Chi­le, ad por­tas de su pri­me­ra ba­ja en la cla­si­fi­ca­ción de ries­go

El país se apron­ta a su pri­mer re­cor­te de no­ta des­de que en­tró a las li­gas de las cla­si­fi­ca­do­ras en 1992, pe­ro man­te­nien­do la ca­te­go­ría de in­vest­ment gra­de. Ha­cien­da ase­gu­ra que el mer­ca­do ya lo tie­ne in­ter­na­li­za­do, y en la in­dus­tria fi­nan­cie­ra creen que

La Tercera - Negocios - - Portada - PA­ME­LA JIMENO

En las úl­ti­mas se­ma­nas, con ob­je­ti­vos di­ver­sos y ba­jo re­ser­va, fun­cio­na­rios de las ma­yo­res cla­si­fi­ca­do­ras de ries­go del mun­do pi­sa­ron sue­lo chi­leno. Al­gu­nos pa­ra re­unir­se con eje­cu­ti­vos de la in­dus­tria fi­nan­cie­ra y de ca­pi­ta­les; otros, con eco­no­mis­tas y ase­so­res de em­pre­sas, y tam­bién pa­ra to­mar con­tac­to con au­to­ri­da­des lo­ca­les. Las vi­si­tas eran de Fitch Ra­tings, Moody’s y Stan­dard & Poor’s (S&P). Des­de que en 1992 Chi­le ob­tu­vo su pri­me­ra cla­si­fi­ca­ción de ries­go, re­pre­sen­tan­tes de las prin­ci­pa­les agen­cias vie­nen con fre­cuen­cia al país, dos o tres ve­ces al año. Lo que fue ex­cep­cio­nal aho­ra, sin em­bar­go, es que la vi­si­ta se pro­du­jo ad por­tas del pri­mer re­cor­te del ra­ting so­be­rano en 25 años.

La cla­si­fi­ca­ción por par­te de es­tos agen­tes, re­fle­ja la pers­pec­ti­va que tie­nen de la ca­pa­ci­dad de pa­go de un país, o del ries­go de quie­bra o de caer en in­sol­ven­cia fren­te a sus deu­das. De la no­ta que le asig­nan a los paí­ses, de­pen­de la ta­sa de in­te­rés que apli­que el mer­ca­do a sus emi­sio­nes de deu­da so­be­ra­na y ello, a su vez, se­rá la re­fe­ren­cia pa­ra el cos­to de fi­nan­cia­mien­to de las em­pre­sas que bus­can le­van­tar ca­pi­tal en el ex­te­rior.

Exis­ten dos ca­te­go­rías de cla­si­fi­ca­ción cre­di­ti­cia: in­vest­ment gra­de (gra­do de in­ver­sión) y non in­vest­ment gra­de. Fitch y S&P tie­nen co­mo má­xi­ma no­ta AAA, que de­fi­ne una ca­pa­ci­dad de pa­go muy fuer­te, has­ta BBB, que con­si­de­ra una ca­pa­ci­dad de pa­go ade­cua­da, pe­ro con ries­gos en el me­diano y lar­go pla­zo. Eso co­rres­pon­de a la ca­te­go­ría in­vest­ment gra­de y de ahí ha­cia aba­jo si­gue la non in­vest­ment gra­de.

Chi­le, des­de que en­tró al mer­ca­do de deu­da en 1992, se ubi­ca en la ca­te­go­ría in­vest­ment gra­de. En el ca­so de Fitch, su no­ta hoy es de A+, con pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va; en S&P tie­ne AA-, tam­bién con pers­pec­ti­va ne­ga­ti­va; en Moody’s tie­ne Aa3, con pers­pec­ti­va es­ta­ble. Un re­cor­te en la no­ta sig­ni­fi­ca en la no­men­cla­tu­ra de Fitch lle­var­la a A, en S&P a A+ y en Moody’s a A1. Pa­ra per­der el in­vest­ment gra­de, Chi­le ten­dría que ba­jar seis pel­da­ños en ca­da ca­so.

Aun­que en el go­bierno des­es­ti­man pla­zos pe­ren­to­rios pa­ra ser no­ti­fi­ca­dos de la in­mi­nen­te ba­ja en la no­ta cre­di­ti­cia, en­tre au­to­ri­da­des y ex­per­tos de los gru­pos con­sul­ti­vos del área fi­nan­cie­ra que tie­ne Ha­cien­da coin­ci­den en tres gran­des no­cio­nes. La pri­me­ra, es que se re­cor­ta­ría la no­ta una vez, des­cuen­to que el mer­ca­do ya in­ter­na­li­zó y que se ob­ser­va en los pre­cios fi­nan­cie­ros tran­sa­dos es­tos días. Aquí lo más re­le­van­te es que Chi­le se man­tie­ne en la ca­te­go­ría in­vest­ment gra­de. La se­gun­da, es que se­ría Fitch la pri­me­ra en ac­tuar. La ter­ce­ra, es que es que el re­cor­te se co­no­ce­rá tras las pri­ma­rias del 2 de ju­lio.

