EX­PO­SI­CIÓN / Ma­riano For­tuny: Un es­pa­ñol en Ve­ne­cia

Ma­riano For­tuny (1871-1949) es ob­je­to de una retrospectiva en el Pa­lais Ga­llie­ra, el Mu­seo de la Mo­da de Pa­rís. Cé­le­bre por sus pli­sa­dos (mu­cho an­tes que Is­sey Mi­ya­ke) y por sus di­se­ños ins­pi­ra­dos en las lí­neas de la Gre­cia An­ti­gua (an­tes que Ma­da­me Grès)

La Tercera - Mujer de Lujo - - EN ESTA EDICIÓN - POR FLO­REN­CIA SA­ÑU­DO, DES­DE PA­RÍS

EL VES­TI­DO DELP­HOS, CREA­DO POR FOR­TUNY, ERA UNA LAR­GA TÚ­NI­CA HAS­TA LOS TO­BI­LLOS; ES­TA­BA CON­FEC­CIO­NA­DO EN TE­LA PLISADA A LA QUE ES­TE AÑA­DIÓ CUEN­TAS DE CRIS­TAL DE MURANO PA­RA LO­GRAR UNA CAÍ­DA PER­FEC­TA.

ma­riano For­tuny nun­ca fue co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo sus con­tem­po­rá­neos Paul Poi­ret, Jean­ne Lan­vin o Madeleine Vion­net; sin em­bar­go, a prin­ci­pios del si­glo XX su nom­bre era ido­la­tra­do en los me­dios de la aris­to­cra­cia y del ar­te en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, y sus pren­das, en fa­bu­lo­sas se­das y ter­cio­pe­los –con­si­de­ra­das pie­zas de co­lec­ción– eran con­ser­va­das ce­lo­sa­men­te por sus pri­vi­le­gia­das pro­pie­ta­rias.

Du­ran­te For­tuny con­ti­nuó dé­ca­das, tras sien­do su muer­te, el se­cre­to en me­jor 1949, guar­da­do de la mo­da, pe­ro en los úl­ti­mos años una co­rrien­te re­vi­sio­nis­ta se ha en­car­ga­do de in­tro­du­cir­lo al gran pú­bli­co a tra­vés de ex­po­si­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, Ita­lia, Ru­sia, en el Mu­seo del Pra­do en su Es­pa­ña na­tal y aho­ra en Pa­rís. La ori­gi­na­li­dad de For­tuny es que su obra co­mo mo­dis­to –y en par­ti­cu­lar co­mo crea­dor del ves­ti­do Delp­hos– es ape­nas una de las mu­chas fa­ce­tas de su am­plí­si­ma ga­ma crea­ti­va. Au­tén­ti­co ‘hom­bre re­na­cen­tis­ta’, ex­pe­ri­men­tó con to­das las ar­tes a su al­can- ce, es­cul­tor, in­dus­trial la mú­si­ca ya que fo­tó­gra­fo, de y tam­bién tex­til Wag­ner. y es­ce­nó­gra­fo, un era Se­gún gran pin­tor, co­no­ce­dor Gui­ller­mo diseñador gra­ba­dor, de de Os­ma, so­bre el au­tor ar­tis­ta, de el “For­tuny”, des­co­no­ci­mien­to una bio­gra­fía de es­te diseñador por par­te del gran pú­bli­co se de­be qui­zás a su per­so­na­li­dad ecléc­ti­ca, pues, co­mo ex­pli­ca­ba a la agen­cia EFE en 2016, en oca­sión de la pu­bli­ca­ción de su li­bro, “en la his­to­ria del ar­te y del di­se­ño el ar­tis­ta in­cla­si­fi­ca­ble se pier­de”. Ma­riano For­tuny y Ma­dra­zo lle­va­ba el ar­te en sus ge­nes, pues pro­ve­nía de una fa­mo­sa fa­mi­lia de pin­to­res. Su pa­dre era el cé­le­bre pin­tor es­pa­ñol Ma­riano For­tuny y Mar­sal, y su ma­dre, Cecilia de Ma­dra­zo, era hi­ja y nie­ta de pin­to­res. Su abue­lo Fe­de­ri­co de Ma­dra­zo, re­co­no­ci­do re­tra­tis­ta, fue di­rec­tor del Mu­seo del Pra­do de Ma­drid, de 1881 a 1894. Tras la muer­te de For­tuny y Mar­sal, la fa­mi­lia se ins­ta­ló en Pa­rís y más ade­lan­te en Ve­ne­cia. Ma­riano te­nía 18 años y vi­vió allí to­da su vi­da, en el pa­la­cio Pe­sa­ro de­gli Or­fei, hoy un mu­seo con su nom­bre.

