CÁN­CER DE MA­MA: BUE­NAS IDEAS PA­RA RE­CO­BRAR LA AU­TO­ES­TI­MA

La Tercera - Mujer - - S A L Ud - POR: MA­RÍA JO­SÉ MUNDACA FOTOS: GETTY IMAGES

Uno de los tra­ta­mien­tos más re­cu­rren­tes con­tra el cán­cer de ma­ma es la mas­tec­to­mía, pro­ce­di­mien­to que re­mue­ve una o am­bas ma­mas par­cial o com­ple­ta­men­te, ade­más de la qui­mio y ra­dio­te­ra­pia, que aca­rrean la pér­di­da del pe­lo. Los cam­bios es­té­ti­cos pue­den afec­tar a las pa­cien­tes, pe­ro afor­tu­na­da­men­te exis­ten al­ter­na­ti­vas en los ám­bi­tos de la mo­da y la be­lle­za pa­ra ayu­dar a una re­cu­pe­ra­ción fí­si­ca y emo­cio­nal.

Sil­via Ma­to es una car­dió­lo­ga uru­gua­ya que so­bre­vi­vió a es­ta en­fer­me­dad tras la mas­tec­to­mía de su ma­ma de­re­cha. Aman­te del de­por­te, re­cu­rrió a to­das las op­cio­nes del mer­ca­do, tan­to en su país co­mo en el ex­tran­je­ro, pa­ra bus­car sos­te­nes y ro­pa que le sir­vie­ran des­pués de la ope­ra­ción, pe­ro sin éxi­to. Lue­go de pos­tu­lar a un fon­do pú­bli­co en Uru­guay creó Alis­ma, una lí­nea de len­ce­ría tra­di­cio­nal y de­por­ti­va. Más tar­de tra­jo su idea a Chi­le y bus­có fá­bri­cas lo­ca­les que se man­tu­vie­ran fie­les a su pro­pues­ta: pren­das crea­das a mano, de al­ta ca­li­dad, que en­tre­guen se­gu­ri­dad y un look na­tu­ral.

Fue jun­to a Mon Amour, mar­ca de len­ce­ría con fá­bri­ca en la co­mu­na de Ma­cul, que Alis­ma se ex­pan­dió y agre­ga­ron tra­jes de ba­ño de una y dos pie­zas y ca­mi­so­nes con en­ca­jes. To­das las pren­das tie­nen pró­te­sis in­te­gra­da, por lo que per­mi­ten ma­yor li­ber­tad y co­mo­di­dad, sin te­mor a que es­ta se mue­va o cai­ga al ha­cer de­por­te.

Mónica Ben­dek, due­ña de Mon Amour, co­men­ta que ac­tual­men­te bus­can in­te­grar Alis­ma al cam­po mé­di­co: “Que­re­mos en­tre­gar­les a los doc­to­res el da­to de que en Chi­le exis­te una al­ter­na­ti­va pa­ra que in­for­men a sus pa­cien­tes. Mu­chas mu­je­res su­fren el shock de te­ner que per­der una o sus dos ma­mas y creen que no hay for­ma de ver­se co­mo an­tes, cuan­do sí es po­si­ble”.

Si bien la po­si­bi­li­dad de re­cons­truc­ción es via-

ble pa­ra al­gu­nas mu­je­res, otras op­tan por las pró­te­sis ex­ter­nas, tan­to por no que­rer so­me­ter­se a otro pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co, por el cos­to eco­nó­mi­co o por­que la piel no se en­cuen­tra en con­di­cio­nes tras la in­va­si­va ope­ra­ción. Pa­ra ellas, es­ta es una al­ter­na­ti­va que les per­mi­te re­cu­pe­rar el con­trol so­bre su vi­da: “Nues­tras clien­tas son mu­je­res que ha­ce años no se atre­ven a ir a la pla­ya o a la pis­ci­na por te­mor, pe­ro tam­bién por­que no quie­ren ver­se. En ese sen­ti­do, es una op­ción pa­ra re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad”, ex­pli­ca Mónica.

RE­CONS­TRUC­CIÓN VI­SUAL

Otra aris­ta que sur­ge al ha­blar de mas­tec­to­mía es la es­té­ti­ca que ro­dea los pe­chos. Da­do que el pro­ce­di­mien­to im­pli­ca siem­pre re­mo­ver la areo­la, se bus­có la al­ter­na­ti­va de re­cons­truc­ción vi­sual 3D a tra­vés del ta­tua­je, ya sea pa­ra re­crear la areo­la con un di­bu­jo o cu­brir las ci­ca­tri­ces de la ope­ra­ción. En Chi­le, la ta­tua­do­ra Ca­ro­li­na Ra­mí­rez rea­li­za es­te tra­ba­jo: “El cho­que vi­sual al sa­lir de la du­cha o al des­nu­dar­se fren­te a la pa­re­ja es fuer­te, por lo que es muy gra­ti­fi­can­te ver su reac­ción de fe­li­ci­dad con el re­sul­ta­do”, co­men­ta.