“Las cla­si­fi­ca­do­ras de­fi­nen en los tiem­pos que ellos di­cen, no hay un ca­len­da­rio es­ta­ble­ci­do. De he­cho, aca­ban de ba­jar la cla­si­fi­ca­ción a Chi­na ha­ce unas se­ma­nas… En ge­ne­ral, cuan­do cam­bian las cla­si­fi­ca­cio­nes lo ha­cen en un ni­vel que es­tá bas­tan­te in­ter­na­li­za­do por el mer­ca­do”, ex­pli­ca el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés. “Más allá de la de­ci­sión de una cla­si­fi­ca­do­ra de­ter­mi­na­da, es muy im­por­tan­te en­ten­der que lo que le im­por­ta al mun­do que le pres­ta pla­ta a Chi­le es la pers­pec­ti­va de re­pa­go en los pró­xi­mos 10 a 20 años”, agre­ga la au­to­ri­dad.

¿Dón­de es­tá el pun­to?

Gui­ller­mo Le Fort, so­cio de Le Fort Eco­no­mía y Fi­nan­zas, ase­gu­ra que des­de la vuel­ta a la de­mo­cra­cia el país ha he­cho gran­des avan­ces pa­ra re­cor­tar el ries­go so­be­rano en el tiem­po. “Des­de la pri­me­ra emi­sión que se hi­zo a fi­na­les de los 90 se em­pe­zó a avan­zar en re­du­cir el ries­go país pre­sen­tan­do po­lí­ti­cas ma­cro­eco­nó­mi­cas con­sis­ten­tes con la es­ta­bi­li­dad que se es­ta­ba si­guien­do en Chi­le y es­to se re­for­zó mu­cho cuan­do lo­gra­mos desa­rro­llar y ha­cer que fue­se acep­ta­do en ge­ne­ral, en la cla­se po­lí­ti­ca, una po­lí­ti­ca fis­cal es­truc­tu­ral con me­tas y con un cum­pli­mien­to que da­ba ga­ran­tías de que ten­dría­mos un ni­vel de en­deu­da­mien­to ba­jo en el tiem­po”, re­la­ta.

Un es­fuer­zo que tam­bién re­cuer­da el so­cio de Econ­sult, Jo­sé Ra­món Va­len­te, pa­ra quien la cla­si­fi­ca­ción de ries­go es­tá en pe­li­gro por cua­tro ra­zo­nes: el evi­den­te de­te­rio­ro en la po­si­ción fi­nan­cie­ra del Fis­co, que en los úl­ti­mos cin­co años pa­só de ser acree­dor ne­to a deu­dor ne­to; la pre­sión cre­cien­te por más gas­to pú­bli­co co­mo re­sul­ta­do de las re­for­mas so­cia­les uni­ver­sa­les im­pul­sa­das por el ac­tual go­bierno; la pre­sión so­cial pa­ra que se cum­plan ta­les com­pro­mi­sos y que es­tá sien­do alen­ta­da por al­gu­nas can­di­da­tu­ras, y un cre­ci­mien­to real de la eco­no­mía es­tan­ca­do al pun­to de lle­gar, con suer­te, a la mi­tad del PIB po­ten­cial y con muy po­cas po­si­bi­li­da­des de una rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción.

El eco­no­mis­ta Ale­jan­dro Alar­cón, quien co­mo ge­ren­te ge­ne­ral de la Aso­cia­ción de Ban­cos por ca­si 20 años co­no­ció de cer­ca el pro­ce­so de re­in­ser­ción de Chi­le en el mer­ca­do de ca­pi­ta­les in­ter­na­cio­nal, se­ña­la que si bien el país man­tie­ne una bue­na cla­si­fi­ca­ción de ries­go a ni­vel de mer­ca­dos emer­gen­tes, el pro­ble­ma es que inevi­ta­ble­men­te la de­ci­sión que to­men las cla­si­fi­ca­do­ras es­tá dan­do cuen­ta de la preo­cu­pa­ción que tie­ne el mer­ca­do fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal por el de­te­rio­ro ace­le­ra­do de la si­tua­ción fis­cal chi­le­na y, co­mo con­tra­par­te, el en­fria­mien­to del cre­ci­mien­to chi­leno en los úl­ti­mos cua­tro años. Es­to es un re­tro­ce­so en la tra­yec­to­ria de bue­nos ra­tings que ve­nía­mos su­man­do y, por su­pues­to, que den­tro de Amé­ri­ca La­ti­na es una com­pa­ra­ción có­mo­da. El pro­ble­ma es que

co­men­za­mos a fla­quear en nues­tra po­si­bi­li­dad de al­can­zar un gra­do cre­di­ti­cio co­mo el que tie­nen Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, In­gla­te­rra, Ale­ma­nia”, pre­ci­sa.

