@ LACOMENSALA LE PAIN QUOTIDIEN

ISIDORA GOYENECHEA 3275, LAS CON­DES.

La Tercera - Mujer - - Ga S T Ronomía -

Muy bo­ni­to que­dó es­te nue­vo lo­cal de Le Pain Quotidien en El Golf. En un es­pa­cio con lar­ga his­to­ria de em­pren­di­mien­tos gas­tro­nó­mi­cos –el Fri­days, uno de los más re­cor­da­dos–, es­ta ca­de­na de ori­gen bel­ga abrió sus puer­tas con una ofer­ta cen­tra­da en el pan de ma­sa ma­dre. La pa­na­de­ría y res­tau­ran­te es­tá am­bien­ta­da con me­sas y si­llas de ma­de­ra, luz cá­li­da, vi­tra­les, plan­tas y cuen­ta con te­rra­za ex­te­rior y una me­sa co­mu­nal al cen­tro, don­de se pue­den sen­tar quie­nes van so­los. Tam­bién hay una es­tan­te­ría con di­ver­sos pro­duc­tos pa­ra lle­var, ade­más del pan, pas­te­les y tor­tas. El sa­lón es muy cá­li­do y con mi ami­ga nos sen­ta­mos en la me­sa co­mu­nal, don­de nos aten­dió un ama­ble y son­rien­te garzón. Ele­gi­mos ju­gos –aún no tie­nen pa­ten­te de al­cohol– de na­ran­ja za­naho­ria y de man­za­na jen­gi­bre, que qui­si­mos pe­dir sin azú­car, pe­ro nos ex­pli­ca­ron que ve­nían pre­pa­ra­dos ya con ese in­gre­dien­te in­clui­do, sal­vo las li­mo­na­das. An­tes del pla­to de fon­do pe­di­mos una ta­bla me­na­ge a trois, que in­clu­ye hum­mus tra­di­cio­nal bas­tan­te car­ga­do al li­món y mo­li­do más bien grue­se­ci­to, otro po­te con hum­mus de be­ta­rra­ga, es­te con al­gu­nos tro­zos en­te­ros (co­mo que fa­lló la mi­ni­pi­mer) y el ter­ce­ro, un ba­ba­ga­noush (pas­ta de be­ren­je­nas), to­do acom­pa­ña­do con tro­zos del pan de la ca­sa, bien bueno, y unos bas­to­nes de ver­du­ra. Era bien gran­de la ta­bla, así que pe­di­mos so­lo una en­sa­la­da pa­ra com­par­tir: ele­gi­mos la de es­pi­na­ca con za­pa­llo y que­so brie, in­gre­dien­tes que sir­ven so­bre una mon­ta­ña de ho­jas ver­des fres­cas, con ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da, al­men­dras tos­ta­das, za­pa­llo asa­do y to­ques dul­ces; no vie­ne ali­ña­da des­de la co­ci­na pe­ro so­bre las me­sas hay acei­te de oliva y gran­des sa­le­ros y pi­men­te­ros. Tam­bién hay azú­car –pe­ro so­lo blan­ca– y miel pa­ra en­dul­zar el ca­fé, del que tie­nen dis­tin­tas pro­pues­tas. Yo pro­bé, por ejem­plo, uno con le­che de so­ya y cúr­cu­ma, ser­vi­do en un ta­zón tre­men­do y que nos pa­re­ció ori­gi­nal pe­ro de­ma­sia­do po­ten­te la cúr­cu­ma; mi ami­ga pi­dió un ca­fé lat­te más nor­ma­li­to, que es­ta­ba ri­co. El ca­fé lo acom­pa­ña­mos con una tar­ti­ta pe­que­ña de le­mon grass y pis­ta­chos, que era co­mo un pie de li­món, pe­ro con el gus­to del le­mon grass y el to­que cro­can­te de los pis­ta­chos. Hu­bo al­gu­nos de­ta­lles del lo­cal nue­vo que se pue­den me­jo­rar, pe­ro creo que la pro­pues­ta cum­plía sus ex­pec­ta­ti­vas, sin mu­cha pre­ten­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.