Ca­ro­li­na re­ci­be a mu­je­res que op­tan por es­ta al­ter­na­ti­va en Es­tu­dio Amo­net, en Te­mu­co, so­bre to­do des­pués de ci­ru­gías de im­plan­te ma­ma­rio. Sin em­bar­go, no to­das lle­gan bus­can­do la re­cons­truc­ción vi­sual. Ca­ro­li­na ex­pli­ca que hay mu­je­res que pre­fie­ren con­me­mo­rar su ba­ta­lla con­tra el cán­cer de otra ma­ne­ra: “Hay ca­sos en que pre­fie­ren asu­mir es­ta en­fer­me­dad co­mo un triun­fo, una ba­ta­lla ga­na­da, por lo tan­to quie­ren un di­se­ño que re­pre­sen­te es­te pe­río­do de lu­cha y re­na­ci­mien­to”, en­tre ellos flo­res, alas des­ple­ga­das y di­se­ños con co­lo­res. Los ta­tua­jes cues­tan en­tre $45.000 y $65.000 por areo­la, de­pen­dien­do del es­ta­do de la piel.

(RE)CO­NO­CER­SE

La pér­di­da del pe­lo que pro­du­cen los tra­ta­mien­tos es una eta­pa muy com­ple­ja en la lu­cha con­tra la en­fer­me­dad. Así lo co­men­ta Isa­bel Va­lles, psicooncóloga de la Cor­po­ra­ción Cán­cer de Ma­ma Chi­le ‘Yo Mu­jer’, don­de se rea­li­zan ta­lle­res gra­tui­tos de apo­yo gru­pa­les, tan­to pa­ra las pa­cien­tes co­mo pa­ra sus fa­mi­lias: “Son gru­pa­les por­que el apo­yo en­tre mu­je­res que pa­san por lo mis­mo ayu­da al bie­nes­tar emo­cio­nal de la pa­cien­te”.

En es­tas cla­ses po­nen én­fa­sis en al­ter­na­ti­vas pa­ra ca­mu­flar o sa­car par­ti­do a la caí­da de ca­be­llo, ya que, se­gún Isa­bel, en ese mo­men­to la en­fer­me­dad se vuel­ve pú­bli­ca: “Es una se­ñal pa­ra el mun­do de que tie­nes cán­cer y to­dos pue­den ver­lo”. Ade­más de pro­por­cio­nar pe­lu­cas que las pa­cien­tes pue­den usar –sin cos­to– has­ta que les vuel­va a cre­cer el pe­lo, las ins­ta a vi­vir el pro­ce­so que sig­ni­fi­ca acep­tar la pér­di­da. “Par­te de la sa­na­ción es per­mi­tir es­te y to­dos esos due­los que vie­nen con la en­fer­me­dad, por­que ayu­da a li­diar con la si­tua­ción y a re-co­no­cer­se ba­jo nue­vos tér­mi­nos”.

En­tre las ac­ti­vi­da­des se en­cuen­tra el taller de ase­so­ría y au­to­ima­gen, que se im­par­te dos vier­nes al mes y es­tá di­vi­di­do en dos par­tes: una psi­co­ló­gi­ca y una prác­ti­ca. Blan­ca González, cos­me­tó­lo­ga en­car­ga­da de la se­gun­da par­te, ex­pli­ca que en­tre­gan he­rra­mien­tas pa­ra re­cu­pe­rar la au­to­es­ti­ma: “Que­re­mos que se­pan que tam­bién es un tra­ba­jo in­terno, no por­que me arre­gle por fue­ra el pro­ble­ma de fon­do des­apa­re­ce”.

Les en­se­ñan a las pa­cien­tes dis­tin­tas for­mas pa­ra usar los pa­ñue­los, op­ción que se vuel­ve más co­mún cuan­do fa­llan las pe­lu­cas. “A al­gu­nas les pi­ca o se les mue­ve. Otras nun­ca en­cuen­tran la que les pa­re­ce más na­tu­ral y en­ton­ces pre­fie­ren in­ten­tar con el pa­ñue­lo”, ex­pli­ca Blan­ca.

Otro de los fo­cos del taller es có­mo ma­qui­llar y si­mu­lar la apa­rien­cia de ce­jas y pes­ta­ñas con pro­duc­tos en pol­vo, de­li­nea­do­res e in­clu­so pes­ta­ñas pos­ti­zas. “Es­tas úl­ti­mas so­lo cuan­do es­tán fue­ra de tra­ta­mien­to, por­que el pe­ga­men­to de las pes­ta­ñas es bas­tan­te fuer­te y po­dría cau­sar una reac­ción alér­gi­ca o una con­jun­ti­vi­tis que se pue­de com­pli­car, so­bre to­do cuan­do es­tán en tra­ta­mien­to, ya que las de­fen­sas ba­jan”, acla­ra la cos­me­tó­lo­ga.

ISA­BEL VA­LLES, PSICOONCÓLOGA DE ‘YO MU­JER’, RE­CO­MIEN­DA FAMILIARIZARSE CON EL ÁREA AFEC­TA­DA POR EL TRA­TA­MIEN­TO: “TO­CAR LA CA­BE­ZA O LAS CI­CA­TRI­CES NOS AYU­DA A FAMILIARIZARNOS Y A NOR­MA­LI­ZAR”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.