“Las AFP es­tán al de­be co­mo en­ti­da­des de se­gu­ri­dad so­cial”

A dos me­ses de asu­mir la pre­si­den­cia de AFP Ca­pi­tal, el ex ti­tu­lar del Tra­ba­jo del go­bierno de Se­bas­tián Pi­ñe­ra arre­me­te en el de­ba­te pre­vi­sio­nal y de­fien­de la ges­tión de fon­dos que han he­cho las AFP. Aun­que ad­mi­te que es­tán en deu­da co­mo ac­to­res de la se

La Tercera - Negocios - - Portada - JUAN CAR­LOS JOBET, nue­vo pre­si­den­te de AFP Ca­pi­tal.

En 2013, Juan Car­los Jobet (42) se trans­for­mó en uno de los mi­nis­tros más jó­ve­nes al acep­tar li­de­rar la car­te­ra de Tra­ba­jo ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Se­bas­tián Pi­ñe­ra. Una vez que ter­mi­nó el go­bierno, de­cli­nó ser el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de AFP. En­ton­ces, no le pa­re­ció pru­den­te que un ex ti­tu­lar del Tra­ba­jo li­de­ra­ra un gre­mio tan rá­pi­do. Op­tó por vol­ver al mun­do pri­va­do, fun­dó Ve­ta3 con Pe­dro Pa­blo Errá­zu­riz, ex mi­nis­tro de Trans­por­tes; Abel Bou­chon, ex ge­ren­te ge­ne­ral de Em­bo­te­lla­do­ra An­di­na, y otros em­pre­sa­rios (ver re­cua­dro), in­te­grar di­rec­to­rios, co­mo Su­ra Se­gu­ros de Vi­da, de la que for­mó par­te tras cumplir el black out que exi­ge la ley.

En abril, cuan­do ya se cum­plían tres años fue­ra del go­bierno, asu­mió la pre­si­den­cia de AFP Ca­pi­tal. Lo pen­só una se­ma­na, pe­río­do en que ana­li­zó es­ta opor­tu­ni­dad con su se­ño­ra y va­rios de sus cer­ca­nos. Y aun­que mu­chos le ad­vir­tie­ron de los cos­tos que po­dría te­ner asu­mir el desafío, la com­bi­na­ción en­tre lo pú­bli­co -en­fren­tar una re­for­ma de pen­sio­nes- y lo pri­va­do -el rol de las AFP-, que tie­ne es­te car­go, lo ter­mi­nó por con­ven­cer.

No des­car­ta vol­ver a lo pú­bli­co. La po­lí­ti­ca es al­go que siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en su fa­mi­lia. Mien­tras su abue­lo Jobet fue sub­se­cre­ta­rio y em­ba­ja­dor, su abue­lo Elu­chans fue dipu­tado. Re­ve­la que sus re­fe­ren­tes po­lí­ti­cos hoy son una mez­cla en­tre cua­li­da­des de va­rias per­so­nas, en­tre las que des­ta­ca a Se­bas- tián Pi­ñe­ra, Fe­li­pe Kast y Ba­rack Oba­ma.

Al ex pre­si­den­te le re­co­no­ce “su ener­gía, su com­pro­mi­so, su ca­pa­ci­dad de trans­for­mar la reali­dad; hay po­cas per­so­nas que tie­nen ese tem­ple, esa con­vic­ción de ir de fren­te con­tra la ad­ver­si­dad, tra­ba­jar du­ro y dar vuel­ta las cir­cuns­tan­cias en fa­vor de la gen­te y del país”. Del pre­can­di­da­to de Evó­po­li -con quien fun­dó el think tank Ho­ri­zon­tal­des­ta­ca “su con­vic­ción y com­pro­mi­so por lo pú­bli­co, eso lo tie­ne en los hue­sos. Uno lo ve en de­ba­tes y en­tre­vis­tas y no di­ce lo que la gen­te quie­re oír, sino que lo que pien­sa, de­fen­dien­do sus con­vic­cio­nes con fuer­za, em­pa­ti­zan­do con los pro­ble­mas de la gen­te, pe­ro en­ten­dien­do que eso no sig­ni­fi­ca de­cir­le a la gen­te lo que quie­re oír. Esa es una com­bi­na­ción bien es­ca­sa, es un ca­pi­tal so­bre el que Fe­li­pe es­tá cons­tru­yen­do lo que va a ser muy im­por­tan­te en el lar­go pla­zo”. So­bre Oba­ma des­ta­ca la ca­pa­ci­dad de ins­pi­rar, de emo­cio­nar de trans­mi­tir a la gen­te que “es­ta­mos jun­tos en es­to”, aun­que ase­gu­ra que no com­par­te sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas ni su mi­ra­da, “soy un po­co más de cen­tro­de­re­cha”.

