“EN LA PRE­SI­DEN­CIA DE LA SO­FO­FA A VE­CES SE TRA­TAN TE­MAS DE­LI­CA­DOS ”

La Tercera - Negocios - - En Debate -

¿Qué le pa­re­ce lo de­nun­cia­do por la So­fo­fa? Pri­me­ro, sor­pre­sa. Y se­gun­do, da un po­co de pe­na, en el sen­ti­do de que se vuel­ven a re­vi­vir prác­ti­cas que creía­mos que es­ta­ban com­ple­ta­men­te des­te­rra­das. Eso no es sano en nin­gu­na ins­ti­tu­ción, me­nos en una ins­ti­tu­ción gre­mial que, en ge­ne­ral, tien­de a te­ner plan­tea­mien­tos bas­tan­te pú­bli­cos.

Lo úni­co que ca­be es es­pe­rar una in­ves­ti­ga­ción a fon­do, que sea lo más trans­pa­ren­te, don­de oja­lá se pue­da lle­gar a fon­do. Yo con­fío en que la de­nun­cia an­te la fis­ca­lía sea el hi­lo con­duc­tor de es­ta in­ves­ti­ga­ción. ¿Quién po­dría es­tar de­trás de al­go así?

No me atre­vo con nin­gu­na hi­pó­te­sis. No ten­go nin­gún ele­men­to de jui­cio ni de es­ce­na­rio que me pu­die­ra in­di­car quién pu­die­ra es­tar de­trás. ¿In­clu­so po­dría ser al­guien de la So­fo­fa? Por los años en los que yo lle­vo en la So­fo­fa y por la aper­tu­ra que hay en las dis­cu­sio­nes, lo veo bas­tan­te di­fí­cil. Us­ted fue vi­ce­pre­si­den­te de la So­fo­fa. ¿De qué se pue­de ha­ber en­te­ra­do la per­so­na que pu­so ese mi­cró­fono? En la pre­si­den­cia de la So­fo­fa ge­ne­ral­men­te se reúne la di­rec­ti­va y se re­ci­ben las vi­si­tas. A ve­ces hay ma­te­rias de­li­ca­das, te­mas que tie­nen que ver con una con­tin­gen­cia in­me­dia­ta que re­quie­ren una reac­ción ur­gen­te fren­te a di­fe­ren­tes ti­pos de pro­ble­mas o de ne­go­cia­cio­nes com­ple­jas. Son co­sas que van muy acom­pa­ña­das de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca y so­cial. ¿Cuán­to afec­ta es­to la ima­gen del mun­do em­pre­sa­rial?

En la me­di­da en que la in­ves­ti­ga­ción no lle­gue a fon­do y que que- den du­das en el ai­re, afec­ta la ima­gen. Pe­ro tam­bién hay ma­ne­ras de re­cu­pe­rar­se.

La pro­pia So­fo­fa es­tá en un pro­ce­so elec­cio­na­rio que es­tá a pun­to de ter­mi­nar y creo que es im­por­tan­te que es­te pro­ce­so le dé for­ta­le­za a la di­rec­ti­va que sur­ja de ahí, y per­mi­ta en­fren­tar con ma­yor uni­dad los tiem­pos que vie­nen, que de por sí tie­nen bas­tan­te di­fi­cul­tad. Es­te he­cho le aña­de un obs­tácu­lo más, pe­ro no por eso hay que dar­se por ven­ci­do. ¿Qué opi­na de có­mo lo hi­zo la di­rec­ti­va? Hay quie­nes creen que es­to no de­bió de­nun­ciar­se ni in­for­mar­se a la pren­sa. Creo que cuan­do uno tie­ne la cer­te­za de un de­li­to se tie­ne que de­nun­ciar lo an­tes po­si­ble, por­que eso per­mi­te la más pron­ta in­ves­ti­ga­ción pa­ra así lo­grar de­ter­mi­nar con ma­yor exac­ti­tud la au­to­ría del ilí­ci­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.