DIVORCIOS

La Tercera - Mujer - - Campo De Minas -

Sa­lió ha­ce un par de se­ma­nas en la pren­sa na­cio­nal: los divorcios al­can­za­ron la ci­fra más al­ta de los úl­ti­mos seis años. Sí, lo in­tuía­mos. Lo ve­nía­mos ol­fa­tean­do ha­ce ra­to. Bas­ta me­ter la na­riz un po­qui­to en la vi­da de tu com­pa­ñe­ro de ofi­ci­na o en la de tu her­mano, la ami­ga de in­fan­cia, el fa­mo­so de la te­le, pa­ra cap­tar la ten­den­cia. En Chi­le los divorcios tu­vie­ron un peak en los años 2009 y 2010, po­co des­pués de que se apro­ba­ra la fa­mo­sa ley que los hi­zo po­si­bles (y que fue apro­ba­da a pe­sar de la opo­si­ción de bue­na par­te del Con­gre­so). Se sa­be que en­ton­ces mu­chas pa­re­jas se­pa­ra­das por años sin­ce­ra­ron su si­tua­ción le­gal­men­te, lo que ex­pli­ca el al­za. Pe­ro to­do vol­vió a la nor­ma­li­dad lue­go del boom. Has­ta el año pa­sa­do, en que nue­va­men­te las ci­fras se dis­pa­ra­ron, lle­gan­do a 48.608 divorcios. Mi com­pa­ñe­ro de ofi­ci­na pien­sa que se­pa­rar­se es con­ta­gio­so, co­mo una en­fer­me­dad ve­né­rea. Pue­de que las re­des so­cia­les es­tén ayu­dan­do a dar­le cier­to gla­mour a es­to de vol­ver a la sol­te­ría, con lo que mu­chos y mu­chas po­drían pen­sar que se pier­den de al­go muy atrac­ti­vo al se­guir en la ru­ta de la fa­mi­lia tra­di­cio­nal. Fi­nal­men­te, nun­ca fue tan fá­cil ha­cer nue­vos ami­gos co­mo hoy, y las mo­das se es­par­cen co­mo pla­gas que des­apa­re­cen rá­pi­da­men­te. ¿Se­rá que es­ta­mos ti­ran­do por la ven­ta­na nues­tra fe­li­ci­dad pa­ra vi­vir tor­be­lli­nos, mon­ta­ñas ru­sas, lo­cu­ras ju­ve­ni­les? Es un he­cho que la es­ta­bi­li­dad pier­de te­rreno en la ca­rre­ra de los va­lo­res con­tem­po­rá­neos. ¿Se­rá que aso­cia­mos tran­qui­li­dad con abu­rri­mien­to? Las mu­je­res per­di­mos el mie­do a una vi­da sin el res­pal­do de un ma­cho al la­do o a una vi­da na­dan­do en con­tra de las con­ven­cio­nes so­cia­les (gra­cias, fe­mi­nis­tas, una vez más). Es al­go ge­ne­ra­cio­nal. Un im­pul­so que no se pue­de des­obe­de­cer y que te lan­za a lo des­co­no­ci­do. A no­so­tras, y tam­bién a ellos. Ya no que­re­mos re­la­cio­nes des­ho­nes­tas, aman­tes que se man­tie­nen por dé­ca­das, la gue­rra de los Ro­se. Que­re­mos amor y ter­nu­ra y lu­ju­ria y no ma­tri­mo­nios que ter­mi­nan sien­do acuer­dos fra­ter­na­les por el bien de la fa­mi­lia. Que­re­mos el de­re­cho a res­pi­rar ai­re fres­co y a nun­ca ser de­ma­sia­do vie­jos pa­ra enamo­rar­nos. Mi ami­ga de la in­fan­cia di­ce que se­pa­rar­se es­tá le­jos de ser un mo­men­to de ce­le­bra­ción, aun cuan­do ella mis­ma to­mó la de­ci- sión. Di­ce que el due­lo pue­de du­rar eter­na­men­te en al­gu­nos ca­sos, co­mo el de ella. Y di­ce tam­bién que si tu­vie­ra una má­qui­na del tiem­po que la lle­va­ra a los días du­ros de su ma­tri­mo­nio, no to­ma­ría la mis­ma de­ci­sión que ha­ce 10 años. Yo es­toy se­pa­ra­da ha­ce 5 y me­dio y ha­ce dos soy ofi­cial­men­te ‘di­vor­cia­da’. Qué ma­ri­co­na­da del sis­te­ma es que mi es­ta­tus si­ga li­gán­do­me a al­guien que ya no es par­te de mi vi­da. De­be­ría­mos pa­sar au­to­má­ti­ca­men­te a ser sol­te­ros, co­mo co­rres­pon­de. Pe­ro mien­tras no me vuel­va a ca­sar se­gui­ré es­cri­bien­do ‘di­vor­cia­da’ en los pa­pe­les que pre­gun­ten por mi es­ta­do ci­vil. Más allá de es­te paréntesis que no de­ja de sor­pren­der­me, quie­ro dis­cre­par con mi ami­ga de la in­fan-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.