SI ME AGREDES TE DENUNCIO EN LA RED

La Tercera - Mujer - - Tan Lejos, Tan Cerca -

No es la pri­me­ra vez que doy cuen­ta a tra­vés de es­ta co­lum­na de la cre­cien­te agre­si­vi­dad del ciu­da­dano co­mún. Ha­ce unos días, cuan­do de­fen­dí el de­re­cho a ocu­par un es­ta­cio­na­mien­to que es­pe­ra­ba en un mall, la mu­jer a quien de­tu­ve ama­ble­men­te cuan­do qui­so ocu­par mi es­pa­cio, se ba­jó de su au­to y co­men­zó a in­sul­tar­me. Lue­go me si­guió por el es­ta­cio­na­mien­to y por las es­ca­le­ras gri­tan­do, has­ta que lle­ga­mos arri­ba, y nos di­mos de bru­ces con un guar­dia. Me de­tu­ve an­te él. La mu­jer se­guía gri­tán­do­me y ame­na­zán­do­me en fren­te de su hi­jo de no más de 7 años, mien­tras el guar­dia nos mi­ra­ba des­con­cer­ta­do y lla­ma­ba por su wal­kie tal­kie quien sa­be a quién, sin de­cir pa­la­bra. En tan­to, la mu­jer con su hi­jo sim­ple­men­te des­apa­re­cie­ron. Me arre­pen­tí de –en lu­gar de ha­ber acu­di­do al su­pues­to sal­va­dor de la gen­te co­mún y co­rrien­te– no ha­ber­le to­ma­do a la mu­jer una fo­to y ha­ber­la he­cho cir­cu­lar por las re­des. Re­cuer­do que ha­ce un par de años mi ami­go Pa­blo Si­mo­net­ti fue agre­di­do por una pa­re­ja en un as­cen­sor. Al su­bir­se él, la pa­re­ja se ba­jó, gri­tan­do al­go así co­mo “qué as­co”. Pa­blo la­men­tó no ha­ber­les to­ma­do una fo­to, y des­de en­ton­ces es un ins­tru­men­to que usa con­tra la dis­cri­mi­na­ción. Las re­des son una nue­va for­ma de de­fen­der­nos de to­das esas pe­que­ñas o gran­des agre­sio­nes que se vi­ven día a día en nues­tra sociedad. No ne­ce­si­ta­mos acu­dir a una su­pues­ta au­to­ri­dad por asun­tos que, de to­das for­mas, ellos no to­ma­rán en cuen­ta, co­mo me ocu­rrió a mí. El im­pac­to es po­de­ro­so. To­dos re­cor- da­mos al of­tal­mó­lo­go de Re­ña­ca que ata­có brutalmente y echó fue­ra a un pe­rro de un as­cen­sor e in­sul­tó a la mu­jer que lo lle­va­ba, acu­sán­do­la de que da­do su tra­ba­jo co­mo na­na de­bía su­bir por las es­ca­le­ras. Es­tas fotos y vi­deos ca­se­ros van cons­ti­tu­yen­do una ra­dio­gra­fía y a la vez sa­can­do a la luz un com­por­ta­mien­to ciu­da­dano que de otra for­ma per­ma­ne­ce­ría en la os­cu­ri­dad. El re­pu­dio no se ha­ce es­pe­rar. Mu­chos de es­tos vi­deos y fotos se ha­cen vi­ra­les. Pe­ro co­mo tan­tas co­sas, la de­nun­cia a tra­vés de las re­des so­cia­les es un ar­ma de doble fi­lo, co­mo lo de­mos­tró un vi­deo subido ha­ce po­co por una pa­sa­je­ra del Tran­san­tia­go. Allí se veía a dos jó­ve­nes ra­yan­do un bus con unos grue­sos plu­mo­nes ne­gros. Des­pués de ha­ber­se vuel­to vi­ral, des­pués que to­dos des­pre­cia­mos el mal com­por­ta­mien­to de las chi­cas, nos en­te­ra­mos de que lo que ha­cían era bo­rrar un ra­ya­do xe­no­fó­bi­co en con­tra de los hai­tia­nos. In­clu­so, en su de­fen­sa, tam­bién por las re­des so­cia­les, am­bas de­cla­ra­ron que si se en­con­tra­ran an­te otro ra­ya­do co­mo ese, don­de se acu­sa­ba a los hai­tia­nos de traer el si­da a nues­tro país, lo ha­rían de nue­vo. El men­sa­je que le en­vió por Twit­ter una de las chi­cas a la mu­jer que las acu­só, ade­más de ex­pli­car­le lo que ha­cía, la en­ca­ra en un pun­to ál­gi­do y con­tro­ver­ti­do de es­ta nue­va for­ma de de­nun­cia. Le­gal­men­te na­die tie­ne de­re­cho a ha­cer pú­bli­ca una ima­gen de otra per­so­na sin su con­sen­ti­mien­to. Tam­bién alu­de a otro pun­to im­por­tan­te. Ter­mi­na su men­sa­je así: “Bien co­bar­de no de­cir­me es­to a la ca­ra y an­dar pu­bli­cán­do­lo en las re­des so­cia­les”. En los múl­ti­ples vi­deos que nos lle­gan en las re­des de co­le­gia­les agre­dien­do brutalmente a uno de sus com­pa­ñe­ros mien­tras los de­más ob­ser­van en­tre es­tu­pe­fac­tos y ad­mi­ra­dos, uno se pre­gun­ta: ¿Por qué nin­guno de ellos tu­vo los co­jo­nes pa­ra en­ca­rar al agre­sor di­rec­ta­men­te? Al­guien lo fil­mó, sí, al­guien lo subió a la red, sí, pe­ro na­die lo de­tu­vo. Con es­to, no me re­trac­to de mis primeras pa­la­bras en es­ta co­lum­na. To­da­vía me arre­pien­to de no ha­ber­le to­ma­do una fo­to a mi agre­so­ra en lu­gar de acu­dir a una au­to­ri­dad que re­sul­tó in­efi­caz, pe­ro tam­bién soy cons­cien­te de que acu­sar a al­guien por las re­des so­cia­les es un ac­to que hay que usar con res­pon­sa­bi­li­dad y co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.