Se­gún la Di­rec­ción de Pre­su­pues­tos, en 1991 la deu­da bru­ta chi­le­na lle­ga­ba al 37,9% del PIB, lo que se re­du­jo en los sie­te años si­guien­tes. En­tre 1999 y 2002 subió y ba­jó en el mar­gen, lle­gan­do a un mí­ni­mo de 3,9% del PIB en 2007. En 2008, acu­san­do el efec­to de la cri­sis sub­pri­me, ini­ció un as­cen­so mo­de­ra­do y en 2010 subió más por la ur­gen­cia fi­nan­cie­ra de la re­cons­truc­ción tras el te­rre­mo­to. Si­guió es­ca­lan­do y en 2016 lle­gó a 21,3% del PIB, lo más al­to en 22 años. “Des­de 2013, la deu­da bru­ta subió unos 12 pun­tos por­cen­tua­les”, aler­ta Va­len­te.

El fac­tor pri­ma­rias

El pe­so de las pri­ma­rias se ex­pli­ca por­que ese pro­ce­so da­ría al­gu­nas lu­ces so­bre el fu­tu­ro ma­ne­jo fis­cal chi­leno, in­di­ca un eje­cu­ti­vo de un ban­co de in­ver­sión con­sul­ta­do.

Los ob­je­ti­vos pro­gra­má­ti­cos de al­gu­nos pre­can­di­da­tos, pro­me­sas que im­pli­can más gas­to y di­fe­ren­cias evi­den­tes en­tre las dis­tin­tas op­cio­nes po­lí­ti­cas so­bre el cre­ci­mien­to, el mo­de­lo a se­guir y me­di­das o re­for­mas que pue­den alen­tar­lo o com­ple­ji­zar­lo, en­tran al aná­li­sis de las agen­cias, sos­tie­ne Alar­cón.

Pa­ra el mi­nis­tro Val­dés, las de­ci­sio­nes de seis me­ses no cam­bian la clai­si­fi­ca­ción de ries­go, las de me- diano pla­zo sí. “Por tan­to, es­pe­ro que exis­ta fuer­te­men­te el com­pro­mi­so de to­das las can­di­da­tu­ras con man­te­ner fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nas. No ten­go por qué du­dar, ya que hay al­go que he men­cio­na­do en to­das par­tes y es el ca­so de Val­pa­raí­so, cu­yo al­cal­de, Jor­ge Sharp (del Fren­te Am­plio), in­me­dia­ta­men­te asu­mi­do hi­zo un ajus­te fis­cal. Eso de­mues­tra que en Chi­le te­ne­mos el te­ma fis­cal más en el hi­po­tá­la­mo que en otros paí­ses”.

Le Fort, en to­do ca­so, aña­de que si bien Chi­le man­tie­ne una muy bue­na cla­si­fi­ca­ción, en ese fren­te hay ten­sio­nes por lo que se vie­ne. “Lo más im­por­tan­te es que el país pue­da pro­yec­tar ha­cia ade­lan­te la ima­gen de se­rie­dad que tie­ne y el pri­mer ele­men­to es el con­ven­ci­mien­to ge­ne­ral de que es­ta­mos de acuer­do con cumplir con la me­ta es­truc­tu­ral. En la me­di­da en que ten­ga­mos ese acuer­do y lo ha­ga­mos cla­ro, las vi­ci­si­tu­des en las cla­si­fi­ca­cio­nes de ries­go y el ries­go país se­rán pun­tua­les y aco­ta­das, y vol­ve­re­mos a la bue­na ten­den­cia de lar­go pla­zo”, afir­ma.

Pe­ro hay tam­bién un se­gun­do ele­men­to de ten­sión, se­gún Le Fort: “Cuan­do el cre­ci­mien­to del PIB ten­den­cial sos­te­ni­da­men­te se re­du­ce co­mo has­ta aho­ra, las po­si­bi­li­da­des fu­tu­ras de cum­pli­mien­to de la me­ta fis­cal son di­fí­ci­les. ¿Por qué? Por­que hay com­pro­mi­sos de gas­to es­ta­ble­ci­do en dis­tin­tas le­yes, ex­pec­ta­ti­vas y pre­sio­nes de gas­to en el sis­te­ma político. Y esas pre­sio­nes sin cre­ci­mien­to, o con uno me­nor, se ha­cen di­fí­ci­les de sa­tis­fa­cer, ge­ne­ran­do que la pre­sión al gas­to se ha­ga con deu­da. Eso, even­tual­men­te que­bra­ría la me­ta es­truc­tu­ral y lle­va­ría a un de­te­rio­ro sos­te­ni­do y agre­si­vo la ca­li­dad deu­do­ra de Chi­le”.

