Au­rus des­pués de la cri­sis: “Las ci­ca­tri­ces van por den­tro”

Ha­ce ca­si ocho me­ses que la administradora de fon­dos re­me­ció al mer­ca­do al in­for­mar un frau­de en dos de sus fon­dos co­me­ti­do por el so­cio de la em­pre­sa Mau­ri­cio Pe­ña. Tras pa­gar US$ 20 mi­llo­nes a los apor­tan­tes y lue­go de que la jus­ti­cia con­de­na­ra a Pe­ña,

La Tercera - Negocios - - Portada - AN­TO­NIO CRUZ Y JUAN CARLOS DÉ­LANO So­cios de Au­rus.

El 2016 fue el año más du­ro pa­ra Au­rus. El 5 de oc­tu­bre del año pa­sa­do, la administradora de fon­dos re­me­ció al mer­ca­do al in­for­mar de un “pre­sun­to frau­de” por ca­si US$ 25 mi­llo­nes ocu­rri­do en los fon­dos In­sig­nia y Glo­bal. Se apun­ta­ba co­mo au­tor al ge­ren­te de In­ver­sio­nes y so­cio de la em­pre­sa Mau­ri­cio Pe­ña, de quien se sos­pe­cha­ba ha­bía adul­te­ra­do la va­lo­ri­za­ción de ope­ra­cio­nes con el ob­je­ti­vo de mos­trar mejores re­sul­ta­dos. El tiem­po con­fir­ma­ría la pre­sun­ción.

Una au­di­to­ría in­de­pen­dien­te rea­li­za­da por De­loit­te es­ti­mó el da­ño pa­tri­mo­nial con­so­li­da­do a am­bos fon­dos de­frau­da­dos en ca­si US$ 35 mi­llo­nes. El per­jui­cio a los apor­tan­tes, en tan­to, se cal­cu­ló en US$ 20 mi­llo­nes. Pe­ña se de­cla­ró cul­pa­ble de frau­de fi­nan­cie­ro y, en un jui­cio abre­via­do, fue con­de­na­do por los de­li­tos de es­ta­fa, apro­pia­ción in­de­bi­da, fal­si­fi­ca­ción y uso ma­li­cio­so de ins­tru­men­to pri­va­do fal­so y en­tre­ga de in­for­ma­ción fal­sa al mer­ca­do. A fi­nes de abril, Au­rus pa­gó los US$ 20 mi­llo­nes a los apor­tan­tes de los fon­dos, re­cur­sos que ob­tu­vo de la ven­ta por US$ 6,5 mi­llo­nes de su fon­do es­tre­lla Ren­ta In­mo­bi­lia­ria, a La­rrai­nVial y Gru­po Pa­tio, ade­más del pa­tri­mo­nio per­so­nal de los so­cios de la administradora.

Tras cul­mi­nar el pa­go a los apor­tan­tes, la fir­ma dio por fi­na­li­za­do el ca­pí­tu­lo más amar­go de sus nue­ve años de his­to­ria. En es­ta en­tre­vis­ta, An­to­nio Cruz (AC), so­cio y pre­si­den­te de Au­rus, y Juan Carlos Dé­lano (JCD), ex ge­ren­te ge­ne­ral y so­cio de la ges­to­ra de in­ver­sio­nes, re­pa­san có­mo fue­ron es­tos com­ple­jos me­ses, en que per­die­ron a más de 500 clien­tes, pa­sa­ron de un equi­po de 40 a 12 per­so­nas, de ma­ne­jar ac­ti­vos por cer­ca de US$ 500 mi­llo­nes a ges­tio­nar US$ 120 mi­llo­nes e in­clu­so pen­sa­ron has­ta en ce­rrar la em­pre­sa.

Re­la­tan có­mo en­fren­ta­ron pa­tri­mo­nial­men­te la cri­sis y qué tu­vie­ron que ha­cer pa­ra po­der res­pon­der a los apor­tan­tes. Co­men­tan tam­bién cuál es el nue­vo plan de ne­go­cios de Au­rus y ade­lan­tan qué se vie­ne pa­ra es­ta nue­va eta­pa que la em­pre­sa es­tá co­men­zan­do a cons­truir.

