Rosanna Cos­ta: “En nues­tro es­ce­na­rio cen­tral se aca­ba­ron las ba­jas de ta­sas”

En su pri­me­ra en­tre­vis­ta en el en­te rec­tor, ase­gu­ra que tras el re­cor­te de es­te mes “se aca­ba­ron las ba­jas de ta­sas” y que no quie­re po­ner­se la “eti­que­ta de ac­ti­vis­ta o no ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­ria”. Ad­vier­te que si no se eli­ge en­tre al­ter­na­ti­vas con­sis­ten­tes a

La Tercera - Negocios - - Portada - POR OL­GA BUS­TA­MAN­TE FUEN­TES

No me de­fino ni co­mo ac­ti­vis­ta ni co­mo no ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­ria y el mer­ca­do me irá to­man­do el pul­so con el pa­so del tiem­po”

Me pa­re­ce po­co ade­cua­do que los con­se­je­ros (del Ban­co Cen­tral) fi­je­mos po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les por la pren­sa”

A ca­si cin­co me­ses de ha­ber asu­mi­do co­mo consejera del Ban­co Cen­tral (BC) en re­em­pla­zo de Ro­dri­go Ver­ga­ra -por los tres años que le res­ta­ban-, Rosanna Cos­ta se ve có­mo­da y po­si­cio­na­da de su nue­vo car­go. Atrás que­dan la di­rec­to­ra de Pre­su­pues­tos del go­bierno de Pi­ñe­ra y la sub­di­rec­to­ra de Li­ber­tad y Desa­rro­llo -sus ro­les an­te­rio­res-, co­mo tam­bién los di­mes y di­re­tes de su no­mi­na­ción.

Aho­ra, le preo­cu­pa ex­pli­car bien el al­can­ce del úl­ti­mo re­cor­te de ta­sas que de­ci­dió el ins­ti­tu­to emi­sor ha­ce po­co más de una se­ma­na, que plan­tea co­mo el fin de un ci­clo, y re­fuer­za la no­ción de que el In­for­me de Po­lí­ti­ca Mo­ne­ta­ria (IPoM) de ju­nio, que se co­no­ce­rá el lu­nes 5, trae­rá po­cas no­ve­da­des. Si bien man­tie­ne a fir­me la idea de un re­pun­te sua­ve de la eco­no­mía ha­cia fin de año, re­co­no­ce que la elec­ción pre­si­den­cial y su dis­cu­sión pre­via pue­den afec­tar di­cho pro­ce­so. Fi­nal­men­te, pre­fie­re no zan­jar el de­ba­te mo­ne­ta­rio en­tre sus com­pa­ñe­ros del Con­se­jo, Pa­blo Gar­cía y el vi­ce­pre­si­den­te, Se­bas­tián Cla­ro, pe­ro se mues­tra con­tra­ria a fi­jar po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les a tra­vés de la pren­sa.

¿Por qué el BC de­ci­dió ba­jar de nue­vo la ta­sa en mayo, sor­pren­dien­do en par­te al mer­ca­do, y no es­pe­ra­ron al IPoM de ju­nio?

Por­que la de­ci­sión que to­mó el BC tie­ne un ele­men­to de ma­yor in­for­ma­ción, en tér­mi­nos que le trans­mi­te cla­ra­men­te al mer­ca­do que la ta­sa que nos aco­mo­da pa­ra el cum­pli­mien­to de la me­ta de in­fla­ción, en el diag­nós­ti­co que cons­trui­mos so­bre la eco­no­mía hoy día y que se ha ve­ni­do ra­ti­fi­can­do en la ten­den­cia de las ci­fras ma­cro­eco­nó­mi­cas, es una de 2,5%. Con esa ta­sa nos sen­ti­mos có­mo­dos, nues­tro ba­lan­ce de ries­gos ha­cia arri­ba y ha­cia aba­jo se equi­li­bra y nos per­mi­te qui­tar el ses­go. Es­tá­ba­mos en un pro­ce­so en que el mer­ca­do no sa­bía has­ta dón­de iba a lle­gar el BC, apos­ta­ba, y la ver­dad es que en es­ta de­ci­sión un mes más o un mes me­nos no era gran te­ma.

