ELLA

La Tercera - Mujer - - Campo De Minas -

La his­to­ria par­te cuan­do ella y él co­mien­zan a vi­vir jun­tos. La de an­tes era otra his­to­ria. Des­de ese día com­par­ten mo­men­tos, co­mi­das, gas­tos, es­pa­cios, tiem­pos. Pron­to com­par­ti­rán tam­bién hi­jos y otros pro­yec­tos, con­sen­sos y di­fe­ren­cias. Una unión que en su pro­fun­di­dad tie­ne un com­po­nen­te ro­mán­ti­co y ge­nui­na­men­te afec­ti­vo, pe­ro que es­tá ro­dea­da de mi­se­rias co­ti­dia­nas. Y de ex­pec­ta­ti­vas y de ideas es­tan­ca­das so­bre lo que de­be ser una pa­re­ja. Tam­bién pla­ce­res. De al­gu­na for­ma se aca­ba el mis­te­rio, pe­ro co­mien­za uno nue­vo, y es la bús­que­da in­can­sa­ble de ese te­so­ro pre­cio­so lla­ma­do amor sa­lu­da­ble y per­du­ra­ble. So­lo unas po­cas pa­re­jas lo­gran dar con él y, pa­ra ser ho­nes­ta, no ten­go ni la más lejana idea de cuál sea la cla­ve de la fe­li­ci­dad. El cli­ché di­ce que tie­ne que ver con ese de­li­ca­do equi­li­brio en­tre no per­der tu li­ber­tad y ser ca­paz ce­der cuan­do es ne­ce­sa­rio. Una eter­na ne­go­cia­ción, bá­si­ca­men­te, lo que no de­ja de ser ex­tra­ño, to­man­do en cuen­ta que es­ta­mos ha­blan­do de amor. El pro­ble­ma es que la vi­da se ha pues­to muy com­ple­ja, y man­te­ner­se fiel al amor to­do el tiem­po es ca­si im­po­si­ble. Hay tan­tos otros ítems que ba­ra­jar. La sola exis­ten­cia de la pla­ta co­mo fac­tor a con­si­de­rar en­su­cia to­do. Na­da que ha­cer al res­pec­to, por­que hay que pa­gar el arrien­do y tra­ba­jar con su­dor pa­ra lle­var la vi­da que so­ña­mos. Y que va­mos a pa­gar a me­dias. An­tes era di­fe­ren­te. La gen­te vi­vía en el cam­po, tra­ba­ja­ba la tie­rra, el ma­tri­mo­nio im­pli­ca­ba otro ti­po de acuer­dos. Al­go así co­mo pas­te­le­ro a tus pas­te­les. Yo me ocu­po de la ca­sa y la fa­mi­lia, tú de traer el di­ne­ro. ¿Ha­brá si­do ese un buen acuer­do, des­pués de to­do? Pro­ba­ble­men­te no, si con­si­de­ra­mos que en mu­chí­si­mos ca­sos el ma­tri­mo­nio era sin amor, y que al fi­nal no te­nía­mos otra op­ción que se­guir ahí. Un ti­po de es­cla­vi­tud. Vol­vien­do a la bús­que­da del te­so­ro, y a nues­tra pa­re­ja en cues­tión, ella y él, creo que par­te im­por­tan­te del tra­ba­jo –por­que de eso se tra­ta, de tra­ba­jar pa­ra man­te­ner­nos la ma­yor can­ti­dad de tiem­po co­nec­ta­dos con el amor y co­nec­ta­dos ade­más el uno con el otro– es ser ho­nes­tos con lo que que­re­mos y es­pe­ra­mos de la otra per­so­na. A ve­ces ni si­quie­ra eres cons­cien­te, pe­ro los de­seos apa­re­cen sin que los lla­mes. To­me­mos por ejem­plo el ca­so de ella, edu­ca­da en co­le­gio ca­tó­li- co, ex­ce­len­te alumna, en­tre­na­da pa­ra com­pe­tir en un mun­do mas­cu­lino, pe­ro a la vez cria­da en me­dio de cuen­tos de ha­das. Quie­re una vi­da con­for­ta­ble y tra­ba­ja du­ro pa­ra con­se­guir­la, pe­ro se­cre­ta­men­te po­ne en los hombros de él el pe­so del sus­ten­to. Y en al­gún lu­gar de su ca­be­za sien­te que su suel­do de­be ser pres­cin­di­ble. Por los hi­jos, pe­ro tam­bién por­que no es del to­do li­bre de la me­mo­ria an­ces­tral, de esas his­to­rias que le con­ta­ron al­gu­na vez y que siem­pre ter­mi­na­ban igual. Y se ca­sa de blan­co, con un ves­ti­do de prin­ce­sa, y un be­so se­lla el pac­to que to­dos ce­le­bran bai­lan­do y co­mien­do y brin­dan­do. Lue­go él la to­ma en sus fuer­tes bra­zos y la lle­va al le­cho nup­cial. En ade­lan­te ella ja­más lo di­rá, pe­ro es­pe­ra­rá que él se en­car­gue de la mu­dan­za, del au­to en pa­na, de per­fo­rar pa­re­des

De al­gu­na for­ma se aca­ba el mis­te­rio, pe­ro co­mien­za uno nue­vo, y es la bús­que­da in­can­sa­ble de ese te­so­ro pre­cio­so lla­ma­do amor sa­lu­da­ble y per­du­ra­ble.

pa­ra col­gar cua­dros, de ma­ne­jar en los via­jes, de sa­car la ba­su­ra. Y re­cor­da­rá que su pa­dre ha­cía to­do eso y más, y se sen­ti­rá es­ta­fa­da por­que él no mues­tra sig­nos de que­rer asu­mir ese rol. En reali­dad, él es un hom­bre sen­si­ble. De he­cho eso fue lo que a ella más le atra­jo. Es sen­si­ble y cree en la igual­dad en­tre los gé­ne­ros, pe­ro una par­te de él si­gue año­ran­do que ella lo atien­da y se man­ten­ga lin­da y to­das esas co­sas que so­lían ha­cer su ma­má y su abue­la. To­tal que se la pa­san am­bos, ella y él, desean­do una co­sa, de­cla­ran­do otra, con­fun­dien­do y con­fun­dién­do­se y, lo que es peor, per­dien­do de vis­ta el te­so­ro. Ahí es cuan­do hay que re­ca­pi­tu­lar, di­go yo, y ser ho­nes­to con los pro­pios de­seos y apren­der a ce­der. Y así es co­mo ella y él dan con el mo­de­lo jus­to, uno que cons­tru­yen a su me­di­da y les fun­cio­na, den­tro y fue­ra de la ca­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.