LA VI­DA ETER­NA DEL MOD

Es un es­ti­lo sin fe­cha de ven­ci­mien­to. No es que ha­ya vuel­to, sino que se nie­ga a mo­rir. Na­ció a fi­nes de la dé­ca­da de los 50 y vi­ve su au­ge a par­tir de 1963 en Reino Uni­do. En los 90 to­mó fuer­za una vez más, pe­ro es des­de prin­ci­pios de es­te milenio que s

La Tercera - Mujer - - T E Nde N C I A - POR: AN­DREA HARTUNG FO­TOS: GETTY IMAGES

Con el fin de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en In­gla­te­rra co­men­zó un pe­río­do de op­ti­mis­mo eco­nó­mi­co en que la ju­ven­tud ya no te­nía las li­mi­ta­cio­nes de sus pa­dres y abue­los, por lo que se preo­cu­pa­ban de co­sas que an­tes hu­bie­sen pa­re­ci­do su­per­fi­cia­les, co­mo la mo­da y la mú­si­ca. A es­ta ge­ne­ra­ción, que tu­vo su au­ge a par­tir de fi­nes de los 50, se le lla­mó ‘mo­der­nis­tas’ y lue­go sim­ple­men­te ‘mod’, por a su afi­ción por el jazz mo­derno y más ade­lan­te el rock and roll. Aun­que pro­ve­nían de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, bus­ca­ban mar­car di­fe­ren­cias con sus pa­dres y lo ha­cían a tra­vés de cor­tes de pe­lo, la ves­ti­men­ta y la mú­si­ca que es­cu­cha­ban. “La mo­da no in­flu­ye en las opi­nio­nes sino que re­fle­ja lo que real­men­te es­tá en el ai­re. Re­fle­ja lo que las per­so­nas es­tán le­yen­do, pen­san­do y es­cu­chan­do”, di­jo a The Guar­dian Mary Quant, di­se­ña­do­ra ícono de es­te pe­río­do y crea­do­ra de la mi­ni­fal­da.

En la no­ve­la “Los Prin­ci­pian­tes”, de Co­lin Mcin­nes (1959), que más ade­lan­te se­ría lla­ma­da “la bi­blia

de los mod”, en­con­tra­mos las pri­me­ras re­fe­ren­cias a es­ta sub­cul­tu­ra. Se tra­ta­ba de jó­ve­nes lon­di­nen­ses que, li­bres de car­gas y con tra­ba­jos bien re­mu­ne­ra­dos, go­za­ban a con­cho la ca­pi­tal in­gle­sa. Te­nían una vi­sión muy pa­re­ci­da a la de los mi­llen­nials ac­tua­les, en cuan­to bus­ca­ban ofi­cios que les die­ran la li­ber­tad su­fi­cien­te co­mo pa­ra prio­ri­zar el ocio.

LOS BÁ­SI­COS DEL MOD

La con­sul­to­ra de ima­gen Ca­ro­la Mon­te­ne­gro (@ca­ro­la_­mon­te­ne­gro) des­ta­ca las múl­ti­ples pla­ta­for­mas en las que ac­tua­ba el mod: “No se tra­ta so­lo de mo­da, sino tam­bién de es­té­ti­ca y de mú­si­ca. Mu­chos eran hi­jos de sas­tres de cla­se me­dia, por lo que te­nían ac­ce­so a ves­tir­se en for­ma im­pe­ca­ble sin pa­gar ca­ro por ello. De he­cho los hom­bres pre­fe­rían los tra­jes en­ta­lla­dos y los mo­ca­si­nes o bo­ti­nes ti­po Chel­sea”. O co­mo lo de­fi­nió Pe­te Towns­hend, de The Who –una de las ban­das que mar­ca­ron es­te es­ti­lo–, a Ro­lling Sto­ne en 1968: “Pa­ra ser mod de­bías te­ner el pe­lo cor­to, su­fi­cien­te di­ne­ro co­mo pa­ra com­prar un buen tra­je, bue­nos za­pa­tos, bue­nas ca­mi­sas; te­nías que ser ca­paz de bai­lar co­mo un lo­co”.

Si bien el mod em­pe­zó con los hom­bres, las mu­je­res jó­ve­nes rá­pi­da­men­te se su­ma­ron, apro­ve­chan­do el rol so­cial que les per­mi­tía par­ti­ci­par, sin la ne­ce­si­dad de es­tar acom­pa­ña­das por un no­vio o ma­ri­do. “La par­ti­ci­pa­ción se ba­sa­ba ca­si com­ple­ta­men­te en usar la ro­pa ade­cua­da, te­ner el cor­te de pe­lo co­rrec­to e ir a los clu­bes de mo­da. Si la chi­ca acer­ta­ba en es­ta com­bi­na­ción, era mod”, ex­pli­can An­ge­la Mcrob­bie y Jenny Gar­ber en su en­sa­yo “Chi­cas y las sub­cul­tu­ras” (1977). “Usa­ban po­lle­ras en A (ajus­ta­das en la cin­tu­ra), ‘granny

shoes’ con pun­ta re­don­da su­je­ta­dos atrás y con ta­co cua­dra­do”, agre­ga Ca­ro­la Mon­te­ne­gro.

