11 DE MAR­ZO DE 2018

La Tercera - Negocios - - En Debate - POR SU­SA­NA JI­MÉ­NEZ

En tiem­pos mar­ca­dos por abra­zos, anun­cios y am­plia co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca de las dis­tin­tas can­di­da­tu­ras pre­si­den­cia­les, pue­de re­sul­tar un po­co agua­fies­tas ad­ver­tir que las co­sas no se vie­nen fá­ci­les a par­tir del 11 de mar­zo de 2018. No pue­do, sin em­bar­go, de­jar de se­ña­lar al­gu­nas ver­da­des que re­co­mien­do te­ner a la vis­ta, tan­to por par­te de los can­di­da­tos co­mo de los elec­to­res, pa­ra no caer en la ten­ta­ción de pro­me­ter lo que des­pués no se po­drá cum­plir.

Sin más ro­deos, lo que quie­ro se­ña­lar es que hay ma­las no­ti­cias en el ho­ri­zon­te. No es di­fí­cil en­ten­der que no se pue­de gas­tar más de lo que se tie­ne o que, al me­nos, eso tie­ne un lí­mi­te. Y pre­ci­sa­men­te el pro­ble­ma es que quien quie­ra que lle­gue en mar­zo a La Mo­ne­da re­ci­bi­rá un país con un du­ro ba­lan­ce fis­cal, mar­ca­do por un al­to dé­fi­cit y una deu­da cre­cien­te, lo que su­ma­do a nues­tro ba­jo cre­ci­mien­to arries­ga in­clu­so una ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción de ries­go so­be­rano.

Peor aún, los gas­tos ya com­pro­me­ti­dos pa­ra los pró­xi­mos tres años su­pe­ran los gas­tos que son com­pa­ti­bles con el ob­je­ti­vo que se im­pu­so el pro­pio go­bierno pa­ra re­du­cir el dé­fi­cit es­truc­tu­ral. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, es­tas “hol­gu­ras ne­ga­ti­vas” que se he­re­da­rán al pró­xi­mo go­bierno irán au­men­tan­do –se­gún las pro­yec­cio­nes ofi­cia­les- des­de US$ 382 mi­llo­nes el 2018 a US$ 784 mi­llo­nes el 2020, su­man­do en to­tal al­go más de me­dio pun­to del PIB. Eso quie­re de­cir no so­lo que la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción gas­tó más de lo pru­den­te, sino que, de for­ma iné­di­ta, de­jó ama­rra­do al pró­xi­mo go­bierno a li­diar con un ex­ce­so de gas­to ya com­pro­me­ti­do.

Es­to fue dis­tin­to pa­ra la elec­ción pa­sa­da. En el pe­río­do 2010-2013 se ob­ser­vó un su­pe­rá­vit pro­me­dio de 0,2% del PIB, pe­se a te­ner que fi­nan­ciar to­do el gas­to pro­ve­nien­te del te­rre­mo­to de fe­bre­ro de 2010, ade­más de los re­za­gos de la cri­sis fi­nan­cie­ra. Ade­más, ha­ce cua­tro años el país cre­cía a buen rit­mo (lo que per­mi­tía pro­yec­tar ma­yo­res ni­ve­les de re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria) y el go­bierno en­tran­te con­ta­ba con hol­gu­ras fis­ca­les po­si­ti­vas pa­ra aco­mo­dar sus gas­tos de acuer­do a sus prio­ri­da­des.

A par­tir del año 2014, sin em­bar­go, se ha ob­ser­va­do un cre­cien­te au­men­to del dé­fi­cit fis­cal efec­ti­vo, des­de -1,6% en 2014 has­ta - 3,3% pro­yec­ta­do pa­ra 2017. En es­te con­tex­to, la deu­da pú­bli­ca ha cre­ci­do sus­tan­cial­men­te, de 8,6% del PIB el año 2010 a la cer­ca­nía de 25% es­ti­ma­do pa­ra es­te año. El es­ce­na­rio, por tan­to, ha su­fri­do un mar­ca­do de­te­rio­ro; aho­ra asu­mi­rá el nue­vo go­bierno con una eco­no­mía de­bi­li­ta­da y una res­tric­ción fis­cal nun­ca an­tes vis­ta.

Por eso, ¡ojo con los ofer­to­nes!, por­que la fra­gi­li­dad fis­cal no re­sis­te aven­tu­ras po­pu­lis­tas. Los elec­to­res pue­den ser sen­si­bles a pro­pues­tas que pro­me­tan me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, pe­ro des­pués no per­do­na­rán si es­tas no se cum­plen.