LOS CA­SI OCHO ME­SES Y EL CIE­RRE

An­to­nio Cruz re­co­no­ce que hoy tie­ne un sem­blan­te di­fe­ren­te al que te­nía ha­ce ca­si ocho me­ses, cuan­do se des­cu­brió la he­bra de lo que con los días se con­fi­gu­ra­ría co­mo una es­ta­fa. “Des­pués de ha­ber sa­li­do de es­to uno ya es­tá ali­via­do, sí, me cam­bió la ca­ra, pe­ro hay mu­chas ci­ca­tri­ces que van por den­tro”, ad­mi­te.

Re­la­ta que el mo­men­to más du­ro, por le­jos, fue dar­se cuen­ta de que un so­cio y ami­go los ha­bía es­ta­fa­do. En pa­ra­le­lo, re­cuer­da, vino una ava­lan­cha de te­mas en dis­tin­tos fren­tes que tu­vie­ron que abor­dar: in­for­mar a la SVS, al mer­ca­do, ar­mar equi­pos de apo­yo, que­re­llar­se con­tra Mau­ri­cio Pe­ña, al mis­mo tiem­po que la SVS los se­guía fis­ca­li­zan­do y te­nían que man­te­ner, den­tro de lo po­si­ble, un flu­jo cons­tan­te de in­for­ma­ción ha­cia el re­gu­la­dor.

Cuan­do re­cién es­ta­lló el ca­so us­ted di­jo: “Lo que quie­ro es po­der sa­lir a la ca­lle y mi­rar a to­do el mun­do a la ca­ra, co­mo lo he he­cho siem­pre”. ¿Le cos­tó ha­cer­lo, sin­tió el jui­cio de la gen­te, in­ver­sio­nis­tas, clien­tes o de sus pa­res?

AC: Siem­pre pu­de ha­cer­lo, por­que te- nía la con­vic­ción de que es­tá­ba­mos ha­cien­do las co­sas bien. Jui­cios siem­pre va a ha­ber, ca­da uno tie­ne su opi­nión, pe­ro más que jui­cios, lo que siem­pre sen­tí cuan­do sa­lí a la ca­lle fue apo­yo.

Lo gra­fi­ca con una anéc­do­ta: “Es­ta­ba pa­gan­do en un su­per­mer­ca­do y de re­pen­te se me acer­ca un mu­cha­cho, de la edad de mis hi­jos, y me di­ce: lo quie­ro fe­li­ci­tar por lo que han he­cho en Au­rus. Die­ron la ca­ra. Un ejem­plo. Me de­jó plop”.

JCD: Tra­ba­ja­mos por dar una so­lu­ción a nues­tros apor­tan­tes den­tro de los lí­mi­tes, nor­mas y pa­rá­me­tros del mer­ca­do, y lo lo­gra­mos; la to­ta­li­dad de los apor­tan­tes nos apo­yó, fir­mó un pa­pe­li­to di­cien­do que es­ta­ba sa­tis­fe­cho, por­que na­die pue­de que­dar con­ten­to de ha­ber per­di­do pla­ta o de ha­ber ga­na­do me­nos de lo que es­pe­ra­ba ga­nar, pe­ro sí sa­tis­fe­cho de la so­lu­ción. Y eso es va­lio­so.

Lo que con­tri­bu­yó a dar tran­qui­li­dad a los apor­tan­tes, men­cio­na Dé­lano, fue que Au­rus ad­mi­nis­tra tam­bién el pa­tri­mo­nio de los so­cios. “Así par­tió es­ta em­pre­sa y esa pla­ta es­tu­vo siem­pre, has­ta hoy, y era nues­tra he­rra­mien­ta co­mer­cial pa­ra de­cir­les a los clien­tes: ‘Mi­ra, ahí es­tán nues­tras pla­tas, por lo tan­to, no va­mos a ha­cer na­da en per­jui­cio de us­te­des, por­que nos per­ju­di­ca­mos no­so­tros tam­bién. Vie­ron que no éra­mos sim­ples ad­mi­nis­tra­do­res, sino que es­ta­ban ex­pues­tos nues­tros pro­pios aho­rros”.