En el pe­lo des­ta­ca­ban los cor­tes y pei­na­dos ti­po Vidal Sas­soon, quien fue el crea­dor del es­ti­lo de Mary Quant; o el mi­ni­ma­lis­ta ga­rçon que lu­cían Twiggy y Mia Fa­rrow. El ma­qui­lla­je bus­ca­ba au­men­tar las di­men­sio­nes de la mi­ra­da usan­do co­lo­res en blo­que o sim­ple­men­te ne­gro. “La idea era re­sal­tar los ojos a tra­vés de de­li­nea­dos grá­fi­cos y bien de­fi­ni­dos, ade­más del uso de co­lo­res pas­te­les y pri­ma­rios co­mo el ama­ri­llo. Tam­bién el abu­so de la más­ca­ra de pes­ta­ñas tan­to su­pe­rio­res co­mo in­fe­rio­res”, co­men­ta el ma­keup ar­tist Mar­ce­lo Bha­nu.

UNA NUE­VA GE­NE­RA­CIÓN

El mod es­tá siem­pre rein­ven­tán­do­se, tan­to en el street sty­le co­mo en las pa­sa­re­las. Du­ran­te los des­fi­les de pri­ma­ve­ra 2018 sus ras­gos icó­ni­cos des­ta­ca­ron en las co­lec­cio­nes de Ch­ris­tian Dior, Gior­gio Ar­ma­ni y Dia­ne von Fürs­ten­berg. En el ca­so de Dior, el ma­qui­lla­je es­tu­vo a car­go de Pe­ter Phi­lips, quien apli­có va­rias ca­pas de más­ca­ra a las pes­ta­ñas y lue­go las se­pa­ró pa­ra dar la sen­sa­ción de ‘pa­tas de ara­ñas’. Co­mo él mis­mo lo de­fi­nió: “Lo que que­ría ha­cer era po­ner el acen­to en los ojos, de una for­ma es­pon­tá­nea, dan­do la im­pre­sión de que una ni­ña pe­que­ña se ha­bía ma­qui­lla­do”.

Pa­ra el des­fi­le de Ar­ma­ni, en los ros­tros de las mo­de­los se hi­zo un tra­zo irre­gu­lar so­bre la lí­nea in­fe­rior del ojo, mar­can­do so­la­men­te en el cen­tro e ilu­mi­nan­do los ex­tre­mos con som­bra blan­ca, mien­tras que en el párpado mó­vil se hi­zo un cat eye exa­ge­ra­do usan­do som­bra di­fu­mi­na­da. Lo que pro­pu­so el des­fi­le de DVF fue mu­cho más su­til: con un ros­tro com­ple­ta­men­te nu­de co­mo te­lón de fon­do, se di­bu­jó una cur­va con lá­piz gris os­cu­ro por so­bre el párpado.

En la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York, Se­le­na Gó­mez lle­gó a la fies­ta Icons de Har­per’s Ba­zaar ma­qui­lla­da por Hung Vann­go, quien le pu­so pes­ta­ñas in­fe­rio­res pos­ti­zas pa­ra re­sal­tar su mi­ra­da. Y la it girl Ale­xa Chung le dio un gi­ro mo­derno a es­te look con mi­ni­fal­das que mues­tran sus lar­guí­si­mas pier­nas y ves­ti­dos con cue­llos in­fan­ti­les.

EL MOD ES UN RE­FE­REN­TE CONS­TAN­TE PA­RA DI­SE­ÑA­DO­RES DE MO­DA Y MAQUILLADORES, QUIE­NES LE RIN­DEN HO­ME­NA­JE SO­BRE LA PA­SA­RE­LA AÑO TRAS AÑO.

El es­ti­lo y los di­se­ños de Mary Quant mar­ca­ban la ten­den­cia en­tre las jó­ve­nes lon­di­nen­ses.

La mo­de­lo Twiggy, con su cor­te de pe­lo, mi­ni­fal­das y ojos in­fan­ti­les, es uno de los íco­nos más re­cor­da­dos de es­te es­ti­lo.

La co­lec­ción Pri­ma­ve­ra 2018 de Ch­ris­tian Dior mos­tró ves­ti­dos cor­tos com­ple­men­ta­dos con cue­llos de ca­mi­sa y un ma­qui­lla­je don­de des­ta­can las pes­ta­ñas.

The Who fue una de las ban­das más sim­bó­li­cas del mod, des­de sus le­tras has­ta su es­ti­lo pa­ra ves­tir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.