Re­co­no­ce te­ner el co­ra­zón di­vi­di­do, por­que par­te im­por­tan­te de sus ami­gos más cer­ca­nos y gen­te con la que tie­ne una vi­sión más com­par­ti­da so­bre el fu­tu­ro es­tán en RN - par­ti­do en que ac­tual­men­te mi­li­ta, pe­ro tam­bién en Evó­po­li. Acla­ra que no ha par­ti­ci­pa­do de nin­gu­na cam­pa­ña po­lí­ti­ca y que vo­ta­rá en pri­ma­rias, re­cal­can­do que “el vo­to es se­cre­to. Lo úni­co que voy a de­cir es que des­pués de mu­cho tiem­po la cen­tro­de­re­cha tie­ne va­rios can­di­da­tos pa­ra más de una elec­ción”.

Con to­do, aun­que le atrae el ser­vi­cio pú­bli­co, con­fie­sa que hoy es­tá de­di­ca­do al mun­do pri­va­do: “Los pro­yec­tos que ten­go -el te­ma pen­sio­nes, el te­ma am­bien­tal- tie­nen un ci­clo más lar­go que nue­ve me­ses”.

Es­te jue­ves de­bu­tó pú­bli­ca­men­te co­mo pre­si­den­te de AFP Ca­pi­tal, al en­tre­gar a GNL Me­ji­llo­nes un re­co­no­ci­mien­to a la ges­tión pre­vi­sio­nal res­pon­sa­ble. ¿Dón­de es­tán los prin­ci­pa­les de­sa­fíos del sis­te­ma pre­vi­sio­nal?

Las AFP te­ne­mos de­sa­fíos ha­cia afue­ra y aden­tro. El ex­terno, pe­se a ser ac­to­res se­cun­da­rios, por­que la dis­cu­sión se da más bien en el ám­bi­to político, es que se ha­ga una re­for­ma de pen­sio­nes. El país ne­ce­si­ta que se ha­ga rá­pi­do, lue­go, no po­de­mos se­guir es­pe­ran­do, ¡hay que ha­cer­la ya!

¿Es via­ble que es­to se aprue­be?

Nun­ca es el mo­men­to per­fec­to pa­ra ha­cer una re­for­ma de pen­sio­nes, al- gu­nos di­cen que no pue­de ser al prin­ci­pio del go­bierno, otros que no pue­de ser al fi­nal o a la mi­tad. El desafío -y aquí pue­do ser mi­no­ría en­tre mis pa­res- es ha­cer una re­for­ma que ten­ga apo­yo trans­ver­sal o am­plio, por­que nun­ca va a ser uná­ni­me. Si to­dos los ac­to­res bus­can una re­for­ma per­fec­ta pa­ra ellos, va­mos a se­guir pos­ter­gan­do una re­for­ma im­pos­ter­ga­ble. El sis­te­ma político no pue­de ha­cer lo mis­mo que los afi­lia­dos, cuan­do pos­ter­gan la po­si­bi­li­dad de aho­rrar más e in­ver­tir en el fu­tu­ro es ne­ce­sa­rio ha­cer la re­for­ma que resuelva el pro­ble­ma de las pen­sio­nes. ¿La re­for­ma que ha es­bo­za­do el go­bierno tie­ne los ele­men­tos pa­ra ello?

Aun­que es evi­den­te que no soy del mis­mo sec­tor que ellos, el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, y el su­per­in­ten­den­te de Pen­sio­nes, Os­val­do Ma­cías, son dos per­so­nas téc­ni­ca­men­te muy com­pe­ten­tes. Con­fío -hay que ver el de­ta­lle del pro­yec­to de ley- que ellos y sus equi­pos téc­ni­cos rea­li­zan to­dos los es­fuer­zos pa­ra ha­cer la me­jor re­for­ma que se pue­de, pen­san­do en el lar­go pla­zo, da­das las res­tric­cio­nes po­lí­ti­cas que en­fren­tan. Cla­ro, se pue­de di­bu­jar la re­for­ma per­fec­ta en el pi­za­rrón, pe­ro lo que ocu­rre en el mun­do real es lo que el sis­te­ma político y el con­tex­to per­mi­ten. ¿Es­tán de acuer­do con la es­truc­tu­ra que el go­bierno ha co­mu­ni­ca­do has­ta aho­ra? Pri­me­ro te­ne­mos que ver los de­ta­lles del pro­yec­to del go­bierno, es­ta es un área muy téc­ni­ca y, co­mo di­ce el di­cho, el dia­blo es­tá en los de­ta­lles. Va­mos a le­van­tar la voz y ha­cer ver las co­sas que no son bue­nas, pe­ro en­ten­dien­do que es­ta­mos en un con­tex­to con res­tric­cio­nes y que, por lo tan­to, no po­de­mos es­pe­rar una re­for­ma per­fec­ta, por­que esa re­for­ma no exis­te.

