Los efec­tos de un ci­be­ra­ta­que

La Tercera - Negocios - - En Debate -

¿ Hay al­gún ries­go de un even­tual ci­be­ra­ta­que pa­ra los usua­rios de la ban­ca chi­le­na?

Los sis­te­mas de pa­go y los ser­vi­cios del ban­co fun­cio­na­ron con nor­ma­li­dad du­ran­te el ci­be­ra­ta­que, y es­to, por­que las de­fen­sas de se­gu­ri­dad res­pon­die­ron bien en Ban­co de Chi­le. An­te una ame­na­za glo­bal co­mo la que su­po­ne es­te ci­be­ra­ta­que, las empresas to­ma­mos to­dos los res­guar­dos dis­po­ni­bles y los usua­rios po­dían ha­cer sus transac­cio­nes a tra­vés de to­dos nues­tros ca­na­les (ca­jas, pá­gi­na

dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, ca­je­ros au- to­má­ti­cos, apps, te­lé­fono). Sin em­bar­go, es­to es un con­ti­nuo que se re­quie­re es­tar per­ma­nen­te­men­te ana­li­zan­do y mo­ni­to­rean­do.

Pe­ro, por ejem­plo, ¿po­dría per­der­se la in­for­ma­ción del pa­tri­mo­nio o de las in­ver­sio­nes de un clien­te co­mo re­sul­ta­do de es­tos su­ce­sos?

Los ban­cos ma­ne­ja­mos in­for­ma­ción sen­si­ble, por lo tan­to, te­ne­mos los más al­tos es­tán­da­res de se­gu­ri­dad pa­ra el cui­da­do de esa in­for­ma­ción. Por tan­to, in­sis­to en que te­ne­mos res­pal­dos que nos per­mi­ten cui­dar ín­te­gra­men­te es­ta in­for­ma­ción.

¿Qué ha pa­sa­do con esas per­so­nas?

En vez de pa­gar ta­sas de 40%, ac­ce­den a ta­sas del 100% o 120%. Ellos no van a de­jar de pe­dir cré­di­tos, por­que si­guen con ne­ce­si­da­des y los obli­ga­mos a re­cu­rrir a su­cur­sa­les in­for­ma­les -llá­me­se oro al­go u otros- que co­bran ta­sas se­ma­na­les de 8% o 10%. In­clu­so, al­gu­nos tie­nen sis­te­mas de co­bran­za po­co con­fia­bles; na­die pen­só en eso. Só­lo nos que­da­mos con que se lo­gró ba­jar la ta­sa má­xi­ma, pe­ro fi­nal­men­te el im­pac­to fue ne­ga­ti­vo.

Se es­ta­ría eva­luan­do crear un seg­men­to pa­ra cré­di­tos de has­ta 25 UF...

To­da idea que pro­mue­va la ban­ca­ri­za­ción es bien­ve­ni­da. El re­gu­la­dor tie­ne bue­nas in­ten­cio­nes, es­tá tra­tan­do de ha­cer en­ten­der a quie­nes le­gis­lan que se pue­de me­jo­rar.

¿Có­mo es­tán vien­do el cam­bio en la com­po­si­ción del em­pleo en Chi­le?

En nues­tros clien­tes si bien el des­em­pleo es­tá en ni­ve­les ra­zo­na­bles o acep­ta­bles, es la ca­li­dad del em­pleo lo que ha te­ni­do un cam­bio du­ro. Ha dis­mi­nui­do mu­cho la ta­sa asa­la­ria­da, que se va al em­pleo pro­pio, y el in­gre­so pro­me­dio ha ido ba­jan­do.

¿Las ci­fras ofi­cia­les re­fle­jan eso?

El em­pleo pro­pio, a lo me­jor, al ini­cio vue­la, pe­ro a me­diano pla­zo mu­chos de esos em­pren­di­mien­tos no fun­cio­nan, lo que nos ha­ce creer que el des­em­pleo va a su­bir. Por eso, te­ne­mos que ac­tua­li­zar nues­tras es­ta­dís­ti­cas y ver có­mo ha­ce­mos las en­cues­tas de des­em­pleo. No es ra­zo­na­ble que una per­so­na ocu­pa­da una ho­ra la se­ma­na pa­sa­da se con­si­de­re con em­pleo. La en­cues­ta del INE y la de la Uni­ver­si­dad de Chi­le pue­den te­ner mejores sis­te­mas de me­di­ción, por­que ese ti­po de pre­gun­tas pue­den es­tar ocul­tan­do un gra­do ma­yor de des­em­pleo del que hay.

¿Có­mo ha res­pon­di­do el clien­te?

Pe­se a las co­sas ma­las que he­mos he­cho en ma­te­ria de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, te­ne­mos una po­bla­ción con bue­na pro­pen­sión a pa­gar sus obli­ga­cio­nes, siem­pre que ten­ga em­pleo.

Ame­na­zas pa­ra el sec­tor

La ban­ca acor­dó una ta­ri­fa pla­na pa­ra trans­fe­ren­cias, pe­ro Ban­coEs­ta­do no se su­mó. ¿Irán a tri­bu­na­les?

Los ar­gu­men­tos son tan cla­ros que no es com­ple­jo si se da esa ins­tan­cia. Es­tán los an­te­ce­den­tes, pue­de ser un ar­bi­tra­je, el tri­bu­nal. Lo que im­por­ta es que los cos­tos sean ra­cio­na­les.

¿Qué efec­tos ten­drá en el ne­go­cio la de­man­da del Ser­nac con­tra el Ban­co Se­cu­rity por la caí­da de su web?

Nun­ca he vis­to a al­guien de­man­dar al Me­tro por­que se ha ne­ga­do el ser­vi­cio, pro­ba­ble­men­te por­que cuan­do pa­sa es­tá el Tran­san­tia­go, el ta­xi, otras for­mas de trans­por­te. Lo mis­mo pa­sa en es­te ca­so: el ban­co tu­vo un pro­ble­ma con su pá­gi­na al im­ple­men­tar un im­por­tan­te cam­bio (en­tien­do que cam­bió su co­re) y cuan­do pa­só te­nía su­cur­sa­les abier­tas, ban­ca te­le­fó­ni­ca, otros ca­na­les.

¿El Ser­nac se equi­vo­có, en­ton­ces?

Es una ac­tua­ción in­con­sis­ten­te, por­que si no ha­bría que po­ner de­man­das por ca­da im­pon­de­ra­ble que ha­ya o di­se­ñar, a un cos­to al­tí­si­mo, te­ner tres lí­neas de Me­tro más por si fa­lla una o, en el ca­so de la ban­ca, te­ner el do­ble de su­cur­sa­les. Por eso, se ne­ce­si­ta la vi­sión téc­ni­ca. Ge­ne­rar una mi­ra­da po­pu­lis­ta de las co­sas es un per­jui­cio pa­ra to­dos y afec­ta las de­ci­sio­nes de to­dos los ac­to­res.

El fis­cal Montes di­jo que la ban­ca no pue­de tras­pa­sar al clien­te el cos­to de los frau­des en el sis­te­ma...

Hay que ser cui­da­do­so con lo que se di­ce. Cuan­do el frau­de es res­pon­sa­bi­li­dad del ban­co siem­pre se asu­me, pe­ro si es por una fal­ta del clien­te, sí tie­ne se­gu­ro se cu­bre an­te eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.