Re­ci­bie­ron, ade­más, el apo­yo de sus pa­res del mer­ca­do. “La in­dus­tria tam­bién nos apo­yó, nos dio tiem­po, sin ello no hu­bié­ra­mos lle­ga­do a es­ta so­lu­ción”, di­ce Dé­lano.

Más es­cép­ti­co fue el re­gu­la­dor. “Tu­vi­mos una reunión con el su­per­in­ten­den­te cuan­do par­tió es­to, y cuan­do le di­ji­mos que que­ría­mos dar­les una so­lu­ción a nues­tros apor­tan­tes, yo creo que en un co­mien­zo no nos cre­yó”, cuen­ta Cruz.

En Au­rus es­tán cons­cien­tes de que su ima­gen pú­bli­ca cam­bió. “No sé si hay da­ño en ima­gen, sé que la ima­gen que te­ne­mos aho­ra no es la mis­ma que te­nía­mos an­tes, pe­ro no sé si es da­ño. Por otro la­do, des­de el pun­to de vis­ta em­pre­sa­rial, so­mos co­mo san­días ca­la­das, ya to­do el mun­do sa­be có­mo no­so­tros reac­cio­na­mos an­te los pro­ble­mas y di­fi­cul­ta­des”, ase­ve­ra Cruz. En es­te tiem­po, ¿hu­bo di­fe­ren­cias en­tre los so­cios, al­gún quie­bre?

AC: La so­lu­ción sa­lió uná­ni­me en­tre los so­cios. Fue ca­si es­pon­tá­neo y es el re­sul­ta­do de ha­ber te­ni­do una so-

Pu­di­mos ha­ber­nos de­cla­ra­do en quie­bra, no ha­ber­le pa­ga­do a na­die, ha­ber di­cho: ‘Pe­ña nos es­ta­fó, so­mos per­ju­di­ca­dos’, pe­ro eso no nos ha­bría per­mi­ti­do sa­lir a la ca­lle mi­ran­do a to­do el mun­do a la ca­ra”.

Con­tra la es­ta­fa y el ro­bo que ha­ce un so­cio en el cual con­fias­te no hay con­trol que val­ga. No es­ta­mos pre­pa­ra­dos y no nos po­de­mos or­ga­ni­zar des­con­fian­do de nues­tros so­cios. No es co­mo fun­cio­nan las empresas”.

cie­dad, de ha­ber ar­ma­do un ne­go­cio, en torno a va­lo­res y prin­ci­pios muy só­li­dos, con­vic­cio­nes a las que uno no re­nun­cia.

Pe­se a ello, na­da fá­cil fue des­pren­der­se del fon­do Ren­ta In­mo­bi­lia­ria. Dé­lano ex­pli­ca por qué. “Pa­ra no­so­tros fue te­rri­ble te­ner que ven­der­lo, por­que era nues­tra jo­ya de la co­ro­na. Ese fon­do par­tió con pla­ta de los so­cios que ha­bían ven­di­do empresas y que­rían ge­ne­rar una ren­ta. Se fue desa­rro­llan­do y lle­gó a te­ner ca­si US$ 500 mi­llo­nes en ac­ti­vos”. El pa­go a los apor­tan­tes, ¿qué im­pli­có en tér­mi­nos pa­tri­mo­nia­les pa­ra us­te­des? AC: Una de las gra­cias que tie­ne es­ta so­cie­dad es que los so­cios so­mos to­tal­men­te dis­tin­tos unos de otros. Te­ne­mos di­fe­ren­cias de edad, va­mos des­de los 35 a los 70, te­ne­mos di­fe­ren­cias de si­tua­ción fa­mi­liar, di­fe­ren­cias re­li­gio­sas, di­fe­ren­cias pa­tri­mo­nia­les. A to­dos nos afec­tó de ma­ne­ra dis­tin­ta.

