TO­DA EN­FER­ME­DAD ES MEN­TAL

La Tercera - Mujer - - Campo De Minas -

Lo sa­ben los chi­nos, los ja­po­ne­ses, los cul­to­res del ayurveda y otras me­di­ci­nas mi­le­na­rias, y tam­bién lo sa­bían los mé­di­cos oc­ci­den­ta­les de al­gu­nos si­glos atrás. Pe­ro al­go pa­só en el ca­mino. Un día la men­te co­men­zó a ser es­tu­dia­da co­mo un ob­je­to in­de­pen­dien­te del cuer­po y, a su vez, el or­ga­nis­mo hu­mano se di­vi­dió en sis­te­mas com­ple­jos que re­qui­rie­ron es­pe­cia­li­za­ción mé­di­ca. Así pa­só que los doc­to­res lle­ga­ron a ig­no­rar la co­mu­ni­ca­ción que exis­te en­tre los di­ver­sos sis­te­mas or­gá­ni­cos y a sub­es­ti­mar la ca­pa­ci­dad de la men­te pa­ra pro­du­cir cam­bios en el cuer­po y vi­ce­ver­sa, tal co­mo dos aman­tes que se po­ten­cian o se de­sin­te­gran re­cí­pro­ca­men­te. Quiero ha­blar de esto por­que en las úl­ti­mas se­ma­nas he oído tan­to jui­cio en la pren­sa y re­des so­cia­les a raíz de los co­men­ta­rios de un doc­tor de ma­ti­nal. Tan­to des­pre­cio, tan­ta so­ber­bia, tan­ta ig­no­ran­cia. “No hay es­tu­dios cien­tí­fi­cos que con­fir­men la in­ci­den­cia de las emo­cio­nes en el desa­rro­llo de en­fer­me­da­des fí­si­cas”, di­je­ron al­gu­nos cons­pi­cuos opi­nó­lo­gos. “Las en­fer­me­da­des que cien­tí­fi­ca­men­te se han acep­ta­do co­mo psi­co­so­má­ti­cas son ape­nas unas po­cas”, con­clu­ye­ron doc­to­res en­tre­vis­ta­dos por los dia­rios. Yo no sé cuál es la ver­dad. So­lo quiero contar mi his­to­ria. Ha­ce 17 años en­tré en la ca­te­go­ría de en­fer­ma crónica. A pe­sar de mi ju­ven­tud, fui diag­nos­ti­ca­da de ar­tri­tis reuma­toi­de, una en­fer­me­dad au­to­in­mu­ne que ata­ca las ar­ti­cu­la­cio­nes del cuer­po. Los ar­chi­vos mé­di­cos no men­cio­nan sus cau­sas por­que en reali­dad se des­co­no­cen y los efec­tos pue­den ser muy du­ros si no se tra­ta ade­cua­da­men­te. Así que a los vein­ti­po­cos me trans­for­mé en fár­ma­co-de­pen­dien­te, y por suer­te caí en ma­nos de una reuma­tó­lo­ga que re­sul­tó ser cre­yen­te apa­sio­na­da de que el ori­gen de la en­fer­me­dad es­tá en la ca­be­za. A las po­cas se­ma­nas co­men­cé a bus­car ayu­da en el mundo de la sa­na­ción al­ter­na­ti­va y me pin­ché las ma­nos con lan­ce­tas de abe­jas, vi­si­té un cha­mán pe­ruano, vi re­gu­lar­men­te a un mé­di­co chino que me re­ce­tó ba­ños en aguas con mag­ne­sio, pro­bé con el reiki, la terapia flo­ral y me so­me­tí a las operaciones vir­tua­les de unos su­pues­tos mé­di­cos bra­si­le­ños. Pe­ro na­da fun­cio­nó real­men­te, hasta que co­men­cé a com­pren­der la im­por­tan­cia de mi­rar­me des­de otro án­gu­lo. Así caí en la terapia gru­pal de la doc­to­ra Adria­na Sch­na­ke, psi­quia­tra chi­le­na, au­to­ra de dos libros relacionados con sa­lud y emo­cio­nes y gran di­fu­so­ra de la terapia ges­tál­ti­ca en La­ti­noa­mé­ri­ca. El en­fo­que de la ges­talt (que al ser una co­rrien­te de la psi­co­lo­gía tiene ba­se cien­tí­fi­ca) pre­ten­de no seguir di­vi­dien­do al ser hu­mano y tra­ba­jar con los ór­ga­nos en­fer­mos pa­ra re­cu­pe­rar el men­sa­je que trae la en­fer­me­dad, in­te­gran­do así as­pec­tos re­cha­za­dos de la per­so­na­li­dad que se ma­ni­fies­tan en este men­sa­je. Así, la en­fer­me­dad es vis­ta co­mo una al­te­ra­ción que im­pli­ca la to­ta­li­dad del in­di­vi­duo, un con­cep­to que han com­par­ti­do va­rios cien­tí­fi­cos co­mo Humberto

A los vein­ti­po­cos me trans­for­mé en fár­ma­co-de­pen­dien­te, y por suer­te caí en ma­nos de una reuma­tó­lo­ga que re­sul­tó ser cre­yen­te apa­sio­na­da de que el ori­gen de la en­fer­me­dad es­tá en la ca­be­za.

Ma­tu­ra­na y Fran­cis­co Va­re­la, y que ya su­ge­ría a co­mien­zos del si­glo XX el repu­tado neu­ro­psi­quia­tra Frie­drich Perls. En esa terapia ter­mi­né ha­blán­do­les a mis ar­ti­cu­la­cio­nes pa­ra que ellas me con­ta­ran por qué se ha­bían pues­to rí­gi­das. Sí, lo hi­ce con ver­güen­za, pe­ro lo­gré com­pren­der que al igual que las ar­ti­cu­la­cio­nes, mi te­ma blo­quea­do a ni­vel emo­cio­nal te­nía que ver con los lí­mi­tes. Y apren­dí otras co­sas tam­bién, co­mo que los pul­mo­nes en su fun­cio­na­mien­to sano son pa­si­vos, no dis­cri­mi­nan y son elás­ti­cos y adap­ta­bles, lo que le hi­zo sen­ti­do a una per­so­na con cán­cer pul­mo­nar que en­ten­dió que ha­bía so­bre­es­ti­ma­do su au­to­no­mía y au­to­con­trol. Hoy pien­so que ese co­no­ci­mien­to fue un im­pul­so de­fi­ni­ti­vo ha­cia la sa­na­ción de la cual estoy or­gu­llo­sa. Al­go que de­be ha­ber­les ocu­rri­do tam­bién a otros que vie­ron la luz en aque­llas se­sio­nes y que a es­tas al­tu­ras sa­ben con cer­te­za que la ira se ma­ni­fies­ta en el hí­ga­do y que los mie­dos no pro­ce­sa­dos afec­tan los ri­ño­nes. Ya lo de­cía Bau­de­lai­re: to­da en­fer­me­dad es men­tal, sal­vo la go­no­rrea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.