De lo que uno co­no­ce hay co­sas po­si­ti­vas y otras que hu­bie­se he­cho dis­tin­tas.

¿Qué va­lo­ra?

El au­men­tar la ta­sa de co­ti­za­ción e in­cor­po­rar a los in­de­pen­dien­tes, pe­ro en es­to úl­ti­mo te­ne­mos que ver có­mo se va a ha­cer, por­que hay un por­cen­ta­je muy im­por­tan­te de la po­bla­ción que no es­tá co­ti­zan­do y tie­ne que ha­cer­lo. Des­ta­co el que los pi­la­res del

“Se pue­de di­bu­jar la re­for­ma per­fec­ta en el pi­za­rrón, pe­ro lo que ocu­rre en el mun­do real es lo que el sis­te­ma político y el con­tex­to per­mi­ten”.

sis­te­ma -ca­pi­ta­li­za­ción in­di­vi­dual, so­li­da­rio y co­lec­ti­vo- se man­ten­gan.

¿Dón­de es­tán los pe­ros?

Hay co­sas que se­ría me­jor ha­cer de otra ma­ne­ra. El 5% de ca­pi­ta­li­za­ción de­be ir a las cuen­tas in­di­vi­dua­les, por­que si uno ha­ce los nú­me­ros, el 3% no es su­fi­cien­te.

Se­gun­do, tie­ne mu­cho más sen­ti­do que el 2%, prin­ci­pal­men­te re­par­to, se ha­ga con im­pues­tos ge­ne­ra­les. Cuan­do lo fi­nan­cia­mos con el 2%, apor­ta so­lo gen­te que tie­ne con­tra­to de tra­ba­jo y los in­de­pen­dien­tes, si se les obli­ga a co­ti­zar. Pe­ro hay mu­chos otros, em­pre­sa­rios o gen­te que vi­ve de las ren­tas del ca­pi­tal, que no tie­nen con­tra­tos de tra­ba­jo y, por lo tan­to, no ayu­da­rán a fi­nan­ciar esa so­li­da­ri­dad. Y el to­pe im­po­ni­ble, que aun­que el go­bierno pro­po­ne au­men­tar de $ 2 mi­llo­nes a $ 3 mi­llo­nes, pa­ra la gen­te que ga­na $ 10 mi­llo­nes, el 2% del to­pe ($ 3 mi­llo­nes) es mu­cho me­nos que el de su suel­do to­tal. Así, la gen­te de más ren­ta va a apor­tar mu­cho me­nos que el 2% a la so­li­da­ri­dad.

En­tien­do que la Di­rec­ción de Pre­su­pues­to y el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da ten­gan que cua­drar las cuen­tas fis­ca­les, pe­ro no tra­te­mos de so­lu­cio­nar por la vía de la co­ti­za­ción de pen­sio­nes un pro­ble­ma que es emi­nen­te­men­te de cuen­tas fis­ca­les.

¿Y el nue­vo en­te es­ta­tal?

No soy per se con­tra­rio a los en­tes es­ta­ta­les, por ejem­plo, creo que Ban­coEs­ta­do cum­ple un rol. Si es­tá bien re­gu­la­do, com­pi­te en igual­dad de con­di­cio­nes y se re­du­cen los es­pa­cios pa­ra que sea cap­tu­ra­do por el sis­te­ma político, un en­te es­ta­tal pue­de fun­cio­nar. Dis­tin­to es que no exis­ta nin­gu­na ra­zón du­ra pa­ra su crea­ción, aun­que se ar­gu­men­te que na­die quie­ra que las AFP ad­mi­nis­tren más pla­ta. Si ad­mi­nis­trá­ra­mos el 5% lo ha­ría­mos gra­tis.

El mi­nis­tro Val­dés du­da de eso...

Si se re­suel­ve bien el te­ma de las co­mi­sio­nes de in­ter­me­dia­ción -que no se le im­pon­ga a la AFP pa­gar esas co­mi­sio­nes, por­que en ese ca­so es im­po­si­ble-, AFP Ca­pi­tal se pue­de com­pro­me­ter pú­bli­ca­men­te a que no su­biría las co­mi­sio­nes. Así per­mi­ti­mos no crear es­te en­te adi­cio­nal, que no so­lo va a im­po­ner­les a los co­ti­zan­tes un cos­to adi­cio­nal, sino que de­man­da­rá más gas­to es­ta­tal.

¿Hay es­pa­cio pa­ra ba­jar las co­mi­sio­nes?