JCD: In­clu­so hu­bo bas­tan­te so­li­da­ri­dad, por­que los so­cios que te­nían pa­tri­mo­nios más im­por­tan­tes apo­ya­ron a otros que te­nían me­nos, por lo tan­to, la pro­por­ción fue ma­yor en al­gu­nos ca­sos pa­ra po­der lle­gar a una so­lu­ción equi­ta­ti­va.

Sin en­trar en de­ta­lles, se­ña­lan que pa­ra en­fren­tar el pa­go a los apor­tan­tes tu­vie­ron que ven­der ac­ti­vos, pro­pie­da­des y re­cu­rrir a deu­da pa­ra li­qui­dar ac­ti­vos en for­ma or­de­na­da.

Tras el cie­rre de los fon­dos Glo­bal e In­sig­nia y la ven­ta del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio, Au­rus su­frió la inevi­ta­ble pér­di­da de clien­tes.

“Te­nía­mos tres fon­dos -In­sig­nia, Glo­bal e In­mo­bi­lia­rio- y otros chi­cos que es­tá­ba­mos par­tien­do, y ya no los te­ne­mos. En esos tres fon­dos ha­bía más de 500 clien­tes, 430 só­lo en­tre Glo­bal e In­sig­nia, y en el In­mo­bi­lia­rio es di­fí­cil de­ter­mi­nar, por­que ha­bía mu­chas co­rre­do­ras y de­trás de ellas clien­tes. Pe­ro no es un pro­ble­ma, por­que los clien­tes es­tán ahí y pro­ba­ble­men­te si ha­ce­mos al­go nue­vo po­de­mos ir a vi­si­tar­los; la gra­cia es

que man­te­ne­mos una muy bue­na re­la­ción con ellos”, aco­ta Cruz.

¿Pen­sa­ron en al­gún mo­men­to ce­rrar la em­pre­sa, es­tu­vo en­tre las op­cio­nes?

AC: Sí, ob­via­men­te. No­so­tros pu­di­mos ha­ber­nos de­cla­ra­do en quie­bra, no ha­ber­le pa­ga­do a na­die, ha­ber di­cho: ‘Pe­ña nos es­ta­fó, so­mos per­ju­di­ca­dos’, pe­ro eso no nos ha­bría per­mi­ti­do sa­lir a la ca­lle mi­ran­do a to­do el mun­do a la ca­ra.

¿Qué lec­cio­nes y apren­di­za­jes les de­jó el ca­so?

AC: Una de las prin­ci­pa­les lec­cio­nes es que tie­nes que cons­truir em­pre­sa, fa­mi­lia o lo que sea, en ba­se a va­lo­res, con­vic­cio­nes y nun­ca re­nun­ciar a ellas.

¿Pe­ca­ron de ex­ce­so de con­fian­za?

AC: El pe­ca­do ori­gi­nal exis­te y ha exis­ti­do siem­pre, y con­tra la es­ta­fa y el ro­bo que ha­ce un so­cio en el cual con­fias­te no hay con­trol que val­ga. No es­ta­mos pre­pa­ra­dos y no nos po­de­mos or­ga­ni­zar des­con­fian­do de nues­tros so­cios. No es co­mo fun­cio­nan las empresas. Y es­to pa­só, pa­sa y va a se­guir pa­san­do. Pa­sa en las fa­mi­lias y con los ami­gos, la trai­ción y el en­ga­ño es par­te del pe­ca­do ori­gi­nal, exis­te en la hu­ma­ni­dad y va a exis­tir siem­pre. Uno no pue­de mon­tar la fa­mi­lia, la amis­tad o los ne­go­cios des­con­fian­do. O sea, no pue­den ga­ran­ti­zar que lo ocu­rri­do no se vuel­va a re­pe­tir.