El Delp­hos, ob­je­to de de­seo

En 1896 un equi­po de ar­queó­lo­gos des­cu­bría la es­cul­tu­ra Au­ri­ga de Del­fos, del si­glo 5 a. C., du­ran­te las ex­ca­va­cio­nes rea­li­za­das en esa is­la grie­ga, cu­yos des­cu­bri­mien­tos desata­ron una ver­da­de­ra fie­bre he­le­nís­ti­ca en Oc­ci­den­te, que se ma­ni­fes­tó en la ar­qui­tec­tu­ra, la pin­tu­ra, la dan­za y la mú­si­ca. La cé­le­bre bai­la­ri­na Isa­do­ra Dun­can fue una de sus más fer­vien­tes pro­mo­to­ras; Ser­ge Diag­hi­lev, de los Ba­llets Ru­sos, fue otro. El es­cri­tor italiano Ga­brie­le D’An­nun­zio, ami­go de For­tuny, po­seía una co­pia de Au­ri­ga que no se can­sa­ba de ad­mi­rar. Qui­zás fue esa co­pia o la gre­co­ma­nía ge­ne­ra­li­za­da que ins­pi­ró al ar­tis­ta en la crea­ción del ves­ti­do Delp­hos, en 1909.

El ves­ti­do, una lar­ga tú­ni­ca has­ta los to­bi­llos, es­ta­ba con­fec­cio­na­do en te­la plisada a la que es­te aña­dió cuen­tas de cris­tal de Murano pa­ra lo­grar una caí­da per­fec­ta. El pli­sa­do exi­gía un la­bo­rio­so pro­ce­so en el que le ayu­da­ba su es­po­sa, Hen­riet­te, que im­pli­ca­ba re­tor­cer la te­la mo­ja­da y so­me­ter­la a un com­pli­ca­do pro­ce­di­mien­to in­ven­ta­do por él mis­mo que los ex­per­tos nun­ca pu­die­ron re­pro­du­cir to­tal­men­te. Te­ñi­do en co­lo­res bri­llan­tes –azu­les ín­di­go, ver­des es­me­ral­da, na­ran­jas, li­las–, el Delp­hos re­fle­ja­ba la luz gra­cias a una ca­pa de al­bú­mi­na que le da­ba bri­llo a la ma­te­ria. Ex­tre­ma­da­men­te de­pu­ra­do, el ves­ti­do se adap­ta­ba per­fec­ta­men­te al cuer­po li­be­ran­do la si­lue­ta fe­me­ni­na, has­ta en­ton­ces opri­mi­da por cor­sés y mi­ri­ña­ques, mos­tran­do la fi­gu­ra sin ar­ti­fi­cios. Se de­cía que, a me­nu­do, el Delp­hos obli­ga­ba a las mu­je­res a usar­lo sin ro­pa in­te­rior de­ba­jo.

En 1911 la ex­po­si­ción en la Unión Cen­tral de Ar­tes De­co­ra­ti­vas per­mi­tió que los

pa­ri­si­nos des­cu­brie­ran a For­tuny. La éli­te ar­tís­ti­ca que fre­cuen­ta­ba Mar­cel Proust (quien lue­go lo men­cio­na­ría en su li­bro “En la bús­que­da del tiem­po per­di­do”) ca­yó se­du­ci­da por el ar­tis­ta y por su ori­gi­na­lí­si­mo ves­ti­do. Las bai­la­ri­nas An­na Pa­vlo­va e Isa­do­ra Dun­can, la ac­tri­ces Eleo­no­ra Du­se y Sa­rah Bern­hardt, mu­je­res ade­lan­ta­das a su épo­ca, fue­ron las pri­me­ras en ad­qui­rir­lo.