¿Qui­sie­ron dar­le cer­te­za al mer­ca­do?

Uno nun­ca ter­mi­na de dar cer­te­zas en eco­no­mía, pe­ro en­con­tra­mos que te­nía un va­lor en­tre­gar esa in­for­ma­ción.

¿Fue una de­ci­sión dis­cu­ti­da o to­dos te­nían más o me­nos la mis­ma vi­sión?

Hay mu­cho mi­to so­bre es­to de las mi­ra­das tan dis­tin­tas. Me pa­re­ce que es par­te de la ri­que­za del Con­se­jo te­ner ar­gu­men­tos y pon­de­ra­cio­nes, y po­ner­las so­bre la me­sa y con­ver­sar­las. No veo den­tro del BC esa co­sa co­mo dis­rup­ti­va que se mues­tra des­de afue­ra.

Hay quie­nes pien­san que aquí ga­na­ron los ac­ti­vis­tas mo­ne­ta­rios del BC, por­que se hi­cie­ron cua­tro ba­jas de ta­sas en cin­co me­ses.

¿Qué sig­ni­fi­ca eso? Yo más bien lo que he vis­to en es­tos me­ses es que se fue con­so­li­dan­do un es­ce­na­rio y que la en­tre­ga de las Cuen­tas Na­cio­na­les del pri­mer tri­mes­tre acen­tuó ese diag­nós­ti­co, en el sen­ti­do de que la eco­no­mía se des­ace­le­ró en el trans­cur­so de 2016, más fuer­te en al­gu­nos sec­to­res que en otros. En la me­di­da en que los ban­cos cen­tra­les va­li­dan su vi­sión y cons­tru­yen es­te equi­li­brio de se­gu­ri­dad y ne­ce­si­dad de ac­tuar ra­zo­na­ble­men­te, to­man las de­ci­sio­nes. Cuan­do el BC tu­vo to­do eso ac­tuó pa­ra que la in­fla­ción se en­ca­mi­na­ra a su me­ta en dos años co­mo co­rres­pon­de. No lo pon­dría en­tre do­vish (pa­lo­ma) y haw­kish (hal­cón), o los ac­ti­vis­tas y los no ac­ti­vis­tas.

¿Dón­de se ubi­ca Rosanna Cos­ta en­tre las po­si­cio­nes ma­ni­fes­ta­das por los con­se­je­ros Pa­blo Gar­cía, que se de­fi­nió co­mo ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­rio, y Se­bas­tián Cla­ro, que cri­ti­có el ac­ti­vis­mo mo­ne­ta­rio?

No quie­ro po­ner­me la eti­que­ta de ac­ti­vis­ta o no ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­ria. Yo mi­ro ese te­ma de la si­guien­te ma­ne­ra: el BC tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes opor­tu­nas, pe­ro esa oportunidad tie­ne que ma­ti­zar­se con la ca­pa­ci­dad de cons­truir con­vic­cio­nes pon­de­ran­do los ries­gos pre­sen­tes en­tre to­mar o no de­ci­sio­nes en ese mo­men­to con la in­for­ma­ción que tie­nes. Esa es la ecua­ción que ca­da con­se­je­ro tie­ne que pon­de­rar. Ade­más, hay un se­gun­do ele­men­to que le agre­gó a esa ecua­ción, y es que los ban­cos cen­tra­les no bus­can sor­pren­der ni au­men­tar la in­cer­ti­dum­bre en los mer­ca­dos, sino que tran­si­tar por las ten­den­cias de la eco­no­mía. Eso eli­mi­na vo­la­ti­li­dad en los mer­ca­dos en vez de su­mar­le y es lo que los ban­cos cen­tra­les ha­cen. Y no creo que no se ins­cri­ban en eso Pa­blo Gar­cía y Se­bas­tián Cla­ro. Pro­ba­ble­men­te, hay pon­de­ra­cio­nes dis­tin­tas res­pec­to de los ries­gos de ac­tuar o no ac­tuar en di­fe­ren­tes mo­men­tos, y lo que he­mos es­ta­do vi­vien­do es un mo­men­to en que for­mar­se las con­vic­cio­nes de cuál es la bre­cha que hay en la eco­no­mía, cuán pro­fun­do pue­de ser o no y cuán­do cam­bia el ci­clo de in­ver­sión mi­ne­ra ha lle­va­do a acen­tuar eso, ha­cien­do más di­fí­cil ta­les de­fi­ni­cio­nes.