AC: La pro­ba­bi­li­dad que nos ocu­rra de nue­vo a no­so­tros es me­nor.

JCD: Aquí no pue­des ir con­tra la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Pa­só ha­ce un tiem­po en Ale­ma­nia, cuan­do un pi­lo­to ti­ró el avión con­tra el ce­rro, y esa em­pre­sa pue­de ha­ber cum­pli­do con to­dos los pro­to­co­los, pe­ro igual el ti­po tu­vo un pro­ble­ma, se vol­vió lo­co y es­tre­lló el avión con 200 pa­sa­je­ros. En­ton­ces, es muy im­pro­ba­ble que uno pue­da mon­tar una uni­dad de ne­go­cio de cual­quier es­pe­cie si hay una ma­la fe.

LA NUE­VA AU­RUS: DE 40 A 12

En es­tos ca­si ocho me­ses Au­rus cam­bió. Dé­lano de­ta­lla có­mo fue, en par­te, ese pro­ce­so.

“Lle­ga­mos a ser 40 per­so­nas y hoy so­mos 12. La es­truc­tu­ra del re­cur­so hu­mano es­tu­vo más o me­nos es­ta­ble has­ta mar­zo pa­sa­do, don­de se to­mó la do­lo­ro­sa de­ci­sión de ven­der la ad­mi­nis­tra­ción del fon­do de ren­ta in­mo­bi­lia­ria, en­ton­ces se fue­ron co­mo 15 per­so­nas. Ahí se pro­du­jo un va­cío en la ofi­ci­na, era gen­te a la que ha­bía­mos con­tra­ta­do no­so­tros una a una, que la ha­bía­mos ido desa­rro­llan­do en es­tos nue­ve años. Fue un mo­men­to crí­ti­co y des­pués, cuan­do ya es­tá­ba­mos en­ca­mi­na­dos en la so­lu­ción, en abril, les tu­vi­mos que pe­dir a otras per­so­nas que se fue­ran, por­que la es­truc­tu­ra del ne­go­cio se re­du­jo só­lo a ca­pi­tal de ries­go y ahí te­ne­mos la ad­mi­nis­tra­ción in­ter­na. Aun­que hu­bo per­so­nas que tu­vi­mos que man­te­ner has­ta el fi­nal, por­que la SVS nos se­guía re­qui­rien­do in­for­ma­ción. Pe­ro ya no vie­nen más sa­li­das”. En oc­tu­bre pa­sa­do us­ted di­jo que fa­lla­ron los controles. ¿ En es­te

tiem­po có­mo los re­for­za­ron?

AC: Di­mos la ca­ra pú­bli­ca­men­te a po­cas ho­ras de ha­ber de­tec­ta­do el frau­de, cuan­do no sa­bía­mos bien to­da­vía qué ha­bía pa­sa­do, ni los al­can­ces de la es­ta­fa. Aho­ra que te­ne­mos to­tal cla­ri­dad so­bre qué pa­só, có­mo y quién fue el res­pon­sa­ble, po­de­mos de­cir que el di­se­ño de los pro­ce­sos in­ter­nos de Au­rus cum­plen con to­dos los re­que­ri­mien­tos le­ga­les, ade­más de las prác­ti­cas es­tán­da­res de nues­tra in­dus­tria. En ge­ne­ral, en las empresas y en la vi­da es im­po­si­ble evi­tar un frau­de cuan­do el que lo ha­ce es un so­cio, en quien con­fías y eres ami­go, pe­ro tie­ne la de­ter­mi­na­ción y la in­ten­ción de es­ta­far­te y ro­bar­te.

AC­TI­VOS POR US$ 120 MI­LLO­NES

An­to­nio Cruz ci­ta a Woody Allen pa­ra re­su­mir el fo­co ac­tual de Au-

rus: “Me in­tere­sa el fu­tu­ro, por­que es el si­tio don­de voy a pa­sar el res­to de mi vi­da”.

