FIELTRO

La Tercera - Mujer - - Fetiche -

Ma­te­rial tex­til ela­bo­ra­do a par­tir de fi­bras com­pac­ta­das, prin­ci­pal­men­te la­na pe­ro tam­bién pe­los de ani­ma­les, se­da, al­go­dón y ra­yón. En el pro­ce­so, co­no­ci­do co­mo afiel­tra­do, los fi­la­men­tos son ex­pues­tos a una com­bi­na­ción de ca­lor, hu­me­dad y pre­sión me­cá­ni­ca con el ob­je­to de aglu­ti­nar­los, mo­vi­li­zán­do­los en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes. El re­sul­ta­do es una es­truc­tu­ra más o me­nos den­sa, di­fí­cil de des­hi­la­char, re­pe­len­te al pol­vo y hu­me­dad.

En las úl­ti­mas dé­ca­das la re­cu­pe­ra­ción de ma­nua­li­da­des y prác­ti­cas artesanales ha im­pul­sa­do la in­cor­po­ra­ción to­tal o par­cial del fieltro en abri­gos, bol­sos, bu­fan­das, collares y za­pa­tos

ORI­GEN. Los fiel­tros cons­ti­tu­yen una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes tex­ti­les más an­ti­guas de la his­to­ria. Ele­men­tos de uso co­ti­diano co­mo los ta­pe­tes que cu­bren el sue­lo al mo­men­to de arro­di­llar­se o que se ubi­can so­bre el lomo del ani­mal, se fa­bri­can a par­tir de ve­llo­nes de la­na sin hi­lar. El uso cons­tan­te, el ro­ce y el su­dor ge­ne­ran su­per­fi­cies na­tu­ral­men­te apel­ma­za­das. La técnica se im­ple­men­ta. En­ton­ces el fieltro se des­ti­na a la con­fec­ción de car­pas e in­du­men­ta­rias. Al­gu­nos ejem­pla­res en­con­tra­dos en Tur­quía y Mon­go­lia han si­do fe­cha­dos en­tre los años 6500 y 5000 a. C. Sus usos se es­pe­cia­li­zan co­exis­tien­do con te­las de ur­dim­bre y tra­ma, cue­ros y pieles. Has­ta el si­glo V, grie­gos y ro­ma­nos lo tra­tan con vi­na­gre pa­ra tor­nar­lo re­sis­ten­te al fuego y la oxi­da­ción. Y em­plean co­mo fo­rro en cas­cos y co­ra­zas mi­li­ta­res, neu­tra­li­zan­do la ri­gi­dez del metal. Al­re­de­dor del 1300, los cru­za­dos que re­tor­nan a Eu­ro­pa des­de Orien­te reac­ti­van la ma­nu­fac­tu­ra del fieltro, más ba­ra­to que las pieles. TEN­DEN­CIA. A par­tir de fi­nes de la Edad Me­dia el fieltro de­vie­ne cre­cien­te­men­te en el ma­te­rial pre­di­lec­to pa­ra mol­dear to­ca­dos y som­bre­ros en bo­ga. Es­ta ten­den­cia se man­tie­ne en el tiem­po, lo mis­mo que las dis­tin­cio­nes res­pec­to a su ca­li­dad, di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­das con el ti­po de fi­bra tra­ba­ja­da en el pro­ce­so. Por otra par­te, su pre­sen­cia co­mo ele­men­to de­co­ra­ti­vo –dis­cre­ta al co­mien­zo ya que sir­ve de ba­se a bor­da­dos muy di­sí­mi­les–, ad­quie­re una gran im­por­tan­cia en los años 50. La mo­da fe­me­ni­na pro­po­ne fal­das acam­pa­na­das, pro­vis­tas de apli­ca­cio­nes en fieltro que re­pre­sen­tan mo­ti­vos muy va­ria­dos. La misma idea se re­pli­ca a co­mien­zos de los 70. Las ele­gan­tes per­so­na­li­zan su in­du­men­ta­ria agre­gan­do par­ches de fieltro en for­ma de fru­tas, estrellas, co­ra­zo­nes.

Fas­hion East - Run­way, Lon­dres 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.