Así, por ejem­plo, sus­ti­tuir be­ne­fi­cios por de­re­chos es un ries­go, pues ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­vas que lue­go no son po­si­bles de sa­tis­fa­cer. En efec­to, si hay al­go que ha que­da­do me­dia­na­men­te cla­ro con la tra­mi­ta­ción de la ley de gra­tui­dad pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior es que los re­cur­sos no al­can­zan, a me­nos que se pos­ter­guen o des­co­noz­can ne­ce­si­da­des más ur­gen­tes. Otros, en tan­to, pro­po­nen fi­nan­ciar sus dá­di­vas dis­po­nien­do ge­ne­ro­sa­men­te de los re­cur­sos de ter­ce­ros -al me­nos así in­ter­pre­ta­ría las pro­pues­tas de so­cia­li­zar los re­cur­sos des­ti­na­dos a las pen­sio­nes y la sa­lud-, pe­ro tam­po­co eso es sos­te­ni­ble en el tiem­po.

Lo an­te­rior nos lle­va inevi­ta­ble­men­te a ha­blar del te­ma tri­bu­ta­rio, don­de, co­mo era de es­pe­rar­se, ya se es­cu­chan las ma­yo­res dis­cre­pan­cias en­tre las dis­tin­tas can­di­da­tu­ras. La ra­zón de es­tas di­fe­ren­cias ra­di­ca en una vi­sión com­ple­ta­men­te opues­ta de có­mo dar so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas de la gen­te: es­tán los que cree­mos que el cre­ci­mien­to es el mo­tor del pro­gre­so, por­que am­plía las opor­tu­ni­da­des a las per­so­nas, ge­ne­ra em­pleos, per­mi­te su­pe­rar la po­bre­za y me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da, y los que pien­san que bas­ta pa­ra ello con re­par­tir la ri­que­za exis­ten­te (¡sin aten­ción a có­mo se ge­ne­ra!), pa­ra lo cual los im­pues­tos y otras for­mas de trans­fe­ren­cia sur­gen co­mo las he­rra­mien­tas más ade­cua­das.

El pro­ble­ma de es­tos úl­ti­mos es que ten­drán que li­diar con la evi­den­cia -y no me re­fie­ro a la vas­ta li­te­ra­tu­ra que lo con­fir­ma, sino a la ex­pe­rien­cia más re­cien­te de la re­for­ma tri­bu­ta­ria de 2014- de que un al­za sus­tan­cial de los im­pues­tos no re­dun­da ne­ce­sa­ria­men­te en ma­yor re­cau­da­ción. Uno ima­gi­na­ría que a es­tas al­tu­ras po­cos po­drían se­guir de­fen­dien­do la te­sis de que un al­za im­po­si­ti­va no afec­ta las de­ci­sio­nes de in­ver­sión y, por en­de, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la re­cau­da­ción fis­cal, pe­ro las pro­pues­tas de ele­var im­pues­tos si­guen inex­pli­ca­ble­men­te a la or­den del día en al­gu­nos pro­gra­mas pre­si­den­cia­les. En la otra ve­re­da, en tan­to, es­tán quie­nes pro­po­nen ba­jar im­pues­tos a fin de re­im­pul­sar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca –al­go que, sin du­da, com­par­to-, pe­ro no po­drán tam­po­co evi­tar ha­cer­se car­go de la ne­ce­si­dad de man­te­ner los ni­ve­les de re­cau­da­ción, da­da la es­tre­chez fis­cal he­re­da­da.

Hay, por úl­ti­mo, un ele­men­to adi­cio­nal al cual pres­tar aten­ción, que es el gas­to fis­cal. El gas­to de go­bierno ha au­men­ta­do sos­te­ni­da­men­te des­de 17,2% del PIB en 2006 a ni­ve­les su­pe­rio­res a 24% del PIB es­ti­ma­do pa­ra es­te año. De es­te mo­do, el apa­ra­to es­ta­tal ha ido en­gor­dan­do de la mano de un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de fun­cio­na­rios pú­bli­cos y un ma­yor gas­to en re­mu­ne­ra­cio­nes, sin un co­rre­la­to evi­den­te de mejores ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes pú­bli­cas. La aus­te­ri­dad fis­cal, por tan­to, tam­bién de­be­ría ser un as­pec­to im­por­tan­te a con­si­de­rar a la ho­ra de eva­luar las pro­pues­tas de los dis­tin­tos can­di­da­tos.

Quien quie­ra que lle­gue a La Mo­ne­da re­ci­bi­rá un país con un du­ro ba­lan­ce fis­cal, que su­ma­do a un ba­jo cre­ci­mien­to arries­ga, in­clu­so, una ba­ja en la ca­li­fi­ca­ción de ries­go so­be­rano.

¡Ojo con los ofer­to­nes!, por­que la fra­gi­li­dad fis­cal no re­sis­te aven­tu­ras po­pu­lis­tas. Los elec­to­res pue­den ser sen­si­bles a pro­pues­tas que pro­me­tan me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da, pe­ro des­pués no per­do­na­rán si es­tas no se cum­plen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.