El eje­cu­ti­vo, aho­ra, em­plea sus pro­pias pa­la­bras pa­ra pro­yec­tar la em­pre­sa. “En Au­rus se­gui­mos vi­vos. Lo im­por­tan­te es el fu­tu­ro y lo que hi­ci­mos fue re­es­truc­tu­rar la or­ga­ni­za­ción pa­ra en­fren­tar el fu­tu­ro. Ahí te­ne­mos tres fon­dos de ca­pi­tal de ries­go ex­tra­or­di­na­rios”.

El ca­pi­tal de ries­go, en­fa­ti­za, re­pre­sen­ta un apor­te a la pro­duc­ti­vi­dad, in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to del país. “So­mos lí­de­res en esa in­dus­tria. Hoy ma­ne­ja­mos en torno a los US$ 120 mi­llo­nes en ac­ti­vos en­tre los tres fon­dos y de­be­mos ser los más gran­des de Chi­le”, des­ta­ca.

Ex­pli­ca que esos fon­dos -de tec­no­lo­gía, mi­ne­ría y bio­lo­gía- cuen­tan con fi­nan­cia­mien­to Cor­fo, y si bien tie­nen una es­truc­tu­ra bá­si­ca­men­te en Chi­le o en empresas chi­le­nas, su mi­ra­da es glo­bal.

“Al fi­nal, to­da la in­no­va­ción y el ca­pi­tal de ries­go de­be ser una in­dus­tria glo­bal, por­que lo que pre­ten­des es ge­ne­rar pa­ten­tes nue­vas y co­no­ci­mien­to, ge­ne­rar pro­ce­sos nue­vos. Si pre­ten­des apli­car to­do eso en Chi­le, la ver­dad es que es un mer­ca­do muy chi­co, hay que pen­sar glo­bal­men­te”, sub­ra­ya.

Lo que aún no han he­cho es pla­ni­fi­car en de­ta­lle cuál se­rá la ho­ja de ru­ta que se­gui­rán pa­ra cre­cer más allá de lo que hoy ges­tio­nan.

“Nues­tra preo­cu­pa­ción hoy es en­fo­car­nos en lo que te­ne­mos, don­de so­mos gran­des y bue­nos, y que nos da una ba­se pa­ra desa­rro­llar co­sas nue­vas. ¿Cuá­les se­rán esas co­sas nue­vas? To­da­vía no lo te­ne­mos cla­ro”, apun­ta Cruz.

¿Pe­ro Au­rus pue­de vol­ver a ser lo que fue?

AC:

Es­te es un ne­go­cio de con­fian- za en las per­so­nas, y da­das las cartas y mi­les de apo­yos que he­mos re­ci­bi­do, apor­tan­tes que nos di­cen ‘oye, oja­lá po­da­mos en­con­trar al­go nue­vo que ha­cer en el fu­tu­ro’, a pe­sar de que ese apor­tan­te per­dió mu­cha pla­ta con no­so­tros, re­fle­ja que si­guen con­fian­do. ¿Qué pa­sa­rá en el fu­tu­ro? No sé, pe­ro no­so­tros man­te­ne­mos las con­vic­cio­nes y los va­lo­res y, so­bre to­do, man­te­ne­mos la pa­sión.

Mien­tras se to­man un tiem­po pa­ra pen­sar los si­guien­tes pa­sos, a Au­rus aún le res­tan fren­tes por des­pe­jar. Uno de ellos es la re­la­ción con Com­pass. Esa fir­ma era la em­pre­sa con­tra­ta­da pa­ra ha­cer el back of­fi­ce de los fon­dos Glo­bal e In­sig­nia, y el con­tra­to los obli­ga­ba a ve­ri­fi­car la va­lo­ri­za­ción de ac­ti­vos, se­gún Au­rus. Com­pass, por el con­tra­rio, se de­fen­dió di­cien­do que fue un pro­ble­ma in­terno de Au­rus y que si lo con­si­de­ra­ba per­ti­nen­te la fir­ma po­día acu­dir a un ar­bi­tra­je.