Eso quie­re de­cir que no se de­fi­ne ni co­mo ac­ti­vis­ta ni co­mo no ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­ria…

Así es. No me de­fino ni có­mo ac­ti­vis­ta ni co­mo no ac­ti­vis­ta mo­ne­ta­ria y el mer­ca­do me irá to­man­do el pul­so con el pa­so del tiem­po. Yo creo que la ta­sa hay que usar­la lo que hay que usar­la, pe­ro lo im­por­tan­te es que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria tie­ne que ba­sar­se en las ten­den­cias de las ci­fras y no tan­to en el día a día, por­que con la úl­ti­ma ci­fra es di­fí­cil se­pa­rar la ten­den­cia del efec­to pun­tual que no pre­va­le­ce en el tiem­po. Por eso a ve­ces hay re­za­gos, por­que uno con­si­de­ra que esa de­mo­ra no tie­ne un cos­to re­le­van­te y va­le más la pe­na for­mar­se una con­vic­ción. Uno tie­ne que ir pon­de­ran­do en ca­da mo­men­to có­mo se con­ju­gan esos dos ele­men­tos. La vo­la­ti­li­dad in­ne­ce­sa­ria que pue­da ge­ne­rar la ac­ción del BC es un cos­to. No hay que per­der nun­ca de vis­ta el ob­je­ti­vo de man­te­ner la in­fla­ción ba­ja y es­ta­ble, y eso el Ban­co Cen­tral de Chi­le lo ha cum­pli­do.

¿Es bueno que las di­fe­ren­tes vi­sio­nes de los con­se­je­ros se trans­pa­ren­ten por la pren­sa o es me­jor que que­den puer­tas aden­tro?

El BC tie­ne que te­ner ele­men­tos de co­mu­ni­ca­ción pa­ra trans­mi­tir por dón­de va y los con­se­je­ros te­ne­mos que su­mar­nos a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y con­tri­buir a in­for­mar. En la me­di­da en que ten­ga­mos al­go que de­cir que sea in­for­ma­ti­vo pa­ra el mer­ca­do y no lo des­víe res­pec­to de la ten­den­cia, me pa­re­ce sú­per va­lio­sa la co­mu­ni­ca­ción, pe­ro si es pa­ra dis­per­sar, yo creo que de­be­mos ser siem­pre cui­da­do­sos.

Pe­ro fi­jar po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les por la pren­sa, ¿qué le pa­re­ce?

Me pa­re­ce po­co ade­cua­do que los con­se­je­ros fi­je­mos po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les por la pren­sa, en la me­di­da en que no con­tri­bu­yen a de­cir ha­cia dón­de es­tá yen­do el BC. Hay ele­men­tos de

¿Có­mo fue el pro­ce­so de ser no­mi­na­da al BC? ¿Te­mió que se ca­ye­ra su de­sig­na­ción?

Yo asu­mí bien al fi­nal que era una po­si­bi­li­dad cier­ta, en­ton­ces lo vi­ví de otra ma­ne­ra. Fue un pro­ce­so que me de­jó un sabor gra­to por el apo­yo que re­ci­bí, mu­cho ma­yor a mis ex­pec­ta­ti­vas, y que me com­pro­me­te aún más.