En Ha­cien­da en­fa­ti­zan que las pers­pec­ti­vas de re­cu­pe­ra­ción son fa­vo­ra­bles y que ello se evi­den­cia en la bue­na re­cep­ción que tu­vie­ron las re­cien­tes emi­sio­nes de deu­da so­be­ra­na. “Más allá de lo que opi­nan las cla­si­fi­ca­do­ras, que siem­pre es im­por­tan­te, el ni­vel de ta­sas de in­te­rés y de spread de las co­lo­ca­cio­nes que hi­ci­mos en el mer­ca­do ex­terno ha­ce dos se­ma­nas y la co­lo­ca­ción dual in­ter­na y ex­ter­na de bo­nos en pe­sos de es­ta se­ma­na, mues­tran una gran con­fian­za en Chi­le y sus cuen­tas fis­ca­les”, sub­ra­ya Val­dés.

El mar­tes de la se­ma­na pa­sa­da, Ha­cien­da co­lo­có US$ 2.300 mi­llo­nes en bo­nos so­be­ra­nos en eu­ros y dó­la­res en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. El miér­co­les úl­ti­mo, en tan­to, co­lo­ca­ron bo­nos en pe­sos por US$ 2.000 mi­llo­nes. Un 21% del to­tal ofer­ta­do fue ad­ju­di­ca­do a in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros.

La pe­sa­da car­ga fis­cal

La Ley de Pre­su­pues­tos 2017 se hi­zo con una ex­pan­sión del gas­to pú­bli­co de 2,7%, un dé­fi­cit efectivo es­ti­ma­do en 3,3% del PIB y uno es­truc­tu­ral de 1,5%. La ba­se fis­cal bor­dea los US$ 66.500 mi­llo­nes.

En tres me­ses más lle­ga­rá al Con­gre­so el pro­yec­to fis­cal 2018. Su­bir el gas­to pú­bli­co en otro 2,7% lle­va­ría la ba­se fis­cal a unos US$ 68.300 mi­llo­nes, a ele­var el dé­fi­cit efectivo, hi­po­te­car la con­ver­gen­cia al ba­lan­ce es­truc­tu­ral y po­ner al go­bierno en la en­cru­ci­ja­da de en­deu­dar­se o echar mano a los fon­dos so­be­ra­nos pa­ra fi­nan­ciar­se, pre­via au­to­ri­za­ción del Par­la­men­to.

Por ley, el go­bierno pue­de ha­cer reasig­na­cio­nes vía ad­mi­nis­tra­ti­va en el mar­co del Pre­su­pues­to vi­gen­te, sin afec­tar gas­tos su­je­tos a le­yes per­ma­nen­tes, con­di­ción que cum­ple ca­si un 70% del era­rio. El 30% po­ten­cial­men­te reasig­na­ble tie­ne li­mi­ta­cio­nes prác­ti­cas, da­do el en­gra­na­je del sec­tor pú­bli­co.

Fuen­tes alle­ga­das a la Di­pres re­cuer­dan que el go­bierno pue­de ha­cer tras­pa­sos, in­cre­men­tos o re­duc­cio­nes pre­su­pues­ta­rias vía de­cre­to su­pre­mo. Pa­ra au­men­tar­lo re­quie­re de ley, sal­vo la fa­cul­tad pa­ra ele­var en 10% la in­ver­sión pú­bli­ca y otros gas­tos de­fi­ni­dos ex­pre­sa­men­te co­mo ex­ce­di­bles.

En el go­bierno aún no es­tá cla­ro cuál se­rá la ba­se fis­cal con que par­ti­rá su su­ce­sor; tam­po­co si se de­ja­rá o no una pro­vi­sión de dis­tri­bu­ción su­ple­men­ta­ria de li­bre uso pa­ra el nue­vo go­bierno, co­mo es tra­di­ción. La an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción de­jó US$ 380 mi­llo­nes, pe­ro en­ton­ces el Pre­su­pues­to bor­dea­ba los US$ 61.000 mi­llo­nes.

Ex­per­tos se­ña­lan que se re­cor­ta­ría una vez la no­ta del país, pe­ro man­te­nien­do el in­vest­ment gra­de. En Ha­cien­da pa­re­cie­ra que la re­ba­ja es­tá asu­mi­da y agen­tes fi­nan­cie­ros di­cen que el cos­to por spread ya fue asi­mi­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.