DE­LOS, A LAS QUE FO­TO­GRA­FIA­BA EN POS­TU­RAS A VE­CES COM­PLI­CA­DAS O EN ES­PA­CIOS CLAUS­TRO­FÓ­BI­COS, PE­RO SU ASIS­TEN­TE SEAN BRANDT LO NE­GA­BA, SI BIEN AD­MI­TIÓ QUE “PO­DÍA PRE­SIO­NAR A SUS MO­DE­LOS, PE­RO SO­LO PA­RA QUE SU VI­SIÓN QUE­DA­RA PER­FEC­TA­MEN­TE PLAS­MA­DA”.

Arri­ba, foto pa­ra la mar­ca de mue­bles Lí­nea Ita­lia­na, 1975. Aba­jo, cam­pa­ña pa­ra Char­les Jour­dan, 1977.

Vo­gue Pa­rís, abril de 1985.

Por­ta­da del li­bro edi­ta­do por As­sou­li­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.