Se di­ce que uno de los fac­to­res que la fa­vo­re­cie­ron fue la opi­nión de la Pre­si­den­ta Ba­che­let. ¿Con­ta­ba con su apo­yo?

La Pre­si­den­ta va­rias ve­ces me lla­mó a in­te­grar co­mi­sio­nes, mos­trán­do­me de esa ma­ne­ra su con­fian­za, pe­ro es­to era otra co­sa, por lo que no con­ta­ba con ello. Se lo agra­dez­co y va­lo­ro.

¿Por qué qui­so dar es­te pa­so, cuan­do las ma­te­rias del BC no son los te­mas en que us­ted tra­ba­jó en las úl­ti­mas dé­ca­das?

Es un con­jun­to de co­sas que se van dan­do. Al BC siem­pre le tu­ve ca­ri­ño, por­que fue mi es­cue­la des­pués de la uni­ver­si­dad. Ade­más, te­nía ga­nas de cen­trar­me en la po­lí­ti­ca ma­cro y en la mo­ne­ta­ria en par­ti­cu­lar, más de­di­ca­da­men­te. Es un desafío bo­ni­to y mo­ti­van­te. To­mar es­te ca­mino tam­bién sig­ni­fi­ca no vol­ver a un even­tual se­gun­do go­bierno de Pi­ñe­ra. ¿Por qué es­ta vez no? Te­nía la ne­ce­si­dad de re­co­rrer un ca­mino dis­tin­to. Es más por que­rer una co­sa que por no que­rer la otra.

Tras­cen­dió que el mi­nis­tro Val­dés pre­fe­ría otros nom­bres an­tes que el su­yo, por­que no que­ría jun­tar tres ex di­rec­to­res de Pre­su­pues­tos en el Con­se­jo del BC. ¿Era vá­li­da su apren­sión? ¿Có­mo que­dó la re­la­ción con él?

Son le­gí­ti­mas las pre­fe­ren­cias del mi­nis­tro por un nom­bre u otro, pe­ro no sé cuá­les eran. Eso de ha­ber si­do di­rec­to­ra de Pre­su­pues­tos y con­si­de­rar­lo un in­con­ve­nien­te nun­ca lo en­ten­dí, pe­ro ha­bría que pre­gun­tár­se­lo a él. Yo de­jé atrás esa po­lé­mi­ca, por­que me pa­re­ce que uno apor­ta des­de el co­no­ci­mien­to de la ma­cro­eco­no­mía. Val­dés es una per­so­na afa­ble, no ten­dría por qué ha­ber in­con­ve­nien­tes en la re­la­ción, aun­que no lo he vis­to mu­cho.

¿Có­mo ha si­do el ate­rri­za­je en el BC?

La lle­ga­da ha si­do fá­cil, los con­se­je­ros me han re­ci­bi­do muy bien, son to­das per­so­nas apo­ya­do­ras. Lo mis­mo el staff, que es de lo me­jor y siem­pre dis­pues­to a las co­sas que uno les so­li­ci­te.

¿Qué es lo más com­ple­jo de la la­bor que de­be rea­li­zar en el BC?

Hay una res­pon­sa­bi­li­dad muy im­por­tan­te en ca­da una de las de­ci­sio­nes que to­ma el BC res­pec­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, a có­mo la co­mu­ni­ca, a la oportunidad en que ac­túa. Tie­ne mu­cha in­ci­den­cia en la vi­da del país y tú pue­des ge­ne­rar rui­do in­ne­ce­sa­rio o eli­mi­nar­lo. Ese es un gran desafío. Y, el otro cre­cien­te, es man­te­ner el va­lor y la im­por­tan­cia del con­trol de la in­fla­ción, aho­ra que ya pa­re­ce una me­ta lo­gra­da. Es re­le­van­te man­te­ner su va­lo­ra­ción de par­te de la co­mu­ni­dad.