Las AFP te­ne­mos, y es al­go que es­ta­mos ha­cien­do en Ca­pi­tal, que re­vi­sar nues­tro mo­de­lo de ne­go­cio. Pe­ro no ol­vi­de­mos que el te­ma cen­tral es el ni­vel de las pen­sio­nes y en eso las co­mi­sio­nes no tie­nen nin­gu­na in­fluen­cia. Por eso, es un error ha­cer li­ci­ta­cio­nes de car­te­ra con­si­de­ran­do co­mo úni­co cri­te­rio la co­mi­sión, por­que no tie­nen efec­to en las pen­sio­nes. Por ello, un pro­ble­ma de las AFP es que no he­mos he­cho su­fi­cien­te pa­ra ex­pli­car­les a nues­tros afi­lia­dos có­mo fun­cio­na el sis­te­ma. Hay quie­nes cues­tio­nan sus uti­li­da­des por ser par­te del sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial. Pri­me­ro, cual­quie­ra de los ban­cos más gran­des de Chi­le, ga­na el do­ble que to­das las AFP jun­tas, pa­ra que pon­ga­mos las co­sas en con­tex­to. Y si el 100% de las uti­li­da­des de las AFP se fue­ran a las pen­sio­nes de los afi­lia­dos, las pen­sio­nes su­birían 3% y es­ta­ría­mos don­de mis­mo.

Creo que las AFP te­ne­mos que ha­cer un mea cul­pa, por­que por mu­chos años con­ce­bi­mos de ma­ne­ra muy li­te­ral el rol: ad­mi­nis­trar fon­dos de pen­sio­nes. Pu­di­mos ha­ber he­cho más, y no quie­ro ser in­jus­to con los que es­tu­vie­ron an­tes que yo. Pe­ro si so­mos una ins­ti­tu­ción de se­gu­ri­dad so­cial hay que lu­char pa­ra que se ha­gan las re­for­mas y así sea.

In­clu­so, hoy, las AFP te­ne­mos 10 mi­llo­nes de afi­lia­dos, cin­co mi­llo­nes de co­ti­zan­tes, lo que es una ca­pa­ci­dad enor­me de aglo­me­rar de­man­da. No­so­tros de­bié­ra­mos po­der ofre­cer con- ve­nios con far­ma­cias a nues­tros afi­lia­dos, o a nues­tros pen­sio­na­dos be­ne­fi­cios de sa­lud, trans­por­te u otras áreas, pe­ro la ley lo prohí­be. Ne­ce­si­ta­mos que el sis­te­ma político nos am­plíe el ám­bi­to de ac­ción, por­que eso nos per­mi­ti­ría es­tar más cer­ca, ge­ne­rar más con­fian­za con los afi­lia­dos.

¿Qué fal­ta en el pro­yec­to?

Tie­ne al­gu­nas omi­sio­nes, co­mo la edad de ju­bi­la­ción. Es im­po­pu­lar de­cir­lo, pe­ro se pue­de abor­dar de for­ma gradual, no hay que ha­cer­lo pa­ra quie­nes es­tán a pun­to de ju­bi­lar. Aho­ra, si el pro­yec­to de ley no va a in­cor­po­rar un au­men­to en la edad de re­ti­ro, por­que po­lí­ti­ca­men­te es di­fí­cil, apro­ve­che­mos la opor­tu­ni­dad y cree­mos una ins­ti­tu­ción es­ta­tal, téc­ni­ca­men­te com­pe­ten­te, in­de­pen­dien­te del go­bierno de turno, que va­ya au­to­má­ti­ca­men­te co­rri­gien­do en el tiem­po los pa­rá­me­tros pa­ra des­aco­plar esa dis­cu­sión del de­ba­te político con­tin­gen­te. De lo con­tra­rio, va­mos a es­tar siem­pre res­trin­gi­dos de to­mar bue­nas de­ci­sio­nes por las pre­sio­nes po­lí­ti­cas de cor­to pla­zo.

¿Les preo­cu­pan las pro­pues­tas en pen­sio­nes de los pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les?

Lo que es preo­cu­pan­te es que el des­con­ten­to que hay en las ca­lles se transforma ca­si li­te­ral en po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en vez de en­ten­der las ra­zo­nes del des­con­ten­to y com­ple­men­tar­lo con el co­no­ci­mien­to téc­ni­co y la evi­den­cia, pa­ra con­ver­tir­lo en una re­for­ma ra­zo­na­ble y pon­ga so­lu­cio­nes bien pen­sa­das y sos­te­ni­bles.

“Lo preo­cu­pan­te es que el des­con­ten­to que hay en las ca­lles se transforma ca­si li­te­ral en po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en vez de con­ver­tir­lo en una re­for­ma ra­zo­na­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.