ORI­GEN

La Tercera - Mujer - - Fe T I C H E -

Una de las pri­me­ras re­fe­ren­cias al tra­je pan­ta­lón al­bo se re­mon­ta a me­dia­dos del si­glo XVI, cuan­do la mo­da im­po­ne a una mi­no­ría el uso de cal­zas y za­pa­tos blan­cos que acom­pa­ñan un cal­zón in­fla­do, en for­ma de ca­la­ba­za, y un ju­bón en punta muy ajus­ta­do al cuer­po. Aun­que la si­lue­ta di­fie­re del terno ac­tual, es­te look cons­ti­tu­ye una ma­ni­fes­ta­ción em­ble­má­ti­ca de la uti­li­za­ción de di­cho tono por par­te de los hom­bres. En ge­ne­ral, du­ran­te ese pe­río­do, el gus­to de las cor­tes eu­ro­peas to­da­vía se in­cli­na ha­cia los co­lo­res in­ten­sos. Des­pués de un lar­go pe­ri­plo en que, en el ca­so de am­bos se­xos, el blan­co que­da re­ser­va­do ex­clu­si­va­men­te a ca­mi­sas, pa­ñue­los, cue­llos y vo­lan­tes, a prin­ci­pios del XIX co­mien­za a ocu­par un lu­gar pro­ta­gó­ni­co en la toi­let­te del dandy. Es­te úl­ti­mo adop­ta, se­gún el mo­men­to del día, cal­zas de mon­tar o pan­ta­lo­nes rectos en esa to­na­li­dad. En los al­bo­res del XX, una vez que la cha­que­ta ame­ri­ca­na ha re­em­pla­za­do la le­vi­ta, el blan­co se in­cor­po­ra a los ter­nos em­plea­dos por cier­tos equi­pos de­por­ti­vos. Asi­mis­mo, los trajes pan­ta­lón blan­cos de lino son usa­dos en al­gu­nas co­lo­nias afri­ca­nas o asiá­ti­cas o en otros lu­ga­res don­de el ca­lor arre­cia y la in­fluen­cia oc­ci­den­tal ha de­ja­do una mar­ca. Pa­ra la dé­ca­da de los 30 la ofer­ta de mo­da mas­cu­li­na los in­clu­ye co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra el ve­rano, jun­to a za­pa­tos tam­bién cla­ros y som­bre­ro ca­no­tier.

LA PE­LÍ­CU­LA BRI­TÁ­NI­CA “EL HOM­BRE DEL TRA­JE BLAN­CO” (1951) RE­LA­TA LAS AVEN­TU­RAS DE UN IN­GE­NIE­RO TEX­TIL QUE VIS­TE UN TERNO DE ESE TONO, CON­FEC­CIO­NA­DO CON UN NUE­VO MA­TE­RIAL IRROMPIBLE, RE­SIS­TEN­TE A LA SUCIEDAD Y LU­MI­NO­SO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.