¿El BC só­lo de­be preo­cu­par­se de la in­fla­ción o po­dría te­ner un ma­yor rol en ayu­dar al cre­ci­mien­to del PIB?

No, soy una con­ven­ci­da de que la me­ta es y de­be ser la in­fla­ción. Así ac­túan to­dos los ban­cos cen­tra­les, te­nien­do a la in­fla­ción co­mo su

co­re bu­si­ness. Lo que pa­sa es que cuan­do hay hol­gu­ras en la eco­no­mía tie­nes me­nos pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias, por lo que lle­var­la de vuel­ta a la me­ta ayu­da a sua­vi­zar el ci­clo de cre­ci­mien­to en el muy cor­to pla­zo. Pe­ro no pue­des con­fun­dir los ob­je­ti­vos. El BC tie­ne un ins­tru­men­to y hay una vie­ja má­xi­ma en eco­no­mía que di­ce: “un ins­tru­men­to, un ob­je­ti­vo”. Y ese es la in­fla­ción.

¿Qué opi­nión tie­ne de la la­bor que reali­zó la úni­ca otra mu­jer que es­tu­vo en el Con­se­jo del BC, Ma­ría Ele­na Ova­lle?

La ver­dad, creo que pa­ra ella fue bien di­fí­cil. Des­de afue­ra no se pue­de sa­ber cuán­to apor­ta ca­da con­se­je­ro. Era otra épo­ca y me ima­gino que fue du­ro.

¿Qué hue­lla es­pe­ra de­jar us­ted?

No soy muy am­bi­cio­sa, por­que vi­ne por un pe­río­do de tres años. Lle­gué al BC con el es­pí­ri­tu de su­mar, de con­tri­buir al Con­se­jo. Es­pe­ro en ca­da te­ma po­der dar lo me­jor. En prin­ci­pio son tres años, ¿pe­ro le gus­ta­ría que la re­no­va­ran?

No lo sé, fal­tan más de dos años y me­dio, no he pen­sa­do en eso.

Si la re­no­va­ran por 10 años po­dría in­clu­so ser can­di­da­ta a la pre­si­den­cia des­pués del pe­río­do de Ma­rio Mar­cel. Yo lle­gué a ser consejera por tres años, no ten­go nin­gu­na as­pi­ra­ción a ser pre­si­den­ta del BC.

¿ Pe­ro qué pa­sa­ría si Pi­ñe­ra vol­vie­ra a ser Pre­si­den­te y se lo plan­tea­ra?

No tie­ne sen­ti­do pre­gun­tár­se­lo hoy día. In­sis­to, aho­ra es­toy tra­tan­do de ha­cer lo me­jor po­si­ble co­mo consejera.

¿Có­mo ha vis­to a Mar­cel en su rol de pre­si­den­te del BC y cuál es su ma­yor desafío?

Es­tá ge­ne­ran­do su im­pron­ta. Lo pri­me­ro es que to­dos co­noz­can su for­ma de co­mu­ni­car e ir afian­zan­do su li­de­raz­go, tan­to den­tro co­mo fue­ra del BC, y eso ya lo ha es­ta­do ha­cien­do. A Ma­rio le ha to­ca­do asu­mir en un pe­río­do en que la ma­cro­eco­no­mía le pre­sen­ta un desafío adi­cio­nal, pe­ro sé que lo va a ha­cer muy bien.

N”No ten­go nin­gu­na as­pi­ra­ción a ser

pre­si­den­ta del BC”

jui­cio in­di­vi­dual que ca­da uno de­be pon­de­rar.

¿Eso pue­de afec­tar el cli­ma in­terno del BC?

No ha pa­sa­do y creo que to­dos los con­se­je­ros pon­de­ra­mos mu­cho la ins­ti­tu­cio­na­li­dad del BC co­mo un va­lor y, por lo tan­to, se ac­túa en con­se­cuen­cia. Pue­den ocu­rrir si­tua­cio­nes pun­tua­les, por­que en al­gún mi­nu­to al­guno sin­tió la ne­ce­si­dad de que fal­ta­ba por co­mu­ni­car al­go, pe­ro no es más que eso.