En po­co tiem­po el ta­ller del pa­la­cio ve­ne­ciano, que lle­gó a con­tar con más de cien em­plea­dos, re­ci­bía pe­di­dos de las mu­je­res más cé­le­bres de ese en­ton­ces, co­mo la com­po­si­to­ra Al­ma Mah­ler, la so­cia­li­té Cla­ris­se Con­de Nast, la mar­que­sa de Ca­sa­ti, o la ele­gan­tí­si­ma con­de­sa de Gref­ful­he. Otras ya po­dían te­ner el Delp­hos, aun así, to­das lo que­rían. La ma­yo­ría de ellas se con­vir­tie­ron en fie­les clien­tas. Há­bil em­pre­sa­rio, ade­más de aña­dir eti­que­tas con su nom­bre creó un pac­ka­ging ja­más vis­to pa­ra su ves­ti­do: en­ro­lla­do so­bre sí mis­mo y en­vuel­to en se­da den­tro de una pe­que­ña ca­ja re­don­da.

Pe­ro el Delp­hos no era to­do. En cuan­to a la crea­ción tex­til, Ma­riano y Hen­riet­te re­ci­bían las me­jo­res se­das y ter­cio­pe­los de In­dia, Chi­na y Ja­pón, así co­mo li­nos de Ale­ma­nia, Ir­lan­da y Es­co­cia que com­pra­ban a alto pre­cio e im­pri­mían gra­cias a un mé­to­do propio pa­ra el que For­tuny in­ven­tó una ma­qui­na­ria es­pe­cí­fi­ca. Tam­bién le gus­ta­ba re­co­rrer los pue­blos per­di­dos del Vé­ne­to a la bús­que­da de los ar­te­sa­nos que aún ela­bo­ra­ban sus pro­pios co­lo­res, y ter­mi­nó crean­do una fór­mu­la que le per­mi­tió crear sus pro­pias to­na­li­da­des, pe­ro nun­ca re­ve­ló

SE­GÚN LA LE­YEN­DA, AL DÍA SI­GUIEN­TE DE SU MUER­TE SU VIU­DA ARRO­JÓ A LAS AGUAS DE LOS CA­NA­LES DE VE­NE­CIA LOS CO­LO­RES ELA­BO­RA­DOS POR SU MA­RI­DO, PA­RA QUE NA­DIE PU­DIE­RA IMITARLOS. AL­GO QUE AL PA­RE­CER CON­SI­GUIÓ, POR­QUE HAS­TA HOY NO ES PO­SI­BLE EN­CON­TRAR LA FÓR­MU­LA DE TE­ÑI­DO QUE PER­MI­TA SU RE­PRO­DUC­CIÓN EXAC­TA.

las fór­mu­las con las que te­ñía sus ves­ti­dos. Se­gún la le­yen­da, al día si­guien­te de su muer­te su viu­da arro­jó a las aguas de los ca­na­les de Ve­ne­cia los co­lo­res ela­bo­ra­dos por su ma­ri­do, pa­ra que na­die pu­die­ra imitarlos. Al­go que al pa­re­cer con­si­guió, por­que, a pe­sar de los nu­me­ro­sos es­tu­dios que se han efec­tua­do so­bre los te­ji­dos, has­ta hoy no fue po­si­ble en­con­trar la fór­mu­la de te­ñi­do que per­mi­ta su re­pro­duc­ción exac­ta.

