LOS PO­BRES NO PUE­DEN ES­PE­RAR

La Tercera - Negocios - - En Debate - POR IG­NA­CIO ÁL­VA­REZ CFA, MSc Fi­nan­ce, di­rec­tor de empresas.

Ha­ce 30 años, el Pa­pa Juan Pa­blo II vi­si­tó Chi­le. Los chi­le­nos y chi­le­nas lo re­ci­bi­mos con los bra­zos abier­tos, no só­lo co­mo el lí­der de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, sino co­mo un ver­da­de­ro pro­mo­tor mun­dial de la jus­ti­cia y la paz. Re­cuer­do ví­vi­da­men­te ha­ber co­rri­do por mu­chas ca­lles de San­tia­go pa­ra ver pa­sar al Pa­pa aun­que fue­ra unos se­gun­dos, pe­ro lo más me­mo­ra­ble es que sus dis­cur­sos fue­ron de una po­ten­cia con­mo­ve­do­ra. Apro­ve­ché de re­leer­los y es im­pre­sio­nan­te cons­ta­tar lo vi­gen­te que es­tán sus men­sa­jes en el Chi­le de hoy.

Ci­to al­gu­nos pá­rra­fos de su vi­si­ta, par­ti­cu­lar­men­te atin­gen­tes al te­ma de la po­bre­za: “¡Es el hom­bre, ca­da hom­bre en su ser úni­co e irre­pe­ti­ble, el que se aso­ma con su ros­tro per­so­na­lí­si­mo, su po­bre­za y mar­gi­na­li­dad in­des­crip­ti­ble­men­te con­cre­tas, tras la ge­ne­ra­li­dad de las es­ta­dís­ti­cas! ¡Tra­ba­jad uni­dos, in­te­grad vues­tros es­fuer­zos, no an­te­pon­gáis un fac­tor ideo­ló­gi­co o un in­te­rés de gru­po a la in­di­gen­cia del más po­bre! La si­tua­ción de és­tas pi­de me­di­das ex­tra­or­di­na­rias, so­co­rros im­pos­ter­ga­bles, sub­si­dios im­pe­rio­sos. ¡Los po­bres no pue­den es­pe­rar! Per­mi­tid­me, sin em­bar­go, que in­sis­ta en la ra­zón pro­fun­da­men­te mo­ral de la prio­ri­dad del má­xi­mo em­pleo. Los sub­si­dios de vi­vien­da, nu­tri­ción, sa­lud, etc., otor­ga­dos al más in­di­gen­te, le son del to­do in­dis­pen­sa­bles, pe­ro él, po­dría­mos de­cir, no es el ac­tor, en es­ta ac­ción de asis­ten­cia, cier­ta­men­te loa­ble. Ofre­cer­le tra­ba­jo, en cam­bio, es mo­ver el re­sor­te esen­cial de su ac­ti­vi­dad hu­ma­na en vir­tud de la cual el tra­ba­ja­dor se adue­ña de su des­tino, se in­te­gra en la so­cie­dad en­te­ra e in­clu­so re­ci­be aque­llas otras ayu­das no co­mo li­mos­na, sino co­mo el fru­to vi­vo y per­so­nal de su pro­pio es­fuer­zo. El hom­bre sin tra­ba­jo es­tá he­ri­do en su dig­ni­dad hu­ma­na. El tra­ba­jo es­ta­ble y jus­ta­men­te re­mu­ne­ra­do po­see, más que nin­gún otro sub­si­dio, la po­si­bi­li­dad in­trín­se­ca de re­ver­tir aquel pro­ce­so cir­cu­lar que ha­béis lla­ma­do re­pe­ti­ción de la po­bre­za y de la mar­gi­na­li­dad”.

Chi­le es de los paí­ses que más han avan­za­do en los úl­ti­mos 30 años en la re­duc­ción de la po­bre­za. A di­fe­ren­cia de las pos­ver­da­des, que se am­pa­ran en la fal­ta de evi­den­cia o en la ca­suís­ti­ca, los da­tos lo ava­lan. El Ban­co Mun­dial mi­de la ex­tre­ma po­bre­za en me­nos de $ 60.000 men­sua­les pa­ra te­ner un cri­te­rio uni­for­me en to­do el mun­do. Los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles arro­jan que Chi­le tie­ne un 2,9% y, por otra par­te, los su­pues­tos fa­bu­lo­sos mo­de­los de Ve­ne­zue­la, Ecua­dor y Bolivia tie­nen al 15% de la po­bla­ción ba­jo ese ni­vel. En el ca­so chi­leno, ha si­do fru­to de po­lí­ti­cas pú­bli­cas se­rias y cla­ra­men­te mejores que las im­ple­men­ta­das en esos paí­ses, las que per­mi­tie­ron un fuer­te cre­ci­mien­to y con ello la po­si­bi­li­dad de mejores sa­la­rios, me­nor des­em­pleo y una ma­yor re­cau­da­ción fis­cal pa­ra lle­var a ca­bo la so­li­da­ri­dad con los más des­afor­tu­na­dos. De­bié­se­mos sen­tir­nos muy or­gu­llo­sos de es­te gran lo­gro. De he­cho, re­sul­ta pa­ra­dó­ji­co que los po­lí­ti­cos que es­tu­vie­ron en po­si­cio­nes de li­de­raz­go en ese pe­río­do se sien­tan hoy aver­gon­za­dos del ca­mino re­co­rri­do e in­clu­so has­ta in­ti­mi­da­dos por un par de es­ló­ga­nes po­pu­lis­tas.