Jo­sé De Gre­go­rio cri­ti­có a Ro­dri­go Ver­ga­ra por el ma­ne­jo de la ta­sa en el se­gun­do se­mes­tre de 2016 y coin­ci­de que tras su sa­li­da se apu­ra­ron las ba­jas. ¿Te­nía ra­zón De Gre­go­rio?

No qui­sie­ra en­trar en una po­lé­mi­ca con De Gre­go­rio. Te­ne­mos co­mo po­lí­ti­ca no co­men­tar opi­nio­nes in­di­vi­dua­les. Creo que el BC el 2016 ve­nía de in­fla­cio­nes bien al­tas y los es­ce­na­rios es dis­tin­to eva­luar­los ex-post que en su mi­nu­to. En­ton­ces, a mi jui­cio, el BC to­mó de­ci­sio­nes ade­cua­das con la in­for­ma­ción que te­nía en ca­da mo­men­to.

¿Lle­gó a tiem­po con los re­cor­tes de la ta­sa, no se de­mo­ró de más?

No se tra­ta de que el BC ha­ya de­mo­ra­do de más la ba­ja de ta­sas. Se to­mó el tiem­po que ne­ce­si­ta­ba pa­ra in­for­mar­se de los cam­bios de ten­den­cias que ha­bía en la eco­no­mía y los es­pa­cios se fue­ron dan­do con el tiem­po.

¿Por qué con la ta­sa ya en 2,5% cam­bia­ron el ses­go a neu­tral y no de­ja­ron abier­ta la puer­ta pa­ra una re­ba­ja adi­cio­nal?

Por­que con­si­de­ra­mos que en es­te mo­men­to, con la ta­sa que te­ne­mos de 2,5%, la eco­no­mía con­ver­ge a la me­ta de in­fla­ción.

¿Eso sig­ni­fi­ca que es­ta­mos an­te el fin del ci­clo más ex­pan­si­vo de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, que se aca­ba­ron las ba­jas de ta­sas?

En nues­tro es­ce­na­rio cen­tral se aca­ba­ron las ba­jas de ta­sas. Eso sig­ni­fi­ca el no te­ner ses­go.

Sin em­bar­go, Vit­to­rio Cor­bo sos­tu­vo que es pro­ba­ble que igual ha­ya que re­cor­tar otra vez la ta­sa en el se­gun­do se­mes­tre. ¿Ba­jo qué con­di­cio­nes eso se pue­de dar?

Se pue­den abrir con la mis­ma pro­ba­bi­li­dad es­ce­na­rios a la ba­ja o al al­za si hay cam­bios sus­tan­cia­les en el diag­nós­ti­co de lo que es­tá pa­san­do en la eco­no­mía, pe­ro hoy no los ve­mos. Por ejem­plo, si se de­te­rio­ra más la in­ver­sión, si vie­ne al­gún shock ex­terno ne­ga­ti­vo o el re­pun­te que an­ti­ci­pa­mos no se con­cre­ta. Pe­ro tam­bién pue­de pa­sar lo con­tra­rio, que la eco­no­mía des­pe­gue más rá­pi­do de lo pre­vis­to. Hoy esos ries­gos son equi­va­len­tes. Lle­var hoy la ta­sa más aba­jo, ¿qué ries­gos im­pli­ca, se­gún el BC?

Ir hoy más aba­jo con la ta­sa sig­ni­fi­ca el ries­go con­tra­rio, de ter­mi­nar con in­fla­ción más al­ta en el ho­ri­zon­te de dos años. Y te­ne­mos que cui­dar que eso no se pro­duz­ca. Nues­tra guía es la me­ta de in­fla­ción y en fun­ción de ella to­ma­mos las de­ci­sio­nes. Una ta­sa más ba­ja hoy arries­ga más in­fla­ción y no con­ver­sa con el es­ce­na­rio ge­ne­ral que te­ne­mos.

