“NO TEN­GO RE­CUER­DO DE UNA CO­SA SE­ME­JAN­TE”

La Tercera - Negocios - - En Debate -

¿Qué le pa­re­ce la de­nun­cia de la So­fo­fa?

Es un he­cho iné­di­to, no ten­go re­cuer­do de una co­sa se­me­jan­te. Es de ex­tre­ma gra­ve­dad y al­te­ra el de­re­cho que tie­nen las per­so­nas de te­ner pri­va­ci­dad pa­ra desa­rro­llar su vi­da y sus ac­ti­vi­da­des, y que, ade­más, es­tá ca­ta­lo­ga­do en el Có­di­go Pe­nal chi­leno co­mo un de­li­to gra­ve. Aho­ra pa­sa­mos a ma­nos de la jus­ti­cia, que tie­ne que te­ner la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer una in­ves­ti­ga­ción a fon­do, rá­pi­da, que per­mi­ta en­con­trar a los cul­pa­bles de es­to.

¿Quién po­dría ha­ber­lo he­cho?

No hay que es­pe­cu­lar so­bre es­te te­ma, pre­ci­sa­men­te, por­que es un he­cho iné­di­to. Lo que es­tá cla­ro es que es gen­te que tie­ne co­no­ci­mien­to, son de­lin­cuen­tes ave­za­dos, que han en­tra­do en dos lu­ga­res que tie­nen vi­gi­lan­cia día y no­che, los mi­cró­fo­nos es­tán en lu­ga­res que re­quie­ren tiem­po pa­ra po­der ins­ta­lar­los, por­que es­tán en el en­tre­te­cho. Al me­nos uno de los apa­ra­tos tie­ne una cier­ta so­fis­ti­ca­ción. Es­ta­mos ha­blan­do de gen­te con so­fis­ti­ca­ción de­lic­tual.

¿ Us­ted ha­bló con Von Müh­len­brock? ¿ Qué le pa­re­ce la for­ma có­mo se es­tá en­fren­tan­do el te­ma?

Sí, ha­blé con él, es­ta­ba tran­qui­lo, creo que han es­ta­do ha­cien­do las co­sas que co­rres­pon­den, han he­cho la in­ves­ti­ga­ción ne­ce­sa­ria pa­ra co­no­cer los he­chos, han de­tec­ta­do es­tos dos mi­cró­fo­nos, han pues­to a tra­ba­jar a la fis­ca­lía, ha ha­bi­do ex­pre­sio­nes cla­ras tan­to de la di­rec­ti­va ac­tual co­mo del can­di­da­to que se ve co­mo po­si­ble ga­na­dor la pró­xi­ma se­ma­na, y tam­bién de quien era can­di­da­to, to­dos con to­tal uni­dad y en la bús­que­da de los cul­pa­bles.

¿Us­ted des­car­ta­ría que fue al­guien den­tro de la So­fo­fa?

A mí me pa­re­ce des­car­ta­ble, pe­ro de par­ti­da fue­ron ata­ca­dos dos lu­ga­res di­fe­ren­tes. Es­to es al­go iné­di­to, don­de creo son otras las per­so­nas in­vo­lu­cra­das, pe­ro ya lo di­rá la jus­ti­cia.

¿De qué se pue­de ha­ber en­te­ra­do al­guien que ins­ta­la un mi­cró­fono en la pre­si­den­cia de la So­fo­fa?

Del tra­ba­jo in­terno del gre­mio, no creo que ha­ya más que eso.

Us­ted ha es­ta­do en una cru­za­da por re­cu­pe­rar las con­fian­zas en­tre la ciu­da­da­nía y el mun­do em­pre­sa­rial. ¿Cuán­to afec­ta a ese ob­je­ti­vo es­te he­cho?

Me pa­re­ce que se en­cuen­tran en es­fe­ras dis­tin­tas. Aquí lo que te­ne­mos es de­lin­cuen­tes es­pe­cia­li­za­dos, cu­yos ob­je­ti­vos y pro­ce­den­cia ten­drá que de­ter­mi­nar la jus­ti­cia. Res­pec­to de la cer­ca­nía de las empresas con la so­cie­dad, hay que con­ti­nuar con ese tra­ba­jo.

¿Un he­cho co­mo es­te afec­ta la ima­gen del em­pre­sa­ria­do?

Se es­tá en­fren­tan­do un he­cho de­lic­ti­vo y se es­tá ha­cien­do de bue­na ma­ne­ra, y eso no tie­ne que al­te­rar lo que se es­tá ha­cien­do: ni el pro­ce­so elec­cio­na­rio de la So­fo­fa, ni el tra­ba­jo gre­mial que en­fren­ta­mos to­do el res­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.