Sin pro­fun­di­zar en ese te­ma, Cruz res­pon­de. “Lo úni­co que pue­do de­cir es que, co­mo di­jo Jai­me de la Ba­rra ( so­cio de Com­pass), hay me­ca­nis­mos pa­ra so­lu­cio­nar las di­fe­ren­cias. Es­tán los me­ca­nis­mos, es­tán las di­fe­ren­cias y con­fío en que las re­sol­ve­re­mos. Y es to­do lo que voy a de­cir”.

Tam­po­co es­tá zan­ja­da una po­si­ble mul­ta por par­te de la SVS.

A su turno, Dé­lano afir­ma. “La SVS tie­ne un rol fis­ca­li­za­dor que cum­plir, fui­mos mo­ni­to­rea­dos con mu­cho ce­lo por ellos du­ran­te to­do el pro­ce­so y pro­cu­ra­mos co­la­bo­rar en to­do lo que fui­mos re­que­ri­dos, en la me­di­da de nues­tras po­si­bi­li­da­des. Sin em­bar­go, no se pue­de des­co­no­cer que fui­mos no­so­tros los que de­tec­ta­mos el frau­de, le in­for­ma­mos in­me­dia­ta­men­te a la au­to­ri­dad y en­fren­ta­mos el pro­ble­ma de ma­ne­ra di­li­gen­te y trans­pa­ren­te, en­tre­gan­do una so­lu­ción de mer­ca­do a nues­tros apor­tan­tes en so­lo seis me­ses. Es­to ha­ce una gran di­fe­ren­cia res­pec­to de en­ti­da­des no su­per­vi­gi­la­das”.

En mar­zo úl­ti­mo, Mau­ri­cio Pe­ña fue con­de­na­do a cin­co años de li­ber­tad vi­gi­la­da y al pa­go de una mul­ta de 21 Uni­da­des Tri­bu­ta­rias Men­sua­les, equi­va­len­te a $ 973.728. Pa­ra Au­rus esa sen­ten­cia tu­vo un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial. “De­ci­di­mos re­cu­rrir a lo pe­nal pa­ra de­mos­trar que Mau­ri­cio ha­bía co­me­ti­do frau­de, que ha­bía es­ta­fa­do, ro­ba­do. Y es­tu­vo un tiem­po en la cár­cel por eso. Pa­ra no­so­tros lo im­por­tan­te es que ha­ya ha­bi­do una in­ves­ti­ga­ción muy bien he­cha y acu­cio­sa por par­te de la fis­ca­lía, un jui­cio, una sen­ten­cia, un cul­pa­ble: Mau­ri­cio Pe­ña nos ro­bó y nos es­ta­fó, eso fue lo que pa­só. La pe­na da lo mis­mo, no era el ob­je­ti­vo”, co­men­ta Dé­lano.

Cruz com­ple­men­ta. “Lo im­por­tan­te es que nues­tro ob­je­ti­vo al que­re­llar­nos con­tra Mau­ri­cio Pe­ña fue tra­tar de que se co­no­cie­ra to­da la ver­dad, qué fue lo que pa­só efec­ti­va­men­te, por lo tan­to, ese ob­je­ti­vo es­tá lo­gra­do”, con­clu­ye.

No sé si hay da­ño en ima­gen, sé que la ima­gen que te­ne­mos aho­ra no es la mis­ma que te­nía­mos an­tes, pe­ro no sé si es da­ño”.

En Au­rus se­gui­mos vi­vos. Lo im­por­tan­te es el fu­tu­ro y lo que hi­ci­mos fue re­es­truc­tu­rar la or­ga­ni­za­ción pa­ra en­fren­tar el fu­tu­ro. Ahí te­ne­mos tres fon­dos de ca­pi­tal de ries­go ex­tra­or­di­na­rios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.