CRE­CI­MIEN­TO Y ELEC­CIO­NES Ha­ce unas se­ma­nas Se­bas­tián Cla­ro an­ti­ci­pó que el IPoM de ju­nio no se­ría muy dis­tin­to al an­te­rior. ¿Se re­for­zó esa idea?

Efec­ti­va­men­te, tan­to en ma­te­ria de PIB co­mo de in­fla­ción no hay gran­des des­via­cio­nes res­pec­to a ese es­ce­na­rio de mar­zo-abril. Por lo tan­to, es pro­ba­ble que no ha­ya sor­pre­sas im­por­tan­tes en el IPoM de ju­nio. Pue­de ha­ber unos cam­bios pun­tua­les de com­po­si­ción, pe­ro na­da que al­te­re el pa­no­ra­ma, que en par­te fue lo que nos mo­ti­vó a las úl­ti­mas de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Pe­ro el ran­go es­ti­ma­do de cre­ci­mien­to del PIB 2017, 1%-2%, de­be re­du­cir­se en 25 pun­tos ba­se. ¿Lo ajus­ta­rán por arri­ba o por aba­jo?

Lo es­ta­mos eva­luan­do, pe­ro no hay que so­bre­leer cual­quie­ra sea el ajus­te del ran­go, por­que por aho­ra ve­mos que el pa­trón de la ten­den­cia es más o me­nos el mis­mo.

¿Y el de 2018, que va en­tre 2,25% y 3,25%? Ese 3,25% im­pli­ca cre­cer al do­ble que

es­te año. Lo re­le­van­te es que la ten­den­cia es más o me­nos si­mi­lar.

Ma­rio Mar­cel di­jo que la eco­no­mía de­be­ría ga­nar di­na­mis­mo a par­tir del se­gun­do tri­mes­tre. ¿Es­tá sien­do así? Lo que es­pe­ra­mos ha­cia ade­lan­te es que la eco­no­mía em­pie­ce sua­ve­men­te a con­ver­ger ha­cia el pro­duc­to ten­den­cial. Y eso se va a em­pe­zar a no­tar en los me­ses su­ce­si­vos, y vie­ne de la mano tan­to de fac­to­res ex­ter­nos, co­mo del efec­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. Ade­más, en es­te se­gun­do tri­mes­tre es­tán des­apa­re­cien­do fac­to­res pun­tua­les que lle­va­ron al pri­mer tri­mes­tre a un cre­ci­mien­to tan ba­jo, pe­ro to­da­vía ob­ser­va­mos de­bi­li­dad en los sec­to­res aso­cia­dos a la cons­truc­ción, a la mi­ne­ría, jun­to a un con­su­mo mo­de­ra­do. En­ton­ces, va a ser un re­pun­te sua­ve.

¿No se pue­de de­te­rio­rar el con­su­mo si hay ma­yor de­bi­li­dad en el mer­ca­do la­bo­ral?

De mo­men­to se ve frá­gil y hay un fac­tor de ries­go. En to­do ca­so, el co­mer­cio mues­tra más di­na­mis­mo, cier­ta me­jo­ra en las ex­pec­ta­ti­vas de con­su­mo aún en ni­ve­les de ba­ja con­fian­za y un com­por­ta­mien­to del con­su­mo du­ra­ble me­jor al es­pe­ra­do.

¿Y en ma­te­ria de in­ver­sión?

Lo que te­ne­mos to­da­vía es una mi­ne­ría dé- bil y un pro­ce­so de ajus­te en la cons­truc­ción aún en desa­rro­llo, con ci­fras muy ba­jas en el pri­mer tri­mes­tre. Se ven al­gu­nas se­ña­les mejores por el la­do de ma­qui­na­ria y equi­po, si uno eli­mi­na al­gu­nas co­sas pun­tua­les co­mo trans­por­te, que es el res­to de la in­ver­sión. Pe­ro el cre­ci­mien­to de la de­man­da si­gue pro­vi­nien­do del con­su­mo.