Un in­gre­so de $ 60.000 al mes es un ni­vel muy ba­jo, que aún se uti­li­za en com­pa­ra­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, de­bi­do a que hay paí­ses en Áfri­ca don­de más del 90% de la po­bla­ción vi­ve con in­gre­sos in­fe­rio­res a esa can­ti­dad. En Chi­le te­ne­mos una me­di­ción más exi­gen­te, que ci­fra la lí­nea de la po­bre­za en $ 152.000 men­sua­les, lo que, por cier­to, aún es ba­jo. Con esa mé­tri­ca, des­de ni­ve­les de 45% de la po­bla­ción en los años 80, y con al­gu­nos cam­bios me­to­do­ló­gi­cos, he­mos pa­sa­do a un 11,7% en la úl­ti­ma en­cues­ta Ca­sen de 2015.

Sin em­bar­go, y pe­se al gran avan­ce, ello es aún in­to­le­ra­ble y un re­to ma­yúscu­lo de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Son más de dos mi­llo­nes de com­pa­trio­tas los que tra­tan de vi­vir con me­nos de $ 152.000 men­sua­les. No son una me­ra es­ta­dís­ti­ca, ca­da uno es un ser hu­mano de car­ne y hue­so. Ade­más, con las ca­rre­te­ras in­ter­ur­ba­nas, las per­so­nas van de sus tra­ba­jos a sus do­mi­ci­lios y los po­bres no se ven pa­ra el que no quie­re ver­los. Es­tos com­pa­trio­tas y sus hi­jos ni sue­ñan con ac­ce­der a la edu­ca­ción su­pe­rior. Pe­ro ellos han de­ja­do de es­tar en la agen­da. ¿Por qué ha pa­sa­do es­to? Pre­ci­sa­men­te, por­que se han an­te­pues­to fac­to­res ideo­ló­gi­cos y la sa­tis­fac­ción de los in­tere­ses de gru­pos me­jor or­ga­ni­za­dos y que gri­tan más fuer­te. Si no, es inex­pli­ca­ble que cier­tos sec­to­res in­sis­tan en que es más prio­ri­ta­rio en­tre­gar cier­tos de­re­chos eco­nó­mi­cos uni­ver­sa­les. Por ejem­plo, a un mi­llón de es­tu­dian­tes de edu­ca­ción su­pe­rior, con un cos­to fis­cal anual de US$ 2.100 mi­llo­nes, en vez de me­jo­rar la co­ber­tu­ra y mon­to del in­gre­so éti­co fa­mi­liar, un acier­to de di­se­ño de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, pe­ro que cu­bre só­lo a 750 mil de los dos mi­llo­nes de po­bres y con un gas­to anual de ape­nas US$ 350 mi­llo­nes. Es de­cir, $ 10.000 al mes por per­so­na, pa­ra los dos mi­llo­nes de po­bres. Otra co­sa muy di­fe­ren­te es en­tre­gar fi­nan­cia­mien­to a la edu­ca­ción su­pe­rior y que las per­so­nas, co­mo van a lo­grar ge­ne­rar in­gre­sos su­pe­rio­res pre­ci­sa­men­te gra­cias a ello, lo de­vuel­van con un to­pe de 10% de sus in­gre­sos. Es inex­pli­ca­ble, por ejem­plo, que suba el nú­me­ro de par­la­men­ta­rios de 168 a 205, con un cos­to anual de US$ 25 mi­llo­nes. La lis­ta de ejem­plos es in­ter­mi­na­ble, por­que el pun­to es que cuan­do los re­cur­sos son li­mi­ta­dos, co­mo siem­pre es el ca­so, de­cir­les que sí a unos sig­ni­fi­ca ne­ce­sa­ria­men­te de­cir­les que no a otros.

Chi­le aún no de­rro­ta la po­bre­za y, por en­de, to­dos los es­fuer­zos del Es­ta­do de­bie­sen fo­ca­li­zar­se en ello. Y mien­tras no se eli­mi­ne re­sul­ta com­ple­ta­men­te in­jus­to des­ti­nar­le re­cur­sos al es­lo­gan de turno. Asi­mis­mo, es im­pe­ra­ti­vo re­to­mar la sen­da de cre­ci­mien­to, no pa­ra ga­nar en una es­ta­dís­ti­ca ma­cro­eco­nó­mi­ca, sino por­que só­lo eso per­mi­te au­men­tar el em­pleo for­mal y las re­mu­ne­ra­cio­nes reales. Y por­que más allá de la so­li­da­ri­dad, eso es lo que apun­ta a la dig­ni­dad hu­ma­na y a la de­rro­ta es­truc­tu­ral de la po­bre­za y mar­gi­na­li­dad.

Chi­le es de los paí­ses que más han avan­za­do en los úl­ti­mos 30 años en la re­duc­ción de la po­bre­za... El Ban­co Mun­dial mi­de la ex­tre­ma po­bre­za en me­nos de $ 60.000 men­sua­les pa­ra te­ner un cri­te­rio uni­for­me en to­do el mun­do. Los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles arro­jan que Chi­le tie­ne un

2,9% y, por otra par­te, los su­pues­tos fa­bu­lo­sos mo­de­los de Ve­ne­zue­la, Ecua­dor y

Bolivia tie­nen al 15% de la po­bla­ción ba­jo ese ni­vel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.