“Esen­cial­men­te un pin­tor”

Crea­dor ecléc­ti­co y so­li­ta­rio (las com­ple­ji­da­des de la vi­da so­cial no le in­tere­sa­ban), no so­por­ta­ba los gran­des es­pa­cios ur­ba­nos ni las pre­sio­nes so­cia­les. For­tuny era un hom­bre cu­rio­so de to­do y un tra­ba­ja­dor in­fa­ti­ga­ble con una vi­sión uni­ver­sa­lis­ta. Pa­ra él, la crea­ción ar­tís­ti­ca, la ex­pe­ri­men­ta­ción y la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca eran ám­bi­tos com­ple­men­ta­rios y no ha­cía la dis­tin­ción de ar­te mayor o me­nor, en­tre be­llas ar­tes y ar­tes de­co­ra­ti­vas, y po­día con­cen­trar­se con la mis­ma aten­ción en un de­ta­lle mi­núscu­lo de un gra­ba­do, en los pig­men­tos des­ti­na­dos al te­ñi­do de un ter­cio­pe­lo o en una nueva téc­ni­ca pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma de ilu­mi­na­ción en el tea­tro. To­do le apa­sio­na­ba: la pin­tu­ra, el gra­ba­do, la fo­to­gra­fía, el di­se­ño de mue­bles y la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca. En­tre 1901 y 1934 de­po­si­ta­ría más de vein­te pa­ten­tes de in­ven­ción que iban des­de un pro­ce­so téc­ni­co pa­ra va­riar la in­ten­si­dad de la luz de una lám­pa­ra a la fa­mo­sa ‘cú­pu­la For­tuny’, un sis­te­ma de ilu­mi­na­ción es­cé­ni­ca (que adop­ta­ría, en­tre otros, la Sca­la de Mi­lán), de un sis­te­ma de pro­pul­sión pa­ra bar­cos a un nue­vo ti­po de pa­pel fo­to­grá­fi­co. Tam­bién pro­te­gió ce­lo­sa­men­te su ves­ti­do Delp­hos y los di­fe­ren­tes pro­ce­sos de im­pre­sión tex­til y de pli­sa­do pa­ra su rea­li­za­ción. Su pa­la­cio ve­ne­ciano, que res­tau­ró po­co a po­co, era su la­bo­ra­to­rio, su ta­ller, su ho­gar y su tien­da, y es en ese uni­ver­so que da­ba rien­da suel­da a su ima­gi­na­ción y crea­ti­vi­dad. Ro­dea­do de sus cua­dros y los de su pa­dre, y una can­ti­dad de ob­je­tos he­te­ró­cli­tos de sus co­lec­cio­nes, pin­ta­ba en un ca­ba­lle­te de su in­ven­ción. Su bi­blio­te­ca re­ba­sa­ba de pu­bli­ca­cio­nes ar­tís­ti­cas y cien­tí­fi­cas y so­bre to­do de ar­chi­vos de imá­ge­nes, pues­to que reali­zó más de do­ce mil fo­to­gra­fías, la ma­yo­ría de ellas con su mu­jer Hen­riet­te, o él mis­mo co­mo prin­ci­pal mo­ti­vo.

Pe­ro a pe­sar de sus múl­ti­ples in­tere­ses y su con­tri­bu­ción a otros do­mi­nios ar­tís­ti­cos, For­tuny se con­si­de­ra­ba esen­cial­men­te un pin­tor, un es­la­bón más de una lar­ga tra­di­ción fa­mi­liar. Al fi­nal de su vi­da es­cri­bía: “Me in­tere­sé siem­pre en mu­chas co­sas, pe­ro mi ver­da­de­ra pro­fe­sión fue la pin­tu­ra”.

“Ma­riano For­tuny, un es­pa­ñol en Ve­ne­cia”, Mu­seo Ga­llie­ra (Pa­rís), has­ta el 7/1/18.

De iz­quie­ra a de­re­cha: Ves­ti­do Eleo­no­ra, ca 1912.Ve­sit­do y cha­que­ta Delp­hos.

Iz­quier­da: In­te­rior del pa­la­cio Or­fel, 1940 Aba­jo:Ma­riano For­tuny.

Arri­ba: Por­ta­da li­bro For­tuny.Aba­jo: Ga­za de se­da ne­gra im­pre­sa oro e hi­los de se­da ne­gros y me­tá­li­cos azu­les y ro­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.