Y en la con­cre­ción de es­te re­pun­te de la eco­no­mía, ¿cuán­to pue­den afec­tar las elec­cio­nes y los pro­gra­mas que se pre­sen­ten?

Si te­ne­mos pro­gra­mas pre­si­den­cia­les con­sis­ten­tes, que van de­li­nean­do prio­ri­da­des que ha­cen sen­ti­do en tér­mi­nos ma­cro­eco­nó­mi­cos, pue­de ayu­dar a la re­cu­pe­ra­ción de la eco­no­mía. Pe­ro to­da­vía no sa­be­mos có­mo va a ser el de­ba­te pre­si­den­cial. A es­tas al­tu­ras las per­so­nas es­tán es­pe­ran­do un pro­nun­cia­mien­to. Si és­te no es con­sis­ten­te, pue­de di­la­tar­se un po­co más el re­pun­te.

¿Pe­ro es­te re­pun­te del cre­ci­mien­to ha­cia fin de año y en 2018 se va a dar igual, in­de­pen­dien­te de quien triun­fe en las elec­cio­nes?

Uno es­pe­ra que la gen­te eli­ja en­tre al­ter­na­ti­vas con­sis­ten­tes, que ofrez­can un es­ce­na­rio ma­cro­eco­nó­mi­co que de­li­nee un pro­yec­to fu­tu­ro. Si no nos en­con­tra­mos con eso y te­ne­mos un shock adi­cio­nal en las ex­pec­ta­ti­vas, ya es­ta­mos en otro es­ce­na­rio. Por lo mis­mo, es re­le­van­te el tono de las pro­pues­tas.

Uno de los can­di­da­tos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, se com­pro­me­tió a do­blar el cre­ci­mien­to de es­te pe­río­do en su even­tual se­gun­do man­da­to. ¿Es po­si­ble?

Cuan­do se ha te­ni­do en for­ma pro­lon­ga­da un cre­ci­mien­to por de­ba­jo del po­ten­cial, se pue­de por al­gún pe­río­do cre­cer al­go por arri­ba de él. Pa­ra man­te­ner­lo más allá en el tiem­po es ne­ce­sa­rio apli­car me­di­das que me­jo­ren la pro­duc­ti­vi­dad y la efi­cien­cia.

Hay va­rios eco­no­mis­tas di­cien­do que ese cre­ci­mien­to po­ten­cial ya no es si­quie­ra 3% y que ba­jó a 2,5%. ¿El BC re­vi­sa­rá sus nú­me­ros?

Nor­mal­men­te nos re­fe­ri­mos al pro­duc­to po­ten­cial en el IPoM de sep­tiem­bre de ca­da año, y en esa oportunidad va­mos a en­tre­gar al­gu­na re­vi­sión. Ana­li­za­re­mos el po­ten­cial y el ten­den­cial.

Va­rios can­di­da­tos han plan­tea­do que van a me­jo­rar las re­for­mas es­truc­tu­ra­les de es­te go­bierno. ¿Eso po­dría ayu­dar al cre­ci­mien­to po­ten­cial?

El de­ba­te re­le­van­te en ese sen­ti­do es qué ti­po de re­for­mas au­men­tan la efi­cien­cia y la pro­duc­ti­vi­dad, y sa­ber que eso va a ayu­dar al cre­ci­mien­to.

N“Si no nos en­con­tra­mos con eso (que la gen­te eli­ja en­tre al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas con­sis­ten­tes) y te­ne­mos un shock adi­cio­nal en las ex­pec­ta­ti­vas, ya es­ta­mos en otro es­ce­na­rio”.

FO­TOS: MAR­CE­LO SE­GU­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.